jueves, 31 de octubre de 2013

Surcos del Siglo XXI - 152

Música sin fronteras, sin límites, sin ningún lugar donde los sonidos no puedan llegar para llenar el alma.


Beautify Junkyards (Beautify Junkyards) 2013


Me encanta encontrarme obras así, me apasiona saber (de nuevo) que nada está escrito y en cualquier lugar puede existir esa belleza que sólo se puede experimentar a través de los sonidos, la Música y su magia.
Un grupo portugués cantando en inglés a compositores que les han dado parte de la inspiración para hacer lo que hacen, una orgía de maravillosos sonidos emocionalmente inmensos que llevan a lo más alto de los sentimientos.
El disco es un tributo, una obra que homenajea a grandes del Folk en todas sus vertientes por un grupo que se esmera tanto, le pone tanto amor y demuestra esa pasión por lo que le gusta que se convierte en una obra personal a través de creaciones míticas y mágicas que son parte de la leyenda.
Folk Psycho entrelazado con la seda en la manera de interpretar canciones eternas, lugar para acústicas bellísimas y cuerdas que resbalan por los dedos haciendo sonar el sentimiento para dedicar estas muestras de amor y emoción a los que a su vez pueden emocionarse al escucharlas. La voz es una delicia, delicada, sensible, casi un lamento y en ocasiones una súplica, las voces que acompañan al grupo en temas bordan esos instantes de intimidad y ayudan a cerrar los ojos y evadirse de este mundo hacia un lugar ajeno a la realidad. Suaves y delicadas percusiones, piano para lamer las heridas del alma y más acústicas en una sinfonía de cuerdas sin fin que hace perder la noción de la realidad, simplemente bello.
Pequeños trozos de la historia creadas por Vashti Bunyan, Nick Drake, Roy Apps, Bridgest St. John, Roy Harper, Linda Perhacs, Donovan... pasan delante de nuestros oídos de la mano de estos músicos que trasladan su propia emoción por los que lo dieron montando un precioso cuadro donde los colores cobran vida y los sonidos escapan del lienzo para llenar el aire de gloria.
Beautify Junkyards es un disco sublime, tan fiel a lo que quiere amar que por sí mismo es amor por los sonidos y se convierte en un placer que hace perderse por el universo donde nada disturba lo auténtico de lo que es tan natural como precioso.
Disfruta de una delicatessen que es un manjar exquisito.

SIDE A:  Rose hip november;  From the morning;  Radioactivity;  Yellow roses;  Fuga Nº 2
SIDE B:  Ask me no questions;  Another day;  Parallelograms;  Song for the naturalist's wife



Surcos del Siglo XXI - 151

Vamos a deleitarnos, que de eso se trata, con algunas delicatessen de esas que pululan por el mundo de los sonidos.


AnnaMy (Woodpecker) 2013


Delicada, sensual, deliciosa y maravillosamente sensible, esa es la propuesta que nos hace la sueca Anna Myrsten, o como su propio nombre artístico indica AnnaMy.
Dotada de una voz exquisita que enamora por su timbre suave y sus notas que acarician la piel al escucharla este monumento de disco es un recorrido de Prog. Folk Psycho llevado hasta sus últimas consecuencias por la calidad de la Música.
Momentos excepcionales de intimidad a base de acústicas y voz, coros en ocasiones, solos de garganta en las cuerdas vocales de Anna que nos transporta a un sueño realizado a través de las canciones, auténtico arrullo de emociones nada contenidas.
Con unos arreglos magníficos allá donde los instrumentos se multiplican y acompañan a las voces que son el motor y la guía del trabajo, los músicos se limitan a realizar como un reloj de precisión esos momentos que son el envoltorio perfecto para la voz, los coros o el susurro, porque en ocasiones es lo que se siente, un susurro que acaricia el aire antes de llegar a los sentidos.
No es sencilla ni simple la propuesta, cada tema realiza recorridos mágicos por laberintos de notas y compases que forman auténticos paseos en la mejor tradición Prog. pero con ese sutil toque Folk que hace que todo se libere en sensualidad y delicadeza. Temas que son un viaje dentro del viaje, un paseo para dejar la mente dispuesta a lo que viene y ajena a cualquier tipo de ataduras porque no se puede predecir el siguiente envite de estos sonidos que son una auténtica orgía sensorial ¡¡y menuda orgía!!
Entre dulces caminos de soledad musical con su guitarra y complejos momentos con una banda entregada AnnaMy nos va dejando el momento en cada tema, cada golpe a los sentidos que poco a poco termina por adentrarse en nuestra mente con la intensidad que la Música bien hecha provoca, cuerdas de acero que riegan de melodías el aire, golpes secos del acero adentrándose, percusiones suaves, casi inaudibles, cuerdas y vientos envolviendo y por encima de todo esa voz y la compañía impagable en los coros (parecen almas gemelas aspirando los sonidos al unísono) de Caisa Ami Saxerboo Sjöberg para llevarte al infinito.
Un disco para gozar, disfrutar y evadirse cuando la Música te hace suyo.
Anna Myrsten voz y guitarra acústica. Caisa Ami Saxerboo Sjöberg voces. Mattias Gustavsson percusión y voz. Simon Hedelin cello. Erik Lundin flauta. Reine Fiske guitarra. David Svedmyr teclados. Alexis Benson bajo. Johan Svedmyr batería

Side One:  Snowflakes;  Care;  Stegen;  Woodpecker
Side Two:  Dig my grave;  Come and sit;  Lovely words;  Too fast too far too fun



A mi Chica, mi Alma, mi Amor,el arrullo que acaricia mi piel cuando la siento.

viernes, 25 de octubre de 2013

Surcos del Siglo XXI - 150

En la Música se puede ir y venir como las escapadas fugaces o no tanto de la vida, pero al final parece que todo puede hacerse como tantas veces.


Aidan Bartley (Between The Gutter And The Stars) 1997


No todo es de color de rosa en los sonidos, de hecho hay mucho más negro que de colores a pesar de las inmensidades de clase y calidad que se conocen, y en el caso de Aidan Bartley el negro ha sido un color bastante más habitual que los otros.
Compositor a la vieja usanza con canciones tan intimistas como intensas en las cuales las letras son parte esencial de todo el conjunto, letras que hablan del desamor, los desarraigos y los desechos humanos en ocasiones casi como una poesía, en otras como el trovador que recita los desaires del destino con su guitarra acompañando a esa voz que de por sí tiene mucho de tristeza contenida.
Su guitarra le acompaña como el perro al vagabundo, acústica de cuerdas ligeras y temple claro para ritmos llevaderos y en ocasiones arpegios que ayudan a esas estrofas sin final. Composiciones de coros, violines, acordeones y apenas instrumentación, arreglos elegantes y momentos de belleza cuando esas cuerdas rompen el aire al son de un intento de alegría contenida que no deja de ser el destello en la oscuridad de todo lo que se ve.
Un disco que rezuma tristeza y al mismo tiempo esperanza, grabado con las dificultades de quien no puede y sacado a la luz como un parto con mucho dolor este "Between The Gutter And The Stars" es un profético modo de gritar lo que era y quería ser un poco menos, un disco de penumbras y oscuridades entre cuerdas, vientos y voces que luchan contra todo y todos los que no dejan.
Un disco que entra solo porque a todos nos recuerda algo, cuando el sonido no existe y el silencio lo envuelve todo sus notas pueden escucharse sin esfuerzo, sus palabras dejan un sabor de dulce amargura y sus instantes de emergente optimismo nos pueden ayudar en esas soledades que todos tenemos, cada uno a nuestra manera.
Para disfrutar cuando la Música te puede curar algunas heridas y lamerlas no sirve de mucho porque la cicatriz tarda en curar.
Aidan Bartley voz y guitarras. David Hull bajo. Izaskun Zubbizaretta violín. Sarah Asung voz. Johanna de Widt acordeón. Brian Boru percusión. Paul Holme voz.

SONGS:  Foreign legion;  Fade away;  Did tour prince ever come?;  All I want Is everything;  Weeping willow;  You're a vision;  Dry stone walling;  Blue;  Love Is;  Waltz of regret

Surcos del Siglo XXI - 149

Un músico genuino que me emociona porque aún es capaz de dar mucho de eso que la gente espera cuando llega el momento de poner el reproductor en marcha (yo muevo el brazo del tocadiscos)


Elliott Murphy (Strings Of The Storm) 2003


Hay algún que otro músico de los que ya van siendo eternos que me gustan sobremanera por cómo se están tomando su recorrido en este siglo XXI, sin alardes pero sin dejar ese toque tan suyo reciclándose en lo que pueden y saben para llegar a ser tan dignos como siempre.
Uno de estos músicos es Elliott Murphy al que le sentó maravillosamente bien cambiar de discográfica y dejar las multinacionales para trabajar con casas de discos pequeñas que no le ponían ninguna traba y en la que podía desarrollar su talento de manera libre y absoluta.
Tras un fulgurante comienzo en los setenta y los ochenta y un más que titubeante paso por los noventa el siglo XXI lo afrontó como el que sabe qué y cómo y en eso es un ejemplo que no muchos han sabido hacer. Sus obras del nuevo siglo son excelentes trabajos de un rockero que se niega a irse y que se va mejorando según ve lo que ocurre, pero quizás, sólo quizás por aquello de los gustos, su obra cumbre en este período es este tremendo triple vinilo llamado "Strings Of The Storm" que en sus 111'59'' (y ya le vale tener agallas para eso) es una demostración de buen Rock y del camino trazado por el artista.
Metido ya de lleno en esa querencia acústica que tanto ha usado en sus discos y que desde hace casi quince años es santo y seña de sus directos, los 24 temas que componen el disco son un tratado de buena Música, composiciones sobrias que no se pasan pero no se quedan cortas y del buen gusto de Elliott por los temas actuales, siempre desde el punto de vista de su experiencia y siguiendo como ese trovador moderno que utiliza sus canciones para relatar pedazos del mundo en el que vive.
No faltan las eléctricas que en solos muy rockeros ayudan a la energía que se desprende de todo el trabajo ni la armónica del viejo cantautor del metro neoyorquino pero sobre todo se nota el trabajo de las acústicas que entre Elliott y Olivier Durand se encargan de bordar consiguiendo ese ambiente intimista que sólo los buenos logran cuando quieren llegar.
Una banda de músicos tremendos, solventes y sin nada que demostrar ayudan a que todo sea una fiesta y que los que no creemos en los que se arrastran después de... nos alegremos de que los que no lo hacen sigan desparramando talento y clase.
Treinta años después de su debut E.M. se marcó un homenaje a él mismo con este triple que es un canto al gusto por la Música, esa que siempre formará parte de nuestra alma porque se escucha sabiendo que todo está como debe y viene desde donde debe, que no es poco.
Elliott Murphy voz, armónica y guitarras. Olivier Durand guitarras y voz. Ernie Brooks bajo acústico. Danny Montgomery batería. Thomas Schaettel teclados. Florent Barbier batería y percusión. Kenny Margolis teclados. Cindy Bullents voz.

SIDE 1:  Green river;  Night falls;  The best kiss
SIDE 2:  Big sky;  The poet and the priest;  Le future;  Temple bar
SIDE 3:  The banks of the Ohio;  The last star of the night;  Day Is done;  From room 102
SIDE 4:  A mountain of love;  Mick's dream;  la belle dame sans merci;  Everybody got lucky;  look around you
SIDE 5:  Cutting the cake;  Birds;  Jet-lag;  Moan
SIDE 6:  O Catarina;  The red lights;  Ground zero;  Evening gown



Surcos del Siglo XXI - 148

Una belleza para alegrar nuestros corazones que de vez en cuando se merecen alegrías como esta para mover ese músculo que tanto representa en los sentimientos.


Espers (III) 2009


De maravillosa se puede considerar la sensación que te produce escuchar Espers, un grupo exquisito de Folk Psycho que rememora instantes de Trees o Pentagle en este nuestro siglo, una experiencia auditiva de altos vuelos que nos lleva en volandas a lugares sensuales y emocionalmente ajenos a este mundo.
Provistos de una inmensa capacidad para seducir con su Música, los sonidos del grupo se deslizan por esa intimidad que da el Folk más auténtico y que deja en la piel un sello indeleble, como el ungüento que se va haciendo parte de la misma a medida que se escucha y se viene de aquella manera hacia lo más profundo de uno mismo.
Voces de seda entonando cantos de épocas eternas y gloriosas, las acústicas meciéndote entre arpegios y la suave candidez de las cuerdas arrullando el aire que cortan, sublimes percusiones que acompañan casi de manera imperceptible a las cadencias que esas gargantas van marcando y de vez en cuando como si se colaran entre las melodías las guitarras eléctricas dejan caer algún solo que ayuda a ver más allá del propio misterio que los temas nos ofrecen.
Teclados que sirven para manejar el tempo y ser el contrapunto preciso en esos momentos de suave caricia con los ambientes creados para que la ensoñación sea completa, más allá de nuestros deseos, buscando los sueños en nuestra intimidad.
"III" es un disco de penumbras porque los ojos se cierran, los sentidos se disparan y todo gira hacia un momento que se observa como viniendo dentro de uno, inmenso el trabajo de la producción que consigue encajar cada pieza de esta obra de orfebrería para hacer un mosaico precioso de sonidos y emociones al unísono.
Escapar de la realizar no es fácil, hacerlo a través de estas piezas que nos llevan de la mano por caminos de belleza sensorial se antoja un poco menos complejo porque el camino lo marca la seda, el espíritu, esos momentos de sublime y especial toque que la fibra siente, por eso Espers es un grupo tan especial y esta su cuarta obra un pedazo de cielo que se degusta sin esfuerzo y se digiere con el gusto por saciarse.

1:  I can't see clear;  The road of golden dust;  Caroline;  The pearl;  That which darkly thrives
2:  Sightings;  Meridian;  Another moon song;  Colony;  Trollslända



Surcos del Siglo XXI - 147

Cuando los sonidos se hacen eternos no importan fechas, décadas o siglos por venir, cuando la Música se adentra en el alma nada es lo que parece.


Monster Magnet (25... Tab) 2006


Los calificativos y etiquetas son lo que son y sirven para... los que las inventan según fechas del calendario la mayoría de las veces, eso sí los que realmente son no hay duda y se dice ¡¡qué jooooooé!!
Cuando escuché el disco de Monster Magnet me vinieron a la memoria imágenes del pasado más especial, esos músicos y grupos que cambiaron la forma de entender los sonidos y nos enviaban a viajes más allá del propio universo donde sólo la imaginación y los deseos son dueños de los propios sueños, porque este álbum me parecía un regreso a lo ya vivido pero un adelanto de muchos años sobre lo que se hacía.
Será que no sé mucho o casi nada pero la inmensa reedición que se ha hecho del mismo me demuestra que efectivamente estaban muy adelantados a su tiempo porque limpiezas aparte y arreglos mínimos varios el disco sigue sonando como aquellos iluminados que en los sesenta-setenta nos proponían esos viajes que parecían no tener fin, pero hecho...
Lo curioso del asunto es que como salió en la época que salió y si no eran los de siempre hacer algo que recordara a... estaba muy mal visto se les clasificó entre Indie, Stoner Rock y no sé cuantas cosas más, que no digo nada porque luego todo se sabe pero creo que a veces las miles de etiquetas podrían quedarse en diez o doce, o trece, o... y nos apañamos.
Una obra que homenajea y de qué manera a esos pioneros de la Música espacial, ese Prog. que comenzó como algo marginal y fue creciendo con el talento de muchos y geniales músicos y en ese sentido este "Tab" revisitado no desmerece.
El tema que da título al disco y que ocupa toda la cara A es una inmensa recreación en 32'14'' de esos viajes a base de teclados, guitarras volando por todos lados, distorsiones y efectos y una voz que guía y nos envía mensajes recitados para que no perdamos el rumbo (algo difícil sabiendo que el rumbo en sí no existe, ya lo pones tú si puedes)
Es en la cara B donde se ponen más salvajes y pueden acercarse a esos nuevos modos de entender la Música (¡¡toma ya!!) especialmente el desparrame mental de 12'28'' que es "25 / Longhair", donde la guitarra sí que arranca las cuerdas una a una y sin anestesia, pero de nuevo se retoman los efectos y la sensación de ese devaneo por el universo en "Lord 13", donde el silencio de lo que nos rodea rememora demasiadas cosas. Un final en directo que se podían haber ahorrado porque la grabación es basura "Spine Of God" (aunque vuelven a demostrar lo que les lleva) y la sensación de estar aún flotando cuando la Música se detiene.
A partir de aquí, todo tuyo, lo que se sienta o no es cosa de cada uno, como siempre.
Dave Windorf voz y guitarra. John McBain guitarra. Joe Calandra bajo. Jon Kleiman batería.

Surcos del Siglo XXI - 146

Un grupo apasionante, o al menos a mí me apasiona que puede ser lo mismo o no dado que para gustos los calores (perdón, los colores)


Anekdoten (A Time Of Day) 2007


Cinco discos en quince años de existencia para este soberbio grupo sueco que practica un Rock Prog. de altos vuelos con temas basados en la musicalidad eterna, elaborados temas y libertad creativa.
Un fascinante trabajo que desde la base de teclados sin límites con mellotrón, moog, órgano y piano provocan un sinfín de sensaciones que son el envoltorio perfecto de su Música pero que además sirve como el punto de partida de todo lo que viene después. 
Voces en letanía constante, suplicantes quejidos al espacio entre solos, notas y momentos de levitación conferidos por la Música que devuelven a la voz el protagonismo por encima de ritmos de seis cuerdas y bases intensas.
Las guitarras al servicio del conjunto, preciosas melodías conseguidas en arpegios incesantes y alguna vez solos desgarrados o riff demoníacos en notas graves que llevan a lo más profundo de los sentidos.
Una base rítmica poderos sustenta los temas elaboradísimos y complejos con continuos cambios de ritmos, idas y venidas sin pausa que dan pie a la entrada de los distintos instrumentos en una exhibición de gusto y clase.
Arreglos orquestales preciosos y momentos delicados con esa flauta que parece acariciarte la piel, suave sensación en los sentidos, las cuerdas del cello se dejan caer desde la nada y juntos provocan contrastes brutales en la Música compleja y excepcional del grupo.
Nada es lo que parece en este "A Time Of Day", debes dejarte llevar al viaje sin esperar el siguiente movimiento porque posiblemente se produzca otro cambio, otra sensación, un brusco corte en la piel o la suave delicia de la seda, cualquier cosa puede llegarnos desde las creaciones de este cuarteto de inspirados músicos para los cuales todo es posible.
Un disco precioso, bello, melodioso y distinto, una manera muy sensual de sentir la Música, deleite para los sentidos y todo en conjunto un perfecto cóctel para degustar como la delicatessen que es.
Mención especial para la portada (siendo la obra como es no extraña tanta belleza) en álbum una preciosa imagen onírica de paseantes por un bosque con árboles desnudos y luces que consiguen una fotografía maravillosa. El interior foto del grupo y créditos...
Peter Nordins batería, percusión. Anna Sofi Dahlberg teclados, cello y voz. Nicklas Barker voz, guitarra, teclados y flauta. Jan Erik Liljeström voz y bajo.

SIDE A:  The great unknown;  30 pieces;  A sky about to rain;  Every step I take
SIDE B:  King Oblivion;  Stardust and sand;  In for a ride;  Prince of the ocean






Surcos del Siglo XXI - 145

Cuando nos gusta un camino trazado solemos pasearnos por él para llegar a nuestros sueños, por eso caminamos por los sonidos que nos dejan...


Obskuria (Burning Sea Of Green) 2010


Hablando de reuniones, amistades y demás, "Burning Sea Of Green" nos llega como el segundo trabajo de esta banda nacida de la fusión de La Ira De Dios y Gragonwick dos grupos tan ajenos en el espacio físico (Perú y Escandinavia) como cercanos en su concepción de los sonidos y la Música que hacen, por aquello de las fronteras musicales y esas pajas mentales que se empeñan en hacernos creer.
Rock Psycho abrasivo, ardiente, caliente y desgarrador de la mano de siete músicos que se toman esto de la Música como un trabajo de demolición para los sentidos, una brutal descarga de emociones y sonidos que nos llevan muy lejos, allá arriba donde los sueños son notas que flotan en el aire para respirarlas.
Maravilloso toque de Música poderosa y genial, guitarras incendiarias a cargo de Tom Brehm y Chino Burga que toman la batuta con riff secos y cortantes para dar el golpe de gracia al recitar solos preciosos que se te meten en vena, una maravilla de concepción guitarrera. Cada uno por un canal para que no haya equivocaciones, a la vieja usanza.
Las voces en este caso sí ayudan al conjunto con dos iluminados (Matthias Schauble y Murielle Stadelmann) que se encargan de recitar sus propias letras en los temas donde aportan la voz y realmente consiguen formar parte de ese momento tremendo que el Rock del grupo descarga.
La sección rítmica te va pegando durante los 47' del disco como una sacudida a los sentidos y te eleva hacia donde todo es posible, tremendo el bajo de Carlos Vidal sin pausa y arañando los sentidos y el concepto rítmico de Enrique de Vinatea a la batería es excepcional.
Para completar esta orgía sonora Sandra Disterhoft nos sumerge en ambientes oscuros y de lejanas percepciones con su trabajo al órgano, un contrapunto precioso y preciso al resto del grupo.
"Burning Sea Of Green" se convierte en un álbum de Música eterna, sonidos de Rock incendiario perfectamente engarzados con momentos de melodías más suaves que mueven los sentidos en direcciones opuestas para llegar a ese punto que el grupo ofrece, un conjunto de sonidos que golpean sin cesar las neuronas y no deja indiferente.
Rock, Música, Sueños y lo que quieras imaginar si te dejas atrapar por lo que nos ofrecen en los confines del universo. ¡¡Viaja!! es gratis si lo haces con tu mente.

SIDE A:  A-Bun-Dance;  Somewhere;  Why?;  Black Magic;  Under the gallows;  Slow stone
SIDE B:  Memories of mysteria;  Screaming like a whirlwind;  Burning sea of green


Surcos del Siglo XXI - 144

Esplendoroso, monumental y esas cosas que suelo decir sobre obras que me parecen muy especiales, como esto que nos devuelve a los Sueños más imposibles.


My Brother The Wind (I Wash My Soul In The Stream Of Infinity) 2011


No sé si será por la globalización (esa que tanto nos está costando al mundo) o porque los medios son los que son y ayudarse entre ellos siempre es una manera de seguir adelante, pero las reuniones de músicos de un área determinada están siendo cada vez más frecuentes y de ellas salen proyectos realmente interesantes y en casos como el que nos ocupa maravillosos.
Músicos de Anekdoten, Makojadama y Magnolia comenzaron esta aventura en el 2010  y tras deleitarnos con un fabuloso primer trabajo se lanzaron a continuar esa fábula musical con este "I Wash My Soul In The Stream Of Infinity", una maravillosa recreación en notas de ese Prog. espacial maravilloso que nos apasiona.
Doble vinilo de tres caras (originales sí se les ve) para eternas jams que sirven a un viaje intemporal por la cúpula del tiempo, una vuelta a los orígenes de esta fantástica Música de la mano de unos músicos que están de dulce gustándose y haciendo gustar.
Sin límites de tiempo (la excepción de 3'47'' de "Pagan Moonbean" es anecdótica) los cuatro músicos componentes de este sueño llamado My Brother The Wind se lanzan a una aventura sideral en clave de Prog. emocional y altiva en su concepción, una maravillosa forma de transmisión de sueños, ideas y sentimientos que traspasa la piel y se te mete muy adentro.
Teclados superlativos para dar forma a esos ambientes únicos y lejanos que envuelven todo el conjunto y te lanzan hacia los confines del universo, guitarras lacerantes con efectos inmensos para volar, riff y solos eternos en un continuo ir y venir de notas que acarician la piel y te marcan por igual; el bajo es una exhibición de cuatro cuerdas (o las que tenga que nunca se sabe, pero en bajo) sin pausa, constante, abrasador, emotivo y la batería simplemente te marca el ritmo, lo pega a tu piel y se sigue sin esfuerzo.
En medio de todo instantes de calma contenida para que el sitar, las acústicas y el piano nos envuelvan en un halo irreal y bello que te sumerge en la ensoñación del propio viaje que recrean.
Una formidable exhibición de Música hecha con gusto, clase y sentimiento, una vuelta de tuerca a la realidad en la que nos movemos en un Rock instrumental que no tiene precio, porque a veces como es el caso sobran las palabras.
Mathias Danielsson guitarras y sitar. Nicklas Barker guitarras y mellotrón. Ronny Eriksson bajo y teclados. Tomas Eriksson batería y percusión

SIDE A:  Fire! Fire!;  Pagan Moonbean
SIDE B:  The mediator between head and hands must be the heart;  Torbjörn Abelli
SIDE C:  Under Crimson skies;  I Wash My Soul In The Stream Of Infinity

jueves, 24 de octubre de 2013

... Años Después


Los que me conocen saben que no soy de viejas glorias que se mantienen porque algo hay que hacer llevando un nombre que sobre un escenario ya no significa nada a pesar de...
Cuando voy a un concierto de esas leyendas que siguen porque pueden y desean entregar el talento que llevan dentro me suelo empapar (en lo que puedo) de cómo y de qué manera se encuentran para no desilusionarme con gente que me ha dado tanto y tan bueno a lo largo de los años y me han hecho amar esto que llamamos Magia.
Cuando una querida Amiga me propuso asistir al concierto de Ten Years After dije un rotundo No porque me faltaban muchas cosas y sobre todo porque no sabía qué podían dar de sí tres viejos gladiadores que se han quemado durante década y media de maravillosa locura musical y por supuesto me negaba a verles de aquella manera.

Ten Years After llegaron a mi vida con dieciséis añitos y me enamoraron con su Música abrasiva, salvaje y esplendorosa y ahora pasados los cincuenta me costaba mucho meterme en la piel del que puede olvidar todo para escuchar un concierto de Blues Rock y R'N'B sin más, obviando el nombre y lo que significa.
Quizás la insistencia de esta Amiga, el guiño que me hicieron en la ciudad donde habito actualmente con un día de fiesta no esperado o compañeros mediocres que me alegran el espíritu cuando me siento diferente con mi Música me impulsaron a aceptar la invitación y cinco minutos antes del concierto me encontraba en lo alto del gallinero esperando la llegada de tres iconos de los sesenta-setenta y un chaval del que no quería tener referencias.

Con una oscuridad sobrecogedora (tanto que les guiaban con una linterna a cada uno para llegar al sitio correspondiente, un efecto demoledor de la técnica aeroespacial al servicio de la Música) los cuatro músicos se presentaron ante nosotros y comenzó un concierto "... Años Después", un tremendo e inesperado concierto por lo maravilloso de las sensaciones que me dejó y que aún resuena en mis oídos (y lo que te rondaré morena)
Quería saborear la Magia de estos tipos que son historia de una época irrepetible, sentir el aura de músicos que se lo curran como el que más a sabiendas que  han sido parte de muchas cosas y que ahora se suben al escenario con la misma sencillez y humildad que tipos que empiezan. Quería saber por qué hace 34 años me enamoraba imaginarles en directo mientras escuchaba sus temas en el viejo aparato dual donde los discos se salían a la espera de la siguiente bronca de mi madre por esa Música del averno y sobre todo quería saber cómo estaban dos de mis héroes primarios, esa batería y ese bajo que me hicieron creer en algo más que los héroes de las seis cuerdas y su prolongación fálica hacia las estrellas.

Cien minutos de Música, cien minutos de Rock, R'N'B y Blues eléctrico de nivel, cien minutos de recuerdos y algunas notas del siglo XXI, cien minutos con Ric Lee, Chick Churchill y Leo Lyons a los que acompañaba un "chaval" de 36 años que hizo el honor e hizo honor a lo que la Música del grupo representa.
Monumental, emotivo, enérgico y salvaje en ocasiones el concierto se fue desarrollando como una perfecta fiesta para los sentidos, no necesitan mucho para llegar porque cuarenta y seis años conociéndose les hace ser uno sólo y esa guitarra que ahora les acompaña ha mamado mucho y bien el espíritu de Woodstock donde asombraron al mundo.

Joe Gooch (36) es un portento de técnica, toca la guitarra enseñándote cada nota, sientes cómo sus dedos pisan el mástil y se deslizan hacia tus sentidos, "ves venir" el sonido hacia tus entrañas y cada riff te lo marca a fuego, cada punteo lo saca para grabar una señal en la piel y se encuentra tan integrado en la banda que sólo tienen que enseñar por dónde y el cuarteto es un muro que no pierde ni un ápice de armonía.
Me entusiasmó su concentración, quizás la voz no era lo que esperaba y se notó y los coros de Leon no ayudaban mucho, pero sus manos son el perfecto asidero de un instrumento que es la prolongación de su cuerpo y su mente porque saca todo lo que quiere y la Música del grupo suena fresca y actual, algo realmente complicado.

Ric Lee (68) es un batería a la vieja usanza, de los que me encantan cuando toman la baqueta atravesada y marcan con la precisión de un cirujano. Tremendo pegador y con un sentido del ritmo emocionante la mitad del concierto la marcó con un solo de batería de diez minutos en los que enseñó qué tipo de percusiones hay en una batería, cómo se toca todo lo que le rodea y de qué manera se puede sentir el alma subir y bajar al ritmo que le da la gana. 
Un tipo genial que nos dedicó un cercano monólogo de presentación de la banda en primera fila del escenario mientras secaba el sudor de su exhibición y rememoraba esos tiempos donde la Música era... Música. Una voz preciosa y un timbre emocionante, una dicción perfecta y la pena de no sentirle cantando porque debe ser...

Chick Churchill (67) maneja los teclados como quiere y le da la gana, pero es al que peor se le ve físicamente y eso le para un poco. Está para acompañar el conjunto, dejar su clase en esos ambientes que el "Hammond" borda y hacer de vez en cuando algún solo que suena más que bien pero que me supieron a muy poco. La guitarra se lo come y él no hace mucho por evitarlo, pero como estos tipos están sobrados pues lo que hace lo hace bien y punto.

Leo Lyons (69) sigue queriendo comerse el mundo con su bajo, dejarnos estupefactos con su manera de arrancar las cuatro cuerdas y hacer que ese instrumento deje de acompañar para ser un solista más al que echas en falta si no suena. Sus duelos con la guitarra fueron memorables, arañando las entrañas en cada recorrido por el mástil, sin venirse abajo ni una sola vez en un concierto en el que no tuvo pausa, con un solo de bajo demencial incluido en un espectacular instante de calma chicha donde se comió el silencio.
Emocional y muy especial, un músico que transmite esa energía que la banda lleva impresa en su nombre, puro fuego y bestial físicamente aún mueve la cabeza para golpearse consigo mismo aunque mide más esos saltos salvajes de antaño. Realmente increíble con su edad y lo que lleva encima aún hace que su bajo te haga crujir las tripas sintiendo la madera golpeándote.

Ten Years After pasaron como una tromba sónica espectacular y bella, pura energía sesentera hecha por sesenteros, marcándose temas que son historia de su historia y que no podían faltar, dedicando a eso que les ha dado la vida, la Música y los que la hacen un homenaje de más de 15 minutos por el que pasaron Cream, The Doors, Jefferson, Purple, Jimi Hendrix... un sentido y claro homenaje que les honra porque ellos son también parte de esa historia. Despedida colosal con el clásico de los clásicos, ese "I'm Going Home" a toda pastilla y diez minutos a tope y entre medias una cabalgada inacabada para demostrar que la numerología (67, 68 y 69) a veces no es lo que parece y si se tiene alma, ganas y mente aún se pueden dar momentos de éxtasis.

Salí a gusto de la sala, no vi el mejor concierto de la historia, viví cien minutos con músicos de toda la vida haciendo excepcionalmente bien Música de toda la vida y eso hoy en día es un lujo al alcance de muy pocos.

Ten Years After una manera de creer que la Música es eterna... aún  

miércoles, 23 de octubre de 2013

"El Ajo Rojo - Grabaciones Dimensionales" Por Vicky



Siendo como soy un privilegiado por haber podido conocer de primera mano y en boca y obra de uno de sus protagonistas el universo de “El Ajo Rojo -  Grabaciones Dimensionales” ya me resulta fascinante que esta pasión por músicos desconocidos y geniales pueda traspasar la mera escucha en mis sentidos y llegar a otras almas que se sumergen en este mundo tan (permíteme Pablo) “Underground” como irreal y mágico.
Tengo la suerte de tratar con almas sensibles que al margen de gustos (colores hay miles y eso nos enriquece a todos) se atreven a creer en lo que digo cuando la pasión ciega la razón y las palabras brotan de lo más profundo de los sentimientos, y alguna de esas almas tuvo la osadía y el atrevimiento de enviarme un mensaje en forma de deseo para conocer a este colectivo directamente en lo que hacían, Música, Magia y Seda.
Esta entrada vuelve a ser un homenaje a esos anónimos creadores de sueños imposibles, “El Ajo Rojo - Grabaciones Dimensionales” pero en esta ocasión de la mano y las palabras de un ser excepcional que los ha degustado y ha querido dar a conocer lo que le ha provocado embelesarse con ellos, mi querida Amiga Vicky de la cual transcribo sus emociones.


VICKY TRAS ESCUCHAR ESO QUE LLAMAMOS… MAGIA

Acabo de darme el gustazo de asistir, en privado, a un pequeño concierto sin precedentes de ese colectivo que se denomina "El Ajo Rojo-Grabaciones Dimensionales"

Que la música es la mejor medicina para el alma no cabe duda, pero a veces el bloqueo mental me impide valorar lo que estoy escuchando, me pasa igual con la lectura, cuántas veces acabo de leer una página de un libro y no me he enterado de nada  porque no me centro en lo que leo y con la música a veces me pasa lo mismo, la oigo pero no la escucho y eso es imperdonable porque entonces no hay forma de que me  llegue nada. Sin embargo cuando estoy  a solas y mi dedicación es exclusiva es cuando siento que me atrapa y me hace suya.

Las cosas hay que hacerlas bien porque de no ser así  no valen una mierda. Un regalo como éste hay que dedicarle su tiempo. Quizás mis ansias por escucharlo después de haber tenido tantos problemas con el pincho, el ordenador y la madre que lo parió han hecho  precipitada mi valoración. Y es ahora tras leer tu entrada en el Bloc sobre “La Reina del Amor” y escuchar el disco entero cuando esa fina lluvia de la que hablas me ha ido calado hasta los huesos y no es el vestido mojado lo que se pega a mi piel, es el sentimiento puro y duro  de estar ante un trabajo excelente y me entra un subidón que ni te cuento al saberme partícipe de algo tan exclusivo y significativo para ti.

El “Espíritu Libre de Maki” no tiene precio. Fiebre es lo que me sube (siento el calentón)  mientras escucho esa versión tan particular y  el juego instrumental de “ Sparkling strings”y de  “Hey, hey, mymy” es de traca pero de la buenas, buenas.
No sé si  del norte o del sur pero algo de alquimia  sí que tiene la voz ronca de esa "bruja". Es lo que tiene poner toda la carne en el asador para hacer realidad un sueño, que salen cosas como éstas con la que  algunos privilegiados tenemos el gusto de deleitarnos.

No voy a escuchar nada más por hoy, la hora mágica toca a su fin y no quiero que se pierda ese buen sabor de boca que me ha dejado ese… Ajo Rojo.
Gracias de nuevo por las infinitas emociones que a través de la Música me haces sentir.

Esta semana he escuchado “Peces en la Colina” y me ha encantado desde el primero al último tema. creo que es increíble lo que hacen esta gente con los instrumentos, es como un encaje de bolillos sonoro, todo encaja a la perfección porque supongo que este disco, como todos ellos, son el resultado de cientos de horas de ensayos, sábados y domingos hasta las tantas,  repitiendo los temas una y otra vez hasta que saliera perfecto, mientras se dejaban la piel de los dedos pegadas a las cuerdas. No hay tiempo para dormir, ni hambre que saciar hasta que no esté todo perfilado porque cuando uno está con la  música se pierde la noción de tiempo. 
15 temas sin desperdicio, sensibilidad extrema que me ha llegado a tocar la fibra, gracias por ofrecerme estas exquisiteces de las que me haces participe y por favor cuando saludes al Cura Víctor, dile que a una de las "locas" desde el más profundo respeto le  felicita por este maravilloso trabajo.

En esta ocasión la senda elegida es la del Misionero (posturitas aparte) “Curriculum”
A decir verdad su “Música a ciegas”  me ha abierto los ojos impresionándome con su interpretación. Pero sobre todo “Alfaomega” cuya belleza me ha  resultado tremendamente  exuberante tras esos casi 8 minutos de  deleite instrumental.


Y que decir de “Espanto” que lejos de lo que su título y la portada del disco  podría dar a entender, yo diría que es un trabajo de orfebrería sonora, donde  todos los elementos encajan con la precisión que sólo quién  compone con el corazón y comparte  ese latido con  los demás músicos consigue darle forma  a una belleza como ésta.
 Y ya me perdonarás pero en esta ocasión  tengo una predilección especial por "Mar",  será por mis raíces Mediterráneas o no, pero escuchando ese tema me veo sentada en una playa contemplando el ir y venir de las olas. Y así es la música, como un genio de la lámpara  que te lleva ahí donde tu deseas y  yo ahora mismo estoy ahí.

Estoy escuchando una selección de discos que difícilmente sonaran en los medios de divulgación habitual, el aura de misterio que envuelve cada uno de ellos  es fruto de una visión artística donde ese colectivo de músicos con ganas, entusiasmo y una creatividad a años luz de cualquier música de tipo comercial a la que nos tienen acostumbrados algunos medios nos demuestran hasta donde se pueden llegar cuando se  derrama  arte creando delicias como éstas.

Yo no entiendo mucho de música, por no decir nada, pero sí se distinguir cuando lo que estoy escuchando no me es indiferente porque siento un cosquilleo que me eriza la piel y cerrando los ojos puedo imaginar la complicidad del grupo tocando juntos, cuando con un gesto, una mirada o una leve sonrisa hacen que aflore  ese sentimiento que se vierte cuando las ilusiones y los sueños se comparten convirtiéndolos en Música.

Desconozco si con más medios  o si se  hubieran grabado en otras condiciones estos discos hubiese llegado a tener una relevancia dentro del mercado musical. Pero hoy por hoy podemos darnos por afortunados los que gracias a tu generosidad  hemos podido disfrutar en exclusiva de una obra solo al alcance de unos pocos.

Mi enhorabuena a ese colectivo llamado "El Ajo Rojo-Grabaciones Dimensionales" por haber dedicado parte de su tiempo a realizar este sueño maravilloso y con él conseguir hacer un poco más felices los nuestros.


domingo, 20 de octubre de 2013

Surcos del Siglo XXI - 143

A pesar de los pesares he de hacerlo porque quieras que no algo hay cuando parece lo que es y no se lleva mucho la contraria.


Coldplay (A Rush Of Blood To The Head) 2002


Para empezar y llevarme por delante más de un enemigo de esos que se definen afines a... y no entienden de razones, lógicas ilógicas y mentes como la mía decir que no soy de Coldplay, es un grupo al que no le niego esos millones de copias vendidas y lo que representa en el siglo XXI pero me parece un grupo super-hiper-mega-valorado muy por encima de lo que ha hecho a nivel musical, y dicho esto...
Tengo los discos del grupo, los tres primeros y me parecen muy escuchables y de calidad, pero no para volverse locos, quizás porque pienso que son más de temas que de obras y eso les resta un poco la importancia que como banda puedan tener, eso sí, este "A Rush Of Blood To The Head" me parece la excepción que confirma la regla y un disco con todas las de la ley.
Completo y enorme en su concepción como un conjunto de canciones que forman un todo compacto y de una pieza, un disco donde aún existiendo canciones que sobresalen del resto ese resto no desentona en absoluto y tiene una calidad media realmente buena.
Aprendiendo de su debut les salió una obra que aúna la complejidad de las composiciones con esa interpretación personal que les dan un sello propio y que además en este caso sustentada por la calidad de lo escrito va hacia arriba sin ningún problema. Es cierto que algunos temas son superlativos, como esa maravilla llamada "The Scientist" o ese sublime toque suspendido en el aire que es "In My Place" pero el resto de los temas llevan un ritmo y una cadencia que no desentona nada de nada y hace que la calidad del disco sea muy alta.
Para mí la obra cumbre del grupo, Chris Martin no se pasa de rosca y se agradece, su voz está calmada, medida y al servicio de los temas (deberían haberle dicho que esto es así como norma, pero...) las guitarras suenan perfectas en los momentos de calma chicha que el disco sugiere y la sección rítmica no se pasa ni un pelo pero no se queda corta. Por otro lado el piano es una pieza de delicada suavidad y enamora al ser escuchado, una belleza muy bien aprovechada en ese instrumento que si se usa bien es... magia.
Los arreglos metidos de manera efectiva y perfecta, ni se pasan ni se quedan cortos y los susurros son... pues eso una gran obra cuando el grupo aún quería seguir creciendo.
Para disfrutar, gozar y beber del delicado sonido de la seda en los instantes en los cuales unos músicos eran capaces de ser ellos mismos y no para lo que debía ser, el resto es otra historia (u otra histeria que siendo yo nunca se sabe)
Chris Martin voz, guitarra y piano. John Buckland guitarra. Guy Berryman bajo. Will Champion batería.

A:  Politik;  In My Place;  God put a smile upon your face;  The scientist;  Clocks
B:  Daylight;  Green eyes;  Warning sign;  A whisper;  A rush of blood to the head;  Amsterdam

Surcos del Siglo XXI - 142

Un brutal salto al vacío de la mano de una banda empeñada en no tomar prisioneros, de modo que si no quieres verte atrapado... ¡¡¡aléjate!!!


Propane Propane (Indigo) 2011


Desde Suecia con amor una descarga de fuego incandescente de la mano de un Power Trío demoledor, creadores de un sonido salvaje y desnudo de todo lo que no sea el impactante son de su Música.
Stoner Rock para algunos, Hard Psycho actual para otros lo verdaderamente auténtico del grupo es su Música, una brutal forma de encender los sentidos a base de temas que te hacen quemar las entrañas, temas que hay que tomarlos como lo que son trallazos directos al alma para que nada te sea indiferente.
Con un sonido grave, casi buscando en las puertas del infierno, allá abajo donde todo es fuego la voz de Benjamin Thörnblom grita al viento las miserias, chilla y aúlla pero como si una voz de ultratumba llegara para llevarte con él y acompaña estas letanías en clave de juicio final con la guitarra que maneja para cortarte las venas y provocarte una dulce muerte a golpe de riff demoledores, punteos que son una manera como otra cualquiera de lacerarte los sentidos al traspasarte esas notas que salen como cuchillos de las cuerdas de acero. En ocasiones se permite hacerte más suyo con algunos toques de teclados que te sujetan a lo subyugante de la bestialidad que te viene.
El bajo de Niklas Andersson hecha humo desde esas cuatro cuerdas que deben estar afinadas como un sonido del más allá, sientes como te viene desde lo más bajo hasta estallarte en las tripas y salirte por los ojos y para que todo quede en esa sensación de vacío desde donde te golpean y vas dando tumbos de un lado para otro Jakob Gill te patea el culo y las entrañas con una batería que te cae a plomo como un millón de golpes dados al unísono.
Poderoso, tremendo, composiciones eternas en forma de jams que no acaban nunca, tres de ellas sobrepasando de largo los seis minutos de orgía sensorial a lo bestia y ese monumento Hard Psycho de 12'10'' llamado "Indigo" que te sumerge en un abismo sin salida.
Hay que saber disfrutarlo, saber aceptarlo y saber que te enfrentas a ello, una dosis de pura dinamita sin pausa, sin concesiones, sin amigos a la vista, sólo tú y lo que esta demolición sónica te propone pero te aseguro que si te llega te quedarás con ella por mucho tiempo.
"Indigo", Crack a los sentidos. ¡¡¡fascinante!!! (y dicen que me hago mayor...)

Side A:  Rise;  Kometh;  ANT;  Cosmic Hideout;  Truth
Side B:  Aquatic;  Return Of The Burning Son;  Food of the Gods;  Indigo (Morte Subconscia)

Surcos del Siglo XXI - 141

Algo que nunca muere porque es la raíz de una manera muy especial de entender la Música, y eso no se puede arrancar.


The Derek Trucks Band (Already Free) 2008


De pura cepa, tradición, Música mamada desde el pecho de su madre y una vida entre genios, músicos gloriosos y bandas de leyenda hacen que este tipo, Derek Trucks tenga la sangre llena de Música y que además unido al talento natural que posee pues sea capaz de lo que hace.
Cuando su nombre se unió al mito ABB por la despedida de la banda de Dicky Betts tenía que demostrar demasiadas cosas, pero dejado de lado que lo demostró y muy bien esos espacios vacíos que la banda dejaba para proyectos de sus miembros le llevó a formar esta The Derek Trucks Band que no es más que la continuación de sus deseos musicales y los sueños que ha tenido desde niño.
Con su prodigiosa técnica de guitarra y la seguridad de rodearse siempre de buenos músicos el proyecto como tal tenía los mimbres para convertirse en algo grande y tras unos discos en los que fue desgranando lo más variado en estilos de raíces, Blues, Rock, R'N'B, Sureño descarnado y puro... llegó este "Already Free" en el cual (según el que suscribe como siempre) llegaron a lo más alto en lo ofrecido.
Que la banda está concebida para el directo no hay duda y que los discos de estudio siguen siendo lo necesario pero no lo fundamental para ellos también, por eso quizás este disco es lo que más se acerca a esos shows en los cuales un grupo como este desarrolla hasta el infinito el talento que atesora.
Sin sobrepasarse excesivamente en la duración de los temas la estructura de los mismos sí que se asemeja a lo que puede dar de sí una jam improvisada, canciones que se pueden llevar hasta el infinito o cortarla cuando a uno le apetezca, una suerte de temas que se deslizan entre ese Blues eléctrico, el Rock duro de guitarras incendiarias y por supuesto ese toque sureño tan especial que hace que la Música fluya sin esfuerzo mientras se escucha y los sonidos te atrapan.
Solos descarnados, precisos y preciosos, una percusión que es la bomba, teclados celestiales al servicio de las seis cuerdas a las cuales cubre sin problemas, con ese "Hammond" que suena como los ángeles, un bajo que estremece las tripas y la steel para arañarte el alma.
Un doble disco para saborear la esencia de esa Música americana que es un compendio de todo lo que ha evolucionado de manera magistral de la mano de unos músicos excepcionales, tremendos instrumentistas y excelsos intérpretes.
"Already Free" lo que nunca muere de la mano de los que creen que jamás morirá.

SIDE ONE:  Down in the flood;  Something to make you happy;  Maybe this time
SIDE TWO:  Sweet inspiration;  Don't miss me;  Get what you deserve
SIDE THREE:  Our love;  Down don't bother me;  Daus Is almost gone
SIDE FOUR:  Back where I started;  I know;  Already free

Soul Sacrifice


Demasiada Calma



El jarrón da forma al vacío y la música al silencio

Lights


sábado, 19 de octubre de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCCXL

Genuina y maravillosamente indefinida, así se nos presenta la intérprete que llena este Paseo Por Los Sueños directos a las estrellas.


Horse (The Same Sky) 1990


Horse es un grupo que nos acompaña desde Escocia para hacernos saborear esa clase y Música sublime que se hace en esos rincones del mundo, donde todo fluye de una manera tan natural que casi asusta, pero Horse también es una voz, la increíble y emocionante voz de la intérprete de la cual toma el nombre, una privilegiada garganta que es capaz de llevar sola el peso de una obra por la cual la Música se realiza.
Impresionante y exquisita, maravillosa y sutil, impactante y visceral... todo eso y mucho más es la voz de Horse, todo eso y mucho más provoca cuando se la escucha y te penetra por todos los sentidos, porque esta soberbia garganta engancha y te hace que la sigas antes incluso que los sonidos que la rodean que por cierto son el complemento perfecto porque la banda está de muerte en composiciones de Pop Rock que sin excesos hacen del disco una obra para paladares exigentes.
Desde la ambigüedad de la propia imagen la voz y por ende lo que provoca nos lleva de la mano por un recorrido eléctrico de Música contundente, composiciones sobrias y perfectamente elaboradas que cuando toman forma a través del pentagrama se convierten en el recipiente perfecto para esos mensajes que los sonidos te hacen llegar.
Arreglos buenísimos, una grabación excepcional y un conjunto como un bloque, una auténtico muro donde todo suena en su sitio y en su lugar hasta que esa voz estalla y se sale del círculo para viajar por donde quiere y le da la gana.
Guitarras eléctricas que queman la piel, teclados para envolverlo todo, un piano que es la belleza cuando entra y esa sección rítmica que soporta lo que le venga además de los coros para acompañar a Horse de todos los miembros de la banda, un conjunto vocal de altos vuelos.
Canciones de una emotividad sublime, como ese encanto llamado "Breathe Me" o la orgía sensorial que provoca "Careful"; contundentes y duras en ocasiones para aplastarte pero siempre con ese halo de belleza que llevan implícitas.
Un disco hermoso para degustar, maravilloso y sensorial con el que la piel vibra y los sentidos se ponen a punto, un momento de belleza suprema cuando sientes que todo está por decir, aunque en este caso te lo estén diciendo a ti.
Horse voz. Angela McAlinden guitarra y voz. Graham Brierton bajo y voz. George Hutchison guitarra y voz. Tony Soave batería y percusión. Brian McNeill teclados y voz.

1:  ... and the smiled;  The speed of the beat of my heart;  Never not going to;  You are;  Breathe me
2:  You could be forgiven;  Don't call me;  Sweet thing;  Stay;  Careful