sábado, 24 de agosto de 2019

Poster


Like The Way I Do


Música


Al final lo hemos conseguido. Todo lo que significa no ser está implantado en la humanidad. 

Será por eso, más allá de lo que se piense de este espacio, que doy más valor a esas pequeñas cosas embutidas en el negro vinilo que a la palabrería de los que me quieren convencer.

No sé de leyes, de creencias ni de normas; sólo sé que las emociones, emanadas de la Música que me apasiona, son lo más puro que tengo más allá de las voces vacías que venden humo.

Long Live Rock And Roll (y todo lo que ello significa por encima de los sonidos)

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MMCLIII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


George Thorogood And The Destroyers (Bad To The Bone) 1982


Como siempre que hago una entrada en la que me aparece como visitante George Thorogood & The Destroyers, me pregunto el por qué de decidir (más o menos a los cinco años de comenzar su carrera y ser ya alguien en la Música americana) romper ese salvajismo del Power Trío con la inclusión de un saxo.
Y que conste que no tengo nada en contra de Hank Carter, que me parece que toca el saxo de cojones, haciendo que se acople a la Música de la banda, pero... esa parte salvaje la pierde en cierta medida.
Aún así, en estos comienzos del cambio no tiene ni por asomo la importancia musical que discos posteriores, por eso este "Bad To The Bone" todavía me parece de lo que se puede aprovechar y mucho de la banda.
Obviamente, cuando el dedo metálico de George se pone en funcionamiento ("Bad To The Bone")  y la sección rítmica le secunda en las cabalgadas, todo suena distinto, apoyado en esa voz desgarrada y con ganas de comerse a quien se ponga por delante. Ahí sí que siguen siendo The Destroyers en estado puro, y en este disco hay todavía bastantes temas de ese corte.
Por eso su quinto trabajo aún me suena a ellos, con momentos de frenético R'N'Blues, eléctrico hasta decir basta (la burrada de presentación "Back To Wentzville", "Nobody But Me", "New Boogie Chillum") donde el saxo se parte en dos y se agradece, brutales solos del guitarrista y una marcha para que te den una descarga eléctrica en la espina dorsal.
No es lo mejor de George Thorogood, tampoco tan malo como parte de la crítica señaló en su día (intuyo que lo del saxo y demás tuvo mucho que ver) lo que no se le puede negar son momentos impactantes y salvajes y otros que podrían cambiarse, pero aún es quien es, y eso se nota.
Para disfrutar del Blues Rock, R' N' Blues, Boogie y algo de cajun, este disco se desliza por los sentidos sin problemas, ¡¡¡a disfrutar que son dos días!!!
George Thorogood voz, guitarras. Billy Blough bajo. Jeff Simon batería. Hank Carter saxo



De Vinilos y Otras Glorias MMCLII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Johnny Winter (Still Alive And Well) 1973


Tras un período de inactividad de algunos años, Johnny Winter volvió a la escena musical con este "Still Alive And Well".
No se puede negar que la base de Blues se siente en muchos de los espacios del disco, pero lo eléctrico en muchas ocasiones ya se va encaminado hacia un Rock potente, duro e intenso.
Quizás contribuya a ello el formato de Power Trío que alberga casi todos los temas, salvo algunos en los que colabora Rick Derringer y músicos que aportan instrumentos ajenos a la guitarra. El bajo (a cargo del animal de Randy Ho Hobbs) y la batería golpeada sin piedad por Richard Hughes, dan esa sensación que mencionamos, pero esas notas del Blues que son parte de cómo Winter entiende la Música no dejan indiferente.
Un disco que fue como un encuentro, y que tras el ostracismo al que se condenó el propio guitarrista, sirvió para volver a tenerlo entre la Música, con un más que meritorio trabajo de guitarra y voz por su parte y unas manera a la hora de transformar los temas que dicen mucho de lo que es.
La guitarra ruge entre sus manos y los temas destilan un poder maravilloso. En los riff marca las notas de manera preciosa, como si se empeñara en arañar a quien lo escucha, intercalando solos y más ritmos que se sostienen gracias a los dos músicos que le secundan y que sacan astillas de cada cambio en las notas.
Eso sí, cuando los temas son más roqueros, en ocasiones se van a niveles que rozan (y no es nada habitual en Johnny Winter) casi el formato de Hard, porque realmente son como una patada en el culo (una patada que da gusto, todo sea dicho)
Un disco que en mi opinión encauza una manera distinta de entender la Música por parte del artista, en lo referente a la entrega de la misma, no en su concepto como músico, porque en eso siempre ha sido lo que es; la sensación de ciertos momentos que rallan el acero puro y duro de manera más constante abre unas vías que seguirían sintiéndose en sus siguientes trabajos.
Si te gusta Johnny Winter, un disco que se disfruta sólo, y si te gusta la buena Música de estos estilos mágicos, una pieza para sentirla y degustarla, porque es eso... Música.

Side One:  Rock me baby;  Can't you feel It;  Cheap Tequila;  All tore down;  Rock & Roll
Side Two:  Silver train;  Ain't nothing to me;  Still alive & well;  Too much seconal;  Let it bleed

De Vinilos y Otras Glorias MMCLI

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


John Lee Hooker (Live At Newport) 1960-1963


Hay muchas maneras de entender la Música, y muchas maneras de tenerla dentro de las entrañas.
Cuando gente como John Lee Hooker tocaba el Blues en los cincuenta y los sesenta, al margen de hacer lo que su alma le pedía, derrochaba en cada nota, en cada tema, en cada minuto sobre un escenario lo que le daba la vida, literalmente.
El Blues entendido como parte del aire que se respira, cuando se entrega de la manera en la que lo hacía John Lee Hooker, te llega de otra manera, es como el primer trago de una cerveza helada cuando la sed aprieta, y eso, se quiera ignorar o no, es distinto.
El festival de Newport ha albergado a lo largo de su historia a todos lo grandes artistas que son alguien en la escena del Blues, y evidentemente nuestro hombre pasó por allí en más de una ocasión.
De los diecisiete temas que componen este "Live At Newport", cuatro de ellos están grabados en el año 1960 (el 1,2,3 y 7 de la cara A) y el resto de su actuación en el año 1963.
Lo que no varía en ninguno es el sentimiento con el que el artista transmite su alma encima de un escenario, esos momentos en los que parece parte de todo el aire que la gente que lo disfruta respira, con su guitarra y su voz haciéndonos partícipes de algo que sólo él puede prestar.
Ramalazos de furia (que su voz se encarga de dulcificar siempre con esa suavidad y delicadeza con la que el músico canta) de apenas minuto y algo, se combinan con temas más extensos en los que va macerando a fuego lento las estrofas y en los que las cuerdas de su guitarra vibran hacia el cuello del que lo escucha.
Si se habla de estilos (al margen de los gustos personales de cada uno, por supuesto) pocas veces en el Blues te vas a encontrar algo más puro que esto, y además en directo, donde todo lo que se entrega se magnifica por el público que puede hacerlo crecer. 
Y es que este disco es lo que es si lo miras desde lo simple, un artista de Blues puro y duro, de los barrios deprimidos, plantaciones o carreteras de arena y polvo, o algo que no se puede definir porque lleva implícito todos los siglos que esta Música tan maravillosa fue acumulando.
Para amantes de los sentimientos, emociones superlativas y por supuesto de la Música.

SIDE ONE:  Intro;  Hobo Blues;  Maudie;  Intro;  I can't quit you baby;  Stop now baby;  Tupelo;  Sometimes you make me feel so bad;  Bus Station Blues
SIDE TWO:  Intro;  Let's make;  Great fire of Natchez;  Boom boom;  You're gonna need another favor;  Intro;  Hobo Blues;  Boom boom

De Vinilos y Otras Glorias MMCL

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


John Mayall (Back To The Roots) 1970


Uno de los más grandes creadores del llamado "Blues Blanco", padre musical de un sin fin de músicos legendarios, nos visita con una obra excepcional.
Y es que el documento que significa este "Back To The Roots" va más allá de la propia Música, que ya vale, porque en el año de su creación, el maestro Mayall consiguió reunir de nuevo para la grabación del doble vinilo a muchos de los más emblemáticos músicos que habían trabajado con él.
De esta forma, el disco se convierte en una manera tremenda y bella de concebir el Blues eléctrico, pasado por las manos y la mente de artistas que lo entienden de manera muy especial.
Podría faltar alguno, pero si le das un repaso al elenco de músicos que acompañan a John Mayall, el orgasmo es inmediato.
La voz del maestro surge como tantas veces como esa guía entre espiritual y mística que ordena y encauza lo que ni se puede ordenar ni encauzar, porque lo mejor y más increíble de cada tema es la posibilidad de crear y desarrollar lo que a cada solista le viene en gana, y en estos casos es mucho y todo bueno.
Recital guitarrero a cargo de Eric Clapton, Harvey Mandel, Jerry McGee, Mick Taylor, que hacen suyas las seis cuerdas y personalizan de manera sublime los temas en los que participan, acompañados de una base de músicos tremenda para que nada se escape de eso que se llama talento y que algunos privilegiados tienen muy por encima del resto. El bajo, único fijo en todos los temas a cargo de Larry Taylor y las baterías de Paul Lagos, Keef Hartley hacen un trabajo soberbio en una sección rítmica espectacular y el resto de instrumentos (lo del violín de Sugarcane Harris es de traca) entre los que John Mayall toca casi de todo (armónica, piano, órgano, guitarra, saxo) van dando forma a unos temas de puro Blues, componiendo este "Back To The Roots", que tiene un título más que apropiado para lo que se entrega.
Un disco brutal, que enamora a cualquier seguidor de la Música y lleva muy arriba a quienes amamos esta Música surgida de las entrañas del hombre y forjada más adelante a fuego para hacerla universal.
Disfruta, si te apetece, de un mito y sus amigos (casi todos ellos mitos también) haciendo lo que más les gusta y en un estilo que a la mayoría les hizo nacer como lo que son.

Songs: Prisons on the road;  My children;  Accidental suicide;  Groupie girl;  Blue fox;  Home again;  Television eye;  Marriage madness;  Looking at tomorrow;  Dream with me;  Full speed ahead;  Mr. Censor man;  Force of nature;  Boogie Albert;  Goodbye December;  Unanswered questions;  Devil's trucks;  Travelling 

domingo, 18 de agosto de 2019

Diamonds And Rust


Hurricane


Ball & Chain


De Vinilos y Otras Glorias MMCXLIX

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Chris De Burgh (Spanish Train And Other Stories) 1975


Hay varias portadas del disco, pero me gusta la que tengo. Versión europea al uso, en blanco y negro con el título del vinilo y el nombre del artista en la parte superior (como se verá una vez puesto en la entrada, todo sea dicho)
Disco intimista, muy bien ideado desde las entrañas por el artista irlandés, que buscaba, en estos sus comienzos, hacerse un hueco en el panorama de una Música infinita, y eso no es fácil.
Quizás los pasajes de armonías apoyados con orquesta sobran en algún momento, porque cuando se atiene a la estructura del Rock es mucho más llevadero, pero en esos momentos, en los orquestales, realmente no desentona tanto y lo que sí consigue es darle un aire entre épico y melancólico a los temas que resulta curioso.
No se puede negar que como creador (ya que Chris De Burgh es el autor de las letras y la Música) acopla de manera perfecta las composiciones a su estilo de interpretar, sabiéndose limitado en una voz suave, cálida, dulce pero sin un registro poderoso, y a partir de aquí la Música va tras esa estela que deja un halo de melancolía, tremenda caricia al escucharse y una sublime oda a lo íntimo.
Pop Rock hecho con estilo, al menos en esta primera época, con una manera fácil de llegar hasta lo más profundo y sin aspavientos, con esa facilidad que en el lugar del mundo llamado Irlanda tienen para que todo fluya y las notas se conviertan en momentos de gloria envasada en el vinilo (incluso algunos pasajes maravillosamente irónicos casi de vodevil como "Patricia The Stripper" , con mucha retranca por parte del artista)
Un disco que se escucha sin esfuerzo, al que no hay que buscar nada porque se plasma en lo que se percibe, y además lleva el sello de un artista que esta época componía con calidad y sin tener (como le pasó más adelante) que demostrar nada más allá de lo que realmente era, que era bastante.

Side One:  Spanish Train;  Lonely Sky;  This song for you;  Patricia The Stripper;  A spaceman came travelling
Side Two:  I'm Going Home;  The painter;  Old friend;  The tower;  Just another poor boy


De Vinilos y Otras Glorias MMCXLVIII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Bob Seger (Seven) 1974


El álbum fue grabado en el año 1973 y editado en el año 1974, por aquello de que luego me dicen que soy un "tikismikis" si me lo dicen en el muy norte, o un "tiquismiquis" si me lo dicen más al sur (todo ello tomando como referencia la piel de toro)
En el haber del artista, el séptimo disco de su producción, que quizás tenga que ver con el título, pero contando diversos avatares de bandas y elencos hasta llegar a esta (aunque en el disco como tal no lo ponga está acreditada como tal en la contraportada) Silver Bullet Band con la que formaría una simbiosis a través de los setenta y más allá.
Disco muy, pero que muy rockero, en momentos puntuales rallando (la verdad es que yo diría que zambulléndose) en el Hard, con una furia salvaje propia de Bob Seger en sus conciertos pero menos en el estudio.
Por supuesto la voz del cantante, excepcional y única como siempre, es la guía de todos los temas, cortos en su duración y extrañamente corto el conjunto, y a través de ella vamos viajando por una aventura en clave de Rock que llena a cualquier amante del género, porque no nos engañemos, Bob Seger es un rockero impenitente y además en esta década sublime es uno de los referentes del estilo, más que les pese a muchos.
Apoyados por la "Nashville Musicians", la banda y el propio Seger se marcan un disco que es un tratado de Rock, de cómo cantar y elaborar letras inmensas para meterlas en un espacio de tiempo que parece no puede abarcarlas (algo clásico y seña de identidad del Rock americano con mayúsculas) pero claro, con la facilidad del músico, todo parece mucho más fácil de lo que realmente es.
En definitiva, si te gusta el Rock, y además te va el buen Rock americano, "Seven" es un disco que hay que degustar, porque es un tratado de todo lo que significa el estilo, y además puede servir de viaje hacia momentos donde lo que te esperas no esté tan escrito como parece.
Bob Seger Voz, guitarra, piano, letras. Drew Abbott guitarra. Chris Campbell. Rick Manasa teclados. Charlie Martin batería.

Cara Uno:  Get out of Denver;  long song comin';  Need ya;  School teacher;  Cross of gold
Cara Dos:  U.M.C.;  Seen a lot of floors;  20 years from now;  All your love 

De Vinilos y Otras Glorias MMCXLVII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


David Bowie (Space Oddity) 1969


No sé si es porque siempre ha tenido algo de alienígena, o porque lo del espacio, sin caer en aquello del Space Rock y demás estilos absolutamente emocionales,le iba mucho, pero la verdad es que David Bowie, en lo referente a su producción y lo que conlleva, siempre ha marcado los mejores trabajos cuando se ha inspirado en otros mundos ajenos al nuestro.
Todo hay que decirlo, no soy mucho de Bowie, especialmente en el sentido musical superlativo del término, quizás me gusta parte de su estética ajena al tiempo y al (cuidadín con la palabra) espacio, pero hay parte de su trabajo que no me deja indiferente, y uno de esos momentos memorables me parece "Space Oddity".
Un disco que estructuralmente es perfecto, que dice lo que quiere y como quiere, y que se basa (no le pasa en todos, ni mucho menos) en un Rock auténtico con una forma de componer que tiene todo el sentido del género. 
Para muchos, la mejor y más convincente obra de David Bowie, y eso que la creó en el año 1969, entre ellos me incluyo, salvo por la excepción de su aventura con las arañas de Marte, y a partir de aquí, lo que cada uno quiera pensar.
Es evidente que un personaje como Bowie atrae y mucho, y no sólo en lo musical, porque solo su personalidad llena muchas páginas de cualquier cosa, pero en lo que se refiere al disco del que hablamos, todo está perfectamente ideado, desde los temas y su manera de hacerlos llegar, esa composición que alterna los momentos de furia contenida con las intimidades propias de una historia elaborada, y por supuesto la manera de trasladarlos al vinilo, partiendo de la voz sedosa de Bowie que embauca y atrae, siguiendo con los instrumentos perfectamente ligados al todo de la composición y por fin consiguiendo esa sensación de una obra que (no sé si el autor lo creó o no así) parece una historia contada en clave de Rock.
Si se conoce al "otro" Bowie, este disco es un momento único para descubrir a un músico especial, que creía en algo que no siempre (y esto es una opinión exclusivamente personal) consiguió transmitir.

SIDE 1:  Space Oddity;  Unwashed and somewhat slightly dazed;  Letter to Hermonie;  Cygnet committee
SIDE 2:  Janine;  An occasional dream;  The wild eyed boy from freecioud;  God knows I'm good;  Memory of a free festival

sábado, 17 de agosto de 2019

Poster


Música



Cuando el Sol se ponga, y las sombras de la noche tomen forma, solamente la luz de nuestras almas, de las personas que ponemos la carne en el asador día a día, momento a momento, iluminará lo que nos rodea, y los mediocres se ocultarán temerosos de nuestros actos, temerosos de su propia indecencia.

Cuando el Sol se ponga, mi querida Amiga, habrá momentos únicos que sólo nosotros podremos disfrutar.


Música



Hoy he puesto Música y he sentido la Soledad. 

Eran sonidos maravillosos que me llevaban a los confines de lo humano, más allá de mis propias ideas, y saberme en ese lugar me ha sentir el frío de la distancia.

A veces me pasa contigo, es tal el placer que me produce saberte, tenerte, sentirte... que me encuentro solo en cualquier lugar cuando te recuerdo, cuando pronuncio tu nombre y no se me escucha, al dibujar tu cara en el aire.

La Música sabe que no me deja, es mi amante, compañera y Amiga desde que la descubrí, desnudo de emociones y vacío de sentimientos, pero puede ser que sí la abandone cuando no entiendo lo que me dice a través de sus palabras, y entonces me vuelvo triste, apesadumbrado, imaginando que me haces el amor con la mirada, susurrándome lo que deseas.

Soledad por estar contigo y querer ser tú para entenderte, complacerte y darte, soledad porque no hay nada más allá de nosotros y si no estas la nada es absoluta.

Hoy he puesto Música, esa que nos hace entrelazar las manos y derretirnos por la pasión, la misma que escuchábamos tantos años atrás al calor de la hoguera, con las estrellas como techo cubriéndonos el sueño, y he sentido cada nota, cada espacio, cada silencio a través de tu imagen, he hablado buscando palabras de respuesta, esa mirada que me dice todo...

El mundo me rodea, y sin embargo sé que no estoy en él.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MMCXLVI

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Guns N' Roses (Use Your Illusion II) 1991


En la segunda entrega de esta especie de libro de memorias del grupo llamado "Use Your Illusion II", el comienzo es arrebatador. Uno de los temas que más me gustan de la banda, ese descomunal "Civil War", que provoca incluso que Axl (el anormal al que nombré como tal en la primera entrega) esté más acorde con el tema y no con él mismo, y se esfuerce por conseguir que todo funcione de manera perfecta.
Tras esto, más de lo mismo que con la primera entrega, temas que son parte del Heavy más prescindible (aún siendo de lo mejorcito de la época) y otros que demuestran que cuando querían sabían lo que hacían y sus enseñanzas eran más que clásicas, como el mencionado "Civil War", "Locomotive", la versión desgarradora de "Knockin' On Heaven's Door", "Don't Cry" (de nuevo) o ese ritmo sensual de "14 Years"... bestial,  por lo que de nuevo se me queda demasiado largo en el hecho de ser un doble vinilo y con ganas de haber sentido más de la banda cuando querían hacerlo bien.
No se les puede negar que aprovecharon el momento excelso en el que se encontraban; en mi opinión fueron los dos discos que marcaron lo máximo de la banda y su siguiente escalón, o sea, la bajada a los infiernos, pero como diría el otro ¡¡que les quiten lo bailao!!
En lo que a mí respecta, y con todos los peros que ya he dicho, "Use Your Illusion II" es más completo que la primera parte, los temas se acoplan más entre ellos consiguiendo una continuidad que no se corta demasiado, y en más de uno y de dos la voz está (dentro de lo que se puede esperar de un descerebrado como él) más acorde al conjunto.
Los temas que merecen la pena no sobran en absoluto, son a los que vuelvo de vez en cuando y los que me ponen las pilas, en lo demás, dicho queda, un mito que duró unos seis o siete años más o menos (el resto lo que la industria ha querido explotar) y que fue un bombazo del que se pueden sacar cosas que no defraudan, el resto ya es cosa de cada uno, y yo con los millones de ventas y los cientos de millones de fans en los conciertos no me meto.

A:  Civil War;  14 Years;  Yesterdays;  Knockin' On Heaven's Door
B:  Get In The Ring;  Shotgun Blues;  Breakdown
C:  Pretty tied up;  Locomotive;  So Fine
D:  Estrangled;  You Could Be Mine;  Don't Cry;  My World

De Vinilos y Otras Glorias MMCXLV

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Guns N' Roses (Use Your Illusion I) 1991


Alguna vez, en un lugar del pasado remoto, alguien me preguntó si no iba a hacer las entradas propias de Guns N' Roses.
La verdad es que no me lo había planteado, porque es un grupo que nunca me ha dicho nada más allá de canciones dentro del conjunto, pero será por aquello de que me estoy haciendo viejo y además cuando me compré los dos discos de "Use Your Illusion" lo hice por esas canciones que sí que es verdad que siempre me han gustado, creo que va siendo hora de esas entradas que a mi Amigo ya no les dirá nada, porque el Blog no lo sigue, y al resto les cogerá añejos y pasados de rosca (como debe ser)
Porque de entrada hay que decir que la mayoría de la producción de Guns N' Roses ha pasado de moda un montón, y es que el Heavy no era el Hard llevado un escalón más allá, era el Hard bajando varias escaleras de 39 escalones cada una.
Lo que no se puede negar es que con estos discos se lanzaron al vacío, será porque vender millones de copias en una época de desierto absoluto en el estilo se lo permitía, será porque dieron con una generación que entendió el Heavy como lo que quisieron vender y no era, será porque dentro de toda esta locura que buscaba nuevas formas de Música eran (y eso es cierto) de los mejores.
Doble disco que alterna la locura más descomunal del grupo, con cabalgadas sin freno y donde esperar el final no tiene sentido, con temas que tienen una elaboración maravillosamente emocional; esos son los temas que realmente te ponen los pelos de punta, los que te laceran la piel y en los que da igual que la voz de ese anormal de Axl se pase tres pueblos (como siempre, por cierto) queriendo demostrar que los chillos son como cantar un temazo de buen Hard, porque el conjunto supera incluso eso. Esos temas donde la guitarra y los riff sí suenan a Hard (más o menos) y te llevan a otro lugar.
Temas como "Don't Cry", "November Rain", "The Garden"... demuestran que cuando querían, a pesar del estilo, componían bien, pero lo demás es pura fábula que algunos tuvieron que creerse.
Tomado en el año 1991, con lo que había, lo que tenía dentro y lo que podía haber sido, "Use Your Illusion I" es un disco que siendo simple y no doble hubiera impactado más, al menos para mí, pero sacando lo que merece la pena, el Heavy se nota menos y deja momentos de emociones nada contenidas que merecen la pena.

A:  Right next door to hell;  Dust N' Bones;  Live and let die;  Don't Cry;  Perfect Crime
B:  You ain't the first;  Bad obsession;  Back off bitch;  Double talkin' jive
C:  November Rain;  The Garden;  Garden Of Eden;  Don't Damn Me
D:  Bad apples;  Dead Horses;  Coma



jueves, 15 de agosto de 2019

Peter Green (Obviamente)


White Sky


Baby When The Sun Goes Down


Peter Green (Por Supuesto)


De Vinilos y Otras Glorias MMCXLIV

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Peter Green (Kolors) 1983


Una mezcla entre volver a los orígenes de su carrera en solitario a finales de los setenta e intentar una vuelta de tuerca que le diera una nueva visión de los estilos que existían y que él mismo conocía.
Quizás, solo quizás, esto quiera ser "Kolors", o simplemente no he pillado nada del disco desde que lo tengo, y ya va para treinta años. Lo que no deja de llamar la atención es que los Blues que salen en el mismo están a años luz de la manera clásica y ortodoxa en la cual Peter Green los creaba y traducía cuando se convirtió en uno de los genios blancos del Blues eléctrico, con un tratamiento más salvaje y descarnado, que sin estar mal del todo te deja esas ganas de que los hubiera hecho (al menos por ser él, claro está) de otra manera, y encima aún así no suenan mal.
Vuelta a los coros compartiendo voces en algunos temas donde se apoya en ellos para dejar que la guitarra siga a su ritmo, y momentos de riff que recuerdan (lo dicho) otros estilos en los que parece querer sacar un nuevo filón para su Música.
Salvo dos temas que firma el propio Peter y uno tradicional, su hermano Mike sigue siendo el escritor de las canciones (por cierto que en "Big Boy Now" consigue una perfecta conjunción entre la pérdida de la inocencia musical de todo lo que había sido el genio y los años ochenta) al parecer Peter Green ya había dejado esta faceta olvidada y transforma en Música lo que le dan, que es una opción como otra cualquiera.
El camino del genio ya estaba encauzado, con unas directrices bastante claras (otra cosa es lo que se quisiera pensar de alguien como él) con luces, más a mi entender, que sombras, porque siempre podía haber sido todo oscuro dadas las circunstancias, y este "Kolors" es un compendio de todo lo que había sido el nuevo camino a seguir. 
Un disco que tiene momentos para disfrutar de la buena Música hecha por el placer de sentirla y otros en los cuales se puede perder la perspectiva del músico que se escucha.

Cara A:  What am I doing here?;  Bad bad feeling;  Big boy now;  Black woman;  Bandit
Cara B:  Same old Blues;  Liquor and you;  Gotta do It whit me;  Funky jam


De Vinilos y Otras Glorias MMCXLIII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Peter Green (White Sky) 1981


Una banda un poco más asentada, no como los trabajos anteriores en los cuales aparecían muchos músicos, de sesión o afines al artista, unos temas más elaborados y donde se demuestra un poco más en esta etapa en solitario que al menos seguía teniendo el concepto del infinito metido en vena, y momentos especialmente brillantes con la guitarra (a pesar de los crujidos que le llegaron de la crítica y los popes musicales) hacen de este "White Sky" un disco que gira un poco en positivo hacia lo que el músico había sido (al margen de estilos y Blues clásicos que le hicieron ser lo que fue) 
Temas como "Shining Star", pura fuerza y salvaje acometida con la guitarra en los riff, son una novedad en la nueva etapa de Peter Green, con la voz esforzándose para estar al nivel de las seis cuerdas y una percusión que te machaca sin descanso. Intenso, mucho más que sus antecesores, con momentos de furia contenida y composiciones (todas ellas como en los años anteriores atribuidas a su hermano Mike) que en algunos casos lindan con la susurrante melodía de lo íntimo, como ese canto a la desesperación llamado "The Clown" donde muchos deberíamos vernos retratados.
En este disco todo el peso coral recae en la voz de Peter Green, sin coros ni arreglos en ese sentido, y lo salva con bastante solvencia. En lo musical, lo que hemos reseñado, el hecho de ser una banda más hecha para una continuidad musical y no tanto para la grabación de un disco, la hace más compacta (o dio con la tecla y ya está, que todo puede ser) y además los teclados, que son parte de las composiciones, en este caso no se exceden y dejan a las seis cuerdas y la voz estar siempre arriba en todo lo que suena.
Un disco para escuchar con gusto, si no le pones el sello del pasado y dejas de mirar al presente de lo que Peter Green era en ese momento, más elaborado que otros del período y que transmite (esto es una opinión mía y punto) una confianza que se siente a la hora de traducir los temas.
Los ocho minutos largos del tema que da título al álbum sí que pueden recordar y mucho a su época de genio en la Música, y con eso ya se dice mucho.

Side One:  Time for me to go;  Shining Star;  The Clown;  White Sky
Side Two:  It's gonna be me;  Born on the wild side;  Fallin' apart;  Indian lover;  Just another guy

De Vinilos y Otras Glorias MMCXLII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Peter Green (Whatcha Gonna Do?) 1980


Los discos que tengo de Peter Green, refiriéndome a esta época en solitario que acaba con la década de los setenta y se mete a saco en los ochenta, me encantan porque reflejan ese olvido del artista, editados todos en casas ignotas (o será que he tenido una puntería para eso de francotirador excelso) y complicados de encontrar de manera (digámoslo así) habitual.
La siguiente entrega del genio es este "Whatcha Gonna Do?", que sigue sin prejuicio ninguno la línea de sus antecesores, sabiéndose ya un marginado con nombre propio y haciendo, les gustase o no a los que esperaban cualquier cosa de él, lo que le daba la real gana.
Melódico, suave y en algunos momentos casi susurrante, algunos temas se deslizan por esos momentos íntimos que todos buscamos cuando necesitamos desaparecer.
La voz de Peter Green es, en este caso, casi más importante que su guitarra (algo que echo de menos y mucho) con composiciones orquestales y mucho teclado, que en casos puntuales están muy bien, pero cuando un tipo como este tiene las manos que tiene para manejar las seis cuerdas, me parecen un exceso.
Aún así, los arreglos, especialmente los coros y algunos pasajes de saxo, dan un enfoque diferente, y los devanéos por estilos como el Funky o el Soul más modernista te adentran en otra perspectiva que debes ver como lo que es, porque de no ser así pasas página.
La foto de la contraportada, que es un impacto directo con la de la portada del disco, desnuda la imagen de Peter Green y el momento en el cual el músico se presenta al universo, ajado en lo físico y desnudo de artificios, como si quisiera demostrar que no tiene absolutamente nada que ocultar.
A pesar de los pesares, se pueden encontrar viajes hacia los sueños en forma de ritmos del hemisferio sur pasados por el tamiz de la guitarra, que corta el aliento cuando te entra como un cuchillo en los sentidos, y eso, por lo que es, se lo puede permitir este genio.

SIDE 1:  Gotta see her tonight;  Promised land;  Bullet in the sky;  Give me back my freedom;  Las Train To San Antone
SIDE 2:  To break your heart;  Bizzy Lizzy;  Lost my love;  like a hot tomato;  Head against the wall



De Vinilos y Otras Glorias MMCXLI

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Peter Green (Little Dreamer) 1980


Las siguientes entradas quieren reflejar mi más sincero homenaje a un músico al que considero excepcional y pieza clave en el devenir del Blues en el viejo continente.
Sus problemas personales y lo que eso llevó en lo musical a su producción le hizo pasar una época oscura y sin visitas a las creaciones que nos tenía acostumbrados, pero a finales de los setenta retomó de alguna manera lo que sentía, al margen de estilos, ideologías musicales y lo que se pudiera esperar de él.
Es, en lo que a mí respecta, por derecho propio uno de los pocos artistas en los que me fijo por ser quién ha sido y no lo que se pueda escuchar, por ello las siguientes entradas son más un acto de amor a lo que significa para mí que lo que sus discos puedan o no (que la calidad la tienen, por descontado) decirnos por lo que fue.
Tercera entrega en solitario (segunda tras una década de ostracismo) de Peter Green, donde mezcla todo tipo de estilos, formas y maneras de entender su Música.
Alejado ya de la épica del grupo que creó y por el que fue endiosado, el trabajo es una manera personal de entregar algo que le devolvió a la vida, y a la vez, un segundo reencuentro con los que pudieran aún interesarse por su trabajo.
Un poco de Soul, algo del Blues más añejo y un monumento de canción que pone los pelos de punta a poco que tengas un poco de sensibilidad (eso que ahora se estila tan poco) la maravillosa "Baby When The Sun Goes Down". Al final es lo de siempre, alguien como Peter Green, absolutamente perdido para muchas cosas, es capaz de sacar ramalazos de furia convertida en clase y llevarte a las estrellas, aunque sea por momentos, instantes que sacan la verdadera esencia de lo que la Música, de manos de un genio, puede transformar.
"Little Dreamer" es un disco para escuchar sin prisas, para degustar en momentos de calma, de ideales pasados de moda, de lo que ya no es pero nunca se debería haber perdido, porque entre sus notas sigue llorando la guitarra de un genio que nunca debió irse.

A:  Loser Two Times;  Momma Don't cha Cry;  Born Under A Bad Sign;  I could not ask for more;  Baby When The Sun Goes Down
B:  Walkin' the road;  One woman love;  Cryin' wont bring you back;  Little Dreamer

miércoles, 14 de agosto de 2019

14.08.2019

No me gusta el culto a lo fácil. Quizás me estoy volviendo un viejo que además de serlo por fin sabe que no tiene por qué tener prejuicios.
Quizás, sólo quizás, ¡¡¡Vive el Cielo!!! a veces me dan ganas de gritar al viento lo que algunas personas aún me dan, esa parte que no puedo conseguir por mí mismo.
Quizás, sólo... eso, hay almas que no saben con quién tratan cuando se trata de esos perdedores impenitentes a los que nos va la vida en cada minuto que apuramos con ganas de volver a vivir.
Cada día entre semana (casi) cada veinte minutos robados al tiempo (casi) cada hora según qué época del año perdidos en algún comedor (casi) una persona se atreve a jugar con el destino y escuchar mis torpezas, mis locuras, mis desvaríos, sin irle nada en el envite, salvo (y lo es todo ¡¡¡rediez!!!) considerarse mi Amiga.
Todos hemos resucitado alguna vez, algunos, como yo, lo hemos hecho demasiadas veces, y al salir de ese lugar me vuele a emocionar que alguien sea capaz de guardarme una sonrisa simplemente porque sí.
Porque es lo que es, y en un día de Agosto, que coincidió con el 14, del año del señor de xxxx (eso no es relevante) vino al mundo un ser excepcional, una persona maravillosa, una mujer que lleva por bandera tenerme como Amigo, esto va por ella, y de paso, porque en lo de la Música los que la amamos somos así, para todos los que de vez en cuando resucitamos de nuevo, intentando que todo sea mejor que siempre.





A Carmen, mi Amiga y compañera de momentos, para que todo sea lo que nuestras almas desean y llegue hasta donde sus sueños quieran llevarla.
Besos

domingo, 11 de agosto de 2019

Touch Me


Música



Quise ser poeta y me faltaron las palabras. Quise ser científico y me fallaron las matemáticas. Quise ser un héroe y me faltó la valentía. Quiero ser tu amante, tu esclavo, tu adorador eterno. Dime que Sí. 

Hagamos el amor hasta caer rendidos. Después no hablaremos de esto, jamás saldrá de nuestros labios la historia de nuestra pasión.
Sólo nuestros cuerpos vibrarán al sentir el cansancio que los inunda. Cada nota deslizada por nuestra piel será como un acto que nos posea, el instante en el cual los sentidos se funden con el infinito. 

No mires atrás, estamos solos en estos instantes, mi amante por encima de la caricia que me hace sentirte cuando mis dedos te recorren justo antes de hacerte sonar, de provocar que todo se transforme en el brillo de la magia que forman las notas entrelazadas, las estrofas recitadas, el acero susurrando sobre la madera.

Creemos el momento para nosotros, que nadie se interponga entre nuestros deseos.




Cuando Las Miradas Hablan, El Silencio Se Expresa Y La Música Calla




Stevie


Música (Deslizándome Por Un Sueño)



Los sonidos inundan la habitación. La penumbra ayuda a saber que mi mente no desea otra cosa. 
Cada nota, cada susurro que escapa de ese mágico soporte de negras emociones me hace sentir vivo. Hablo con ella como si fuera parte de mi piel, y al mismo tiempo creo que me acaricia más allá de mis oídos.

Siénteme pegada a ti, como si fuéramos una sola alma, deslizándome por el camino que me indica tu piel, queriendo vibrar con cada latido de tu corazón.
Esa magia que me transmite, que hace vibrar cada poro de mi piel, me hace verla como un cuerpo desnudo y me sugiere el ansia por tenerlo. No te muevas, amor, sólo quiero retenerlo en la memoria antes del adiós de cada instante que vuelve a llamar al silencio.

Música (Pensé)



Pensé que lo había visto todo, que lo había vivido todo, que había sentido todo... hasta que te conocí a ti.
Nadie me ha hecho vibrar con su sonrisa, llorar con su mirada, arrancarme la piel por su silencio. Sólo tú has hecho posible que los sentimientos tomen vida, que las palabras que no se dicen signifiquen una emoción, que el roce de una mano sobre otra supla al placer más extremo.

Nadie ha anidado en mi alma porque todo era vacío y vanas esperanzas, nadie podía enseñarme porque era yo el que enseñaba, nadie, mi amor, hasta el día en el cual desgarrarte la tela que me cubría y llegaste hasta lo más profundo de  mi corazón.
Pensé que era, que sentía, que vivía, y sin embargo sólo al conocerte he sabido ver, vivir y sentir como nunca lo había hecho.

domingo, 4 de agosto de 2019

Jon


Música



MI DESEO YA NO ES CARNE, SIGO VIÉNDOME COMO AQUÉL APRENDIZ DE BURDELES OSCUROS CERCANOS A LAS CARRETERAS. AHORA, IGUAL QUE ANTAÑO, OBSERVO LAS LÍNEAS DE LA FIGURA QUE SE ME ESCAPA ENTRE LOS DEDOS. NO HAY MIRADAS QUE ME BUSQUEN, NO HAY PALABRAS QUE ME INCITEN, NO HAY CUERPOS QUE ME OFREZCAN, EL SILENCIO DE LA NOCHE, CON IMÁGENES EN DOS DIMENSIONES, LO LLENA TODO.

Tony



De Vinilos y Otras Glorias MMCXL

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Jade Warrior (Floating World) 1974


Otro excepcional disco de la mejor y más fructífera época del grupo, en la cual (es una opinión del que suscribe y ya está, como de costumbre) se permitieron crear Música en grado superlativo.
Prog. experimental, con un sinfín de matices para apreciar la calidez, la sofisticación de una Música maravillosa.
Como prácticamente todas las obras de su periodo más glorioso, a pesar de estar perfectamente delimitados los temas en el disco, en los créditos y la contraportada, este "Floating World" es una continuación de sonidos que no tiene un límite establecido a nivel del vinilo, de tal manera que los temas se van superponiendo uno tras otro como un todo, un momento global que hace que la escucha de la obra se genere de manera continua.
Ni que decir tiene que los aires de épocas y períodos pasados están muy presentes, especialmente a través de momentos de nostalgia oriental que conviven perfectamente con los instrumentos del Rock más al uso. Este mundo flotante, de sueños, que provoca que la mente se libere, viene dado desde los comienzos de los tiempos, en esa parte del mundo donde el sol nace y la tierra se concibe de otra manera.
Esencialmente, Jade Warrior provoca una amalgama de sonidos que te envuelven y te hacen suyo. Más allá de la propia obra, todas las composiciones son como un perfecto envoltorio que mueve a quien lo escucha a sentirse parte de él, con momentos (en lo que se refiere a este disco) de intimismo suave y melodioso alternados con otros en los cuales la guitarra y las percusiones buscan arañar un poco los sentidos para que lo que te eleva sea más violento de lo normal.
"Floating World" es un disco que para los amantes de este estilo y del grupo no deja indiferente, por su plasticidad, la belleza del conjunto y los viajes buscados más allá de lo que la mente espera, y eso es un lujo que no se puede despreciar.
Jon Field todo tipo de percusiones, vientos y composición. Tony Duhig guitarras, teclados, bajo y composición.

SIDE ONE:  Clouds;  Mountain of fruit and flowers;  Waterfall;  Red Lotus
SIDE TWO:  Clouds;  Rain Flower;  Easty;  Monkey chant;  Memories of a distant sea;  Quba  

De Vinilos y Otras Glorias MMCXXXIX

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Magna Carta (Magna Carta) 1969


Dicen la malas lenguas que el álbum debut de la banda inglesa tenía también otro título, pero como en el que yo poseo sólo hay uno, el homónimo "Magna Carta", pues no hago caso a ninguna lengua, que con ellas puede pasar de todo.
La delicadeza del grupo comenzaba su aventura en el año del señor de 1969, y a partir de aquí una media década sublime de Prog. íntimo, personal y sugerente, bebido de las raíces de todo lo que les influenciaba, entre otras cosas un toque (nada oculto, por otra parte) de aires medievales que harían de algunas composiciones del grupo parte de su seña de identidad.
Y es que la textura de la voz de Chris Simpson, que por esta épocas se dedicaba a cantar y a componer maravillosamente bien, y no a contar historias en directo para que el tiempo pasara y adiós, sugiere a un trovador que nos lleva a través del tiempo por los caminos que recorrían aquellos que narraban lo que sucedía en la corte y más allá.
Un disco que no es lo mejor de lo que hicieron pero que para mí significa mucho, porque además de ser (calidad y emociones aparte) uno de sus mejores trabajos, marca de manera clara y evidente lo que querían ser y expresar, y a partir de aquí la perfección vino un poco después.
El trío mágico Chris Simpson, Lyell Tranter y Glen Stuart se dan un atracón de composiciones íntimas, personales, unidas a todo lo que significa el Prog. de acústicas y emociones contenidas, con pasajes por los momentos más Folk de toda la Música que se hacía en ese final de década glorioso.
Para los amantes del grupo, el comienzo de una historia de preciosas emociones y viajes hasta el infinito; para los que aman la Música de calidad, una pieza a descubrir y zambullirse en la historia de un grupo que quizás por desconocido no dice mucho, pero que realmente dio mucho más de lo que parece, y que con este "Magna Carta" comenzó a hurgar en lo más profundo.