domingo, 31 de mayo de 2015

El Ajo Rojo "Nobody Cruel" (Disco: La Reina Del Amor)


Música


No creo en la libertad impuesta en los papeles, pero a estas alturas no voy a malgastar mi tiempo pensando lo que pueda estar bien y lo que pueda oler a podrido; somos piezas insignificantes en el tablero de la vida, marionetas en manos de los que deciden por qué y de qué manera, por eso, puestos a creer, no creo absolutamente en nada que no pueda provocar el placer sensorial cuando me siento ¡vivo!.

Mi mente me da lo único que considero lúcido, mis emociones llegan impregnadas del sabor de una piel húmeda por la excitación, las entrañas que aún me provocan el temblor de lo inquietantemente bello las alimento con el maná que me proporciona la Música, esa esencia que no puedo separar, ni quiero, de todo lo que me hace más que humano.

Las cadenas que aprisionan nuestras manos, esas que no se ven y que todos llevamos colgadas, pesan como las ideas no deseadas que te hacen seguir por el sendero del destino, por eso soy incrédulo en mi naturaleza, irónico en mis actos, pretencioso en mi manera de concebir el mundo.

Sé, de antemano, que el mundo no va a cambiar, pero mi mente sí.

sábado, 30 de mayo de 2015

E.C. Psycho


Reflexionando... Allí


Como no sé por dónde me encamino ni si llegaré a algún sitio, la guía que es la Música, Mi Esencia más allá de lo que soy,  aún no está escrita, de modo que ya saldrá lo que deba, que calidad no falta en esos genios que se dignan a entregarme lo que me hace ser, y buscaremos adornar la belleza con algo que no desentone y que nos ayude a seguir escapando, aunque por ahora sea a tiempo parcial (esperemos conseguirlo de manera permanente) y que este espacio sirva para lo que es, el siguiente eslabón de esa cadena que algunos comenzaron hace mucho y otros nos empeñamos en continuar.

El Ajo Rojo "¿Quién Era Eso?" (Disco: La Reina Del Amor)



Música

Ya no espero que pase la tormenta, aprendí a caminar bajo la lluvia.



Cuando los sones de la Música que amo me recorren y llevan donde nadie puede alcanzarme, cuando la melodía perdida entre las manos de un músico escupe fuego y te hace arder las entrañas, cuando nada es lo que parece y la genialidad se encuentra tras la mirada de un rostro anónimo, cuando la Música nace de quienes la sienten como su aliento vital, entonces me encontraréis vagando por mundos que nada tienen que ver con este, deslizándome por el pentagrama escrito en mis sueños, empapado por la lluvia que trae notas desde lo más alto, penetrando en mi cuerpo y llenándome de gloria.

No puedo mirar atrás ahora que he conocido lo que es sentirme libre, no quiero las cadenas que bañadas en oro se aferran a tu cuello, no deseo seguir a quien toca la campana para beber de lo que vende, busco en la lluvia la frescura de lo mágico, necesito las notas que me llevan hacia lo ininteligible, unido a la Música, mi Amiga, Compañera, Amante. Vestirme de seda al son de una melodía es llegar al paraje de paz que mi mente necesita.



(Foto: Pablo "soleando" en directo con "Unidad". 
Un Genio que empapa como la lluvia)

Ellos y Sus Papas, Mamas, Abuela...




Harmony Rock


Me decía un amigo que debía estar contento porque el vinilo se estaba poniendo de moda, que volvían con fuerza gracias a reediciones y al gusto por el formato de la Música inigualable de un periodo que nunca se volverá a repetir.
El problema de todo esto, le comentaba con mi pesimismo habitual, es saber dónde van a conseguirse estas piezas de museo que tanto se añoran y que deben conocerse para hacerlas llegar a los amantes de la Música de calidad.

En esta entrada me alegra desmentir mis comentarios agoreros y resaltar que aún hay gente que cree en la posibilidad de vender Música de calidad y hacer que la gente a la que nos apasiona la misma en ese formato tan maravilloso como es el vinilo pueda disfrutar adquiriéndola y acariciando la textura de lo que contiene antes y después de disfrutarla.

Dos iluminados se han lanzado a la aventura en pleno corazón de Bilbao, una ciudad que si bien tiene una oferta relativamente interesante de tiendas de discos, adolecía de una que se dedicara exclusivamente a la Música de calidad, sin necesidad de vender lo que debe ser por cantidad, sino lo que es por lo que vale. 
Fernando y Javi, o Javi y Fernando que tanto monta, han abierto Harmony Rock, un lugar donde entretenerse para escuchar buena Música (exclusivamente, conste en acta) no es una utopía sino una realidad. El Prog. la Psycho más pura e histórica, el Rock, Hard, Krautrock, ese Blues Rock o el Blues de raíces, Sureño, Japoneses históricos, grupos españoles que fueron más de lo que parece,  y por supuesto los nombres propios al margen de estilos y épocas, se dan cita en este pequeño pero acogedor espacio donde los sonidos riegan tus sentidos y sólo se aprecia ese buen gusto por la Música que merece la pena.

Sin las ataduras de las grandes superficies ni los lugares (en la mente de casi todos) que obligan a una selección menor de nuestra Música y mayor de esos pordioseros que se dicen y a los que sus managers llaman músicos, en Harmony Rock es una gozada poner Música para creer de nuevo en ella, con la apertura mental que esto supone y la libertad que se siente cuando uno está allí. Nunca falta una melodía que hace sentir cómo se mueven las entrañas, y la disposición de Javi y Fernando para ofrecerte, escuchar y saborear (al margen de aprender y seguir conociendo) hacen que sentirse bien tras la mierda que suele tragarse cada jornada sea más fácil de lo que parece.

Harmony Rock es un espacio de Música para soñar, la misma que ha hecho grande el universo durante décadas, la Música que me levanta del asiento y eleva hacia las estrellas sin ningún problema, esos sonidos que han ido formando todo lo que merece la pena para creer que aún es posible.

A pesar de los pesares, a contracorriente como casi siempre, los que creemos en la magia y la seda aún podemos respirar ese aire de libertad casi absoluta que las melodías provocan, vivir y sentirla fuera de la intimidad de nuestros espacios que nos creamos para ello, y en lo físico, entre cuatro paredes y un montón de las carátulas de siempre, Harmony Rock ayuda a que esto suceda. Las islas en los océanos siempre han sido parada y fonda de descubridores y locos ávidos por extender lo que se conocía, tiendas de discos como esta siguen siendo (afortunadamente por lo que dan) un oasis que no se puede perder.



domingo, 24 de mayo de 2015

Música

37


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCDXX

Un tipo que lleva en esto más tiempo del que parece y que de vez en cuando tenía ese toque de suerte que le hacía saltar para dar más de lo que sabe, Rock'N'Roll.


Ian Hunter (Live Welcome To The Club) 1979


Tras unos discos en solitario que le mantenían como un músico amante del Rock 'N'Roll, con un público establecido y sin mucha más parafernalia, en el año 79 le llegó uno de sus momentos con el éxito abrumador (y creo decir bien que inesperado) del álbum "You're Never Alone With A Schizophrenic", lo cual impulsó una gira a nivel mundial de la que salió este "Live Welcome To The Club", un doble álbum en vivo donde Hunter descarga toda la energía que llevaba acumulada tras años y años de carretera, y entrega un maravilloso disco de Rock'N'Roll que es pura diversión por donde lo pilles.
Con su inseparable Mick Ronson en la guitarra, mandolina y moog y una banda que se acopló perfectamente a la Música del líder, el disco es una perfecta demostración de cómo se hace Rock en directo, sin nada que ocultar al respecto pero sin nada que achacarle, porque el show es una exhibición del Rock que Ian Hunter siempre ha practicado, con canciones y ritmos que se pegan y se te hacen parte de la piel, la Música para que los sentidos se vayan a buscar la diversión que ofrece, eso sí, en el caso que nos ocupa con la calidad que dan quienes la interpretan.
Un concierto que recoge sobre todo el álbum ya referido que le lanzó en las listas y parte de la extensa carrera de Hunter, con canciones de sus anteriores etapas y álbumes en solitario, siempre al amparo de su voz y su piano complementado perfectamente con ese genial guitarrista que hace sentir el Rock cuando las seis cuerdas arden en sus manos (Mick Ronson es una debilidad del que suscribe ¡¡qué se le va a hacer!!) por supuesto todo arropado por una banda al uso de puro Rock'N'Roll que suena como los ángeles y te hace sentir lo que es esa Música para que no pares ni un momento (salvo en alguna que otra balada que calma al personal)
Cuando la Música se convierte en placer, diversión y ganas de romper todo lo que hay alrededor para formar parte de su energía, discos como este son un buen motivo y perfectos para hacerlo, y a partir de aquí ¡¡Long Live Rock'N'Roll!!
Ian Hunter voz, piano y guitarra. Mick Ronson guitarra, voz, mandolina. Eric Parker batería y voz. Martin Briley bajo y voz. Tommy Morrongiello guitarra y voz. Tommy Mandel teclados y voz. Georgie Meyer teclados y voz.

SIDE 1:  F.B.I.;  Once bitten, Twice shy;  Angeline;  Laugh at me;  All the way from Memphis
SIDE 2:  I wish I was your mother;  Irene Wilde;  Just another day;  Cleveland Rocks
SIDE 3:  Standin' in my light;  Bastard;  Walkin' with a mountain / Rock'N'Roll Queen;  All the young dudes;  Slaughter on tenth avenue
SIDE 4:  We gotta' get out of here;  Silver Needles;  Man 'O' War;  Sons and daughters

De Vinilos y Otras Glorias MCDXIX

Vamos a pasear por donde nadie quiere hacerlo, de la mano de un grupo tan nombrado como buscado en una época donde eran otra sensación.


War (Live) 1972


Vaya por delante que el álbum salió en el año 74, pero fue grabado en concierto el año 72 en el High Chaparral de Chicago, y por aquello de ser en directo, el año que he puesto es el de la grabación para que ubiquemos la época y al grupo.
Y no es baladí la diferencia, porque en el año 72 aún no hacía mucho que Eric Burdon había abandonado la banda y su influencia y el modo de hacer Música aún perduraba (en la lejanía, pero de alguna manera se dejaba notar)
Un doble en directo que recoge esa energía que War tenía y que proyectaba en la forma de interpretar su Música, bien es cierto que falta el chorro de voz desde donde todo se dirigía, pero musicalmente nos muestra un grupo en plena forma que hacía temblar los cimientos de cualquier lugar a base de temas alargados hasta el infinito, improvisaciones y conexión con el público constante.
El Soul, Fuky, R'N'B y todos los estilos que son la base de la Música eterna, se dan cita en este "Live", sin perder el sonido que nos envía a los ancestros con un sueño en los ritmos y cadencias venidas de África. Lo mejor que se puede decir de War es que sonaban como un bloque compacto, con solos contenidos de algunos de los instrumentos que se salían de vez en cuando del guión pero dando siempre la sensación de ese conjunto que se te cae encima por su manera de expresar, lanzando al viento todo lo que sugieren.
Hay sonidos que llevan de manera ineludible a su Música, como la armónica de Lee Oskar, algo inimitable, o el suave susurro del órgano manejado por Lonnie Jordan que dota a las composiciones de ese momento en el cual te pierdes. Charles Miller pone el contraste con su saxo y el clarinete, un sonido de viento que se mete entre los demás instrumentos para hacer saborear la Música. Percusiones de alto voltaje y la guitarra caliente, muy caliente aunque llegada a golpe de momentos en las manos de Howard Scott.
Disco para emocionar y aceptar la subida de adrenalina que War provocaba, una manera de conocer lo que eran capaces en la época que les vio como un gran grupo capaz de hacer que los estilos se confundieran sin dañar la calidad de la Música.

Side One:  Introduction;  Sun Oh Son;  The Cisco Kid;  (Introduction) Slippin' Into Darkness
Side Two:  Slippin' Into Darkness;  Slippin' Part 2
Side Three:  All day music;  Ballero;  Lonely Feelin;  (Introduction) Get Down
Side Four:  Get Down





De Vinilos y Otras Glorias MCDXVIII

Otro paseo por esos dobles en directo que tanto hicieron para que nos imagináramos lo que estaba prohibido ver, y de esa forma acercarnos a la magia de los grandes.


Traffic (On The Road) 1973


En la etapa final del grupo, cuando Steve Winwood era Traffic o Traffic era él, parece que hubo necesidad de realizar ese doble en directo que se debía o al menos se deseaba según y como.
El grupo podía haberlo necesitado años antes, pero siempre es un placer dejarse hacer por la magia de músicos de este calibre. Realmente este doble en vivo es una exhibición de la capacidad musical de los miembros de la banda, con seis temas ocupando las cuatro caras del disco, una barbaridad tras otra a golpe de Música realizada sin pausa y hasta donde ellos decidían.
Con un Steve Winwood demostrando cómo se maneja una banda y siendo dueño y señor de todo lo que acontecía alrededor suyo, en la gira por Alemania del año 73 se grabó este monumento a una Música tan especial como ya en franca decadencia, con los intérpretes gustándose y haciendo que se gustara escuchar temas eternos de la banda que nunca morirán.
Una banda que en esta gira aumentó con el teclista Barry Beckett, impresionante y reputado músico de sesión componente del colectivo Muscle Shoals Rhythm Section de Alabama, un grupo de músicos que ha servido de soporte a la grabación de algunos de los mejores álbumes de estudio de la historia de la Música moderna (me apetecía el homenaje porque muchas veces se olvida a los que hacen que todo suene como debe) 
En cuanto a lo demás, los componentes habituales de Traffic en la época que alrededor de Steve formaban una banda increíble donde todo podía pasar. La voz, guitarra y piano de Winwood marca la pauta seguida de manera perfecta por sus compañeros que desarrollan los temas hasta el infinito, comenzando por la burrada "Glad / Freedom Rider" que con sus 20'35'' va calentando el ambiente. Inmenso el trabajo al saxo y flauta de Chris Wood para mecernos en un sueño del que no se quiere salir (su exquisitez en todo el disco abruma, pero lo que hace en los 17'47'' de "Low Spark Of High Heeled Boys" es para irse muy lejos) y la sección rítmica que aguanta los tempos de manera magistral con Roger Hawkins y Jim Capaldi en la batería y percusión junto a Reebop Kwaku Baah y el bajo de David Hood (precioso el ritmo que imponen en temas suaves como "(Sometimes I Feel So) Uninspired" o "Tragic Magic")
A pesar de no ser el mejor momento de una banda mítica, el disco es una gozada para apreciar lo que podían hacer y disfrutar con una Música creada para soñar, nada más y nada menos.


De Vinilos y Otras Glorias MCDXVII

Vamos a retomar una costumbre perdida (o mejor dejada en estado latente) hace mucho tiempo, los maravillosos dobles en directo que casi como una ley no escrita los solistas y grupos parecían obligados a realizar alguna vez en la vida, algunos para encumbrarse definitivamente en el Olimpo, otros... no tanto. Comenzamos el serial con algo demencial y escalofriante, o lo que es lo mismo, Genial.


Frank Zappa / Mothers (Roxy & Elsewhere) 1974


Una barbaridad de disco, un doble en vivo que sirve para darse cuenta de lo que eran capaces estos tipos en directo siguiendo y creyendo en las ideas de un iluminado genial y único.
El disco está grabado en su mayor parte en el año 1973, en diversos shows en el Roxy, pero hay piezas del año 1974, que es cuando el álbum vio la luz. La luz también la vi yo cuando por primera vez, y siendo un joven, lo que salía de los surcos sacudió mis sentidos con una fuerza como pocas veces había sentido.
Una obra tan completa como increíble, con un Zappa en estado de gracia que toca la guitarra de manera exquisita, con unas variaciones en los temas realmente impresionantes, amén de convertirse en el maestro de ceremonias ideal para dirigir una banda monumental que en vivo se comen todo lo que se les pone por delante.
Todo está perfecto, el sonido es de lujo, los instrumentos suenan a gloria, y las variaciones sobre los temas de Zappa se convierten en giros que nos llevan a composiciones tan novedosas como increíbles, con solos de instrumentos cuando menos te lo esperas, esos instantes de complicidad entre el orador y la banda, las salidas a tumba abierta de todos ellos y de nuevo la vuelta al núcleo desde donde todo nace, Frank Zappa y su talento, un genio tan imprevisible como auténtico.
Supongo que involucrarse en las ideas del creador no debe ser fácil, pero en el caso que nos ocupa "Roxy & Elsewhere" consigue algo realmente complejo, trasladar ese universo mental a un escenario donde todo fluye de manera casi natural, como si fuera algo que debe ser así y no de otra manera.
Un disco soberbio, una joya del vivo realizado por músicos maravillosos que sacan astillas de donde menos te lo esperas, consiguiendo meterte en ese torbellino sin retorno que es la Música de Zappa, una sensación que una vez te atrapa ya no sale nunca, porque es algo tan especial como bello.
No quiero repetirme, pero si buscas algo que te saque de lo habitual y te provoque lo que la mayoría de las cosas que se escuchan no pueden, lánzate a descubrir la magia del directo a través de algo único, inusual y maravilloso.
Frank Zappa gitarra y voz. George Duke teclados y voz. Tom Fowler bajo. Ruth Underwood percusión. Jeff Simmons guitarra y voz. Don Preston sintetizador. Bruce Fowler trombón. Walt Fowler trompeta. Napoleon Murphy Brock saxo, flauta y voz. Ralph Humphrey batería. Chester Thompson batería.

SIDE ONE:  Preamble;  Penguin in bondage;  Pygmy Ywylyte;  Dummy Up
SIDE TWO:  Preamble;  Village of the sun;  Echidna's art (of you);  Don't you ever wash that thing?
SIDE THREE:  Preamble;  Cheepnis;  Son of Orange County;  More trouble every day
SIDE FOUR:  Preamble;  Be-Bop tango (Of the old jazzmen's church)


Grace


Palabras


- Echaré de menos tus historias, K.S.
- Ahora tienes las tuyas.
- Cuídate mucho, quizás algún día volvamos a vernos.
- Quizás, aunque no sé cuidarme y ya es tarde para aprender.

No volví a verle, su figura alejándose fue lo último que mis ojos tuvieron de él. Algunas noches de tormenta me parece apreciar su figura entre relámpagos y destellos en el cielo. Si alguna vez encuentra un lugar donde descansar su alma, será entre las gotas de agua que la lluvia deja caer con furia contra el suelo.

Silencios Rotos

Que lástima de silencios perdidos cuando voy a tu lado.
Que rabia el no saber hablarte, el no saber mirarte, decirte.
Con todos mis silencios quiero formar un beso, plural, eterno;
y, que al hacerlo, el silencio se haga deseo, palabras, hechos.
Sólo me queda la esperanza de que entiendas mis silencios;
que veas en cada uno, mis caricias, mis deseos, mi alma diciendo...
te quiero.



Diego L. "Diálogos de Leones y Peces" Extracto
(Reproducido con permiso de Vicky)

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCDXVI

Un grupo que alcanzó fama y gloria por cosas ajenas a lo que era su Música en los comienzos, una Música que me agrada casi más que... como casi siempre.


Status Quo (Ma Kelly's Greasy Spoon) 1970


No creo que haya que decir que Status Quo es quien es y ha sobrevivido décadas en el mundo de la Música gracias a ese Rock Duro que a veces se deslizaba hasta el Hard, y gracias también a un puñado de éxitos sacados en momentos justos y precisos que les han ido llevando a través del tiempo. 
Si el grupo gusta el comentario sobra, si no es así, mejor ni hablarlo, pero lo que quizás se sabe menos es que sus primeras obras no tenían nada que ver con todo lo que son y por lo que más se les recuerda. 
"Ma Kelly's Greasy Spoon" es el tercer álbum de la banda, que al igual que los dos anteriores se planteó como un disco de Psycho al más puro estilo de lo que se hacía en la época, y la verdad es que no lo hacían mal. Se trata de un disco importante en el devenir del grupo ya que es el que inicia la transición hacia el estilo que ya hemos comentado y ese Rock Duro que ha sido su seña de identidad durante años, un disco que consiguió el paso entre unos momentos de Psycho con todos los atributos y la mezcla perfecta entre el Rock al uso.
Último trabajo con el teclista Roy Lynes que hacía notar su manera de componer y tocar en la forma de sonar del grupo, quizás porque el cambio que se avecinaba no le convencía en absoluto. Creo que el mérito del álbum, que es un buen disco de Música con influencias de muchas cosas, es saber dar ese paseo de un estilo a otro, mezclando (o contaminándose como dirían por ahí) de una manera natural la Psycho que el grupo tan bien dominaba con lo que iban haciendo poco a poco. En este sentido se trata de un ejercicio de descubrimiento de sus propias posibilidades del que no salen mal parados.
Como no podía ser de otra forma, el lanzamiento coincidió con un éxito en listas de temas sacados en single que no aparecen en el álbum, "Down The Dustpipe" y "In My Chair", con un descarado concepto de Rock Duro que fueron muy bien acogidos e hizo posible y más llevadero el cambio.
Un disco para escuchar y divertirse, si se es seguidor del grupo más que interesante por lo que supone en la vida del mismo, de no ser así, para dejar que todo gire y nada nos disturbe.
Francis Rossi voz y guitarra. Rick Parfitt voz y guitarra. Alan Lancaster bajo y voz. John Coghlan batería. Roy Lynes teclados.

De Vinilos y Otras Glorias MCDXV

Un disco atípico por lo que representa, pero la demostración de que los límites se imponen... desde donde la Música no influye.


Ron Wood & Ronnie Lane (Mahoney's Last Stand) 1976


El disco es la B.S.O. de la película que lleva el título, y realmente se lanzó como tal en el año 1972, pero lo que es la obra musical en formato de disco no salió hasta el 1976, de ahí que señalemos la fecha como la del feliz parto.
En plena época "Faces", Ron Wood y Ronnie Lane, colegas de profesión y amigos (no sé si por convicción o cualquier otra cosa) se enfrascaron en la aventura de darle forma con sonidos a un film, y de ahí salió este disco que en el caso de Wood era su tercera aventura en solitario al margen de los grupos en los que se encontraba.
Un disco de Rock'N'Roll que consigue que durante su escucha uno se divierta con las guitarras clásicas del Rock, la frescura de lo que llega y sobre todo porque el talento de sus creadores hace que la dosis de Música sea como un bálsamo para momentos en los que suele ser buena idea dejar que los sonidos te empapen y olvidarse de todo.
No sé si porque su fin último era darle forma a los sonidos de una película o por el talante claro y evidente de los músicos, pero casi todo el disco es instrumental, con pequeños momentos en los que la voz surge para hacerse ver pero sin nada que obligar. Amigos de los dos titulares de la obra les ayudan en la interpretación, especialmente Bruce Rowlands, Pete Townshend, Ian McLagan, Bobby Keys, Rick Grech... y toda la familia "Faces" que actúa en unos cuantos temas. Prácticamente un disco entre amigos que resulta divertido y se escucha con mucho gusto, sin pensar en estar delante del trabajo definitivo de nadie pero con unas canciones que en conjunto logran eso que no es nada fácil, hacer disfrutar de la Música y que se pueda llevar a cualquier parte.
A veces la esencia del Rock está en lo más sencillo, que no significa que sea simple, y es entonces cuando la Música se convierte en ese instrumento para que todo parezca de otra manera, otro color, otra forma de saborear la vida. "Mahoney's Last Stand" puede ofrecer alguno de esos momentos.

SIDE A:  Car radio;  Tonight's number;  From the late to the early;  Chicken wire;  Chicken wired;  I'll fly away;  Title one;  Just for a moment;  My fault
SIDE B:  "Mona" the blues;  Hay tumble;  Woody's thing;  Rooster funeral;  Just for a moment;  Insurance;  Safety pin queen;  Anymore for anymore;  C&W number



sábado, 23 de mayo de 2015

De Vinilos y Otras Glorias MCDXIV

Un grupo que me encanta (a mí, conste en acta que luego se lía) y que sus visitas a "Paseando Por Los Sueños" hacen que las pilas se me recarguen (soy así de ¿rarito?... quizás)


The Sensational Alex Harvey Band (The Impossible Dream) 1974


Lo dicho, me gusta la banda, mucho y de muchas maneras, y no porque crea que se vayan a ganar un lugar en la historia por su manera de hacer Música, pero sí porque lo que hacen me parece tan personal como atípico, y partiendo de la base que tiene calidad, me gusta ese descaro para hacer algo que dentro del Rock se puede definir de manera simple o no tener palabras para describirlo.
"The Impossible Dream" es el tercer disco de la banda escocesa, un poco más rodado que sus dos anteriores trabajos pero en la línea comenzada de show dentro del show, con temas que a veces parecen encajar como banda sonora de cualquier pieza teatral o servir para realizar un documental donde contar historias.
Un disco que termina siendo una especie de cómic en clave de Rock con el apoteósico final de "Anthem" posiblemente uno de los mejores temas que la banda compuso nunca y como canción una emocionante manera de llegar hasta los intestinos atravesando la piel y los sentidos, simplemente maravillosa.
El trabajo pone de manifiesto la calidad musical de los miembros del grupo, todos ellos parte de la historia del Rock por sus trabajos a partir de o en conjunto, comenzando por la personalidad de Alex Harvey que con su voz de narrador de historias nos va llevando a través de los temas como un todo, casi sin perder la unidad en lo que se quiere convertir la obra. A partir de él todo encaja, la guitarra de ese talento llamado Zal Cleminson y su eterno maquillaje, seis cuerdas que se atreven con todo, desde arranques brutales de Hard a momentos casi de bodevil. Los teclados son parte fundamental de las composiciones, especialmente el piano, que maneja con clase Hugh McKenna, y todo se funde en una pieza con esa sección rítmica que tiene dos nombres propios del Rock, el bajo de Chris Glen y la batería de un favorito del que suscribe, Ted McKenna.
Todo es posible en "The Impossible Dreams", un viaje por la imaginación en clave de Rock para que la diversión no se detenga y además se sienta la Música. Hay muchas maneras de expresar lo que se siente a través de los sonidos, y The Sensational Alex Harvey Band tienen una que puede estremecer, un sueño tan imposible como cierto.

SIDE ONE:  The hot city symphony / Part 1 Vambo / Part 2 Man in the jar;  River of love;  Long hair music
SIDE TWO:  Sergeant Fury;  Weights nade of lead;  Money Honey / Impossible Dreams;  Tomahawk Kid;  Anthem




De Vinilos y Otras Glorias MCDXIII

Un dardo envenenado para los que creen que todo es saber y nada aprender, porque somos como somos (al menos yo, que lo de hablar en plural me gusta en otras situaciones) y así vamos a seguir.


Angel (Angel) 1975


Si obviamos la imagen de Glam con la que el grupo se presentó (que por cierto en este su primer disco brilla por su ausencia salvo el logo asexual y "enigmático") el comienzo de la carrera de Angel no fue para nada desdeñable, porque a pesar de querer dar una idea de espectáculo ajena a la Música y que se fijaran en ellos por las poses, los peinados y lo que daban de juego en blanco puro e inmaculado, les salió un disco que mezclaba sin ningún pudor un potente Hard en temas de poderío abrasador, Prog. casi de escuela en otros momentos donde no se les podía seguir el ritmo y un intimismo casi claustrofóbico pero bello en pasajes donde la sensación de pérdida de conciencia llega muy alto.
No estoy diciendo con esto que "Angel", la primera obra de la banda, sea una joya de calibre para desintegrar conciencias, pero enviando algún que otro mensaje a iluminados que no me conocen ni por el forro, se trata de un disco que se escucha más que bien y sobre todo lo que está hecho tiene sentido, todos y cada uno de los temas.
El bombazo fue que el primer tema de la primera cara se convirtiese en un himno sin quererlo, porque "Tower" es una manera bastante loable de entrar a saco en el mundo de los sonidos, puro fuego que quema en 6'59'' abrasadores. Claro que "Long Time" y sus 7'02'' hacen ver que en algún lugar debieron aprender del Hard Prog. que se hacía allende los mares, porque los continuos cambios y alteraciones de ritmo son para agradar al más pintado (bueno a todos no, que los hay muy exquisitos) El final a modo de suite uniendo tres temas con un engarce común hace que en ningún momento se pierda el ritmo y el regusto que queda es positivo, a partir de aquí, lo que cada uno vea (o le cuenten, que muchos no escuchan pero se lo saben de memoria)
Formato típico de quinteto donde los roles están muy definidos, voz solista, guitarra aullando y riff duros, sección rítmica para patear culos y teclados a la espera de su oportunidad o aportando ese ambiente que algunos temas agradecen y mucho.
Para disfrutar de un buen momento de Hard al margen de poses, imaginería Glam y peinados de peluquería con tocados de permanente.
Barry Brandt batería. Mickey Jones bajo. Greg Giuffria teclados. Punky Meadows guitarra. Frank Dimino voz solista.

SIDE 1:  Tower;  Long Time;  Rock & Rollers
SIDE 2:  Broken Dreams;  Mariner;  Sunday Morning;  On & On;  Angel (Theme)

Ellos y Sus Papas, Mamas, Abuela...




Bougainvillea


Música


Antes de vender mi alma al diablo se la vendí a Dios. No salió muy bien el contrato, y fui expulsado del paraíso. Afortunadamente cuando caía hacia lo más profundo la melodía de los que deseaban verme fuera de allí se fue transformando en el desgarrador sonido de un vientre herido, y la Música llegó a mis sentidos por primera vez.

Las llamas del infierno no me asustan, siempre tendré un hueco para atravesar las conciencias con el latido de mi corazón convertido en el golpe seco de una nota que cruza el silencio, siempre podré gritar al cielo que el infierno me acogió cuando nadie me quería, siempre encontraré la Música adecuada para saber quien soy.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCDXII

Cambiamos de tercio, o la mitad y un cuarto, y nos vamos a través del Océano para saborear una Música que poco a poco se hizo universal.


Amazing Rhythm Aces (Too Stuffed To Jump) 1976


El Country Rock surgió porque los pasos hacia adelante de los estilos son normales y en algunos casos casi obligados, y gracias a eso nos fueron llegando momentos de diversión y melodías de siempre que se iban mezclando (contaminando aseguran algunos) con estilos que regaban el universo de las notas.
A partir de aquí lo que se quiera y como se desee, pero la eclosión de grupos que aprovecharon esta mezcla y siguieron hacia arriba hicieron que el Country Rock y el Rock Sureño se diesen a conocer a nivel mundial.
Amazing Rhythm Aces es uno de esos grupos, creado en un período tardío en cuanto a fechas, la segunda mitad de los setenta, pero con una calidad incuestionable. En este su segundo trabajo, uno de sus mejores momentos (para mí el mejor en conjunto, para otros... pues eso) demuestran de lo que son capaces y hasta donde podían llevar su Música.
No creo tanto que sean un grupo de Country Rock, de cuyas fuentes beben de manera incuestionable y se nota (lo de "Out In The Snow" es muy descarado) sino que están en un peldaño más allá haciendo Rock más claro, con melodías y momentos íntimos que sugieren un antes pero con otros instantes que parecen querer arrancar hacia el Rock Sureño.
La voz de Russell Smith marca la manera de adentrarse en las canciones, que por otra parte son creaciones suyas, y deja la puerta abierta para ir siguiendo al grupo. La mezcla perfecta de temas suaves con los que se atreven a lanzar andanadas de eléctricas hacen del disco un precioso collage que da gusto disfrutar. La guitarra, mandolina, steel... tan típicas del Country Rock son manejadas por Barry Burton para que ese toque no falte nunca, pero perfectamente equilibrado con las entradas y solos del piano de James Hooker y el órgano de Billy Earheart que hacen de los duelos con la guitarra otra de las señas de identidad de las canciones. Por otra parte la sección rítmica es, como casi siempre en este estilo, sobria y sin aspavientos, con Butch McDade a la batería y Jeff Davis al bajo, perfecta para marcar los ritmos y dejar hacer...
Un disco al más puro estilo del Sur, fácil de escuchar porque está hecho con gusto, pero con mucho para disfrutar porque lo componen un conjunto de canciones bien realizadas y mejor interpretadas. Nunca es tarde para darse un chapuzón en estos temas que hacen agradable cualquier velada.

SIDE ONE:  Typical american boy;  If I just knew what to say;  The end Is not in sight (The Cowboy Tune);  Same ole' me;  These dreams of losing you
SIDE TWO:  I'll be gone;  Out of the snow;  Fool for the woman;  A little Italy rag;  Dancing the night away




De Vinilos y Otras Glorias MCDXI

Grupo de enamoramientos por su Música y pequeños destrozos en el alma por lo que no pudo terminarse, como casi todo en esta vida.


Little Feat (Dixie Chicken) 1973


Una banda tan maravillosa como particular, Little Feat se ha encuadrado en numerosos estilos, desde el Rock más clásico pasando por el Blues Rock (no sé yo) hasta llegar al Sureño.
Para mí es una banda de Música, Rock que bebe de las fuentes de todo lo que sus miembros sabían y era mucho, consiguiendo un sonido particular que les hace ser un grupo con un sello propio en sus interpretaciones.
"Dixie Chicken" es su tercer trabajo, cuando aún se notaba y mucho la presencia de ese talento casi etéreo llamado Lowell George, gran compositor y excepcional guitarrista que hizo que la banda llegara a cotas altas hasta que decidió que él no llegaría a ningún lado. En estos primeros años del grupo no se puede negar la influencia de Lowell en la banda y su sonido (de este disco siete de diez temas son suyos) pero el éxito de Little Feat radica también en la calidad de los músicos que como el guitarrista estaban comprometidos con la idea, como las otras seis cuerdas manejadas por Paul Barrere que provocan preciosos duetos.
Abundando en esto, el toque exquisito de Bill Payne con los teclados es otra de las señas de identidad del álbum, un sonido que contrasta con las seis cuerdas y parece envolverlo todo al margen de lo que se escucha. El sonido compacto de la sección rítmica, con percusiones de la mano de Sam Clayton y la batería de Richard Hayward junto al bajo de Kenny Gradney hacen que todo el sonido quede contenido en momentos de espectacular belleza.
Los conjuntos corales son otro de los puntos fuertes del álbum, con mucha calidad a la hora de mezclar voces de distinto calado. Temas muy bien estructurados y compuestos que ayudan sin duda a la interpretación por parte de los miembros de la banda, todos ellos intensos y de duración no más allá de los cuatro minutos (salvo "On Your Way Down" que se nos va a 5'31'') donde se condensa todo el ímpetu o la melodía que nos ofrecen.
Un gran disco de Música con clase y calidad para disfrutar del eterno regalo del Rock, de la mano de una banda muy especial que quizás no sea todo lo conocida que debiera (según y dónde sí, por supuesto) y que merece la pena descubrir o volver a ella porque escucharles es una gozada y "Dixie Chicken" una pequeña delicia de esas que no se olvidan.

side one:  Dixie chicken;  Two trains;  Roll um easy;  On your way down;  Kiss It off
side two:  Fool yourself;  Walkin all night;  Fat man in the bathtub;  Juliette;  Lafayette railroad


De Vinilos y Otras Glorias MCDX

Vamos a adentrarnos en ese mundo donde somos libres a través de la Música, cuando los sonidos no dejan de llevarnos donde nuestros deseos quieren.


Third Ear Band (The Magus) 1972


Uno de los más reputados grupos de Prog. minimalistas y su álbum "perdido" nos acompañan en esta entrada que puede ser un sueño o algo inexistente, todo depende de cómo queramos afrontar esta barbaridad.
La combinación de talento, virtuosismo instrumental y capacidad creativa hicieron de la Third Ear Band un grupo muy especial en el universo Prog. de finales de los sesenta y principios de la década setentera practicando esa Música libre que mezclaba perfectamente la guía escrita en el pentagrama y las improvisaciones que les permitía su capacidad como músicos.
"The Magus" es su cuarto trabajo, aunque realmente nunca se publicó como tal porque permaneció perdido por motivos que nunca se han dado a conocer y que tienen muchas opiniones al respecto. El caso es que décadas después se ha recuperado este álbum que sigue la línea trazada en su anterior trabajo, un encargo para la banda sonora de la película Macbeth de Roman Polanski, y que vuelve a recrear un universo onírico más allá de la realidad en la cual están inmersos los sonidos.
Vientos y cuerdas se dan cita junto a los instrumentos clásicos del Rock para componer un cuadro de inmenso placer sensorial, donde las pinceladas dadas de manera exquisita por los músicos nos llevan a un lugar más allá de la mente, donde ésta debe afanarse por entrar en la Música para una vez allí hacernos dueños de lo que sugiere.
Libertad de nuevo en la manera de interpretar, violines, oboes, sitar, teclados, guitarras... van pasando de momentos en los que el suave susurro de los sonidos nos acaricia la mente a impactos directos al alma, esos desgarros en los cuales amarrarte a las notas para que te laceren provoca un placer inmenso. Un disco de ruptura con lo clásico y que a su vez busca en ello todo lo que tiene, se debe mirar hacia el infinito para encontrarlo y te envuelve en lo más íntimo, sin apenas darte cuenta de lo que te sujeta.
Recomendado (o no tanto según se desee) para mentes ávidas de librarse del corsé que a veces no deja liberar todo lo que llevamos dentro.
Glen Sweerey batería. Mike Marchart guitarra y voz. Siman House vcs3, violín, sitar y piano. Paul Minns oboe, grabadoras y "Hammond". Ron Kort percusión y piano. Dave Tomlin bajo.

Side One:  The Key;  Cosmic Wheel;  The Hieroplant
Side Two:  The Magus;  New Horizon;  The Phoenix;  Kozmik Wheel

De Vinilos y Otras Glorias MCDIX

"Paseando Por Los Sueños" que nos sugiere la Música y los distintos estilos preparados para que nuestra mente se embelese.


Satin Whale (Lost Mankind) 1975


A pesar de ver la luz discográficamente (el grupo se formó en el año 71) en el año 1974, y de estar en un ambiente de grupos memorables y de gran calidad, Satin Whale obtuvo una gran fama y reconocimiento en los primeros años de su carrera, siendo una de las bandas más populares del Krautrock de mediados de los setenta.
Su segundo trabajo, "Lost Mankind" sigue la línea que tan buen resultado les dio en su debut, gracias a una mezcla perfectamente lograda entre el Prog. clásico y ese Rock teutón con dosis de Música tan de la zona.
Un disco que sale airoso (bastante, diría yo) de la mezcla que se obliga entre temas de corto recorrido y las suites en las cuales los intérpretes demuestran sus habilidades, que no son pocas. La característica tan llamativa y brillante de la inclusión en los sonidos del saxo y la flauta realzan mucho más el contraste entre Rock y Prog., una absoluta delicadeza que lleva a momentos de emocionantes cabalgadas en clave del Krautrock más auténtico.
Es en las grandes composiciones donde buscan la instrumentalidad sin límites, consiguiendo verdaderas bombas de emociones, como "Go Ahead" y sus 11'15'' de delirio, con cambios constantes, giros y vueltas con el saxo y la flauta embistiendo a las guitarras y unos teclados que se suben hacia lo alto. "Beyond The Horizon" se transforma en el cierre perfecto con la banda elevándose y demostrando el por qué de su fama como instrumentistas, una verdadera gozada. "Lost Mankind" refrenda esos momentos de altísimo Prog. venido de Centro Europa que destila un sonido particular.
Las pequeñas piezas donde teclados y guitarra ponen un toque de calma y susurro se agradecen entre los momentos de impacto y ahondan en ese contraste que gusta y resulta.
Un disco para sentir de nuevo (y que dure por lo que da) la magia del Krautrock en clave Prog., una Música especial que siempre aporta algo a la manera de entender los sonidos que surcan las estrellas para estremecernos.
Gerald Dellmann teclados y cuerdas. Thomas Brück bajo. Wolfgang Hieronymi batería y percusión. Dieter Roesberg guitarra, saxo, flauta. 
Invitado especial Ken Traylor, voz solista.

Side 1:  Six O'Clock;  Lost Mankind;  Réverie;  Go Ahead
Side 2:  Trace Of Sadness;  Midnight Stone;  Song For "Thesy";  Beyond The Horizon

domingo, 17 de mayo de 2015

Just Like A Woman (Joe Cocker)


Just Like A Woman (Charlotte Gainsbourg)


Just Like A Woman (Bob Dylan)


Just Like A Woman (Van Morrison)


De Vinilos y Otras Glorias MCDVIII

Grupo americano que tocó la fibra en más de una ocasión con temas de los que llaman románticos (nada que ver con el romanticismo actual de burda estampa) y que en las listas siempre fueron bien recibidos.


Firefall (Elan) 1978


Cuando un grupo le coge el punto a lo que sabe que llega al público, sin desdeñar calidad a la hora de hacer Música, tiene garantizadas larga vida y prosperidad (ha sonado muy "trekkie" pero en realidad hay mucho de verdad en ello) al menos hasta que la memoria colectiva vaya olvidando el por qué de ese éxito, y si además, como es el caso del que estamos hablando, Firefall, es capaz de enganchar varios éxitos en las listas, se convierte en un fenómeno.
"Elan" es la continuación del éxito de sus anteriores trabajos, un tercer álbum que a pesar de no tener tantas canciones de pura melancolía y lanzarse un poco más a creaciones que están más elevadas en el sentido del Rock, no deja cuando puede esos instantes de intimismo que tan buen resultado les había dado.
En cierto modo escuchar Firefall y este su tercer trabajo debe ser una preparación para eso, la melodía y los arreglos de acústicas y cuerdas rodeándote, porque si Rick Roberts está a los mandos de la nave, su sello queda presente y no hay dudas.
A pesar del comienzo con ritmo de "Strange Way", que parece indicar ese giro comentado, y la continuación con "Sweet And Sour", el disco se va metiendo en la temática de suaves melodías y ritmos cada vez más pausados, porque sin quererlo ese uso continuado de las acústicas y la flauta que se va metiendo por donde puede endulzan los temas y no los hace tan duros como podrían ser.
De todas maneras por los músicos que son, el planteamiento de Rock calmado y popular y las maneras compositivas de Roberts y Larry Burnett, los dos que se reparten casi todo el pastel, el disco es un conjunto de canciones que se dejan escuchar con facilidad, sin excesos pero sin que nada rechine ni se salga del guión, Música para cualquier ocasión y que siempre es agradable, de la que te acompaña de por vida.

SIDE ONE:  Strange Way;  Sweet And Sour;  Wrong side of town;  Count your blessings;  Get you back
SIDE TWO:  Anymore;  Baby;  Goodbye, I Love You;  Sweet Ann;  Winds Of Change



De Vinilos y Otras Glorias MCDVII

Momentos especiales con Música más que especial la que traemos en nuestro "Paseando Por Los Sueños", un espacio para perderse de lo que uno quiera.


Saturnalia (Magical Love) 1969


Legendaria e icónica formación del Underground Prog., que además (y para la época fue un gran impacto) se convirtió en la primera en sacar su disco en formato "picture", con etiqueta tridimensional que colocado en el plato a la hora de girar el disco provocaba un efecto psicodélico, una novedad que le hizo un objeto de culto entre amantes del Prog. y de la Música en general.
Dicho esto, que es una aclaración más allá de los propios sonidos, "Magical Love" es un disco que no pasará a la historia como una de las joyas del progresivo de la era que terminaba y lo que comenzaba antes de estallar en lo que fue, pero sí se puede considerar un buen disco del estilo, clásico y ajeno a nada que no sea un Rock Prog. 
En un intento de crear un disco conceptual, la temática de los temas se desliza por historias místico astrológicas, desde la propia elaboración de la portada y todo su contenido, libreto incluido donde explican los componentes del universo y a los propios miembros de la banda como parte de todo ello, pero no por ello la Música del álbum hace ver que esta temática sea la predominante en los sonidos del mismo.
Dos gargantas solistas que resaltan los momentos vocales más que logrados, aunque la voz de Aletta en ocasiones se asemeje mucho a la de Sonja Kristina de Curved Air (a mi entender buscado por la propia Aletta dicho paralelismo) y a partir de aquí el Rock que llega es un clásico momento de inspiración que toma y mantiene sin esfuerzo los detalles del Prog. clásico y los despliega durante la interpretación de los temas.
Un disco que quizás no sea el adecuado para escuchar como iniciación a esta Música visceral que tanto nos emociona, pero que una vez adentrados en ella es un paso más para conocer ese camino que se abrió en una época donde todo, a nivel musical, era posible.
Aletta voz. Adrian Hawkins voz. Rod Roach guitarra. Richard Houghton bajo. Tom Crompton batería.

Side One:  Magical Love;  She brings peace;  And I have loved you;  Winchester Town
Side Two:  Traitor;  Soul song;  Princess and the peasant boy;  Dreaming;  Step out of line 



sábado, 16 de mayo de 2015

De Vinilos y Otras Glorias MCDVI

Seguimos con la marcha en el cuerpo y donde nos apetezca, y por eso todo lo que sea darnos en la misma cara sienta la mar de bien, como esto que nos llega.


T.2. (1971-72) 1971-1972


Tras escribir el título tan original como directo, decir que el disco no es más que una recopilación de temas supuestamente inéditos o tratados de manera diferente que los originales, constatado por la casa de discos y algunos entendidos del ramo.
Lo que no se puede dudar es la calidad de lo que contiene, puro Hard Prog. salvaje y despiadado que hace temblar cada músculo del cuerpo, un conjunto de canciones que se estampan en la piel y te abofetean para que sientas su poder sin remisión.
Tremendo Power Trío que duró un suspiro para lo que nos hubiera gustado a los amantes de su Música, brutal concepto de los sonidos hechos para abrumar con temas tan duros y potentes como bellos, a imagen y semejanza de los discos oficiales que nos dejaron.
En este "1971-72" hay espacio para cabalgadas intensas que parecen no tener final y que te hacen levantar del suelo como para temas que con melodías sostenidas te llevan a las estrellas (bellísima e intensa la exhibición de "Questions & Answers", con la guitarra marcándose un solo antológico y la sección rítmica arropándola de una manera espectacular y "Closing Your Eyes" con una flauta que derrite al oírla)
El disco podrá ser de retales escondidos o escogidos, de temas perdidos o nunca deseados, pero de lo que no cabe duda es de ser un disco con nueve temas de puro Hard Prog. hechos con la furia y la categoría que el grupo tenía. Adolece la grabación de más profundidad y limpieza pero lo que llega se incrusta en la piel que da gusto, y para los que amamos esta Música es una gozada disfrutar con temas como "The Clown", pura magia acústica, dosis de golpes a los intestinos como "And Time" o "Looking Back" y la composición que rezuma buena Música por todos lados.
El líder y carisma del grupo, el batería y voz solista Peter Dunton, autor de todos los temas, se luce en la creación de los mismos, y junto al guitarra Andrew Bown y el bajista John Weir los trasladan al vinilo (en este caso no negro, sino anaranjado) de donde sale una Música para soñar, que no es poco.
Disfruta de la buena Música de la mano de T.2. y su poder de seducción, para enamorar a quien tenga una dosis de... eso.

Side 1:  And Time;  Looking Back;  Questions & Answers;  Seventy-Two
Side 2:  The Clown;  The Gambler;  Closing Your Eyes;  Into The Red;  PDQ