sábado, 30 de noviembre de 2013

Surcos del Siglo XXI - 164

No nos cansamos de decir que la Música es universal, primero porque lo creemos y después porque creo que poca gente puede negarlo, y otra muestra más la que traemos por aquí.


Lüger (Concrete Light) 2011


Prog. en pleno siglo XXI sonando como los grandes del sonido espacial y además hecho en la piel de toro, y además realizado por los mismos componentes del grupo en prensaje privado, y además... es maravilloso y fantástico, para que se vayan dando cuenta la bazofia que abunda por ahí que el talento, la clase y la calidad está donde la mente dibuja la Música bien hecha, no donde se escriben nombres de ventas y anuncios.
Lüger nos presenta su segundo trabajo, una excelente obra de Música Prog. con todo lo que se debe exigir a este tipo de sonidos cuando son buenos, excepcionales creaciones que nos llevan a un universo en un viaje a través del espacio soñando con lo que la Música te sugiere, un maravilloso momento que dura todo lo que tú quieras con o además de lo que escuchas.
Casi como una obra conceptual "Concrete Light" es un recorrido por siete creaciones que nos inundan de sonidos a modo de esos inacabables momentos del Prog. más auténtico creado por Hawkwind, King Crimson... con las distancias que se esperan pero sin desmerecer en la intención y con una calidad enorme.
Los teclados toman ese ambiente que con ritmos obsesivos se adentran en nuestros sentidos, marcados por una sección rítmica al margen de cualquier disculpa que va enlazando una a una cada etapa del propio viaje que es una sucesión de sonidos con guitarras y efectos abrumadores, órganos y sintetizadores envolventes y voces que repiten como una letanía estrofas que te preparan para el estallido final en galopadas inmensas de jams que no saben de terminaciones.
Un disco sublime, conceptualmente de altísimo nivel, creaciones muy bien elaboradas y la recreación de las mismas en el vinilo hecha con un gusto exquisito. los músicos se recrean entre solos, ritmos y riff frenéticos, pequeños colapsos al cerebro en cortes secos y rotundos y una manera directa y sin concesiones de presentar su trabajo.
Porque puede hacerse si se es bueno (y alguna cosa más ajena a la Música) "Concrete Light" es una demostración de calidad al servicio de lo que creen quienes la hacen posible y en ese sentido aún lo es ¡¡vaya que sí!!
Daniel Fernández bajo, voz y sitar. Edu García guitarra, efectos y voz. Raúl Gómez batería efectos y voz. Fernando Rujas floor tom, metal sheets y voz. Mario Zamora órgano, sintetizadores y voz.

SIDE A:  Belldrummer mo therfucker;  Monkey's everywhere;  Dracula's Chauffeur Wants More
SIDE B:  Hot stuff;  Shirokovsky palasite I;   Shirokovsky palasite II;  Zwischenspiel / Quidquid latet apparebit

Surcos del Siglo XXI - 163

Un nuevo descubrimiento de un grupo que lo único que hace es crecer y crecer, por lo que sus límites son tan desconocidos como esperanzadores.


The Flying Eyes (Lowlands) 2013


Un pedazo disco de Hard Psycho absolutamente brillante y genial, un genuino trabajo que se mete directo a las entrañas sin pasar por vena porque todo te viene como un trallazo que te sublima completamente.
Brutal y directo los riff de esas guitarras demoledoras no dejan títere con cabeza, grandísimo el despliegue de capacidad para atacar tus sentidos con todo lo que tienen entre manos y no es poco.
Las guitarras se encargan de entrar a saco en tus sentidos con esos riff tan de otras décadas que martillean sin cesar y hacen gozar a cualquier buen amante de esta Música exquisita cuando está bien hecha. Golpes que te caen como un muro y al tiempo te hacen moverte por todo el universo, solos desmembrados para enrollar las emociones con acero muy caliente y al rojo vivo, al tiempo que la voz (que por cierto está genial durante todo el disco) te sube a las estrellas.
Junto a esta demoníaca manera de entender la Música la sección rítmica arrasa y no da descanso durante todo el trabajo golpeándote donde más se siente para que saborees la Música que llega desde las profundidades del Hard más puro, seco y desnudo de cualquier aditivo.
Los cambios de ritmo se convierten en furiosas acometidas que te hacen seguir lo que el grupo crea de un lado para otro a golpe de emociones nada contenidas que superan cualquier atisbo de mediocridad, porque esto es Música en estado puro, lo que llega es lo que se crea sin envoltorios para lanzarlo a la cara y si lo quieres tenerlo para siempre.
Un formidable conjunto de temas que nos guían por un universo de gran poder y tremendos ritmos, Psycho salvaje arreglado con ese Hard pesado que no se sostiene sin una tromba de sonidos furiosos y maravillosos.
Un disco para disfrutar de todo lo que nos da esa Música genial y exquisita cuando se hace bien y que es un soplo de aire fresco en la dureza que destila hasta tus sentidos.
Disfruta del demoledor placer de saborear un disco de gran Música sin necesidad de aspavientos por ver la fecha de su creación, porque cuando se tiene talento las eras no existen y si no escucha "Lowlands" y saldrás de dudas.

A:  Long gone;  Under iron feet;  Rolling thunder;  Smile;  Alive in time
B:  Lowlands;  Eye of the storm;  Comfort machine;  Surrender

domingo, 24 de noviembre de 2013

Surcos del Siglo XXI - 162

Aunque ya nos visitó en nuestro recorrido por estos Surcos del Siglo XXI que tanto nos sugieren vuelve un rara avis por su concepto musical.


Octopus Syng (Birds Of Morning Are Never Late) 2007


Desde Finlandia tenemos el gusto de saborear el proyecto de un iluminado que es quien realmente tiene en sí mismo el nombre de Octopus Syng. Respondiendo al nombre de Jaire es el creador de todo el universo alrededor del cual gira la idea del grupo o lo que es igual de él mismo, con el concepto de la imaginación, la composición de los temas y todo el proceso de producción del álbum, una obra completa para una mente singular.
Los instrumentos también corren por su cuenta salvo excepciones en las voces y coros de colaboraciones varias pero por lo demás se trata de la concepción y parto de una criatura que nos lleva a esos momentos sublimes del Psycho ya tardío acompañado de un toque Folk y envuelto todo en emocionantes y geniales melodías.
Sin desmentir en ningún momento las influencias obtenidas del genio Syd Barrett la manera de componer nos transporta a ese Folk ácido que reniega de todo lo que no sea sutileza y memorable intuición a la hora de llegar con el suave ritmo de las guitarras pausadas, los conjuntos corales armoniosos y que empeñados en excelsas melodías dan un toque de genial exquisitez a la obra, composiciones con sabor sesentero donde la Psycho lo envolvía todo, teclados que afloran para que el viaje que comienza sea un desvarío mental dentro de las propias ideas y querencias de cada uno cuando se desmadran por lugares y rincones que la mente reconoce sin esfuerzo.
"Birds Of Morning Are Never Late" es un aprendizaje dentro de la Música para ir recorriendo sin medida los caminos trazados en el pasado y que ahora nos son devueltos, voces tan sutiles como deseadas, guitarras que apenas rozan el aire, gemidos en súplica y momentos de elegante evasión con esos teclados y percusión de metales imprecisos, toda una experiencia sensorial para abrir la mente a lo que pueda llegar sin esperar nada concreto.
Un pulso a los sentidos llevado desde la creatividad y el buen gusto en una obra fascinante que recorre lo mejor de hace demasiado tiempo a fecha que nos relame por la cercanía, sonidos espectrales y maravillosas melodías para viajar donde quieras.

A - SIDE:  Just a little bit trials;  Festivals of twilight;  Rose-red telephone in 1969;  Highways;  One brunette girl;  A big old white spanish manor-house
B - SIDE:  I feel your reverbs;  Square tragedy;  Life Is so simple;  Bright trees and symbolic keys;  Let the warmth of our summer last long

Surcos del Siglo XXI - 161

Vamos a retomar algunos momentos que en este siglo que va pasando como un tiro me han traído instantes inmensos con los artistas que no saben de épocas.


Jackie Leven (Defending Ancient Springs) 2000


Si se hiciera la biografía para el cine de Jackie Leven saldría una de esas historias que tanto gustan de perdedores impenitentes que contra viento y marea intentan sacar adelante su sueños (o algo por el estilo) y que cuando lo han conseguido...
... pero es otra historia, que es muy posible que coincida con la de nuestro hombre pero que a pesar de ir paralela a su obra como músico es ajena a lo que nos entrega cuando se trata de crear magia en forma de notas. El siglo XXI recibió a Jackie Leven con este disco titulado "Defending Ancient Springs", una obra como todas las suyas que trata temas que nos circundan en el día a día o que no nos rozan porque queremos evitarlos pero que están ahí, porque las miserias humanas no dejan de crecer tal y como está el patio. 
Dotado de una voz maravillosa y privilegiada Leven recita esos cantos a la inmundicia, la muerte y la vida así como a la esperanza y comienza el nuevo siglo con diez temas que son parte de su alma y que intenta que se hagan en cierto modo parte de la nuestra. 
Tras su voz y esos ecos de letras lacerantes y dolorosas el intimismo de un hombre que dejó de gritar hace décadas cuando ni él mismo se escuchaba, un suave canto que se transforma en susurro acompañado de su guitarra cuando el escocés nos deleita acariciando las cuerdas de acero, pura melodía, pura magia, algo tan cercano como incomprensible si no se tiene la sensibilidad para poder arrancarle al aire lo que nos llega. Arreglos de instrumentos al uso, preciosos los teclados (el piano cuando entra es algo sublime) y esa percusión que casi no está o lo parece, el "Hammond" brama a lo desconocido y las cuerdas de violines nos arrancan jirones de piel.
Una delicia tras otra de la mano de este juglar que llegó treinta años tarde estando en el sitio, pero que no vio que su sitio podía dejar de estar si se pasaba de largo y que terminando el siglo y como entrada del nuevo se dedica a dejarnos con la piel erizada gracias a momentos como este, un trabajo sobrio y sin fisuras para expresar lo que siente.
Si te quieres dejar el llanto con lo que te llega, escucha un poco a Jackie Leven y sabrás que las emociones a veces son más de lo que parecen.
Jackie Leven guitarras, piano, voz, percusión. David Thomas acordeón. Graham Preskett violín y mandolina. Michael Cosgrave teclados, hurdy gurdy, acordeón. Henry Priestman "Hammond". John Read bajo. Steve Jackson batería.

Songs:  You've lost that loving feeling;  Single father;  Paris Blues;  Defending ancient springs;  The working man's love song;  I saw my love walk into clouds;  Hand Is pale with holy kisses;  Your winter days;  The keys to the forest;  Moebid sky


Fire! Fire!


The Ballad Of Little Jane


Woodpecker


The Righteous Path


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXXI

Seguimos recorriendo los caminos en los cuales la Música nos hace suyos sin pedir nada a cambio, algo que le he agradecido toda mi vida.


Friends (Fragile) 1972


Entre el Pop Rock, parte de Folk con ritmos que sugieren mucho a la hora de expresarse en guitarras acústicas suaves y delicadas nos encontramos con este trabajo llamado "Fragile" que no es sino el proyecto de un iluminado llamado Peter Howell creador de este espacio musical donde desarrolla sus sueños.
La delicadeza de las composiciones mantiene ese tono dulce, amable de apenas un ligero roce en los sentidos en los cuales se desliza para llegarnos con la melodías que maneja como nadie a base de esas cuerdas de acero en acústicas sensibles. Acompañado en ciertos temas por la voz de Ruth Cubbin, tanto cuando se encuentran ambos como cuando canta sólo Howell los conjuntos corales son una verdadera maravilla como si estuvieran recitando letras para calmar el espíritu, una manera muy personal y exquisita de hacer llegar la Música a través de las palabras.
Disco suave de emociones contenidas, compuesto en su totalidad por Howell con la instrumentación a su cargo salvo pequeños detalles que aportan ciertos toques sutiles al conjunto (la flauta de "Memories" o la mandolina de "You Need Friends" son tremendos) un trabajo personal y muy íntimo que llena de sus propios misterios los instantes de escucha de una obra muy especial. El piano está usado de una manera justa, cuando entra se siente ese toque de distinción y el tema en cuestión cambia totalmente (como ejemplo "In The Morning" que consigue en el tema otra dimensión) mientras que la continua reiteración de los arpegios llevan a un climax de verdadera orgía emocional.
Un disco precioso para llevárselo a cualquier lugar donde soñar resulte fácil, un camino a recorrer entre suaves caricias a los sentidos y controlar el viaje para que las paradas sean tus propios sentimientos. Poder elegir entre la dulzura y la emoción siempre aporta algo bueno, al menos si los sentidos están preparados para que eso te permita dejarte llegar.
Disfruta de "Fragile" y levita hasta donde quieras, no hace falta volver a la realidad si creas la tuya propia.

Side One:  You need friends;  A tale of your life;  Summer sunday blues;  One sweet day;  Memories;  Lonely road
Side Two:  In the morning;  Come inside;  Take a walk;  River song;  Once in a winter town;  Time to run


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXX

De vez en cuando me acuerdo de ciertas cosas que deberían haber "Paseado Por Los Sueños" y les invito a visitarnos, cosas como estas que hacen que todo sea muy diferente.


Mellow Candle (Swaddling Songs) 1972


Como en tantas ocasiones podría decir solamente (y nada menos ¡¡rediez!!) que este disco es una joya y con ello acabar la parrafada de rigor, pero me resulta muy duro decir algo tan contundente y ya está porque quizás todo está dicho con esa palabra o quizás no.
Desde Irlanda con amor, Música y una sensibilidad abrumadora nos llegan Mellow Candle y este su único trabajo, una brutal exhibición de emociones a flor de piel que se deslizan por el universo sensorial y nos hace suyos. En boca de uno de los tipos que más saben de esto y del cual me encanta dejarme embaucar cuando habla "Todo el mundo debería tener este disco" al menos todo el mundo con una sensibilidad acorde con lo que se entrega, pedazos de seda en un envoltorio que es pura magia para el alma.
"Swaddling Songs" es una obra de arte con doce pequeñas obras de arte en el interior que van llenando un espacio infinito sin que te des cuenta, una manera exquisita y única de transportarte donde ellos quieren con ese Folk Prog. de tantos quilates que abruma.
Lo de los conjuntos corales es de pura traca, excepcionales, maravillosos llevados por esas voces femeninas que son un arrullo tras otro, todo como un susurro, sensual y bellísimo que incluso en momentos más ásperos donde la Música quiere arañarte te adormecen para volver a sentirlas, simplemente brutal.
Esa delicadeza se traslada a los instrumentos que parecen no querer molestar al que escucha sumido en ese estado de embriaguez emocional por lo que le llega; pianos con melodías exquisitas, guitarras calmas y acero en las cuerdas que vibran lo que es justo para acariciarte, un bajo que casi pide permiso para entrar y esa percusión casi imperceptible pero que marca el ritmo a golpe de sentimientos siguiendo siempre a esas gargantas privilegiadas que no cesan de hacernos soñar.
"Paseando Por Los Sueños" puedes encontrarte piezas de museo como esta, un monumento a la Música, los sonidos y los sentimientos que no puedes perderte porque se hacen parte de tu alma, llegados desde la emoción de quien sabe hacer sentir como un susurro.
Un disco emocionante, brutal, bellísimo y exquisito, todo mezclado una joya para deleitarse en cualquier lugar del universo.
Clodagh Simonds voz y piano. David Williams guitarras y voces. Alison Williams voz. Frank Boylan bajo, voz. William A. Murray percusión.

Side One:  Heaven Heath;  Sheep season;  Silversong;  The poet and the witch;  Messenger birds;  Dan the wing
Side Two:  Reverend Sisters;  Break your token;  Buy or beware;  Vile excesses;  Lonely man;  Boulders on my grave 


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXIX

Volvemos a un estilo que me encanta (en ocasiones me apasiona y otras me vuelve loco) en esa zona del Norte de Europa donde las cosas se hacen de una manera especial.


Blackbirds (Touch Of Music) 1971


Encuadrados en esa corriente de Música maravillosa llamada Krautrock y que tanto y tantos buenos músicos ha dado al Prog. más puro y al más extremo, Blackbirds son un grupo de melodías y sinfonías casi espirituales por momentos rayando la vertiente más sinfónica de Prog. absolutamente metidos en los aires musicales donde el órgano y el resto de teclados llevan la pauta en los temas.
Momentos que incluso nos recuerdan a imágenes de inspiración eclesiástica, los sentidos se ponen en guardia cuando dentro de todo el conjunto el eco del órgano parece ensalzar esos lugares de silencios sobrecogedores y plegarias hacia la nada.
La guitarra usada en escasos pasajes con la fuerza que se espera, algunos riff que denotan la necesidad de las seis cuerdas mientras la base la sigue, pero rápidamente es engullida por más cortes de órgano y clavicordio así como por los instantes en los cuales el violín o la flauta dulcifican el tono y se vuelve a esa sinfonía suprema que casi todo el disco sugiere (caso excepcional la cabalgada llamada "Return From The War" donde las seis cuerdas se dan un festín de riff y solos)
Sonando como un bloque compacto los temas sugieren momentos de inspiración clásica, deslices en tonos muy cercanos a ELP y sobre todo la orgía sensorial que supone estar metido en un ambiente donde todo fluye alrededor metiéndote como en una cúpula en la cual los sentidos se van haciendo a lo que te llega. Poderosos los dos miembros encargados de los ritmos que mantienen la tensión en cada momento y los usos de instrumentos para influir en la melodía se hace de manera exquisita.
Conjuntos corales preciosos tanto la voz solista como el acompañamiento (todos los miembros del grupo cantan o ayudan en los coros) que dan un toque de dramatismo bellísimo a ese Prog. Sinfónico con el que nos deleitan.
"Touch Of Music" es un disco bello, sobrecogedor y en los instantes en los que sale a experimentar aporta algo que no todos pueden hacer, Música.
Disfruta de una belleza para los sentidos, un momento donde puedes ser tú alejado del universo en ese camino que cada uno recrea en su mente con lo que te ofrecen para sugerir, y eso es algo tan íntimo como impagable.
Werner Breining guitarra, violín, flauta y voz. Peter Bely klavier, órgano y voz. Wolfgang Bode bajo y voz. Charles Sikora batería y voz.

A:  Präludium;  All you need;  Return fron the war
B:  Give me freedom;  What Is Free;  Come back;  Let's do It together

sábado, 23 de noviembre de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXVIII

No hay temor ni miedo cuando de Música se trata, sólo preparar la mente y el alma para todo aquello que nos venga y lo demás... es otra historia.


The Parlour Band (Is A Friend?) 1972


Que nadie se me espante (especialmente los cuatro de rigor y los que sin tanto rigor siguen esto) porque no me ha dado un aire y me he convertido en una línea al hablar de Música, simplemente me planto delante de la estantería y algunos vinilos salen disparados para pegarse a mis manos queriendo darse un "Paseo Por Los Sueños" y dejarnos toda su magia, por eso a veces surgen muchas ideas que parecen encadenadas o con un nexo en común pero no es el caso.
"Is A Friend?" es un precioso disco de Prog. melódico que arranca emociones hasta la médula, una maravillosa sensación de paz y nostalgia mezclada con los sonidos que se escapan de los surcos para deleitarnos.
Las acústicas acarician la piel con la misma facilidad que esas voces que van desgranando las estrofas a ritmo de solos o coros dependiendo de los temas, dúos y voz solista que con la sensibilidad y la belleza de todo el disco te atrapan en una dulce sensación. Arpegios de las cuerdas de acero alrededor de los cuales se van montando los temas con percusiones que van y vienen y arreglos de teclados que dejan los sentidos dispuestos para el placer.
Como buen disco de Prog. no evitan los cambios continuos, las variaciones dentro de los temas ni huyen de los distintos movimientos que los giros y vueltas puedan dar a los mismos en los cuales se desenvuelven sin dificultad, como esa tremenda exhibición que es "Evening" o la pequeña suite "Home Once more Loneliness" donde se dejan llevar luciéndose.
Un disco de Música para soñar, Prog. al uso con momentos oscuros y la mayoría dulces instantes de guitarras y teclados excelsos, una producción que está a la altura por lo que ofrece especialmente consiguiendo que esos conjuntos corales suenen limpios y que estén metidos en el momento justo porque es una de las grandes bazas del disco y les queda de vicio.
Como siempre decimos, si te gusta la Música "Is A Friend?" es un disco de Música con mayúsculas, si además de eso tu sensibilidad te lleva a degustar el Prog. en estado puro esta obra colmará más de un sueño porque es una exhibición de melodías y susurros a flor de piel, el resto ya lo pones tú o lo que sientas.
Peter Filleul voz, teclados y guitarras acústicas. Pix voz y guitarra. Craig Anders voz, guitarras y slide. Mark Ashley Anders voz y bajo. Jerry Robins percusión.

Side 1:  Forgotten dreams;  Pretty Haired Girl;  Springs sweet comfort;  Early morning eyes;  Follow Me
Side 2:  Evening;  Don't be sad;  Little goldie;  To Happiness;  Home Once More Loneliness



De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXVII

Volvemos porque nunca nos hemos ido, o como decía aquél si me he ido y no lo saben por aquí sigo, de manera que...


Odin (Odin) 1972


Cuando hace como una década llegó a mis manos el disco de Odin sin tener ni puñetera idea de qué iba el tema (más o menos como ahora pero conociendo las portadas) me llamó la atención la pinta tan maravillosa de los cuatro componentes del grupo.
Hoy en día me siguen encantando esas pintas, pelos largos, rockeros por convicción y miradas perdidas a lo "no estoy porque me da la gana" pero además entiendo un poco más su Música y eso ya es un logro.
Cuarteto inglés residente en Alemania que se embarcó en la aventura del Prog. por esas composiciones enormes que a modo de suites recorren todo el disco y que te dejan un gusto maravilloso por la buena Música al margen de estilos y maneras de expresión. En este caso ese margen se topa con esta emoción que me posee cuando el Prog. me entra en vena, me recorre entero y además saca de mí lo mejor que tengo cuando de escuchar se trata.
Furiosos recorridos de "Hammond" que te ponen la piel de gallina, una sección rítmica que para sí quisieran muchos golpeándote el estómago como quiere tanto el bajo que se recorre el traste sin ningún pudor como la batería que te exige el máximo a la hora de escuchar por los cambios continuos y sin pausa que se marca en los temas, especialmente en esos ya mencionados que como pequeñas óperas jalonan el disco y entre todo eso la guitarra tanto machacándote con los riff de ritmos que van y vienen como saliendo tras el resto de los instrumentos en solos que te hacen vibrar.
Prog. clásico con unos ribetes de Hard que asustan y toques de Blues y jazzy para que la orgía sea completa, auténtico placer para los sentidos de la mano de estos músicos que se empeñan (y lo consiguen a mi modo de ver) en entregarnos un trabajo excepcional de buena Música elaborada desde los cimientos a la hora de componer con mucha diversidad y vueltas de tuerca constantes y una vez escrito plasmarlo en unos surcos que son puro vicio escucharlos.
Tremenda entrada de 10'50'' con "Life Is Only" algo para recordar, detalles de seda en pequeñas donaciones a los sentidos y más de esa gloria en otros temas eternos, "Gemini" o "Clown" para cerrar un trabajo que da gusto paladear.
Stuart Fordham batería y percusión. Ray Brown bajo y voz. Jeff Beer teclados, percusión y voz. Rob Terstall guitarra y voz.

I:  Life Is only;  Tribute to Frank;  Turnpike lane;  Be the man you are
II:  Gemini;  Eucalyptus;  Clown 


Steel Mill


Insumisión

Amiga y colaboradora de este espacio, Charo nos trae su visión sobre lo que consideramos (en eso me uno a ella sin dudarlo) un derecho inalienable y que no se compra ni se vende según modas, épocas ni mierdas varias que nos quieran hacer creer.


Insumisión

Siempre he sido una persona respetuosa con las reglas, estuviera de acuerdo o no con ellas, siempre que las mismas fueran por el bien común, por el bienestar familiar o por la paz mundial. Pero hoy me declaro INSUMISA. Me niego a admitir las nuevas normas que la RALE publicó hace ya la friolera de dos años. He de admitir que desconocía dichas reglas de ortografía porque la gente que lee lo que yo pueda escribir nunca me ha corregido y porque el corrector ortográfico de mi ordenador es casi tan antiguo como yo (lo que nos da un cierto calorcito de hogar).

El otro día, hablando con un profesor de lengua española salió a colación la nueva ortografía. Me presentaron el documento y sin darme cuenta comencé a ponerme de mala leche, a soltar improperios por mi linda boquita y de repente me levanté de la silla como si fuera Agustina de Aragón y dije algo así como “me declaro insumisa y llamo a todos a la insumisión”.

Parece ser que la RALE (esa que limpia y da esplendor) ha decidido facilitar la vida a la gente (¡cuánta bondad!). Vamos a ver si puedo explicar cuáles son algunas de las nuevas normas: los prefijos “post” y “trans” pasan a ser “pos” y “tras”, o lo que es lo mismo si antes El paciente necesitaba una transfusión en el postoperatorio ahora solo necesita una trasfusión en el posoperatorio. Si, han leído bien. He escrito solo y no sólo (INSUMISIÓN) porque a partir de ahora el acento se elimina (se ve que antes éramos demasiado quisquillosos con estas cosillas). Porque para evitar conflictos en el hipotético (INSUMISIÓN) caso (luego hablaremos de las h) que hubiera confusión, ésta (INSUMISIÓN) se subsana poniendo la palabra entera, es decir, solamente.

Pasamos a hablar de la “h”. Las nuevas normas dicen que las palabras que se puedan escribir con “h” o sin ella (es decir, todas excepto las que vayan detrás de una c formando la grafía correspondiente a un fonema diverso) se prefiere siempre la forma sin “h”. Es decir, que ya no hilvanaré (INSUMISIÓN) el almohadón (INSUMISIÓN) ni podré habitar (INSUMISIÓN) en una buhardilla (INSUMISIÓN). Porque ésta (INSUMISIÓN) (también hay nuevas reglas para los pronombres demostrativos) es una de las más escandalosas, ya no tendremos buhardillas sino boardillas. No sólo (INSUMISIÓN) quitamos la “h” sino que cambiamos la “u” por una “o”.
Pues lo dicho, resulta que ésta (INSUMISIÓN) es parte de la nueva gramática que, imagino, han diseñado para que los pobres niños que hace mucho que no saben distinguir un pronombre de un artículo no se vean en la necesidad de decidir si ponen tilde o no en palabras básicas y de uso común y así nos evitamos el psicólogo (INSUMISIÓN) por los traumas que les pueda crear tanta incertidumbre.

Como imaginarán la cosa no queda ahí, estaba la “ps” de psicólogo (porque ya no está), había préstamos de otras lenguas como banjo, junior o manager que ahora son banyo, yúnior o mánayer y un montón de lindezas más que me niego siquiera a mencionar.
Y me pregunto, ¿todo esto lo hacen porque tienen que justificar sus sueldos y sus mentes ya no dan más de sí, porque temen no pasar a la historia por sus obras y quieren hacerlo por sus armas de destrucción masiva o por qué?
¿Dónde ha quedado la etimología de las palabras, el cómo animar a un niño a que descubra por sí mismo la procedencia de los vocablos y la maravillosa aventura que supone conocer las culturas que nos han influido, investigar en un diccionario buscando datos…?

Hace años empezamos por admitir el leísmo, por no sorprendernos al omitir la “d” en un participio, y poco a poco hemos ido degenerando de tal manera que creo que se nos ha ido la pinza. Pero lo que más me enfada es que se da cabida en el diccionario a todos los términos creados por los adolescentes porque son de uso común, se permiten aberraciones sólo por el hecho de que sean hoy en día de común uso (por variar), pero si mañana voy a hacer un examen en el que debo poner la palabra guión (INSUMISIÓN) o truhán (INSUMISIÓN) me pueden suspender porque no es que ahora se admitan truan y guion, es que son la única manera de escribirlas.

Perdonen, pero creo que escribir y hablar bien es un derecho que tenemos todos, es algo tan maravilloso que, desgraciadamente, ha pasado casi a ser un arte. Y hasta (INSUMISIÓN) esta forma de arte se nos está negando.


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXVI

Estamos de aquí para allá, llenándonos de eso que nos hace parecer eternos en lo mental, porque es la fuerza que se siente al escuchar buena Música.


Odyssey (Setting Forth) 1969


Desde el otro lado del océano, concretamente en Long Island, NYC nos visita una de esas bandas que por desconocidas asombran cuando se tienen la oportunidad de escuchar lo que ofrecen.
En la escena Underground neoyorquina y alrededores Odyssey fue uno de los grupos más reputados en ese Hard Psycho poderoso, descomunal y descarnado que hacían mejor que la mayoría, una manera bestial y directa de disparar las notas al entrecejo.
"Setting Forth" da poco lugar a la especulación, quizás algunas composiciones pueden alejarse de esto que decimos (se me ocurre el temazo "Sally" que es puro sentimiento en clave de órgano apabullante y melancólico) pero por lo demás trallazo tras trallazo se te van metiendo en las entrañas como sólo el buen Hard puede hacer.
Finales de los sesenta y la Psycho dando coletazos que abruman, mucha fuzz, efectos, esos solos de guitarra que con todos los efectos del mundo te van envolviendo hasta estrangularte, "Hammond" poderoso y "llorón", oscuro en ocasiones y abrumador en otras, junto a riff de guitarras manejadas maravillosamente bien que se sujetan en los brazos de la sección rítmica que pega y pega y pega. El bajo se empeña en duetos con las seis cuerdas y nunca sale mal parado y esa voz que por sobrada parece no hacer esfuerzo ayuda en los momentos corales intensos, sugerentes y llevados a extremos muy bellos.
Los solos de órgano están tan marcados como las señales que te dejan en la piel, pisándose entre las seis cuerdas y esas teclas que me vuelven loco, introducciones a lo In-A-Gada... para ir abriéndose paso por esos caminos de luces alucinógenas, atemporales espacios de ensoñación y fantasías en colores que dañan las retinas donde le esperan los instrumentos que hacen de todo esto un brutal ejemplo de Música con mayúsculas, Hard Psycho con todos los quilates del mundo, que no es poco.
Sin esfuerzo todo va pasando por delante de tu mente, ritmos enloquecidos, pausas arañadas a las estrofas que silencian, riff rompedores o saltos sin red en cabalgadas intensas, un recorrido en diez estaciones por la esencia de esta Música abrumadora y genial.
Disfruta de Odyssey y su "Setting Forth", una obra que hará despertar los demonios de tu interior.

A:  Angel dust;  Sally;  Church yard;  You're not there;  Got to feel It
B:  Tied by a rope;  Society's child;  Denky's boogie;  St. Elmo's Fire;  Come back


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXV

Un pequeño cambio para demostrarnos a nosotros mismos (lo del resto no puedo demostrarlo porque no estoy en ello) que podemos si queremos.


Antoine (Antoine Rencontre Les Problemes) 1966


En plena efervescencia de movimientos de libertad política y social en Francia, en una época donde la Música no sólo decía algo sino que además quería mover muchas cosas este interesante y peculiar tipo llamado Antoine estaba siempre en problemas, tal y como su primera obra dejó entender y esta segunda (mucho más elaborada y completa) aclaró.
"Antoine Rencontre Les Problemes" es una oda al Psycho Pop con esos toques extravagantes y fantásticos del lado melódico puestos al servicio de unas letras ya de por sí explosivas. Un pionero en Francia de lo que eran efectos y momentos inspirados en la Psycho, con fuzz, wah-wah y todo lo que ayudaba a su Música a desmarcarse un poco de todo lo que se hacía en esas fechas (sobre todo por el tono político que aún comenzando por ahí siguió los caminos del Rock, aunque tiene temas comprometidos como "Ballade A Luis Rego, Prisionnier Politique") a pesar de tener en su mente la conciencia que a nadie se le podía escapar.
Temas rockeros se entremezclan de manera brillante con baladas estremecedoras por el mensaje y ese manejo de las acústicas y los teclados que provocan un ambiente entre intimista y de sufrimiento por lo que sucede, esas baladas que la canción francesa tan bien maneja en otros estilos ajenos a nuestro protagonista.
La voz de Antoine, francesa en el sentido más clásico de la palabra deja ese tono lúgubre en los temas lentos y baladas oscuras para saltar hacia registros más alegres en esos rockers que dejan un aire de garaje y carretera. Arreglos de teclados muy bien llevados y una manera suave, sensual y maravillosa de marcar los ritmos hacen de la escucha de este disco una gozada si te metes de lleno en esos arpegios que te llevan a lo largo de los catorce temas que el autor con mucha retranca llama problemas pero que realmente forman un cuadro pintado con mucho gusto.
Si te va la Psycho, el Rock'n Roll y esa manera tan particular de la canción francesa en este disco se encuentra todo mezclado de una manera maravillosa, llevadera y con un gusto realmente admirable.
Dicho esto y ahora que nos suelen llevar por donde quieren puede ser un buen momento para evitar el cierre de fronteras... mentales y que cada uno decida en esto de los sentimientos y las emociones, que siempre será mejor.

FACE 1:  Contre-Elucubrations problematiques;  Des Lendemains;  Pop Jerk;  Ce monde existe;  Dodecaphone;  Je ne vois rien;  Il Suffirait d'n rien
FACE 2:   Ballade A Luis Rego, Prisionnier Politique;  On s'en fout;  Pas adieu;  S'il boude;  Si c'est la nuit;  Je dis ce que je pense et je vis comme je veux;  Passe ton chemin


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXIV

Un grupo que hace ese tipo de Música con la cual uno se siente identificado y muy bien, por aquello de lo que desprende.


Home (Pause For A Hoarse Horse) 1971


Cuando hablamos de Hard, Rock Duro o algún que otro sucedáneo a veces se olvidan grupos que por lo que llevan en sus composiciones son parte de esa Música tan maravillosa pero que en cierto modo pueden no parecerlo porque sus creaciones llevan incluidas melodías que les hacen de algún modo dulcificar esa tremenda descarga de energía que el Hard contiene.
Home es uno de esos grupos que haciendo esto que nos lleva incluye una exquisitez y delicadeza que puede parecer otra cosa. Grupo inglés nacido al amparo de todo el movimiento de finales de los sesenta e inicios de los setenta en el cual el Hard Rock se fue desarrollando busca encajar esos momentos pesados de guitarras incendiarias con riff que se lo comen todo con instantes de melodías mucho más suaves y arreglos realmente finos y elegantes.
La voz cálida y armoniosa de Mick Stubbs, vocalista principal y la no menos sensual de Laurie Wisefield dan esta posibilidad cuando entonan las estrofas de las canciones, saliéndose un poco del plano duro y sin concesiones que la propia Música propone.
"Pause For A Hoarse Horse" es un disco hecho con un gusto exquisito, su primera obra y en mi opinión la más importante, con la guitarra solista de Wisefield dando ya muestras de lo que llegaría a ser con una calidad técnica impresionante y el sentimiento de algo que va más allá de las seis cuerdas; Los temas se van desgranando manteniendo esa textura de ruda fiereza intercalados con otros más sensibles y emotivos, la sección rítmica apoyando sin descanso y en algunos momentos ejerciendo de solistas.
Un bloque compacto que suena a gloria ayudado por una producción cuidada donde todo está en su sitio, algunos teclados que ayudan ajenos a la banda de la mano de Clive John y arreglos orquestales con violines que se meten en los instantes más "de fibra".
No será la joya de la corona, ni ese disco que sabes está por encima del mundo, pero "Pause For A Hoarse Horse" es un disco precioso, tan bello como fácil de escuchar, esos momentos que siempre acompañan y puedes tirar de ellos cuando necesitas algo de calidad que llevarte a los sentidos y eso ni es fácil ni está al alcance de cualquiera.
Cuando la Música no sabe de nombres, etiquetas ni colores discos como este son los que te dan la idea del infinito. Home, un grupo a descubrir para disfrutar del buen Rock.
Mick Stubbs voz, guitarras. Mick Cook batería y percusión. Laurie Wisefield guitarra y voz. Cliff Williams bajo y voz.

Side 1:  Tramp;  Family;  Pause for a hoarse horse;  Red E. Lewis and the red caps;  In my time
Side 2:  How would It feel;  Bad days;  Mother;  Moses;  Welwyn garden city blues; You're no good


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXIII

Un paseo por los sueños de otra de esas Músicas que han llenado tardes y tardes de un universo al que nunca le veo fin.


Samuel Prody (Samuel Prody) 1971


Excelente y reputado grupo inglés de Hard que nos dejó solamente esta pieza que es un canto a la buena Música y a esa dureza elegante que tanto nos gusta.
Con los ribetes de los grandes del Hard de la época, inspiración Zeppeliana incluida "Samuel Prody" es un disco donde la Música emana sin esfuerzo, un bloque compacto que te llena los sentidos con el poder que provoca ese contundente instante de Rock más pesado y abrasivo.
La escasa duración del disco es un pero en su contra a mi entender bastante importante, ya que deja un regusto amargo por las sensaciones maravillosas que te da, esos 32' que saben a muy poco en una obra donde los instantes de placer sensorial son muchos.
Tony Savva esfuerza la voz para gritarnos al viento las estrofas de canciones cortadas a cuchillo, cuerdas vocales poderosas y excitantes acompañadas siempre por los riff secos y brillantes de Derek Smallcombe, un guitarrista tan brillante como creativo y que se refugia en solos desgarradores para transmitir el poder que la Música nos ofrece. 
Como mandan los cánones el Hard sin una sección rítmica potente se queda en nada, y ese mucho lo ponen John Boswell en la percusión y Stephen Day en el bajo y guitarras, una poderosa dupla para momentos de inspirada violencia en los sonidos que te golpean las tripas.
Temas contundentes, precisos y duros, momentos intensos como los 8'32'' de Hallucination que parece eso, un viaje alucinante a través de las guitarras, los coros espectaculares echándose encima y continuos cambios de ritmos con pausas y arranques furiosos. Entradas a cuchillo en instantes duros y directos a las entrañas, "Who Will Buy" es una animalada y "Time Is All Mine" una belleza en clave de Hard para gustarse.
"Samuel Prody" es una obra para degustar el buen Hard hecho con gusto y clase (a pesar de los que le niegan esta posibilidad) músicos entregados a dar auténticas descargas emocionales de Música que te cae encima para satisfacer tus más diversos instintos.
Si te gusta el Hard y no conoces este disco, puede que te estés perdiendo un momento para disfrutar con tus sueños, ¡¡Atrévete y déjate "golpear" por ellos, suele salir bien!!

A:  Who will buy;  Woman;  Time Is all mine;  Scat Shuffle
B:  She's mine;  Mr. Make believe;  Hallucination

De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXII

Una pequeña pieza de museo que duró lo que dio de sí este disco excepcional y maravilloso de eso que llamamos Música para soñar.


Sandrose (Sandrose) 1972


Cuando se habla de Prog. en estado puro se piensa en Inglaterra, cuna y desarrollo de esta maravillosa Música que llena los sentidos y si bien es cierto que lo mejor de lo mejor proviene de allí hay excepciones que por calidad se pueden comparar con lo creado en las Islas.
Una de esas excepciones es Sandrose, un excepcional grupo francés de Progresivo que a pesar de llegar e irse con su obra homónima dejó una joya de la Música para deleite de paladares exquisitos y exigentes.
"Sandrose" es un disco clásico, Prog. de pura cepa con ribetes de Música sinfónica, muy coral y de una manera bella y hermosa hecha para que los sueños se hagan realidad. Temas de extenso minutaje conviven con suspiros de segundos o escasos minutos en un alarde de creatividad enorme y a la hora de desarrollarlos la barbaridad con la que se emplean los componentes del grupo para hacerlo Música es una experiencia inolvidable.
Con la voz majestuosa a la vez que cálida y sensual de Rose Podwojny el disco nos va adentrando en una aventura musical sin límites, momentos melódicos que son pura seda junto a otros más distantes que incluso en ocasiones rozan la línea de lo jazzy, especialmente en las grandes jams desarrolladas de una manera espectacular por el grupo.
A la maravillosa voz se une el talento interpretativo a la guitarra de Jean-Pierre Alarcen, uno de los mejores guitarristas franceses de la época dotado de una técnica increíble y muy personal. Sus riff queman y los solos son estelas que te llevan a lo más alto si los sigues. La tremenda interpretación de órgano y mellotrón en el estilo del Prog. más puro realizada por Henri Garella dota a las canciones de un ambiente tan espectacular como sobrecogedor, arropando las seis cuerdas y la voz de manera bella como una orquesta esperando a los solistas.
La base rítmica a cargo de Christian Clairefond en el bajo y ayudando a la guitarra junto a Michel Jullien en la batería y percusión consiguen cerrar el círculo de la Música excelsa que el grupo nos ofrece.
Un disco donde los sonidos se sienten en el interior, la mente transforma las sensaciones en un sentimiento para dejarse llevar a través de la Música que es magia, pura seda, una belleza continua que te atrapa y te hace suyo sin darte cuenta. Una obra para disfrutar del Prog. más puro y melódico hecho con gusto y mucha clase.

Side A:  Vision;  Never good at sayin' good-bye;  Underground Session
Side B:  Old Dom Is dead;  To take him away;  Summer Is yonder;  Metakara;  Fraulein Kommen Sie Schlaffen Mit Mir

domingo, 17 de noviembre de 2013

Razones


Existe un halo misterioso entre eso que llamo razón y lo que denominan Música.
Quizás sea lo razonable pensar que se razona, o quizás no pensar porque el razonamiento humano no es lo que debe sino lo que se piensa, pero en mi subconsciente que de vez en cuando razona con lo que me dicen que de raciocinio debo tener surge esa emoción que no se entiende y que se llama Música.
No digáis qué, ni cómo ni cuando, no penséis porque pensando no se llega, simplemente está por encima de lo que se supone, se escribe y nos movemos, simplemente está porque hoy para mí no existe razón suficiente que pueda estar por encima de eso que llamo Música.
Y no es que no piense o crea que pueda ser de otra manera, ni tan siquiera que en ocasiones las evidencias no están en el lugar que se las supone, simplemente me veo delante de todo y en algún lugar, en esos instantes que me pierdo en mis sueños y deseos todo me lleva a eso que llamo Música.
¡¡¡Amo la Música, Joder La Amo!!!

No More Songs


Un Genio... A Su Manera






Música... De Nuevo


Hay veces que siento mi alma rota al escuchar esos sonidos que amo, en ocasiones no puedo remediar saber el desgarro que me ata cuando los recuerdos vuelven a mi memoria, esos instantes de oscuro deseo que llevan impresos a fuego melodías a las que me aferré para que el sufrimiento fuera menor, esa catarsis que mi Música me ofrece, esa sensación de poder abrazarme a ella cuando todo va en otra dirección.
El llanto y el desasosiego, la risa y el gozo, todo va de la mano de esos temas eternos que son parte de lo que soy, de lo que se ha ido formando a lo largo de las décadas, de lo que va llegando hasta donde el tren quiera parar.
La Música es eso en mí, las gotas de sangre que recorren mi cuerpo, esas células que han nacido y se han hecho conmigo, ese alma que casi es todo lo que se ve porque no se ve nada más, no tengo ni puedo darlo.
Mira mis ojos, entra en el lugar donde habito y escucharás la melodía que en ese momento hace que mi corazón palpite.

De Vinilos y Otras Glorias DCCCLXI

Nos vamos superando, gracias entre otras cosas a esos maravillosos creadores que nos dan la oportunidad de escucharlos y disfrutar con ellos, de modo que seguimos.


The Head Shop (The Head Shop) 1969


Ya hemos dicho muchas cosas y otras tantas veces sobre los viajes que nos proponen los distintos artistas y sus composiciones; es cierto porque yo me tomo la Música como eso, un viaje donde cada uno se hace su recorrido mental y disfruta o no hasta donde quiere. También es verdad que en multitud de ocasiones esos viajes sí que se plantean desde la propia creación según estilos, formas de entender la Música o el propio mensaje que conlleva.
El caso que nos ocupa, The Head Shop, es uno de esos momentos en los cuales el grupo quiere y desea que se viaje con ellos a través de su Música, una Psycho ácida y salvaje con pasajes cósmicos ayudado todo ello con unos efectos alucinantes para que esté envuelto en esa "cápsula" desde donde nada que no sean tus emociones y lo que desarrolles con tu mente te disturbe.
Voces y coros que se entregan al caos más absoluto dentro de esa divagación tremenda que tiene cada tema, gritos, aullidos, geniales instantes de desgarro vocal casi suplicante, llanto contenido y desesperación a raudales en la manera de transmitir las palabras que se arropan con esos coros que son un impacto transgresor a la propia voz que aúlla.
Guitarras ácidas, fuzz, wah-wah, efectos sonoros y punteos incendiarios a veces sacudiendo a la voz por detrás, en ocasiones entrando en tus sentidos de manera brutal y el acero resquebrajándose hacia el infinito. Esos teclados que raspan, "Hammond" por un tubo, más fuzz en el bajo y los ambientes envolventes de lejanas galaxias, cósmico, espacial, puro, carnal, tanto como el insert de la propia obra con desnudos sin pudor y anuncios de porno sin escatimar esfuerzos.
Incluso la sección rítmica parece escapar de este mundo entre sonidos fuera de órbita y golpes que ayudan al caos preparado para que se dispare todo hacia ninguna parte. Simplemente ¡¡Alucinante!!
Una obra tan especial como mental, imaginativa y musicalmente genial, maravillosa por su concepto y sobre todo la manera de plasmarla en los surcos que te la hacen llegar, un sin fin de sensaciones para que la mente no descanse que es de lo que se trata cuando se pretenden creaciones así. Todo se resume en ese mundo onírico de "Opera In The Year 4000" sorprendente por lo transgresora.
"The Head Shop" es algo para que seas tú siempre que quieras, al margen de artificios y escritos con sello, pero como siempre sólo depende de ti.
Danny Prosseda guitarra;  Drew Sbordone bajo;  Joe Siano voz;  Jesse Luca batería y percusión. Geoff Wright órgano y fuzz bajo.

Side 1:  Head shop;  Heaven here we come;  Sunny;  Listen with the third ear;  Opera In The Year 4000
Side 2:  Revolution;  I feel love comin' on;  Prophecy;  Infinity



De Vinilos y Otras glorias DCCCLX

Una pequeña delicatessen que casi es por sí misma un banquete de delicados sabores, veremos si no nos atiborramos demasiado.


Jason Crest (Collected Works Of) 1968


Según algunos es una obra maestra, según un chaval que conozco y que sabe mucho, pero que mucho de esto se trata de una obra maestra del Freak Beat / Psycho, y según el que suscribe que no tiene mucha idea de qué va todo es un monumento a la Música, una joya en estado puro de eso que llamo alma.
Una maravillosa recreación musical de un universo que se fue pero que cuando estaba en su apogeo era capaz de crear trozos de cielo de este calibre, una sucesión de canciones que se van acoplando a los sentidos poco a poco, sin pausa, hasta tejer el collar que se te enrolla al cuello y ya no puedes sacártelo.
Preciosos conjuntos corales de una armonía increíble, voces solistas que son una delicia y emocionantes cambios de garganta que cuando lo hacen en conjunto son una sensación. Órgano que se te mete con todo por la piel, creador de ambientes impresionantes y arropando el conjunto, efectos de ecos y lejanos pasajes con guitarras que pueden llevarte lejos, muy lejos en arpegios preciosos y riff a veces desmedidos, otros más pausados, mucha fuzz, cuerdas pasadas por efectos para alucinar, vibrator que se queda en el cielo y más órgano para los sentidos.
Una belleza tras otra se van paseando por nuestros sentidos en un viaje que no tiene precio, Psycho de altura para final de trayecto en un sueño que se va haciendo real a medida que todo se desarrolla de manera brillante, composiciones excelsas e interpretadas con maestría por estos cinco iluminados que hicieron una obra de sueños escondidos sacados a la luz después de...
Cuando todo parece ser como debe aparecen pequeños retazos de seda como este "Collected Works Of" que te hacen sentir lo que sólo la Música consigue, creer que aún es posible, que fue algo que puede volver porque se necesita, una sensación de calma por lo bien hecho, de aprecio por lo bello y exquisito, algo que nunca debe faltar.
Si te atreves inicia el viaje, seguro que no te arrepentirás, sólo tienes que tener el billete de ida dispuesto, el resto es otra historia y muchas veces nunca ocurre, de modo que...
Derek Smallcombe guitarra. Terry Clark voz. John Selley bajo. Terry Dobson teclados y voz. Roger Siggery batería.

Side One:  Turquoise tandem eyele;  King of the castle;  A place in the sun;  Patricia's dream;  My house Is burning;  The collected works of Justin Crest;  Black mass
Side Two:  Teagarden lane;  Juliano the bull;  Two by the sea;  The lemon tree;  Charge of the light brigade;  You really got a hold on me;  The good life


De Vinilos y Otras Glorias DCCCLIX

Seguimos con buena Música, eso que no falte por si acaso y a partir de aquí lo que nos echen podemos llevarlo de otra manera.


Touch (Street Suite) 1969


Tremendo grupo americano de Blues Rock, eléctrico, potente, grave y poderoso en la mejor tradición de los inventores de este giro a una Música eterna como el Blues que lleva más allá de los sentimientos cuando está bien hecha.
Toques de Psycho y West Coast, influencias que se notan en la manera de componer y porque el final de esa década marcaba mucho. En el aire se desprende ese olor a sustancias alucinógenas que parece hacer suyo la voz de Paulette, una maravillosa garganta que se deja ir en cada estrofa, con la desgana de quien lo hace bien, una manera de cantar particular y muy personal que nos conduce por el viaje en el cual te llevan durante el disco.
Blues sacados a degüello cuando los clásicos tomas los surcos "Catfish" y "Motor City's Burning" están versioneadas con una fiereza tal que parecen sacadas de otro mundo, con la batería y el bajo pugnando para ver quién da más fuerte y más bestia, ayudados por la voz de Raymond Stone que en estos temas pide paso y deja a Paulette viajando mientras escucha y ayuda en las percusiones. Tremendos momentos de duro empuje, la guitarra de Stone es un martillo y en los espacios instrumentales todo te abruma como una procesión de golpes que no cesa, simplemente monumental.
El resto de los temas más Blues demencial (salvo un toque western campestre precioso "Got To Keep Travelling On" donde demuestran que son algo más) pasados por ese poderío que en conjunto es como un bloque sin fisuras, de nuevo el toque sutil Psycho que ayuda a digerirlos sin que la patada en el vientre sea tan directa y Paulette nos vuelve a emocionar enviándonos al paraíso.
Sonido áspero, casi de garaje de ensayo, tosco y grave, oscuro en algunas ocasiones buscando ese momento en el cual la Música lo cubre todo, sin luces, sin nada que ver, todo sentimiento y los sueños de cada uno por donde quiera irse.
Como en tantas ocasiones un disco para descubrir de buena Música, más allá de nombres y enciclopedias varias, primitivo como todo lo que lleva el poso de lo sublime, un desgarro directo a las entrañas que no deja indiferente... ni puñetera falta que hace, porque necesito que me zarandeen a golpe de eso que llamo alma.
Raymond Stone guitarra, voz y armónica. Paulette voz y pecusión. Jerry Schulte bajo. Ovid Bilderback percusión.

Part 1:  Happy face;  Beginnings;  Get a gun;  Catfish;  Got To Keep Travelling On
Part 2:  let's keep the children on the streets;  Motor City's Burning;  Gettin' Off