domingo, 27 de abril de 2014

A Veces


A veces la luz ciega mis ojos y esas luces brillantes me dicen lo que no debo hacer, pero el reflejo de tu estela guía mis pasos. Sé que soy un vagabundo buscando entre los oscuros momentos de mi vida, pero esos sonidos que me llegan desde las astillas de las maderas rotas siguen pudiendo con la maldad del universo.

Puedo creer en lo que me dices, puedo pensar que todo es más fácil, puedo incluso pensar que no hay nada más allá de la sombra en la que te conviertes cuando llegas a mí cualquier noche y ocupas ese lugar que mi lecho tiene vacío, pero no puedo sentir nada si la soledad me cubre cuando el silencio inunda mi vida.

No puedo ver, ni sentir, ni dejar que la suave voz llene mi piel de caricias, no puedo si no tengo un motivo para levantarme cada mañana y mirar al nuevo día esperando que el camino que recorres te traiga de nuevo a través de los sueños que imaginamos juntos. Quizás encuentre la senda para buscarte, ¡es tan difícil llegar!

A Veces...

Poster


Discos Melocotón... Para Siempre (Por la Cream de la Cream)


Es curioso chicos, tanto tiempo por aquí y ahora resulta que nuestros hábitos de colores, flores y Acid-Psycho-Flower-Flipe-Rock... se van a quedar sin más tipos que nos vean y degusten el arte que tenemos vistiendo y el estilo innegable de una época.

No sé si estoy con el eterno vuelo psicótico que me viene cuando hablas Jack, pero creo que he escuchado en alguna que otra conversación que cierran este lugar de Música y sensaciones, eso no está bien, después de lo que nos ha costado parecer que estamos medio concentrados en esta foto y ahora van y nos cierran este Templo de Música buena y de calidad.

Pues sí Eric, yo también lo he oído y eso que aguantarte solos de guitarra de cuarenta minutos y el bajo de Jack machacándome el cerebro con esos amplificadores que no sé de donde los saca da para escuchar muy poco, pero al tipo este tan genial que siempre está poniendo Música de la leche y hablando con la gente de nosotros y lo que bueno que somos lo ha comentado que en nada se cierra, apaga las luces y no volvemos a sonar. A lo mejor me viene bien dejar de escucharos a vosotros pero me iba gustando lo de empaparme de otras Música, como el amigo Frank que me podía haber llamado para estar con él y no esta peña de egos subidos de tono.

No creas Ginger que lo de tus timbales son para echarse la siesta, menos mal que este tipo... Eduardo creo que se llama y el que ya no está pero que también era lo más su hermano Pablo ponían de todo y bueno, aunque lo mejor era lo nuestro todo sea dicho porque sí, Frank no está mal, ni Jimi, ni los chicos estos del Oeste... ummmmmm The Doors eso, pero claro somos la Cream de la Cream y bien que le gustábamos, especialmente yo.

Eric tú no gustas, lo que pasa es que es fácil ponerte y tienes cubierto el cupo de Música para tres horas y cuarto y así da gusto. Bueno en serio si cierran ¿dónde vamos? porque no creo que estemos tan a gusto y escuchando esta Música tan genial en otro sitio. En mi caso que me pongan el bajo como ejemplo mola y por ahí no sé si saben lo que es eso, de modo que ya me diréis.

Lo que más siento es lo de la Música, claro, pero especialmente que las tías ya no me puedan mirar el paquete con este pantalón oro puro 24 quilates que me realza un montón. La verdad es que estoy precioso, en el centro de la foto, con dos tíos feos y mis rizos ¡¡como para no engatusar!! y además mientras me miraban Eduardo se encargaba de decirles a todos que yo era Dios, que soy el más grande, que... ¡¡que ya me jode que cierren, que me tengo que escuchar mucho y aquí no paraban!!. También al amigo Jimi, y Frank, y Pete... joder, estábamos todos y sin parar, esto sí que era vida, te miran, te escuchan y hablan bien de ti, ¡¡la leche!!
Porque reconociendo que como grupo no lo hacíamos mal, evidentemente somos la Cream de la Cream, gracias a Eduardo y Pablo se nos ha conocido de mil maneras y la gente sabe que además de tres pirados que nos pasábamos un rato hacemos Música para morirse, porque estos tíos saben de Música y mucho, me los hubiera llevado de gira.

Sí, hubiera estado bien, yo le pego a los timbales hasta hartarme, Jack se va media hora con el bajo para reventar y tú te aprietas el pantalón un poco más y agarras un solo de 50 minutos mientras Eduardo va contando quienes somos, de dónde venimos, por qué estamos y todos los que hacen lo mismo que nosotros. No estaría mal, no.

Pues vosotros no sé, pero yo no quiero irme, que para la próxima reunión que hagamos necesitamos a estos tíos hablando de nosotros y sabiendo de qué va todo. Lo de Eduardo es de morirse, si a veces me enteraba de cosas que no sabía por él, claro los amplificadores hacen mucho ruido y entre solo y solo el bajo no me dejaba escuchar, pero cuando sonaba Música... ¡¡Buuuufff!! esos grupos, esa gente, qué recuerdos, tantos conciertos, tantos festivales, y ahora que estábamos aquí la mar de bien, floreando y fardando de camisas y pantalones nos quieren cerrar esto, pero si es que no puede ser, organizamos un concierto y así estamos varios meses más, entre el solo que se marque Eric, Ginger aplastándonos con la batería y ya me lo montaré yo para alargar la cosa. ¿Se lo proponemos?

Por mí está bien, pero a ver qué vamos a tocar, que estos tíos saben mucho y ya nos conocen tendremos que improvisar un poco, yo creo que con dos o tres temas de 24 horas cada uno y los bises pueden salir unos días a la espera que nos pidan más. Eso sí, o me pongo los pantalones oro puro 24 quilates o no toco, que eso de marcar el paquete con la ligera caída hacia allá me pone un montón. También podríamos llamar a otros chicos y nos montamos una jam de seis meses y pico ¡¡me pido los primeros solos de guitarra!!

Bueno, yo me apunto, pero chicos aparte de nosotros quedan ya pocos, aunque si Eduardo y Pablo quieren seguro que vienen de donde están, el más allá, el más acá, el otro lado, este... es lo que tiene la Música que aunque nos vayamos se queda para siempre y eso es increíble. Ayer escuché otra vez a Keith y me trajo buenos recuerdos, joder, los dos juntos arrancamos algo a golpes de timbales. ¿Lo hacemos entonces?

Hablamos con Eduardo y Pablo y que nos digan, unos meses más aquí colgados luciendo palmito puede estar bien.




The Mothers Of Invention 1968


El Amo Del Mundo


Hay ocasiones en las cuales siento que todo va como el culo, que los sueños se rompen y las pesadillas envuelven mi mente. 
Hay ocasiones de negrura en el horizonte y ante mis ojos, presagios que no llevan a ninguna parte y caminos que se vuelven en un retorno que no cesa.
Hay momentos para vivir y respirar y el aire falta al intentar expresarme, el viento no acaricia sino que golpea la piel y el silencio lo cubre todo.
Hay instantes de soledad no buscada que se ciernen sobre mí cuando busco una voz que acaricie mis sentidos y me llevan de la mano a ninguna parte.
Hay lugares donde esconderse y no llegar, espacios que se cierran a la imaginación trayendo el olvido, momentos en los que no eres para poder seguir.
Hay... sin embargo puedo esquivarlos y hacer que nada penetre en lo que soy, cómo pienso o deseo sintiendo que ella está conmigo porque La Música nunca me traiciona y con ella soy y me siento "El Amo Del Mundo".

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MXV

Una joya que nos remueve las entrañas por ese sonido tan reconocible como maravillosamente hecho magia, reminiscencias y algo más.


One St. Stephen (One St. Stephen) 1975


No significará nada para nadie pero para el que suscribe esta maravillosa recreación de la magia en forma de Música tiene el significado histórico de ser el último vinilo adquirido en el glorioso "Templo De La Música" llamado Discos Melocotón, recomendado ¡¡cómo no!! por mi querido Eduardo, de modo que...
Excepcional y elegante, muy elegante Psycho guitarrero que transforma las notas desde los surcos en un auténtico viaje por las estrellas del que no puedes escapar a poco que la sensibilidad llene tu alma. Ya el comienzo de la obra te pone en el camino con esa magistral demostración llamada "November Edgar" 7'28'' de auténtica delicia Psycho que se te mete en vena de una manera descomunal y a partir de aquí todo fluye de manera natural, al ritmo que las guitarras imponen, suaves, melodiosas, riff y solos de exquisita delicadeza con un toque llegado de la Costa Oeste que no se puede negar.
Recuerdos de grandes y un grande, The Doors suenan mejor que nunca en algunos pasajes memorables en los cuales la voz de One St. Stephen realiza un homenaje a ese enorme músico que fue Jim Morrison cuidando los instantes musicales con una belleza extraordinaria.
La guitarra se permite también algunos momentos de furia desatada siguiendo la voz que clama pasión a gritos, como la brutal "You Maybe Religious" en la cual se van comiendo el uno al otro, la garganta se crispa y el solo descomunal te rompe. 
Teclados que nos acompañan desde esa base que apoya sin descanso la voz y la guitarra, especialmente hermoso el trabajo del piano, una alegoría a la sensibilidad que se percibe tras el rastro de las palabras cubriendo todo el espacio y cuando le toca el turno al órgano el viaje se hace muy conocido (inmensa "Nightly Drift" donde todo encaja y toma forma el sueño)
Disco llegado en una época pasada recordando lo que fue, influencias de la más pura Psycho para desgranar recuerdos y moverse en la butaca que lleva a nuestros sueños flotando entre ellos de la mano de este artista que mete la composición haciendo tirabuzones con los sonidos.
Maravilloso y emotivo, un empeño de calidad transformado en seda que viaja por el acero para que lo tomes como te dé la gana porque disfrutar de algo así es... Música.

Side 1:  November Edgar;  November;  You Maybe Religious;  Nightly Drift
Side 2:  Old man;  Junkie's Lament;  Twelth St. Shuffle;  Richer You Get;  Dash In The Rock




Al genio de la lámpara convertido en ser humano excepcional para cumplir algunos de mis sueños; gracias por todo Querido Eduardo.

De Vinilos y Otras Glorias MXIV

Me satisface enormemente traer una pequeña demostración de ganas por hacer Música perdida en el olvido de lo que nunca debió ser.


Cancer Moon (Haunted By The Snake) 1990



Salvaje, enorme, duro y sin concesiones, un disparo al entrecejo... esto y mucho más es "Haunted By The Snake" trabajo del año 1990 del grupo español Cancer Moon, más concretamente el grupo de Bilbao que ajeno a las dificultades de hacer Música de calidad en este país llamado... pues eso se pusieron manos a la obra y parieron este trabajo cantado en inglés y que es un canto al dolor y la melancolía en clave de Rock Duro y extremas emociones.
Guitarras asesinas paseándose por el espacio para arrasar tus sentidos, acero casi sacado de las entrañas del infierno que abruma con los efectos llenos de furia, en este caso nada contenida, destrozando las defensas para amamantar a la bestia.
Power Trío engañoso en el cual la instrumentación corre a cargo de dos de sus miembros, Jon Zamarripa que se encarga de destrozarnos con la guitarra, inmenso trabajo de demolición sin tomar prisioneros porque la Música que destilan no los necesita, además de encargarse de las cuatro cuerdas que cumplen su trabajo como apoyo sin más experimentos, aunque su toque viene dado en la guitarra que no cesa de pasearse por los sueños convertidos en pesadillas; también usa el órgano en algunos pasajes que quieren demostrar que no todo es llanto y tristeza, pero que ahonda más en la herida.
La batería a cargo de Jesús Suinaga sigue los ritmos sin dejar de golpear el estómago del atrevido de turno que viene a escuchar y pedir clemencia. La voz de José Anitua nos coloca donde debe ser en un disco de este temple, melancólica, salvaje, rezumando tristeza y a la vez esa furia desatada por no poder salir de ella; un canto a la desesperanza en letras absolutamente depresivas y que no buscan redención porque no pueden obtenerla... "Se me apareció la serpiente, tan ahogado en el sueño que no tengo tiempo para pecar".
Un disco que no esconde nada, es lo mejor que se puede decir de él, una propuesta valiente ajena a todo lo que se escuchaba porque ponen una clase que no se encontraba, una obra de buen Rock que se da la mano con grandes a los que busca sin complejos, ecos de Stooges, Cramps, Velvet Underground...
Para escuchar a sabiendas de lo que te viene encima, por lo demás el viaje continúa.

side one:  Ramblin';  Tell me the secret;  (Feedback) The iron need;  Cruella Devil;  Run around, do my pillow 
side two:  Call It fear;  Jimi, Jimi;  X Member;  Yellow telephone;  Desert in the girl;  Voice in the sax




sábado, 26 de abril de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MXIII

No sé cómo decirlo pero necesitamos ir más allá de modo que como el límite lo ponemos nosotros y no sabemos de ello pues agárrense que vienen curvas y todo lo demás.


The Third Estate (Years Before The Wine) 1976


Fiesta de sonidos, fiesta de emociones, fiesta de composiciones que absorben los sentidos, esto y mucho más es "Years Before The Wine" un festín de Música en esta obra maestra del Rock Psycho más descomunal y brillante.
Melódico y sensual, enorme lo mires por donde lo mires las canciones surgen perfectas de las páginas del pentagrama para escapar después hacia los instrumentos que las traducen en joyas absolutamente geniales que se degustan con la facilidad que da la belleza.
Si las acústicas nos mecen en un pequeño estadío de letargo emocional que llena los sentidos rasgadas con la facilidad de la clase, sonando el acero sobre la piel y resbalando hasta adentrarse en uno, las voces que se alternan en melodiosos cantos de sirena atraen hacia ellas de una manera de la que no puedes escapar.
Creado como una obra conceptual alterna de manera magistral los momentos de acústicas en los cuales la voz sensual y emotiva de Fae Ficklin narra y relata como una juglar que desgrana la historia y arranca pedazos de emoción por su manera cálida de llegar (la exhibición que se marca en "Years Before The Wine" es algo sublime) con otros en los cuales la guitarra eléctrica y el Fuzz se comen lo que pillan por delante, es en estos instantes en los cuales surge la voz de Robert Everett que también fluye de manera armoniosa y suave, pura seda al servicio de estos temas que son una auténtica delicadeza llevada al extremo.
Entre la manera de fluir sencilla y hermosa se intercala la impronta de composiciones complejas, casi barrocas en ocasiones, todo ello mezclado con una facilidad que da gusto. 
De este modo tenemos como resultado una joya de la mejor Psycho, una demostración de lo que puede dar de sí todo el espectro compositivo de este tipo de Música. El resto del conjunto suena como un enorme bloque que se va formando de los distintos espacios hasta conseguir que todo encaje y surgir de manera gloriosa una a una las joyas dentro de la propia joya, un monumento de enormes proporciones que hay que saborear dejándose llevar hasta el infinito.

Z:  Years before the wine (a. Destiny / b. The overcast);  Useless things;  Look at me
Y:  Kings;  Puppet city;  Think It's Time;  The Third Estate (a. The authority / b. The overthrow / c. The procession)


De Vinilos y Otras Glorias MXII

De nuevo nos dejamos engatusar por el gusto que nos producen las joyas musicales enseñadas por esos genios que entienden de esto lo que no está escrito en ningún lugar (afortunadamente)


Anonymous (Inside The Shadow) 1976


Si nos paramos a pensar en el disco que nos acompaña en este nuestro "Paseo Por Los Sueños" se podría decir que la Costa Oeste y sus sonidos llenos de vida, energía y capacidad para captar los sentidos gracias a esa Música que surge de las entrañas se ha vuelto un poco loca y ha puesto todo patas arriba. Bien, puede ser cierto, puede que Anonymous siendo un genuino exponente de la Música de esos lares haga lo que puede parecer y no sea así, pero es que su "Inside The Shadow" es un disco excepcional, una joya porque precisamente logra aunar esos marcados momentos que la Costa Oeste nos ofrece casi una década después de la propuesta de grandes y grandes del entorno con el Folk Rock Psycho más elegante y refinado, una perfecta conjunción de estilos y formas entrelazados de manera magistral en esta barbaridad de disco que no deja ni por un instante de sorprender y llenarnos los sentidos.
De los componentes esenciales de la Música en general y de lo que ellos nos ofrecen en particular las voces se elevan por encima de demasiadas cosas gracias a la genial aportación de Marsha Rollings, un portento de voz que se sobra para llevar de la mano los distintos temas con un gusto y un refinamiento exquisitos acompañada en los coros por Ron Matelic y Glenn Weaver que cuando deben hacer con ella de gargantas en conjunto corales se van tan arriba que alcanzan las estrellas. Marsha va sobrada, su melodía en las voces es un portento y su maravillosa voz nos llena una y otra vez, pero esta Música exige algo más, ese toque que ofrecen las seis cuerdas sean acústicas o eléctricas que nos dejan Matelic y Weaver con un saber hacer tremendo. Solos que se gustan por sí mismos, arpegios acústicos en esos pasajes Folk que emocionan y riff tan impactantes como preciosos y dejados en su justa medida (lo de "Shadow Lay" es para mirárselo después de correrse de gusto)
La percusión de John Medvescek acompaña y da el toque rítmico para que todo se acople en esta maravilla de disco que ofrece clase, calidad y delicatessen por cada surco.
Para darse el gustazo de zambullirse en una orgía sensorial sin límites ni espacios temporales creados "Inside The Shadow" es una de esas soluciones que nunca se conocen y que vienen llenas de esa magia a la cual nosotros llamamos Música.

side 1:  Who's Been Foolin'?;  J. Rider;  Up to you;  Shadow lay
side 2:  Pick up and run;  We got more;  Sweet Liíac;  Baby come risin'


De Vinilos y Otras Glorias MXI

Nos reencontramos con una Música que nos sorprende cada vez que sus sonidos escapan de los surcos para llenarnos.


GÄA (Auf Der Bahn Zum Uranus) 1974


Páginas y páginas se pueden llenar con esa Música surgida del país de Centro Europa a finales de los sesenta y durante la década de los setenta llamado Alemania, todo ello bajo el paraguas del Krautrock pero que a través del Prog. consiguieron llenar páginas de la Música universal.
GÄA es otro ejemplo más de disco surgido de las entrañas del país teutón con un grupo que se mueve exclusivamente por el Prog. más auténtico y desnudo de artificios, aunque en este caso y a mi entender es más parejo a lo que los ingleses consideraban como este tipo de Música que (sin perder su identidad por supuesto) lo que consideraban en su país (siempre que consideremos una excepción "Bossa Rustical" que por otra parte sería una excepción en cualquier lugar)
Excepcional en lo musical con grandes suites que abarcan temas de más de siete minutos todos ellos salvo el ya comentado todo el grupo da una demostración de manejo de instrumentos realmente seria con mención aparte para la guitarra de Werner Frey que se desmarca del resto con poderosas intervenciones en solos inmensos sea al nivel de sonidos limpios y claros como cuando sus seis cuerdas se convierten en una fiesta de Acid Guitar brutal y sobrecogedora. De igual modo el uso de la acústica cuando debe es simplemente bestial cambiando completamente el tempo de las composiciones. Quizás su voz lúgubre en perfecto alemán es lo que más choca en estos momentos en los cuales la Música cubre el universo, pero si se entiende que los sonidos que destilan son momentos tan intemporales como llenos de oscuros presagios no queda tan mal.
El resto de la banda al margen de Frey funcionan como eso, un grupo compacto y duro que sigue a la guitarra y le arropa de manera brillante siendo los teclados de Günter Lackes los que en ocasiones mantienen un dueto de solos a través de su piano y su "Hammond" con las seis cuerdas, especialmente en temas más pausados y que requieren de las voces por encima de la Música ("Tanz Mit Dem Mond" es una mágica sinfonía llevada de la mano del piano)
Un disco de Prog. de los de toda la vida, genial y emotivo por encima de la propia Música porque inspira un mensaje en esos momentos espectrales tan bellos que este tipo de sonidos ofrece, toque alemán con sello propio y momentos mágicos de melodías entrelazadas con los sueños.
Werner Frey guitarras y voz solista. Stefan Dörr batería y voz. Werner Jungmann voz y percusión. Günter Lackes teclados y voz. Peter Bell bajo, flauta y voz.

Seite 1:  Uranus;  Bossa Rustical;  Tanz Mit Dem Mond
Seite 2:  Mutter Erde;  Welt Im Dunkel;  GÄA



Discos Melocotón... Para Siempre (Un Poco De Historia I)


A pesar de no cansarme de repetirlo, quizás sea poco conocida la importancia histórica de Discos Melocotón en el devenir de la Música en este país al que se le llama "La Piel de Toro" (mejor así porque de otra manera vamos mal) 

Es por eso que con la inestimable ayuda de sus dos valedores, Eduardo como comentarista de los eventos y Pablo que consigue y recuerda lo que no está escrito, poco a poco iremos (en lo que se pueda) trayendo pequeños pedazos de la historia de la tienda o de los componentes humanos de la misma que son extractos de la Historia musical de este país de una u otra forma, siempre que estén involucrados ambos aspectos o uno de ellos (aunque el hecho de la indisolubilidad es más que probable)


La primera pieza de museo que hoy nos visita en este "Paseo Por Los Sueños Y Recuerdos De Discos Melocotón" es un single de Bruce Springsteen.


El single de Springsteen fue fabricado exclusivamente para la inauguración de la tienda cuando esta se abrió en la calle Carretas aunque por un error propio de la compañía CBS que era la distribuidora de los discos de Bruce se pusieron algunas copias en venta. Evidentemente se puede decir que hoy en día es prácticamente imposible de conseguir, una joya de coleccionismo como la copa de un pino y el propio Eduardo lo utilizó como tarjeta de invitación para la fiesta de inauguración a la que asistieron el Alcalde de Madrid y las más importantes figuras de los medios.


Eran otros tiempos y la Música tenía importancia al menos para un sector de la población que sentía la inquietud de los maravillosos sones que a algunos nos llevan y especialmente los medios (lo de hoy ni hablarlo). En eso como en tantas otras cosas relacionadas Discos Melocotón ha sido, es y será por siempre un faro en la concienciación del conocimiento y la escucha de la Buena Música (Sólo Música de Calidad)


Pink Floyd London 66-67


La Música


La Musica non ti tradisce

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MX

No detenemos nuestras ansias por llegar hasta lo más recóndito de las entrañas de la seda y por ello buscamos maravillas como estas.


Fresh Maggots (Fresh Maggots) 1971


Desde Inglaterra, cuna de casi todo lo que supone belleza y magia en los sonidos nos llega este maravilloso disco de Folk Psycho que se convierte en una sensación tan intensa como la sensibilidad con la cual está realizado.
Por supuesto como toda buena obra de Folk (en este caso como una buena joya del Folk Psycho más auténtico) las acústicas son la base compositiva y en las cuales se sustentan todo lo que nos ofrece esa caricia que los sentidos aprecian, ya sea cuando los arpegios se desmelenan por todos lados ya sea con esos suaves rasgueos que provocan continuar el ritmo sin esfuerzo. 
Otro componente que no puede faltar y que en "Fresh Maggots" va tan allá como puede y desea es la voz, susurros provocados por las gargantas de Mick Burgoyne y Leigh Dolphin llenas de pasión a la hora de entonar las melodías y de sutil belleza cuando se lanzan con las estrofas a provocarte... lo que desees.
Pero el álbum cuenta con otro aliado que aparece desde las profundidades de las composiciones y poco a poco se hace con los instantes en los cuales despiertas para volar, esa Fuzz Guitar llena de energía a borbotones y que te atraviesa la mente y se mete en tus tripas para sacudirte una descarga de increíble adrenalina musical, un sonido que rompe con el equilibrio del disco y los temas pero que provoca un contraste maravilloso que consigue aumentar la intensidad hasta el infinito.
Entre todo esta orgía musical flautas de terciopelo para dulcificar las sensaciones, orquestaciones perfectamente arregladas, armonías perfectas y solos desde las cuerdas de acero de las acústicas que nunca se pasan más allá de lo que debe ser.
Un disco para soñar, una obra preciosa, bella, emocionante, un viaje a través de los sentidos sin retorno, para quedarse suspendido en ese lugar que nunca está de más visitar.
No es lo que te digan, es lo que sientas, siempre será así, pero partiendo de la inmensa calidad de obras como "Fresh Maggots" todo deviene más fácil y se convierte en un recorrido por las emociones que es un placer ilimitado. Por supuesto a partir de aquí es cosa tuya y de lo que tus sentidos quieran admitir.

SIDE 1:  Dole song;  Rosemary Hill;  Quickie;  Everyone's gone to war;  And when she laughs;  Spring
SIDE 2:  Ballon song;  Guzz Up;  Who's to die?;  Elizabeth R;  Frustration





De Vinilos y Otras Glorias MIX

Porque nos sentimos de aquella manera y mucho tiene que ver estar viviendo dentro de un sueño las enseñanzas de un genio, otro trallazo directo a las entrañas.


Trevor McNamara (Yeah Captain) 1969


Un maravilloso artefacto que desde las antípodas nos deja un regalo de imaginación y clase sin límites, una obra maestra nacida de la mente de este australiano magistral e inspiradísimo a la hora de derramar sus ideas sobre el vinilo.
Heavy Psycho primitivo y genial, Acid Guitar arrasando por todos lados, un toque de Folk para que no vaya faltando de nada y un concepto de álbum que se convierte en sensaciones musicales preciosas cuando te acarician los sentidos. El álbum es un todo que se divide en temas apabullantes por su energía y pequeños ramalazos de sonidos que van uniendo todo lo que llega, siendo el engarce perfecto para que el conjunto vaya tomando forma hasta completar esas 19 piezas que llenan el alma de auténtica delicia.
"Yeah Captain" se convierte así en un disco magistral, una pieza de museo de esas que salen cada cierto tiempo y que sólo puede sorprender. Su escucha se va haciendo más intensa entre guitarras acústicas que te dejan sorprendido por su dulce melodía, Acid Guitar atravesando el aire sin límites, la voz de Trevor McNamara enseñándonos el lugar hacia dónde dirigirnos para ir probando la delicatessen que nos ofrece y entre todo esto un sin fin de excepcionales momentos provocados por la excelsa imaginación del autor que no nos deja descansar para comprender lo que nos ofrece.
Un disco pionero allá en su tierra Australia y valedor de esa tradición de obras geniales, sorprendentes y que no siguen un patrón definido porque todo el concepto es de libertad absoluta, una historia que va desgranándose golpe a golpe, con cada sonido que surge del vinilo y llega hasta tus sentidos.
Maravilloso, genial, pura magia transformada en sonidos, un viaje alucinante al fondo de la mente de un iluminado que creó esta barbaridad y que nos deleita en cada golpe de las cuerdas vaciándose en las melodías que las transportan, los ambientes creados para envolverlo todo en un halo de sensibilidad bello.
Probar delicatessen no cuesta mucho, sobre todo si el gourmet aprecia eso que el paladar recibe, ¡¡atrévete con "Yeah Captain"!! disfruta de lo que puede ser una fiesta sensorial sin límites.

SIDE A:  Silver;  Waking;  The Gun;  15;  Jackie's Thing;  Joseph Blackwell;  Riding to Athenbury;  Yeah Captain Part 1;  Now
SIDE B:  P.I.P.;  Cavalier;  Digging;  I'm very sane thank you;  Black girl;  Sinners;  Living on a strain;  Yeah Captain Part 2;  Morocco;  Country Corn

De Vinilos y Otras Glorias MVIII

Vamos a dejarnos llevar por la euforia de lo bello y nos "Pasearemos Por Los Sueños" de algún que otro artista a los cuales la inspiración les sobra.


Euphoria (A Gift From Euphoria) 1969


Si decimos que este disco es una joya podemos quedarnos cortos, porque el monumento musical que representa "A Gift From Euphoria" supera lo que la imaginación inventa al ponernos delante de esa carátula con sus protagonistas mirándonos.
Belleza, inspiración y talento se unen en esta obra de la Psycho más excelsa en la cual se entremezclan sin ningún tipo de problemas (y mucho menos de pudor) diversos estilos aportando cada uno al disco ese toque especial y detallista que lo hacen único.
Costa Oeste de inspiración Psycho con ramalazos maravillosos de orquestaciones y arreglos en momentos de calma y suavidad musical que contrarrestan con dosis de experimentación en pleno territorio Country Rock y ese delicado sentir de la Música que se hacía por la zona.
Las guitarras pueden pasar de un susurro que acaricia la piel (las acústicas de "Lady Bedford" son para morirse) hasta esos momentos de furia desatada a base de efectos y desgarros que se te meten por la piel con el fuzz arrancándote las entrañas; dueñas indiscutibles de la fiesta no dejan de adentrarse en tus sentidos, por un lado o por otro da igual y además en mi caso me dejo hacer porque soy muy fácil para esto de aceptar la genialidad.
Los momentos orquestales se transforman en belleza que abruma por la delicadeza con la que son tratados, como esa introducción que absorbe llamada "Lisa" o ese instante que rompe la dirección tomada por la obra y que eleva y eleva "Young Miss Pflugg". Las voces son simplemente geniales, aparecen sobre la Música o a través de ella, delicadas y emocionantes sólo hay que dejarlas para que te enamoren entre esa amalgama de sonidos que parece no tener final.
Un disco completo, absolutamente genial que gana cuanto más se escucha porque su diversidad lo hace complejo pero a la vez cercano, y acostumbrarse a él se logra haciéndolo tuyo, pero una vez así es imposible dejarlo. Una joya en estado puro, un disco tan diferente como habitual por lo que te llega, magia y seda mezcladas para poder llevar a las estrellas.
Hamilton Wesley Watt Jr. y William D. Lincoln nos dan una pequeña demostración de talento y la capacidad para llegar hasta donde uno ni se imagina, desde la originalidad del propio concepto pasando por la escritura de la obra y esa interpretación que no para de sorprender, simplemente brutal y genial.

A: Lisa;  The Stoen River Hill Song;  Did you get the letter;  Through a window;  Young miss Pflugg;  Lady Bedford;  Suicide on the Hillside, sunday morning, after tea
B:  Sweet Fanny Adams;  I'll be home to you;  Sunshine woman;  Hollyville train;  Docker's song;  Something for the milkman;  Too young to know;  World





Para mi Amor, que me pilló escuchándolo 

domingo, 20 de abril de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MVII

Tremendo hallazgo de otra de esas rarezas que se consiguen gracias a... lo de siempre, los de siempre y que dure para siempre que por aquí estaremos dispuestos a dejarles que nos visiten... siempre.


Les Goths (Rêve De Silence) 1968


Me gustaría saber si entre la masa popular de distribuidores, productores, jerifaltes de casas de discos y demás ralea hay de vez en cuando plagas de sorderas agudas, porque de no ser así es difícil explicar la cantidad de grupos y artistas que en esto de la Música pasan desapercibidos o simplemente no pasan demostrando una calidad que abruma.
En este caso (uno más de los miles que ya nos va cansando repetir) se encuentra el grupo francés Les Goths, un Power Trío inmenso que en la época sólo publicó dos singles y que tras una labor de investigación, búsqueda y bajada a las cuevas abisales del océano profundo hoy nos llega este vinilo en formato de LP de 37'26'' de duración que nos deja una obra contundente, brutal y emocional de buenísimo Hard Rock primitivo y salvaje, con todas las reminiscencias Psycho habidas y por haber pero de una pegada que tira para atrás.
Enorme el trabajo de la guitarra que maltrata sin ningún complejo Gino Frascone al que el presupuesto en cuerdas le debía salir por un ojo, porque la sensación es que las arranca para poder sacar esos sonidos de acero ardiendo que llegan chirriantes, cortantes, lacerantes.
Junto a él el bajo de Bernard Faucher a golpe de cuatro cuerdas intentando subirse por encima de la guitarra y la batería golpeada con saña por Bruno Frascone completan el combo de Música que no deja nada atado porque lo va rompiendo según pasan de un tema a otro. 
Acid Guitar exasperada y lacrimógena, fuzz por doquiera y efectos de voces que aúllan (quizás de lo que más adolecen, de alguien que cante acorde la Música que despachan) para una salvaje entrega en diez actos de Música fiera y sin límites (lo de "Blues Gamelle" a tumba abierta o la burrada "Wake Up" es algo para salirse de este universo)
Para que no nos vaya faltando de nada y sepamos que siempre ha habido, hay y habrá talento del que nunca sabremos, Les Goths son una manera de entender la Música de calidad desde las más oscuras fuentes de la incomprensión y desde ahí hasta el infinito.
¡¡Sueña, Viaja y Vive la Música!! nunca se arrepiente uno de pillar esos transportes que te dejan donde nadie más puede llegar.

SIDE A:  Turn over;  I remember;  Out of the sun;  Le jour etait gris;  Blues Gamelle
SIDE B:  Reve de silence;  A man has been entered;  I wait for your answer;  Nothing can be bad;  Wake Up


De Vinilos y Otras Glorias MVI

Lo de conocer a los que conocen tiene su aquél, porque nos van regando con cosas que más que un "Paseo Por Los Sueños" ya se convierte en un viaje a las estrellas.


The Common People "Of The People By The People For The People From" 1968


Uno de esos discos que se te marcan a fuego porque por donde lo cojas es tan maravilloso que no puede olvidarse. La sensación de calma que anida en el alma una vez los temas han recorrido tus sentidos es comparable a cualquier inspiración que cualquier forma de arte te puede provocar, y en ese caso este "Of The People By The People For The People From" del grupo americano The Common People es una demostración del por qué la Música de la segunda mitad del siglo XX y lo que queda es otra forma de Arte con mayúsculas más que les pese a muchos.
Quizás parezca exagerado decirlo de un disco que fue lo único que el grupo nos dejó estampado en vinilo pero si por producción no se puede decir mucho de ellos lo que está claro es que la limitación en esa cantidad fue una obra maestra de altos vuelos, y una cosa no quita la otra.
Psycho melódico espectacular, bellísimo y exquisito, todo lo que la Música de esos lares y por esas fechas podía ofrecer y hacerlo muy bien, composiciones que se descubren como joyas dentro de la delicatessen que se escucha, pequeñas piezas de no más de dos minutos (salvo tres excepciones) que resumen una forma de componer delicada y con la tremenda energía aunque sea sutilmente que el Psycho descarnado dejaba sobre la piel. Perfecta la interpretación de los temas por el grupo que como en la mayoría de los casos en este tipo de obras tan bien hechas deja un espacio fundamental para la voz, esta vez a cargo de Denny Robinett que se gusta disfrutando con cada estrofa, cada palabra lanzada a las entrañas y secundado perfectamente por esas guitarras reinas indiscutibles de la Música que le siguen allá donde va.
Una delicia de melodías unidas a la suave sensación que va entrando por cada poro de la piel con esta obra inmensa de calidad y sonidos, una manera de emprender ese viaje a los sueños con la única compañía de la Música que te mece y la mente que los sigue para no perderse ningún instante, porque el disco completo mantiene la misma calidad desde el primer sonido hasta que la aguja deja de acariciar el vinilo.
Disfruta de lo que nos dejan bandas que pasaron como un suspiro pero que siguiendo su rastro nos permiten llegar hasta esos caminos en los que sólo se puede estar cuando el alma se dispone a escuchar... Música.
Denny Robinett voz y guitarras. John Bartley III guitarra. Jerrald Robinett batería. Michael McCarthy bajo. William Fausto piano y órgano.

SIDE I:  Soon There'll be thunder;  I have been alone;  Those who love;  Go every way;  Why must I be;  Take from you
SIDE II:  They didn't even go to the funeral;  Feeling;  Girl said-know;  Land of a day;  This life she Is mine

I Want My Crown


Ella


Es la Muerte y sólo la Muerte lo que le da a cada momento belleza y horror.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MV

Un rara avis que nos deja esa pequeña parte de la historia que nunca ha sido contada y que de vez en cuando se presenta ante nosotros.


Bulbous Creation (You Won't Remember Dying) 1970


Tremendo artefacto venido del otro lado del océano desde el área de Kansas que descarga toda la energía que dispone con ese brutal Hard Blues que se te enreda en el cuello para arrastrarte hasta sus orígenes, el infierno.
Según la leyenda el disco jamás vio la luz desde su grabación y como en tantas ocasiones me gustaría saber la razón, porque tras escucharlo a uno se le queda el cuerpo como para cuarenta millones de andanadas más de esta Música furibunda y despiadada.
Todo sea dicho a mí el disco me apasiona porque deja ver una calidad enorme en las composiciones tan duras y secas que dan miedo, una forma excepcional de abrasarte desde esa guitarra que parece sonar a mala leche, un sonido donde se notan más esas reminiscencias Psycho que el disco rezuma (al menos al que suscribe las pituitarias se le ponen para detectar ese rezume) cortado a cuchillo el acero parece venirte afilado hacia la piel, grave, oscuro, gemidos de dolor escapados de las profundidades donde habita ese ser al que le dedican uno de los temas más duros y oscuros del disco "Satan" un auténtico disparo al entrecejo.
Los riff son cuchillos rebanando la piel, pero los solos de las seis cuerdas se te meten en el cerebro para sacarte toda la atención que merecen y junto al bajo que hace una labor de incesante golpeo en el vientre y el marcado ritmo de la batería cuando se te cae encima parece que todo es un duro aplastamiento de esos que a ciertos elementos como el que escribe estas líneas nos encanta.
De vez en cuando el chirriar como un lamento que suplica del "Hammond" escapa tras las andanadas del resto de los instrumentos, notas sostenidas en el aire para dar la sensación de vacío, arropando con su manto lúgubre esta demostración de Música poderosa y libre de aditivos.
El comienzo de la suite "Let's Go To The Sea" es una llamada al averno que se convierte en un viaje fantasmagórico con base Hard negra y genial, una profecía tras otra en los ocho temas que jalonan el disco y que son una maravillosa manera de envolverte para que no hagas otra cosa que no sea dejarte abducir por esta maravilla underground olvidada, genuina y de miles de quilates (la revisión del "Stormy Monday" es de morirse)
Disfruta del momento y atrévete a bajar hacia lo más primitivo del ser humano, en este caso de la mano de eso que llamamos Música cuando se convierte en magia.

A:  End of the page;  Having a good time;  Satan;  Fever machine man
B:  Let's Go To The Sea;  Hooked;  Under the black sun;  Stormy Monday


De Vinilos y Otras Glorias MIV

Encanto y un viaje alucinante hasta lejanas tierras en tiempos pasados, eso nos ofrecen nuestros invitados a "Paseando Por Los Sueños".


The Amazing Blondel (The Amazing Blondel & A Few Faces) 1970


Una maravillosa visión de la vuelta a la Música hecha en momentos históricos con toda la sugestión que esta sensación llamada Prog. deja cuando sus artistas se empeñan en la belleza. Considerados como uno de los pioneros de la llamada reinvención de la Música del Renacimiento, la propuesta de The Amazing Blondel quedó bien clara desde su álbum debut, para algunos llamado de forma homónima como el grupo y para otros por mor de los propios créditos del álbum "The Amazing Blondel & A Few Faces".
Un fascinante viaje a través del túnel del tiempo que nos deja embaucados por la belleza de las composiciones a través de ese Folk Prog. acústico maravillosamente bien ejecutado por el trío de músicos que demuestran ser en esta su primera entrega lo que ya se sabía, virtuosos multi instrumentistas que dominaban los instrumentos clásicos para el sonido tan especial y único del grupo.
La idea y el concepto como grupo se me antoja excepcional y bello, la traducción a Música una fantasía en la cual lo que pudiera alejarse un poco de lo que pretendían, esos pasajes orquestales en los cuales los instrumentos de viento rompen un poco el sentido de armonía están tratados con un gusto tan exquisito que son parte indisoluble de todo el conjunto.
Las voces se convierten en una exhibición de tres gargantas privilegiadas que cuando dejan la huella de la voz solista son como un bálsamo para los sentidos, suaves, delicadas, maravillosas y cuando cantan en coro se convierten en un auténtico regalo llegado de las estrellas.
Guitarras acústicas para acariciarte la piel, laúdes, cítaras, tamboriles, pianos, percusiones delicadas, flautas... todo un monumento a la Música Folk realizada desde el talento y la calidad que consiguen llevarte a lo más alto a través de ese pretendido y más que logrado viaje en el cual se convierte la escucha del disco, una extremada y sensible caricia que te envuelve para que sientas la Música más allá de los propios sonidos, algo que nunca es fácil.
Un disco para paladares sensibles, delicatessen emotiva y genial que atraviesa la piel sin esfuerzo y se queda en las entrañas para lo que uno quiera. Un beso, una caricia, un susurro...
John Gladwin voz, guitarra acústica, laúd, tiorba, contrabajo, cítara, tamboril y campanas tubulares. Terry Wincott voz, guitarra acústica, armonium, flauta, ocarina, congas, clavicordio, piano, órgano, melotrón, bongos. Eddie Baird voz, laúd, cítara, guitarra acústica y percusión.

SIDE 1:  Saxon lady;  Bethel town mission;  Season of the year;  Canaan;  Sheperd's song
SIDE 2:  You don't want my love;  Love sonnet;  Spanish lace;  Minstrel's song;  Bastard love


sábado, 19 de abril de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MIII

Más duro que nunca, tú me haces sentir... o al menos espero que sintiéndolo así me lleguen los buenos momentos y sensaciones de obras como esta.


Pinnacle (Assasin) 1974


Artefacto en el más puro estilo del Hard contundente, salvaje y sin toma de prisioneros, "Assasin" es el disco debut de la banda inglesa Pinnacle, un trabajo que no engaña a nadie (afortunadamente, todo sea dicho) y en formato de quinteto clásico de Hard nos entrega una obra de Música encendida e incendiaria para vibrar sin necesidad de sucedáneos.
Trabajo más que interesante de teclados actuando como un solista más que dentro del formato ya mencionado tiene su importancia no sólo por los ambientes oscuros que crea con su sonido, especialmente el órgano, sino por los solos que van alternándose con la guitarra, ésta a pesar de todo sigue siendo la reina de la fiesta como no podía ser de otra manera en esta Música dura, seca, y en ocasiones salvaje.
Voz solista que a mi entender se queda un poco por debajo de lo que la Música ofrece al no tener un registro tan amplio pero en general no desentona en ningún momento, es cierto que podría llegar más arriba en sus deseos pero la parte instrumental le come terreno. Una sección rítmica poderosa al más puro estilo Hard golpeando con saña por detrás de los solistas en esas cabalgadas sin parar en las que se convierte todo el disco.
Una obra que es un icono de la Música más underground inglesa, oscura e intensa se desliza sin ningún pudor por los entresijos del Dark en muchas ocasiones sostenidos los ritmos por ese órgano suplicante que parece venido del más allá. Las guitarras en clave de furioso acero entrecortado y caliente con algunos efectos pero por lo general rasgando el aire cuando les toca sonar como el solista de la función.
Un buen disco del Hard más poderoso y underground, de escucha agradable si se quiere una buena dosis de poder golpeándote el culo para sacarte del letargo, sin concesiones ni paradas en lugares de suave descanso, aquí todo viene dado desde la intensidad de cinco tipos a toda pastilla para abrasarte las tripas.
Otro más de esos discos para disfrutar de una Música apasionante, maravillosa y genial cuando de hacer que las entrañas se remuevan se trata, porque eso está garantizado, a pesar de lo que se quiera pero con todas las virtudes de un buen disco de Música.
Alan bajo. Neil batería. Dave órgano y moog. Owen voz. Paul guitarra.

SIDE ONE:  Assasin;  Time slips by;  Cyborg;  Astral Traveller
SIDE TWO:  The chase;  Thumbscrew;  The ripper;  Bad omen

De Vinilos y Otras Glorias MII

Una pequeña rareza tan apasionante como enigmática, para que los sentidos nos acerquen al universo que cada uno crea conveniente.


Mouse (Lady Killer) 1973


Sinceramente colocar el disco de Mouse en el Rock pudiera ser lo más adecuado dado los temas que lo componen y que van pasando por delante de los sentidos con ese aire que da el Hard más clásico que en la época salpicaba el mundo de los sonidos, pero dentro de esta alegoría a esta Música nos encontramos con un disco que bien a conciencia (supongo y me arriesgo a pensar que sí) bien porque salieron las cosas de esa manera y no de otra nos sumerge en distintos estilos tras su escucha, con temas que bucean en los recónditos caminos del Reggae (el ritmo pegadizo y llevadero de "All The Fallen Teen-Angels" deja más o menos claro lo dicho) a pesar de lo que no parece o quiere dejar entrever. También hay espacio para el oscuro sonido de lo más Dark en temas muy de los Sabbath como el estremecedor "Ashen Besher" en el cual dejan que el sonido lo engulla una sección rítmica más que grave. Una sinfonía orquestal "East Of The Sun" con "Hammond" delirante para que no falte de casi nada.
Lo que no se puede dudar y creo que en esto radica la calidad del álbum es que "Lady Killer" termina siendo una buena obra del Hard Rock que en los primeros setenta buscaba asentarse y seducir con ese sonido tan especial como poderoso. Aún así, temas delicados y de ritmos más que suaves desde esa dura caída como "Electric Lady" abundan más en esa apreciación que comentaba sobre la diversidad dentro de la propia obra sin dejar los caminos por los que realmente se mueve.
Los momentos para las guitarras más leves de lo que se pudiera creer, y eso que a veces se desatan y no hay lugar para esconderse, pero sobre todo Mouse suena como un grupo, un bloque compacto que de esto hace su seña de identidad, el grupo típico pero de calidad que es una banda como concepto y a la hora de expresarse musicalmente.
Un buen disco de Hard para escuchar con mucho gusto, Música de siempre y que suele quedarse para siempre, guitarras, voces y poder en el ritmo para llenar de energía y ganas de elevarse cada instante de lo que te llega y eso siempre es de agradecer.
Si de extender la mente se trata para seguir conociendo los intrincados caminos de lo que fue mucho de eso que nunca llegó y pudo hacerlo Mouse es un buen ejemplo para saborear la Música de esos años de calidad sin límites.

A:  Going out tonight;  You don't know;  Electric lady;  All the fallen teen-angels;  Ashen Besher
B:  We can make It;  East of the sun;  It's happening to me and you;  Sunday;  Just came back

De Vinilos y Otras Glorias MI

Desde esos pasajes tan fríos y a veces alejados en lo físico pero cercanos en todo lo relativo a la Música como forma de expresión.


Saga (Saga) 1974


Antes, mucho antes de esta avalancha de grandes y tremendos grupos escandinavos que se han lanzado a reivindicar la Música de los setenta desde cualquier estilo y manera de entenderla en el siglo XXI ya había grupos de esos lugares que demostraban que las enseñanzas de los grandes no caían en saco roto y uno de estos trallazos engendrados en las entrañas de Suecia fue Saga.
Su álbum homónimo nos deja un trabajo inmenso de gran Prog. muy especial y sobretodo muy elaborado, un disco que no tiene nada de vulgar desde esos sonidos que nos llegan trabajados con una creatividad inmensa que da lugar a temas que se te meten en la piel sin ningún esfuerzo.
Hard que se traslada al Prog. elegante desde la composición basada en ese sonido maravilloso de guitarras que abrazan en el silencio, duro, seco, oscuro y desgarrador todo el universo del álbum es una manera tan descarnada como sugerente de Música en sueños nada placenteros para aliviar a través de los sonidos esos momentos de tenebrosa realidad que el grupo consigue. La voz es un elemento más en ese aviso de lo que se te viene encima, garganta que en el idioma de su tierra suplica por esas almas caídas en desgracia y da paso a las guitarras atravesando el aire, rompiendo el silencio y dejando en graves y alejados riff todo lo que nos da como oscuros momentos de Música, acompañado por solos que elevan a las estrellas ese quejido lanzado desde el alma.
Una sección rítmica poderosa y fiel a las seis cuerdas a las cuales les guardan las espaldas de una manera solvente rompiendo el muro de las lamentaciones a base de trallazos de la batería y el bajo lanzados a degüello por los recónditos caminos del ocaso (brutal la energía derramada en la exhibición de 8'49'' llamada "Önskebrunn" en la cual empujan a las seis cuerdas hasta el infinito; cabalgada inmensa en "Jakten Tillbaka" para despertar conciencias...)
Disco de intensidad y emociones, aunque sean esos momentos de penumbra y búsqueda, Música hecha para estremecer y elevar las ganas de buscar más aún, momentos de entusiasmo desde la creación hecha lujo en los cortes que se deslizan en el tiempo sin límites unidos por esos suspiros que permiten un descanso esperando más y más.
"Saga" Prog. en estado puro, salvaje, oscuro, incisivo... ¡¡qué más para saborear la Música y bajar hasta lo más escondido buscándola!!
Christer Stalbrandt voz y bajo. Kenny Bülow guitarra y voz. Mats Norrefalk guitarra y voz. Sten Danielsson batería.

A:  Djävulens läppar;  Gamla goda misstag;  I ett glashus;  Önskebrunn
B:  Soliga barn;  Jakten tillbaka;  Sang för Sylvia;  Källardrottning;  Ensamma rum