domingo, 26 de abril de 2015

De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXXII

Grupo con seguidores que son legión, personales e indiscutiblemente creadores de una Música tan suya como de nadie más.


Rush (Caress Of Steel) 1975


Tercer trabajo de la banda canadiense Rush, ya metidos entre ese Hard que hicieron de maravilla en su primer trabajo y el Prog. que dejaban entrever en su segunda entrega, este "Caress Of Steel" pule un poco parte de ambos y se convierte en un tremendo desafío de Hard Prog. que rezuma calidad por los cuatro costados, con monumentales momentos del Hard más poderoso pasados por la calidad y complejidad compositiva del grupo que hace que los temas sean auténticos desvaríos instrumentales con idas y venidas constantes y momentos que pueden ser firmados por el mejor de los grupos Prog. del período.
De hecho en este disco se puede decir que comienza la parte conceptual de Rush en cuanto a las canciones que cuentan una historia a través de pasajes de historias más pequeñas que se unen formando el todo, con la tremenda y maravillosa "The Fountain Of Lamneth" con sus 19'57'' de viaje apasionante a través de las vicisitudes de un hombre que busca la fuente de Lamneth y sus aventuras durante el trayecto. Una composición exquisita, compleja y enorme que nos acerca mucho al universo Rush y su forma de entender la Música en estas épocas. También sigue ese camino la no menos bella "The Necromancer" que en sus 12'33'' da una vuelta de tuerca acercándonos al tema de su disco precedente con un personaje al que vuelven héroe donde era un villano, contando una historia de adivinos y mística a lo largo de otro sensacional giro de Música creado en el más puro estilo Hard Prog.
Musicalmente este disco nos presenta a una banda en plena forma, perfecta y completamente ajustada, una máquina de precisión que en el formato de Power Trío arrasa con lo que le llega. Neil Pearl ya desatado demostrando el por qué de ser considerado uno de los mejores baterías del Rock, con innumerables momentos en los que sus tambores se estrellan en tu cerebro abrumando al más pintado. La guitarra de Alex Lifeson (o las guitarras porque las toca todas, eléctricas, acústicas, clásicas, steel) se deja caer con su técnica despiadada llevándote a lo más alto y para terminar la orgía sensorial que provocan el bajo de Geddy Lee se encarga de patearte el trasero además de embaucarte con esa voz particular y única.
Un disco para disfrutar de la Música, al margen de estilos y demás cosas que se puedan escribir, un trabajo soberbio de una banda maravillosa en sus mejores momentos, y en alguien como Rush es decir mucho y bueno.

Side One:  Bastille day;  I Think I'm Going Bald;  Lakeside Park;  The Necromancer
Side Two:  The Fountain Of Lamneth (In the valley / Didacts Rarpets / Ro-one At the Bridge / Panacea / Bacchus Plateau / The Fountain)



De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXXI

Vamos a dar un paseo por las oscuridades más tenebrosas del Hard, con un grupo que en sí mismo es mito, leyenda y lo que quiera.


Black Sabbath (Paranoid) 1970


Es muy probable (gustos aparte y colores diversos como siempre, por supuesto) que nos encontremos ante una de las bandas más influyentes del panorama Hard de la historia, y posiblemente uno de los valedores de esa corriente denominada Dark que trata con parafernalia y estética de otros mundos alejados de la realidad o de la realidad que muchos desean.
Hablamos del segundo trabajo de Black Sabbath, este "Paranoid" que nos visita intentando desasosegarnos con su oscuro llamamiento en una Música oscura, grave, poderosa pero a la vez tremendamente bella desde el punto de vista compositivo y de valor instrumental.
"Paranoid" contiene varias de las canciones clásicas de la banda, esas que a modo de himnos tienen que sonar en cada envite del grupo y que se recuerdan como marca de la casa cuando se habla de ellos, por eso el disco es un clásico de Black Sabbath y un clásico de clásicos dentro del Hard de siempre. La entrada a saco con "War Pigs" es absolutamente abrasadora, una banda contundente que se dedica a golpearte sin mesura y a demostrar el por qué de su estatus en el mundo de la Música, y para que nada se detenga el riff demoledor de "Paranoid" se te mete dentro hasta que te ahoga y no te lo puedes quitar. "Iron Man" cierra muchos círculos cuando de hablar de ellos se trata.
Disco de adicciones, es el más indicado (o uno de los más indicados dada la producción de la banda) para engancharte al sonido Sabbath, con la voz de Ozzy pasada por los efectos que quiere (enorme el trabajo en "Planet Caravan" viniendo del más allá) y dejando el sello de su impronta, la guitarra de Tony Iommy sonando como nadie más que él suena cuando se enfrenta a esos riff que se te meten en la sangre, y la sección rítmica pesada y dura, una de las más brutales del panorama Hard, con el bajo de Geezer Butler y la batería de Bill Ward dejándose caer para castigarte sin piedad.
Un monumento al Hard Dark más auténtico, puro, desnudo de artificios y ajeno a todo lo que no sea la Música que les hizo un icono del género. Un trabajo que permite disfrutar de lo que esta Música da, maravillosas sensaciones duras e impactantes para que inicies ese viaje a los infiernos que tanto enamora en según qué momentos.

Side One:  War Pigs;  Paranoid;  Planet Caravan;  Iron Man
Side Two:  Electric Funeral;  Hand Of Doom;  Rat Salad;  Fairies Wear Boots

Música


La Música es el único camino hacia lo trascendente

Wolfgang Amadeus Mozart

Roger


Música


El mañana amanece sin miedo a lo que haya pasado. No es la absurda realidad la que temo, no puedo cambiar el ayer ni pensar en lo que vendrá. Sólo en las duras jornadas de eternos vaivenes alejado de todo, solamente ella me abraza y hacer surgir ese rayo de luz que nunca parece llegar.

Los cielos están grises, la lluvia hará de nuevo de bálsamo para la piel dormida, recorreré todos los caminos que llevan hacia el cielo y espero no equivocarme de nuevo cuando llegue a ese lugar en el que decidir cuesta la vida.

Un sombrero medio roto, la chaqueta raída por el polvo del camino, manos llenas de señales que marcan cada nota sacada a base de sangre en las entrañas, el acero caliente volverá a quemarme la piel, pero eso es lo que me lleva hacia ti.

La Música será la enviada para dejar de servir en los mugrientos rincones de cualquier carretera. Con ella echaré a volar y nada podrá detenerme. No vuelvas a buscarme, no estaré en el inicio del nuevo día, ella me llevará lejos y sólo necesito pensar en el ayer de nuevo.

El Mar y Tú

El mar allí se fundía en hermosura contigo.
Sólo el viento en tu cuerpo fue más bello.
Aquel lugar quedó como símbolo de amor;
como la continuación de un sueño.
Hoy volví al mismo sitio, regresé;
tal vez sin pensar, sin querer;
luego entendí, supe el porqué.
Mi corazón buscaba aquella misma visión.
Tu cuerpo brillando en la noche; pleno de luna.
Tus ojos pidiendo ternura, calor.
Tus ojos diciendo... amor.


Diego L. "Diálogos de Leones y Peces" Extracto
(Reproducido con permiso de Vicky)

Vida


Sad And Deep As You


Recuerdo


Cuando el tiempo va cayendo inexorable sobre nosotros, nuestras vidas y nuestros recuerdos, como losa que intenta aplastarnos, las imágenes y palabras de quienes nos acompañaron se hacen un hueco y surgen límpidas como el agua de un manantial manando de la tierra, abriéndose paso entre las rocas que parecen ahogar todo intento de aflorar a la superficie.
Hoy, a primera hora de la mañana, ha brotado la imagen de Ricardo, pequeños retazos de las escasas conversaciones que mantuve con él de camino a casa a las 9 de la noche. Ha aflorado su imagen tímida, amigable, sincera; su figura menuda; su discreción...
Existe en mi interior el convencimiento de que si siguiera a nuestro lado habría llegado a conocer un poco más a esa persona excepcional que las estrellas, celosas, nos robaron.
Un beso para ti, Ricardo, y mi recuerdo.


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXX

A veces, cuando buscamos cosas que deben regarnos de gusto, nos damos de bruces con pequeños momentos de los que siempre puedes sacar algo.


Beggars Opera (Pathfinder) 1972


En esta segunda visita de Beggars Opera a nuestro espacio nos encontramos con un disco que sin desviarse de los parámetros que el Prog. nos ofrece, sí busca adentrarse en otros momentos musicales.
Y es que como bien dice el vocalista Martin Griffiths en una pequeña reseña de la contraportada del disco, "Pathfinder" es el tercer trabajo del grupo que no tiene nada que ver con el segundo y éste a su vez no tiene nada que ver con su disco de presentación. Es posiblemente esa búsqueda de variedad y de girar hacia otro lugar lo que más define a este trabajo, pero al mismo tiempo (y esto es una opinión del que suscribe) es lo que le hace más inconsistente respecto a los anteriores.
Sin el toque elegante y clásico de su teclista original, Virginia Scott (que deja como herencia dos temas escritos junto al guitarrista Ricky Gardiner, "The Witch" y "From Shark To Haggis") el grupo pierde parte de esa vena compositiva que le caracterizaba y vuelve a echar mano del Pop Barroco de sus comienzos, deslizándose por ritmos de cadencias cálidas, con un cierto romanticismo que evocan danzas del pasado.
Aún así, la capacidad instrumental de los componentes se pone de manifiesto en los temas de largo recorrido, como la versión acoplada al Prog. de "McArthur Park" y sus 8'20'' en los cuales todos los componentes pueden demostrar sus habilidades, o la complejidad de "From Shark To Haggis" donde se nota y mucho la mano compositiva de Scott.
Un disco de oficio que se convirtió en el canto del cisne de la banda, quizás el que les llevó más arriba en el reconocimiento del público pero sin la fuerza e intensidad de los anteriores. Un buen disco de Prog. realizado por una de tantas bandas que se movían por el panorama musical del estilo y que siempre dejaban calidad y esas pinceladas de talento que en el Prog. tanto se saborean.
Martin Griffiths voz. Alan Park teclados. Ricky Gardiner guitarra y voz. Gordon Sellar guitarra, bajo y voz. Ray Wilson batería.

Side 1:  Hobo;  McArthur Park;  The Witch
Side 2:  Pathfinder;  From Shark To Haggis;  Stretcher;  Madame Doubtfire


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXIX

Uno de los mitos del Prog. visitándonos en una obra que realza y mucho gran parte de lo que fueron.


Family (BBC Sessions 1968-1969) 1968-1969


Hablar a estas alturas de un grupo como Family me resulta tan fácil como complicado, pero hablar de ellos entregando su Música en estado puro ya me lo pone un poco más sencillo.
"BBC Sessions 1968-1969" rescata memorables momentos de la banda en el período más increíble, auténtico y sincero de su trayectoria, y las sesiones de grabación para la emisora son el vínculo emocional que nos acerca más aún a una banda tan especial como única.
Doble disco que tiene (como la mayoría de este tipo de grabaciones cuando salen a la venta) el pero del sonido en algunos de sus momentos, pero que en general afronta de una manera digna lo que eran los músicos y sus comienzos en una aventura fascinante dentro de un estilo irrepetible.
La capacidad musical de los cinco miembros originales de Family, con dos canciones en las que ya se incorpora John Weider sustituyendo a Ric Grech, queda de manifiesto en estos 26 temas que llenan de auténtico Prog. los silencios, canciones para levitar sin esfuerzo de la mano de una Música maravillosamente emocional.
La particular y bella (en mi opinión, por supuesto) voz de Roger Chapman nos va acercando a las composiciones, en las cuales te metes de una manera natural, casi sin sentirlo, y a partir de aquí la complejidad y hermosura de los temas hace el resto.
Un disco fresco, emotivo, los comienzos de algo grande que fue marcando señales de clase y talento en una época irrepetible, temas de toda la vida para la presentación en sociedad de Family, una de las bandas más recordadas del Prog. de las Islas.
El disco nos da la oportunidad de sentirlos en directo, desarrollando su Música y dando una demostración de lo que podían hacer más allá de lo que se les suponía, trallazos de pequeño recorrido temporal se mezclan con desarrollos instrumentales donde la mente y el espacio no existen, permitiéndote ese viaje que la Música de Family ayuda a crear.
Disfrutar de grupos como estos, que son la esencia de muchas cosas, siempre es una gozada, de modo que no hay que buscar nada más que no sea eso, con ellos y nuestra Música.
Roger Chapman voz, armónica, percusión. John Whitney guitarra y banjo. Jim King saxo, armónica, flauta y piano. Ric Grech bajo, violín, chelo, voz. Rob Townsend batería y percusión. 


sábado, 25 de abril de 2015

De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXVIII

Un disco buscado hasta la saciedad, como alguno que otros de los que nos han visitado, se desliza por "Paseando Por Los Sueños" abrazándonos con buena Música (¡¡qué si no!!)


Rick Saucedo (Heaven Was Blue) 1978


Uno de los legendarios discos surgidos de los prensajes privados, limitado en copias y gran desconocido para la mayoría de la gente, recuperado al fin (con un pero, porque extenderlo a un doble vinilo no tiene sentido sino es por lo de siempre, y ya me molesta) para poder disfrutar de esta obra de Acid Psycho que creo merece la pena y mucho para seguir descubriendo lo que se empeñan en no dejarnos conocer.
Rick Saucedo se volcó en esta aventura casi en solitario, ayudado en cortes muy concretos por algún músico pero desarrollando él todo lo que acontece y llega hasta nuestros sentidos, producción, composición, interpretación y arreglos. Melodías cálidas y desasosegadas en una primera cara que a veces se pierde (en lo positivo, ¡qué joooooé!) entre acústicas con acentuado sonido metálico y cálidos conjuntos corales entre los que se cuela un Rock'N'Roll tan clásico como de los años cincuenta.
La parte intensa del disco, donde Saucedo derrama todo lo que tiene y desgasta las cuerdas de su guitarra, se la deja para la cara B, ocupada a modo de historia conceptual por el tema "Heaven Was Blue, una obra en sí mismo dentro de todo el disco, un monumento creativo donde el Acid Psycho se derrama por todos lados, las guitarras afloran hasta donde no se las puede sentir y poco a poco se va desarrollando todo un conjunto de movimientos dentro del tema que te hace viajar sin esfuerzos por los caminos que la Música te ofrece.
Bello, preciso y melodioso, enigmático en algunos pasajes y explosivo en otros, rondando el Rock, ese Hard incandescente por momentos, sentimientos acústicos entrelazados e incluso instantes que evocan distancias muy lejanas en el tiempo.
Un disco hecho por quien creía en ello, Música de calidad envuelta en las ideas de un tipo que se lanzó sin red y consiguió una obra de estimable gusto, con esos delicados vaivenes que los sonidos ofrecen cuando lo desconocido se presenta para hacernos gozar.

SIDE 1:  Reality;  In my mind;  Country shakin' - History makin';  Ka mon we're gonna rock all night long
SIDE 2:  Heaven was blue


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXVII

Nos vamos de marcha con el impacto de nuestra Música, la buena Música que no deja de acompañarnos (será porque nos quiere como nosotros la amamos a ella)


Three Man Army (A Third Of A Lifetime) 1971


El momento en el cual el diamante roza con todo su amor el negro vinilo y los primeros sones de un trallazo llamado "Butter Queen" rompen el silencio sabes que te encuentras ante algo grande, inmenso y por supuesto de calidad, mucha calidad.
Three Man Army son un Power Trío empeñados desde cualquier rincón de su manera de entender la Música en entregar un Hard de calidad más allá de estereotipos y nombres varios, una Música poderosa que se basa sobre todo en la calidad de las composiciones, temas tremendos de largo recorrido que además se sustentan en la maravillosa interpretación de los músicos, guiados por la excepcional guitarra de Adrian Curtis, un guitarrista con un instinto monumental para transmitir ese poder y hacerlo llegar de manera directa e impactante.
Su manera de tocar la guitarra me eleva, parece salido de lo más profundo de las entrañas, como si cada riff le costara sangre y piel unidas a las cuerdas, solos demenciales que no saben de tiempo ni espacio y una variedad de sonidos sacados a base de técnica.
Es la reina de la función, la guitarra lleva todo el peso y se agradece, porque es una gozada escucharla, pero para que pueda sobresalir tanto como lo hace necesita lo que el grupo tiene, una sección rítmica sólida, compacta y de calidad que va marcando los ritmos a golpe de Hard del bueno. Mike Kelly en la batería y Paul Curtis con el bajo se encargan de dejar bien alto el listón y el Power Trío se convierte en una orgía de impactos sonoros que se estrellan contra tus sentidos una y otra vez.
Música clásica de Rock Duro y sin concesiones, calidad en la manera de concebirla y sobre todo y por encima de todo una energía para transmitirla que da gusto, vaciándose en cada tema (especialmente aquellos que se van más allá de los cinco minutos son para morirse) y llevándote a las estrellas a golpe de buenas sensaciones.
Para disfrutar de una Música eterna hecha con gusto y dejada en las manos de quien la recibe para subir hasta donde uno quiera. Hard, Música, magia... todo lo que nos lleva y algo más.

SIDE ONE:  Butter Queen;  Daze;  Another way;  A Third od a lifetime;  Nice one;  Travellin'
SIDE TWO:  Three man army;  Agent man;  See what I took;  Midnight;  Together;  Whats your name


viernes, 24 de abril de 2015

Albert


Música


Nunca me dijeron hacia dónde ir, y no sé nada del futuro, sólo sé lo que he sido y lo que he hecho, y a estas alturas no puedo (ni quiero) arrepentirme de nada.

Soy un alma errante que no busca redención, sino un lugar donde descansar estos pies doloridos. Sólo sé que la soledad es muy cruel cuando no se desea, pero la mejor amiga cuando has probado a vivir con quienes quieren devorarte las entrañas.

Mañana, esté donde esté, volverá a mí una melodía y sabré qué hacer en el nuevo cruce de caminos.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXVI

Otro de esos pequeños tesoros que de vez en cuando y porque a uno lo quieren mucho tipos que saben de esto para dar y regalar, llegan a nuestras manos para hacernos disfrutar.


Stone Garden (Stone Garden) 1969-1971


Como indica la contraportada del álbum las canciones (salvo "The World Is Coming To An End" que se grabó en el año del Señor de 1965) fueron grabadas entre el año 69 y el 71, para que se sepa la dificultad que entraña en el mundo de los sonidos darse a conocer aún teniendo más que sobrada calidad para ello.
Y es que Stone Garden es un grupo atípico, inmerso en esa corriente ya tardía de la Psycho más salvaje, rezumando poder y Hard abrasivo por los cuatro costados (a pesar de que las pintas de los cuatro componentes del grupo nos puedan indicar otra cosa, pero afortunadamente eso es lo de menos) y dejando la piel de gallina a quienes les escuchan.
Maravilloso artefacto parido desde las entrañas de los músicos, con ganas de quemar todo lo que se ponga por delante, guitarras ácidas y ardientes que degüellan con esos riff que parecen cortar el aire, brutales ritmos que son como puñales clavados en el alma a los que siguen una banda que no deja títere con cabeza.
No esconden nada ni falta que les hace, son duros y directos para dejar caer toda la carga de buena Música que llevan dentro, con la guitarra haciendo de las suyas a poco que le dejan, una sección rítmica que se vuelve loca cuando le apetece (especialmente algunos pasajes de la batería son para subirse por las paredes) y el órgano que rezuma melodías y convierte los instantes más elocuentes en algo que no te esperas. Momentos de impacto sensorial como "Woodstick" dejan seco al más pintado, cabalgadas sin final por el universo donde no dejan de aullar como "It's A Beautiful Day", Blues que se deslizan sin esfuerzo por la piel y algún que otro momento para el vacile a quien se lo tome a mal como la divertida "SF Policeman Blues".
Disco para disfrutar de muy buena Música, temas señoriales hechos para destrozar conciencias y dejar aplastado a quien no quiera lo que se da, un trabajo que por honesto abruma y con eso debería valer, pero además entrega una Música que pone las pilas sin esfuerzo.

SIDE 1:  Oceans inside me;  It's A Beautiful Day;  The World Is Coming To An End;  Bastard; Da da da da da
SIDE 2:  Stop my thinking;  Assembly line;  Woodstick;  SF Policeman Blues;  Oceans inside me


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXV

Pasear, lo que se dice pasear por aquellas conductas que aúnan religión y Música no solemos hacerlo mucho, pero es que de vez en cuando hay tal calidad en esos momentos que no se pueden obviar.


Earthen Vessel (Hard Rock) 1971


No sé si hay que tener muchas ganas para hacer que todo sea uno en las ideas y la Música cuando se llevan a la parte de la moral y la religión o simplemente creer de tal manera en ello que no importan las consecuencias.
Earthen Vessel es un grupo de Hard Rock con todas las de la ley, poderoso y contundente, con toques Psycho que afloran en cada uno de los seis temas que componen el disco y una energía que ya quisieran muchos para sí.
Pero al mismo tiempo (y lo de al mismo tiempo tiene mucha importancia dado el caso) se trata de un grupo de profundas creencias cristianas y toda la Música que hacen les sirve para envolver de manera indisoluble sus mensajes de paz, amor y creencias en la religión (el propio nombre del grupo está sacado de una cita bíblica) de modo que por un lado sus letras son un canto de alabanza al altísimo y por otro su Música una tremenda descarga de poder y energía para que todos nos sintamos aplastados (por el altísimo o por ellos ya me quedan más dudas)
Independientemente de su concepto en lo emocional, moral y espiritual, en el cual no entro porque es del grupo y punto, la Música de Earthen Vessel y este disco que por el nombre creo que no cabe dudar de lo que es, su "Hard Rock" es una barbaridad instrumental de alto voltaje, enorme y grandioso, con una guitarra puesta en las manos de Dave Caudill que hiela la sangre en las venas, con solos y riff demoníacos (y el símil puede sonar a coña, pero...) efectos de fuzz, acid y wah wah brutales y unos momentos de inspiración difíciles de repetir. Un trabajo sublime el de las seis cuerdas a las que acompañan de manera brillante los conjuntos corales, realizados por tres de los miembros del grupo, con especial énfasis en la bella y hermosa garganta de Sharon Keel.
Teclados que ayudan en los ambientes sin quitar nada de protagonismo a esa guitarra que echa fuego y la sección rítmica que en otros pasajes se va de viaje para no volver (como el trabajo del bajo que se marca en "I've Been Walkin'", para que se lo miren, brutal)
Gran disco de Hard escupido en cada surco para impactar en los sentidos y disfrutar de la Música contundente que este estilo siempre nos deja.
John Sprunger bajo, trompeta y voz. Sharon Keel voz, teclados y percusión. Dave Caudill guitarra, voz y armónica. Ken Fitch teclados, voz y percusión. Ed Johnson batería.

SIDE ONE:  Life everlasting;  You can;  Let Jesus bring you back
SIDE TWO:  I've been walkin';  Coming home;  Get High

De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXIV

Hay dioses y dioses, y de vez en cuando alguno se convierte en terrenal y se da un paseo por los sueños de quienes les sentimos.


Power Of Zeus (The Gospel According To Zeus) 1970


No sé si Zeus se ha atrevido a hacer un grupo de Hard para demostrar su poder, o si ya puestos ha encargado la tarea a algún que otro creyente de su potestad como dios, pero de lo que no cabe duda es que este grupo, Power Of Zeus y el álbum que nos visita, "The Gospel According To Zeus" se han tomado muy en serio el apabullar a quienes los escuchan a base del poder y la Música que desatan con este Hard Psycho bárbaro y brillante, porque la demostración de furia que destila todo el disco no tiene nada que ver con el hecho de que sea una obra bella y de mucha calidad.
La primera andanada recibida en forma de tema destructivo llamado "It Couldn't Be Me" te cae encima como una losa y la guitarra te corta en dos con el riff que machaca; a partir de aquí los momentos divididos entre las seis cuerdas y los estelares ambientes creados por el órgano se reparten la mayor parte de la función, con una sección rítmica que va marcando ritmos a base de patadas en el trasero.
No desdeñan instantes de melodías más calmadas que hacen seguir el tema como un bálsamo dentro de la orgía de Hard que se escucha, como la voz aterciopelada que se sacan en "Green Grass & Dover", con un arpegio que parece medievo y un harpsichord realmente brillante. A pesar de todo y de estos momentos que bien realizados (como es el caso) no quedan nada mal y le dan otra dimensión al disco, el conjunto de la obra es un tremendo trallazo que levanta la piel de la carne, para que agradezcamos al dios Zeus su inmenso poder de golpear mentes humanas, eso sí, todo realizado con clase y un gusto exquisito. También tenemos paseos por la oscuridad como "The Death Trip" y sus 7'40'' de viaje a los infiernos.
Un disco que no engaña y ofrece lo que es, un puñado de canciones realizadas para saborear el buen Hard pasado por momentos estelares de teclados y ritmos que pueden con mucho más de lo que aparentan. Buena Música de la que se disfruta sin esfuerzo, inmersos en sonidos de los que tanto nos emocionan y que nunca pasan porque son eternos.
Joe Periano guitarra. Bill Jones bajo. Dennie Weber órgano, harpsichord y piano. Bob Michalski batería.

side 1:  It Couldn't Be Me;  In the night;  Green Grass & Dover;  I lost my love;  The death trip
side 2:  No Time;  Uncertain destination;  Realization;  Hard working man;  The sorcerer of Isis


jueves, 23 de abril de 2015

Jackson


Música


Sentiré que la Música me deja el día que esté muerto, y es muy probable que ese día no sienta nada.

Tu Foto

Llega la noche y me encuentras solo,
mirando tu foto;
aquella en que estás mirándome a los ojos.
Aún noto en mi piel el calor de tu cuerpo,
el roce de tus labios. Tus besos;
la seda de tu pecho.
De rosas y azahares el aroma de tu cuerpo;
floral, rotundo, etéreo ¡sublime cuerpo!
Dulces corales tus besos fueron; de fuego.
Tu boca contra la mía, ardía el firmamento.
Que decir de tus ojos cuando me asomo a ellos;
líquidos espejos. Mares dentro de mi beso.
Llega la noche y me encuentra solo,
mirando tu foto;
aquella en que estás mirándome a los ojos.



Diego L. "Diálogos de Leones y Peces" Extracto
(Reproducido con permiso de Vicky)

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXIII

Como una fiesta nos tomamos la buena Música, porque lo es hacer disfrutar en un mundo que se desmorona y que no da mucho más de sí.


Forest (Forest) 1969


No sé si el nombre del grupo representará a conciencia lo que buscaban, no sé si la sugestión de lo que indican con su presentación es lo que pretendían, pero Forest es en sí mismo un paseo por esos lugares donde la mística y lo desconocido se unen para llevarnos de la mano hacia una aventura que se pierde en el confín de nuestros pensamientos.
Espectacular Folk, mágico y de calidad se da cita en este primer trabajo del grupo que nos deleita con una obra inmensa de sensaciones, sentimientos y emociones, vaciando sobre los surcos doce trallazos de pura seda que se impregnan en la piel de una manera absoluta para hacerse parte de uno.
En formato de trío, excepcional el conjunto coral que riega los temas, momentos de preciosos recitados e inmensos juegos corales con tres gargantas que van sobradas para ofrecer un susurro tras otro entre melodías que se pierden en la noche de los tiempos, ajenas al momento de la creación y buceando entre historias de siglos que fueron parte de esa búsqueda por traer hacia nosotros lo que se hacía en momentos en los cuales la Música incendiaba desde lo más profundo la vida de quienes la vivían.
Acústicas de suaves arpegios, melodías dulces y sensuales mezcladas con sabiduría y mucha clase con esas voces ya comentadas, armónicas, mandolinas, teclados que a través del órgano nos ofrecen ambientes atemporales, cuerdas y percusiones para realzar la belleza de lo que se ofrece, un conjunto de canciones creadas pensando en el infinito, porque es allí donde te transportan, a un lugar en el cual todo se convierte en los sonidos que nos envuelven emanados de cada surco.
Para que la Música impregne el alma y no deje lugar a dudas en lo que ofrece, trabajos como "Forest" se llenan de calidad, melancolía y sabiduría, un disco que riega la piel y llena los silencios, una obra realizada desde lo más profundo y que llega hasta donde pocas cosas se hacen espacio.
Martin Welham guitarra, órgano, piano, percusión, pipes y voz. Derek Allenby mandolina, armónica, percusión, pipes y voz. Hadrian Welham guitarra, armónica, pipes, chelo, harpsichord, percusión, órgano, mandolina y voz.

SIDE ONE:  Bad Penny;  A glade somewhere;  Lovemakers' ways;  While you're gone;  Sylvie;  A fantasy you
SIDE TWO:  Fading light;  Do you want some smoke?;  Don't want to go;  Nothing else will matter;  Mirror of life;  Rain Is on my Balcony



De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXII

Nombre usado por muchos, calidad dada por menos, porque lo bueno hay que saberlo ofrecer y no es tan fácil, a pesar de los pesares.


Kaleidoscope (A Beacon From Mars.) 1968


Nos han visitado desde las Islas y desde México, pero en este caso el mítico nombre usado por tantos y para tanto se lo adjudica en la visita a nuestro "Paseando Por Los Sueños" otro mito, el grupo americano de grandes recuerdos para la Música de calidad y que nos traen esta joya que hace su segundo vinilo y que además hace las delicias para cualquier amante de la buena Música.
Muchos estilos se dan cita en el disco, todos conocidos y sin embargo pasados por las manos de este formidable grupo parecen nuevas sensaciones llegadas a tus sentidos. Cajun, Folk Rock de raíces, Psycho en estado puro y una dosis brutal de buen Folklore que no desmerece en nada a cualquier cosa antes escuchada, incluso permitiéndose momentos de viajes orientales que te hacen deambular por espacios ajenos en épocas y estilos pero muy cercanos en creencias y maneras de entender la vida (los instantes que nos permiten disfrutar de "Taxim" y esos 11'20'' de orgía sensorial los firmaría cualquier grupo de experimentales cadencias indúes que buscan la redención más allá de los propios sonidos)
Uno de los discos míticos de la Costa Oeste, con una capacidad enorme para contagiar la magia que lleva impresa en sus surcos, inmensos los momentos corales con varias gargantas haciéndonos deleitar con los recitados de las letras y tremenda la capacidad musical, buscando entre instrumentos típicos y no tanto del Rock esos sonidos que elevan hacia el infinito, en una demostración de virtuosismo que en muchas ocasiones no se les supone a grupos de este corte.
No se puede perder en la odisea de lo que fue lo que realmente el grupo representa, al margen del impacto que supuso lo que crearon, que lo fue y con todo merecimiento, creo que la Música de "A Beacon From Mars." va más allá de lo que estrictamente se escucha, que es mucho, es un viaje alucinante al fondo de las creencias y los sonidos pasados por la clase y el estilo de un grupo de finales de los sesenta, un salto al vacío del que salen airosos por pura calidad musical.
Si necesitas algo que normalmente no te dan, escucha esto que se te propone y viaja sin traje espacial hasta el infinito, el lugar donde todos los sonidos y la buena Música se unen.

SIDE I:  I Found Out;  Greenwood sidee;  Life will pass you by;  Taxim
SIDE II:  Baldheaded end of a broom;  Louisiana man;  You don't love me;  Beacon from Mars







De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXXI

Nos vamos de paseo, por los sueños y por cualquier lugar que nos dé placer y alegría, con Música de la que casi nadie quiere oír hablar.


Mc Kay (Into You Take Two) 1975-1979


Tras su tremendo éxito en el año 1978 con "Into You", algún iluminado se dedicó a buscar piezas perdidas (algunos lo hacen hasta debajo de la cama que el artista o el grupo usaba para lo que sea, pero en este caso parece, y creo que lo es, más serio) de McKay, el grupo creador de esa maravilla y que había realizado más de una y de dos canciones de un corte similar buscando el estilo característico de su sonido.
De esa búsqueda y de algo más que no acierto a saber qué es, nos llega "Into You Take Two", un puñado de temas (doce si nos ponemos a ser exactos) que fueron compuestos entre el año 1975 y 1979, la existencia del grupo y poco más del recorrido de sus mejores momentos.
Realmente la labor de recopilación queda bastante bien, a pesar (y es la opinión del que suscribe) de que el sonido en ciertos cortes deja bastante que desear, pero aún así la esencia de la Música que realizaban y la manera tan personal de hacerlo se refleja muy bien.
Será que con el tiempo y muchas cañas me he vuelto un purista y valoro mucho ciertas cosas que son entregadas, pero en el disco la parte vocal se podría obviar precisamente por esos defectos de sonido, que deslucen un poco todo lo instrumental, momentos donde el grupo está realmente bien y se valen sin ayuda de voces para echar el resto. 
Tremendos pasajes de Música sin límites como "Soma" se agradecen y mucho, cambios continuos y elegantes entradas de los instrumentos, efectos y desvaríos creativos que figuran y sobresalen más que con la voz, será que no sabían qué hacer con ella o que realmente los descubridores de estos temas olvidados en más de un caso no pudieron hacer la labor que se les debía.
Disco para disfrutar con la constante variedad que nos ofrecen sus creadores, para no dejar de entretenerse con una Música poco habitual y merecedora de interés.
Ray Pierle guitarra, bajo, batería, percusión y voz (dicen). Glen Pierle batería, percusión y voz (dicen). Norm Preston guitarra, bajo, percusión y voz (dicen). Steve Whaley guitarra, bajo, percusión y voz (dicen)

side one:  Take two / Waiting for the thaw;  Music game;  Soma;  Lord Knows;  Day of the Brainstorm;  Trip and fall
side two:  Serious young lads / Time fly by;  Thinking of evermore;  Bad lean on;  Elmo;  Burned;  Jefferson McKay / So fine


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXX

Una manera como cualquier otra de afrontar un nuevo día, con los sonidos que emanan de nuestra Música y nos llevan hasta donde queramos.


Anno Domini (On This New Day) 1971


A pesar de la entrada entre salvaje y delicada de su interpretación del eterno tema de Hillman-McGuinn "So You Want To Be A Rock 'N Roll Star", con una guitarra eléctrica que parece querer comerte vivo, este disco que nos visita del grupo Anno Domini es una tremenda obra de Folk con un trabajo de melodías y composición maravilloso, perfectamente ambientado y por si fuera poco con un toque Psycho que hace derretirse a poco que uno tenga sangre en las venas.
A partir del segundo tema (y no por ello la entrada me parece mal, todo lo contrario, es algo fascinante, como el tema en la misma línea llamado "Daddy Rowlin") ese Folk esperado comienza a regar el silencio y a embadurnarte de seda cada poro de la piel, cada centímetro de todo lo que el cuerpo hace que vibres.
Es entonces cuando las acústicas comienzan su orgía de sonidos, maravillosas melodías que se te meten hasta dentro, momentos mágicos para sentir la Música en las entrañas y una sensación de belleza que va llenando todo poco a poco.
Por si fuera poco la gran composición de los temas y su perfecta interpretación por los miembros del grupo, las gargantas se empeñan en darnos algo más de fiesta con unos conjuntos corales maravillosos que no dejan nada al azar, bien con las voces solistas que comienzan las canciones bien cuando los coros van acompañando estribillos y se unen en un auténtico y emocionante viaje hacia el infinito.
"On This New Day" es un disco maravilloso para disfrutar de la sensibilidad en estado puro, una vuelta de tuerca a esos viajes que la imaginación te brinda cuando escuchas Música, un paseo por los sueños para no detenerse jamás y llegar hasta lo más alto sin necesidad de instrumentos de navegación, sólo tú y lo que los sonidos te van haciendo sentir para que todo sea parte de tu alma.
No dejemos pasar estas oportunidades que nos brinda la Música para hacernos ir más allá, sentir lo que nada puede dar que sea ella y vivirla en momentos de exuberante belleza con discos y obras como esta, un canto a la calidad que no ofrece nada más que... eso.

SIDE 1:  So You Want To Be A Rock 'N Roll Star;  On this new day;  Bad lands of Ardguth;  Regency days;  Hitchcock railway
SIDE 2:  This good life I have know;  The trapper;  Daddy Rowlin;  Five O'clock in the morning;  June Tremayne



domingo, 19 de abril de 2015

Robert


Family


Vita


Mentre viviamo
la morte ci aspetta e
il tempo passa.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXIX

Grupo de contrastada calidad, con una obra que nos dejó muestras de ese firmamento infinito por el cual la Música puede moverse cuando está hecha con clase.


Octopus (Restless Night) 1970


Desde las Islas con amor, mucho amor y mucha Música, nos visita esta maravilla que se mueve sin ningún esfuerzo entre el Pop Psycho más melódico, el Hard que tan buenos momentos daba en la época y el Prog. que en esos lugares manejaban como nadie.
Composiciones de muy alto nivel se dan cita en un álbum que es un recorrido por distintos estilos sin bajar un ápice de su calidad, melodías y susurros con mucho fondo de suave caricia (tremenda la belleza que destila "Council Plains" con la voz regalando palabras delicadas) se dan cita con momentos de ímpetu que llevan muy arriba, el Prog. visitando nuestros sueños con los cambios de registro dentro de los propios temas, como esa andanada llamada "Restless Night" que nos acerca al Hard Prog. más elegante y cuidado.
Cuando la base de todo lo que puede crearse es la composición y un disco te ofrece composiciones que resultan tan fáciles de aceptar como complejas en su forma de concebirse, el resto no es que sea fácil, pero sí bastante más. Los músicos traducen estas formas escritas en interpretaciones donde todo encaja, desde las cabalgadas a tumba abierta con toda la banda lanzada, incluida la voz que no deja de recitar ("Thief" es un momento de furia desatada que jamás entra en el caos porque la fuerza liberada con la banda sin límite se controla desde la belleza y el ritmo) a esas melodías que pueden dar la sensación de que los sentidos no van a volver a despertarse tras ser rozados por la seda.
"Restless Night" puede considerarse un álbum más, y quizás si nos atenemos a comparaciones con las maravillosas propuestas que ha habido en la Música a lo largo de una historia de belleza pueda serlo, pero no se trata de una obra cualquiera, es un disco que extrae todo lo posible de una manera de hacer Música que necesita de talento para pensar en lo que hay impreso en el vinilo, y en ese sentido no hay duda de lo que se tiene entre manos, un gran disco de Hard Psycho Prog. para disfrutar cuando te roce la piel.

Side One:  The river;  Summer;  Council Plains;  Restless Night;  Thief
Side Two:  Queen and the pauper;  I say;  John's Rock;  Rainchild;  Tide;  Laugh at the poor man

De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXVIII

Seguimos inmersos en el mundo de la imaginación, la magia y el arte, de la mano de grupos y artistas que nos dejan lo que fue un sueño hecho realidad.


December's Children (December's Children) 1970


Excepcional Hard Psycho, una tremenda manera de expresión a través de este estilo que se convierte en un trallazo directo a las entrañas.
Lo primero que te invade del disco de December's Children, su trabajo homónimo, son las impresionantes armonías vocales que no te abandonan durante toda la escucha del mismo. Descomunales conjuntos de voces que van agrandando las canciones desde sus privilegiadas gargantas y te van metiendo en las melodías que surgen tras ellas o al mismo tiempo. En ocasiones son estas voces las que directamente inician los temas, maravillosas sensaciones de un arrullo que te arropa totalmente para dar paso a los instrumentos que manejan de manera formidable las melodías (bella y sublime la caricia llamada "Jane's Song (The Slow One)" que te mece transportándote a un sueño; la introducción de "Trilogy" de hace volar sin ningún transporte que no sea tu imaginación)
Tras esos coros que hacen muy especial la interpretación de los temas, la guitarra toma el mando y nos guía por los intrincados caminos del Hard Psycho que proponen, grandes riff con las canciones más melódicas, arpegios de lujo y solos de alto calibre cuando se lanza sin red a estallar el silencio (la unión de voces y guitarra en "Afternoon" es brutal, la guitarra en todos los registros y de nuevo las voces muy arriba; ese punteo incesante de "Slow It Down" me pone de aquella manera y la calidez tocando en "Too Early To Be Late" me lleva...) una delicada manera de deslizarse por la piel de quien escucha.
Sección rítmica de potente empuje, golpeando siempre para que todo vaya hacia adelante, el bajo parece querer un lugar que le niegan y la batería marca los ritmos de manera precisa, no hay excesos, pero tampoco se quedan cortos porque la sensación de vacío no se transmite en ningún momento.
Disco para soñar, dejarse embaucar e inscribirse en ese club de gourmet que puede dejarse llenar por la Música que surge de trabajos como "December's Children", una delicia para almas que no saben de límites emocionales.
Graig Balzer guitarra, teclados y voz. Bill Petti bajo y voz. Alice Popovic voz. Ron Papaleo batería y percusión. Bruce Balzer guitarra.

SIDE 1:  Trilogy: I 2:30 casino II In Between a dream III Lady of the garden;  Sweet talkin' woman;  Jane's Song (The Slow One);  Hide the water;  Afternoon
SIDE 2:  Slow It Down;  Too early to be late;  Last monday night;  Back road rider;  Livin (Way Too Fast)


De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXVII

Una de esas gemas olvidadas que afortunadamente se pueden recuperar con el paso del tiempo, y no seremos nosotros quienes neguemos la posibilidad de disfrutarlas.


Stone Circus (The Stone Circus) 1969


Muchos momentos importantes en el mundo de la Música se componen de obras que en su día fueron denostadas y a las que no se les dio valor alguno (no ya un reconocimiento en base a su calidad, sino un olvido absoluto) que con el paso del tiempo y gracias a gente que ama y vive de esta magia que nos llena, podemos alcanzar para degustarlas.
"The Stone Circus" es la obra de un grupo que fue maltratado por su propia compañía, la mítica (todo hay que decirlo) y enorme en cuanto a lo que sacaba Mainstream, y que sólo cuando quiso y le dio la gana dejó ver un trabajo de Acid Psycho que muchos quisieran para sí, olvidándose de la promoción e incluso cambiando el nombre original de la banda.
Es curioso que el indiscutible valor musical del disco le viniera tanto por la calidad que atesora como por la mística de dónde procedía, siendo durante mucho tiempo uno de los discos buscados y de los cuales se ha hablado tanto de bueno por lo que se sabía como de leyenda urbana creada a la sombra del desconocimiento por lo que realmente contenía.
Un disco donde el maravilloso sonido del "Hammond" de Jonathan Caine va manejando a su antojo toda la obra, un conjunto de temas extraídos de lo más profundo de la Psycho más auténtica, con fuzz por todos lados sin ánimo de tomar prisioneros por parte de  las seis cuerdas de Sonny Haines, el otro baluarte del sonido de la banda.
Espectacular trabajo en las melodías, preciosos momentos de Psycho más calmados y más que aceptables instantes de experimentación musical que llenan el espacio de Música para llenarte y realizar un viaje alucinante.
El poder de los sonidos te envuelven sin ningún esfuerzo, temas escritos con una sensibilidad y calidad que provocan un efecto hipnótico al ser escuchados cuando el grupo los transforma en Música. La guitarra atraviesa el aire entre sonidos elevados por el grupo en pleno éxtasis, la voz (a veces poco utilizada) de Ronnie Paige se enfrenta sin pudor al reto y a ese órgano que hiela la sangre cuando seduce con sus sonidos por encima de una poderosa sección rítmica que sigue todo el proceso para que la melodía y el ritmo no se pierda nunca.
Disco para descubrir, disfrutar, aprender y enamorarse (de nuevo, otra vez, una vez más...) de eso que llamamos magia y que se conoce como Música.

A:  What went wrong;  Adam's Lament;  Mr. Grey;  Blue Funk;  Carnival of love
B:  Sara Wells;  Inside-Out man;  Camino Real;  People I once Knew




De Vinilos y Otras Glorias MCCCLXVI

Volvemos, tras el parón emocional que supone no estar atentos al teclado que escupe eso que llena el blanco fondo de la pantalla, con Música que nos permita ser...


Magic (Enclosed) 1969


No hay nada que ocultar (ni creo que lo pretendieran los integrantes del grupo Magic) cuando comienzan las primeras notas de "Keep On Movin' On", el tema de apertura de su álbum debut  "Enclosed" que resultó ser el principio y final de la aventura musical del grupo. No hay nada que no quieran hacer y expresar a través de la Música que esta misma no nos haga saber, porque nos encontramos ante un álbum (un pedazo de trabajo realizado con mucho gusto) de Psycho auténtica y abrasadora, una muestra más de esos sonidos que llenan el espacio en una época en la cual todo el concepto se iba difuminando en cierta manera por lo que venía en cuanto a estilos (aunque se ha demostrado que está tan viva como antaño) y que por eso no tuvo el calado que posiblemente el disco se merece por su calidad.
Con formación de cuarteto y un sonido que me apasiona cuando ese ácido que escupen se te enrolla en el cuello, los ocho temas del álbum son una demostración de la Música que amaban y que expresan de una manera realmente efectiva. La Psycho en estado más puro va abriéndose paso desde los primeros sones y creciendo en intensidad hasta llegar a dos trallazos que te entran desde el aire y atraviesan las neuronas, "Ets Zero" y el final de la cara A "One Minus Two", auténticos y emotivos momentos de ácido pasados por una guitarra que echa fuego y una banda siguiendo de manera exuberante los envites de las seis cuerdas, momentos que rezuman hippismo y una forma de vida que se apagaba. La traca definitiva la dejan para la cara B y los doce minutos de "Play" que llega tras una pequeña y quizás corta introducción denominada "Who Am I To Say?" que sirve para prepararte a ese impacto con el que se despiden de una manera brillante y enérgica, resumiendo todo lo que el disco ha ido ofreciendo.
Lástima la duración del disco, obra realizada por sentidos y amantes de todo un concepto musical y de vida, que nos deja el sabor de querer mucho más por lo que hemos escuchado. Un disco para descubrir otra de esas bandas olvidadas que en un momento tuvieron la inspiración y la magia de crear Música para soñar.
Duane King guitarra y voz. Joey Murcia guitarr. Nick King bajo y voces. Gary Harger batería.

SIDE ONE:  Keep on movin' on;  Indian sadie;  You must believe she's gone;  Ets Zero;  Wake up girl;  One minus two.
SIDE TWO:  Who Am I To Say?;  Play



viernes, 17 de abril de 2015

Letras De Amor

No tengo de ti, palabras ni letras;
sólo me alivia el oír mi corazón,
y en cada golpe de vida lleva,
unidas para siempre, mi vida y tu vida.


Mi corazón cesó su galope
al notar tu ausencia.
La música, tocándolo, no lo despertó,
pues, cual Orfeo de sangre, reposa
en las llamas del amor.


Nubes como gasas infinitas, etéreas...
sublimes.
Gaviotas espumosas en cielos de mineral y fuego...
ligeras.
Llevadle con el viento y en las alas esperanza de amor...
palabras.
Decidle que no es locura el tener dos amores...
colores.
Que a mí el suyo me da vida; el mío la vida me niega...
Ausencia.


Diego L. "Diálogos de Leones y Peces" Extracto
(Reproducido con permiso de Vicky)