domingo, 26 de agosto de 2012


Turn To Stone

video

Kevin


Tupelo Honey

video

De Vinilos y Otras Glorias DXXIII

Cerramos el círculo de esta aventura, que también lo es para nosotros por lo novedoso en lo que hemos propuesto, esperando ¡¡cómo no!! que haya servido para lo de siempre (que aún no sé qué es)


Gong (You) 1974


A pesar de no expresarlo en la portada y en ningún lugar del disco, "You" es la tercera parte de la trilogía de "Radio Gnome", final de una aventura apasionante y según mi opinión final de la etapa más intensa y de mayor calidad del grupo.
"You" no tiene la espontaneidad de la primera obra, ni la perfección entre locura y Música del segundo disco, pero sí posee una energía instrumental absolutamente maravillosa que a pesar de no contribuir con ideas nuevas recicla y amplia todo lo realizado hasta ese momento.
Se puede achacar a esta tercera entrega que pierda la dosis de extravagancia que caracteriza todo el universo Gong, especialmente este "Radio Gnome" y que a mí me vuelve loco, pero el disco tiene una calidad que está fuera de toda duda, porque la mente de Allen y poco a poco de todos los que creían en la idea sigue en estado de gracia y nos regala piezas bellísimas del Prog. más puro ("The Isle Of Everywhere" y "You Never Blow Your Trip Forever" son dos enormes suites de más de diez minutos donde los instrumentos simplemente vuelan, "Master Buider"...) son temas maravillosamente bien compuestos y de un nivel exquisito.
Quizás se muestra que Allen vaya un poco errático, aún así musicalmente es un todo absolutamente brutal, con pasadas de rosca a las guitarras y esos teclados tremendos que lo envuelven todo, como los sonidos "anárquicos" con los que nos regalan percusiones, flautas, saxos... algo para seguir soñando.
En definitiva, sin llegar a los otros dos es un disco tan excepcional como bello, quizás se sienta el cansancio o agotamiento de la banda, especialmente de la mente de Allen, tras la creatividad continuada de las obras, pero tomado como un disco al margen de... es un tremendo trabajo de Prog. y eso no es fácil de hacer.
La banda en la formación habitual con la incorporación de Mike Howlett en el bajo, Benoit Moerlen en las percusiones, para recrear ese mundo en el cual se manifiestan todas las fantasías a través de la Música.
Un viaje cuyo final lo pones tú, según lo que decidas y cómo, la Música, los sonidos especiales y de ensueño están ahí para tomarlos y deslizarte hasta donde quieras.
"Gong Is One And One Is You"

Side One:  Thought Fot Naught;  A P.H.P.' Advice;  Magick mother in vocation;  Master Builder;  A Sprinkling Of Clouds
Side Two:  Perfect Mistery;  The Isle Of Everywhere;  You Never Blow Your Trip Forever



De Vinilos y Otras Glorias DXXII

Seguimos en el universo Gong y su fantástica aventura, que para sí quisieran demasiados iluminados de los que no ofrecen nada.


Gong (Radio Gnome Invisible Part 2 - Angel's Egg) 1973


Segunda entrega de esta maravillosa y fascinante idea surgida de la mente de Allen, con el mismo formato que la primera parte y un nivel musical incluso superior, lo que la convierte en un disco excepcional, una obra de arte del Progresivo con mayúsculas y de la Música (a quienes nos apasiona de forma global) en general.
Pocos meses después de la primera parte el grupo vuelve al estudio de grabación para dar forma a la segunda, notándose la experiencia del primer envite, así como los medios técnicos puestos al servicio de la banda.
Un disco menos espontáneo porque la idea ya había sido desvelada, pero es mucho más elaborado, más preciso, dentro de esa maravillosa locura que es este universo y su creador, pero musicalmente es una joya de enormes proporciones. Aún así, las ideas aportadas en esta segunda obra de la trilogía aún estremecen los sentidos por la calidad y la manera de exponerlas a través de los sonidos, una sonoridad realmente bella y sugerente, a lo que contribuye el uso más esplendoroso de los teclados creando todo tipo de ambientes.
El disco se convierte así en el perfecto transmisor de las ideas revolucionarias y libres en lo musical de Allen, su "floating anarchy" como siempre había predicado, traducidas en todo tipo de  sonidos que van desde las baladas cantadas en francés a los ritmos místicos, ambientes espaciales... la continuación del viaje alucinante a los sentidos que es la Música de esta maravilla de creación.
El grupo se mantiene como en el primer disco de la trilogía, con Daevid Allen en las guitarras y voz solista, Didier Malherbe en los saxos, flautas y voces, Gilli Smyth a la voz, Steve Hillage y Christian Tritsch guitarras, Tim Blake teclados y voz, Francis Moz teclados y bajo, Laurie Allan batería, Rachid Houari percusión.
De nuevo sólo decir que si la mente puede recrear la fantasía a través de los sonidos, este disco es otro ejemplo de la libertad para transmitir todo lo que llena el universo, un viaje hacia el infinito sin pausa.
La portada, otra genialidad al servicio de una Música especial.

Side 1:  Other side of the sky;  Sold to the highest Buddha;  Castle in the clouds;  prostitute poem;  Givin my luv to you;  Selene;  Flute salad
Side 2;  Oily way;  outer temple;  Inner temple;  Percolations;  Love Is how y make It;  I never glid before;  Eat that phone book coda;  Ooby-Scooby Doomsday



De Vinilos y Otras Glorias DXXI

Vamos a hacer algo que no habíamos tenido el atrevimiento de realizar, también es cierto que porque muchas oportunidades para este tipo de cosas no hay. De paso, desfacemos otro entuerto en una Música única.


Gong (Radio Gnome Invisible Part 1 - Flying Teapot) 1973


Nos encontramos ante uno de los iconos del Progresivo inglés de la historia, un grupo nacido de la mente sin igual (como alguna que otras que nos han visitado) de Daevid Allen, un músico visionario y muy especial.
Tras dos álbumes de estudio, un año en paro por problemas contractuales y la ayuda en la banda del gran Steve Hillage, un guitarrista apasionante, Allen se embarcó en una aventura excepcional, la creación de una trilogía que abarcó dos años, la "Trilogía de Radio Gnome", una invención absolutamente genial sobre una radio pirata que transmite desde una tetera volante proveniente del imaginario planeta Gong.
La idea es una salida emocional como si fuera un cuento freak trasladado a Música, una aventura que sólo mentes como las de Allen pueden concebir, y que se convierte en una obra de arte de Rock Espacial Progresivo con inclinaciones místicas.
Temática hippie en esta primera obra, testos de canciones que hablan de sexo, visiones a través del LSD, susurros eróticos psicodélicos, un poco de esa Música que Zappa había elevado a los altares, electrónica, deslices con el esoterismo y un poco más de magia blanca, todo ello en una búsqueda de otros niveles de conocimientos.
Es una Música avanzada para su tiempo, lo que más adelante se denominó (con poca fortuna según mi opinión) "Nueva Era", sonidos que buscan realmente otra dimensión en un disco que es, simplemente, una joya por la propuesta alucinante y novedosa del hecho.
Todo el disco se convierte en un devenir de sonidos absolutamente vivos, gloriosos, llenos de buenas vibraciones, un viaje alucinante al fondo de los sentidos en un instante en el cual se consigue que la Música del Prog. más puro y emocional se vuelva menos serio y abierto, sin dejar esas genialidades que la propia Música permite.
Además del gurú de la idea, el imprevisible y genial Daevid Allen que se encarga de las guitarras y la voz solista, intervienen en este sueño Steve Hillage y Christian Tritsch en las guitarras, Gilli Smyth voz, Tim Blake teclados y voces, Didier Malherbe saxos y flauta, Francis Moze teclados y bajo, Laurie Allan batería, Rachid Houari percusión.
La portada, fascinante, bellísima, casi un cómic por sí misma con la tetera viajando por el espacio con el gnomo en álbum, el interior créditos como de cuento.
Gong y su universo, un viaje maravilloso, genial, y este disco una puerta al interior del infinito, si te atreves...

Side 1:  Radio Gnome invisible;  Flying Teapot
Side 2:  The pot head pixies;  The octave doctors;  Zero the hero and the witch's spell;  Witch's song I am your pussy








sábado, 25 de agosto de 2012

Shout (A Mi Amosssssssss)

video

Algo Obvio


Es algo obvio, nos llaman imbéciles y sonreímos, por eso pueden exclamarlo de nuevo, y si ven otra sonrisa, decirnos que insultarnos "sirve para hacernos un poco más felices".
Es como si de pronto estuviéramos en la época medieval, donde el honor se limpiaba con sangre y si esa sangre era vista por los demás salías caballero de la lid. Hoy nos embelesan con cantos de sirena y en el fondo nos hacen sangrar sin darnos cuenta, ellos lo ven, lo enseñan a sus congérenes vampíricos y sonríen por la venganza resuelta, como si el mundo les debiera algo por ser ladrones, asesinos, violadores de sueños y esperanzas.
No caigo en la tentación de sentirme culpable por lo que hacen, sé que la culpa la tienen ellos a pesar de poder parecer lo contrario, no he mordido ninguna yugular para extraer la esencia de mis vecinos, sólo bebo cerveza que a veces comparto con quien quiere sentarse a mi lado, pero siguen llevándonos a sonreír cuando nos insultan, y seguimos sonriendo, quizás algunos lo hacen por ignorancia, las palabras vanas e inteligentemente usadas para engañar son difíciles de descifrar, quizás otros lo hacen porque "tendrá que ser así", pero sonreír tiene eso, que pasas de ser ocurrente al buzón de la corte sin enterarte.

Yo no sonrío cuando me insultan, me vejan o me tiran a la basura como un fardo. No quiero sentirme imbécil por hacerlo, no porque lo digan; sé que mi limitado uso de la inteligencia queda en el entorno en el cual me muevo y con quien lo hago, pero mi cara es de asco, de infelicidad hacia ellos, y aunque sea muy pocas veces eso les molesta, es lo único que me dejan hacer y lo hago, molestarles.
Ya no hay orden ni concierto, y eso que nunca he creído en el orden (sí en los conciertos) pero no el orden impuesto por esas absurdeces llamadas leyes, normativas, decretos o similares, el orden mental de las cosas, lo que hace que todo fluya, siga el curso y se pueda transformar a través de la imaginación, las ideas y los logros personales o del grupo. Ya no hay, y con ello murió la idea, la creencia y la posibilidad de ser, hoy hay un desconcierto flamenco que dicen es el concierto de lo que tenemos, pero ni así sonrío, no me sale, ¡¡qué le vamos a hacer!! seré un rebelde, o mejor aún, según los cánones actuales, seré un antisocial.

Es algo obvio, el imperio de la ley (perdón, de su ley) es el imperio de lo honesto, el resto es deshonesto, sea cierto, leal o moral, porque todo es según el papel donde se escribe, y en estos casos siempre lo escriben ellos.
Esperemos su llegada, esperemos el azufre que inunde los sueños transformados en pesadilla, peor, lo que se dice peor se podrá estar, pero ni tampoco tanto.

Janis (De Nuevo)


Don't Talk To Strangers (In Memoriam)

video

De Vinilos y Otras Glorias DXX

Por fin un grande entre los grandes viene a nuestro "Paseo..." y no hay una respuesta al por qué de la tardanza, sólo sé que nunca es tarde y volverá, seguro.


Neil Young (Neil Young) 1968


Genial compositor, letrista sublime, excepcional intérprete, maravilloso cantante y músico excelso, Neil Young es uno de los pocos ejemplos de calidad a lo largo de muchas décadas, una manera de entender la Música especial y una sensibilidad para llegar a los sentidos realmente bella.
Tras su paso por Buffalo Springfield comenzó su carrera en solitario con este disco homónimo que para el que suscribe con el paso de los tiempos ha ido cogiendo la importancia que se merece, una obra soberbia, completa y compacta que quizás fue en su día injustamente tratada por la crítica, y cuando se pudo poner en sus sitio tapada por las joyas en estado puro que este canadiense realizó los años posteriores.
Íntima, personal, sugerente, sensible... un puñado de canciones al más puro estilo Young, con esa manera de acariciar cuando su voz se desliza por los poros de la piel, esas acústicas demoledoras que se meten en las entrañas, y esa musicalidad que llena todos los espacios, porque para mí Neil Young es ante todo un compositor, un tremendo escritor de canciones a las que dota de un toque especial y un sello marca de la casa.
Para esta presentación en sociedad como músico en solitario se encargó de las guitarras, piano, sintetizadores, harpsichord, órgano y por supuesto la voz para hacer llegar esas letras que son pura poesía, historias que revelan lo más oscuro y en ocasiones son cantos de esperanza.
Para la ocasión se rodeó de músicos solventes que manejan el tempo de las canciones sin esfuerzo, creando un disco de una calidad altísima, una gran obra de Música eterna.
Ry Cooder en las guitarras, Jack Nitzsche al piano, Jim Messina en el bajo, Carol Kaye al bajo, George Grantham y Earl Palmer a la batería.
Diez canciones que forman los 35'32'' de un disco sin fisuras, compacto, una obra que va desgranando los surcos lentamente, como si la prisa desapareciera cuando te llegan los sonidos de cada tema, piezas que son un suspiro de no más de dos minutos con temas que pasan ampliamente los cinco, para terminar con esa tremenda creación de 9'26'' que es "The Last Trip To Tulsa".
Íntimo y sugerente, como siempre, algunos temas se te meten en el alma ("The Loner" es pura seda) otros atraviesan el aire y se funden con los sentidos ("The Emperor Of Wyoming" es una barbaridad) y así hasta despedir esta presentación de un músico único, genial e irrepetible que va, si no lo es ya, para leyenda.
Supongo que no será así, pero si el universo de Neil Young aún no ha llegado a tu mente, déjale entrar, descubrirás algo...

Side One:  The Emperor Of Wyoming;  The Loner;  If I could have her tonight;  I've Been waiting for you;  The old laughing lady
Side Two:  String quartet from Whiskey Boot Hill;  Here we are in the years;  What did you do to my life?;  I've loved her so long;  The last trip to Tulsa

viernes, 24 de agosto de 2012

De Vinilos y Otras Glorias DXIX

Un tipo de Música para cualquier momento y lugar, de la que tiene que existir siempre porque a veces se debe buscar disfrutar sin más, y en eso estamos.


Firefall (Luna Sea) 1977


Rock americano, Folk americano, ritmos de todos los lugares del planeta y al final Música de calidad en este grupo al que ya hemos traído a este "Paseo Por Los Sueños" y que nos acompaña de nuevo con su segundo trabajo, "Luna Sea".
Precioso disco, de los de toda la vida, Música sin fronteras a pesar de ser de donde son y de qué manera, una banda de seis músicos que ya se las sabían todas, con un bagaje tremendo en el mundo de la Música, puristas y grandes compositores de canciones eternas, baladas, ritmos con esas guitarras cálidas que te llenan, acústicas que rozan la piel, saxos delicados y susurrantes, teclados envolventes y un conjunto coral maravilloso de los que se estilaban con profusión en esos tiempos por esas latitudes.
"Luna Sea" es la continuación de su irrupción en el mundo de los sonidos, con Rick Roberts a la guitarra y voz, especialmente esa garganta sugerente y preciosa.
Jock Bartley en las guitarras eléctricas y acústicas, slide y coros. David Muse maravilloso en los teclados y saxo, armónica y la flauta. Mark Andes al bajo y coros. Michael Clarke en la batería y para terminar el sexteto el gran Larry Burnett con las guitarras y voz solista.
El disco es un reflejo de los estilos puramente americanos de la zona, siendo como es la banda nacida en Colorado y creada por ese crack llamado Rick Roberts, una profusión de momentos íntimos, baladas para soñar, algunos laberintos de Rock guitarrero sin muchos alardes, deslices country-rock, que para eso la escuela era la que era, y unas composiciones solventes, pegadizas, llevaderas en el alma, que además son interpretadas por estos tipos de manera sencillamente mágica.
Diez temas que se dejan escuchar con la facilidad de lo bello, arreglos precisos, coros monumentales, guitarras que te llevan, canciones que se tararean con la facilidad de lo que se queda porque está pensado para enganchar.
Un grupo genial en sus primeros años, discos de siempre que nunca están de más, de los que se pueden escuchar en cualquier momento, para olvidar un día de perros o ponerte las pilas para lo que venga, y siempre están ahí, estos son los que no fallan.
Escucha Firefall y adéntrate en el corazón de una Música eterna, para deslizarte por tus propios sueños.

Side One:  So long;  Just remember I love you;  Sold on you;  Someday Soon;  Just think
Side Two:  Getaway;  Only a fool;  Head on home;  Piece of paper;  Even Steven


De Vinilos y Otras Glorias DXVIII

Por aquello de mis deberes con el diablo, un disco que tiene mucho que ver con ese tipo que al final nos llama a todos, nos guste o no.


Janis Joplin (Pearl) 1970


A medio camino entre la Janis viva y la que se convirtió en mito por el detalle de su muerte, este "Pearl" se puede considerar casi como un disco póstumo, porque le pilló cuando se iba, aunque no por eso es mejor ni peor, sino todo lo contrario.
No soy partidario de los mitos creados a base de ataúdes, creo en la Música y los músicos que crean sensaciones, y este disco viene a "Paseando Por Los Sueños" porque creo que es un buen disco de Blues Rock de un grupo que intentaba llegar más allá de lo que había llegado.
Y es que el disco representa en sus créditos a Janis Joplin / Full Tilt Boogie, y en la presentación de la banda tal cual Full Tilt Boogie, pero la personalidad de Janis era arrolladora y así quedó.
Grandioso trabajo en la voz de esta cantante que debía demasiadas cosas a la vida como para no pagarlas, una voz excepcional, particularísima, formada en todas las enseñanzas del Soul, el Blues, esa psicodelia que tanto le debía como imagen y los grandes mitos americanos negros y negras, una voz que se esforzaba por ser más que una cara y un nombre y en este trabajo lo consigue. 
Desgarrada, sensual, llevada al límite, el exceso a la hora de interpretar y dejarse la piel, quizás se peque en la grabación de no dejar el protagonismo también a los músicos, que hacen posible eso que ella hace a las mil maravillas, transmitir lo que siente desde el alma, porque las composiciones musicalmente son buenísimas pero me dejan con el regusto de saber que podían haber dado más. Especialmente se me queda corto ese "Hammond" que cuando aúlla es una delicia, la guitarra pasada por efectos desgarrándote las tripas, pero me encanta el piano que parece te va a romper las teclas en la cabeza, puro boogie, ritmo salvaje y demoledor.
Full Tilt Boogie
Janis Joplin voz solista, Brad Campbell bajo, Clark Pierson batería, Ken Pearson órgano, John Till guitarra, Richard Bell piano.
Diez canciones que te levantan de una patada, la voz de Janis te envía señales desde el espacio exterior, la sección rítmica te patea y te hace ver si estás muerto o aún te meneas, en los pasajes calmados es un auténtico deleite disfrutar de la emoción, y cuando pillan ritmo... no te paras, seguro. "Trust Me" te envía a hacer el amor como sea, "Mercedes Benz" se ríe del mundo, y así debería ser, "Cry Baby" para llorar de rabia...
"Pearl" es un disco para disfrutar de buena, buenísima Música, olvidarse de tópicos, mitos y leyendas y aprender del tratado de Música americana que dan los seis músicos que se empeñan en hacer algo bien.
La portada... pues eso, ese líquido verde debía ser la leche.
Una artista, una voz, un demonio en las entrañas, un bonito cadáver y la historia del Rock llevada a eso que conocemos demasiado bien, pero que en lo que nos interesa, la Música, dejó una pieza para degustar en la eternidad.

Side One:  Move Over;  Cry baby;  A woman left lonely;  Half moon;  Buried alive in the blues
Side Two:  My Baby;  Me & Bobby McGee;  Mercedes Benz;  Trust me;  Get It while you can





De Vinilos y Otras Glorias DXVII

Por recomendación de alguien que sabe mucho de esto, porque los olvidos son imperdonables, y porque me encanta el grupo y lo que representó, viene a "Paseando Por Los Sueños"...


Traffic (Mr. Fantasy) 1967


Así de sencillo, así de bonito y así de elegante me he quedado en la presentación del primer álbum de un grupo mítico, icono de muchísimas cosas, cuna y espaldarazo de la carrera de tres de los monstruos sagrados de la Música británica, un grupo excepcional, único y maravilloso que en sus primeras obras demostró que el talento, cuando existe, parece traspasar todas las fronteras.
En Traffic se unieron los talentos de Dave Mason, Steve Winwood, Jim Capaldi y Chris Wood como creadores de un universo de sonidos mágicos, cuatro compositores que estaban tan sobrados que en lo bueno dejaron obras como este "Mr. Fantasy", maravillosa, genuina, visceral, demoníacamente preciosa, con esos toques de psicodelia que te llenan las entrañas, en composiciones por encima de los sueños, pero esos cuatro talentos, en lo malo eran egos demasiado emocionales como para convivir mucho, y a pesar de la carrera excepcional del grupo, no fue lo mismo cuando algunos de estos monstruos fueron abandonando la nave.
En cuanto a lo que nos interesa aquí, este disco es quizás lo mejor que hicieron, y eso no es malo, porque hicieron tanto bueno que nos dejaron una joya de proporciones tremendas, un discazo de buena Música para deleite de amantes de lo que se sale de lo normal, porque los sonidos que nos presentan no son normales, pura fantasía en clave de Rock, psicodelia y todo el bagaje de Músicas que estos cracks llevaban encima.
Steve Winwood por fin manejando su destino al margen de grupos de otros, como inmenso músico, instrumentista excelso (teclados, bajo, guitarra, percusión) compositor magistral y voz solista excepcional, un momento dulce en la carrera de un grande que con 19 añitos daba lecciones a demasiados.
Dave Mason despegando como uno de los creadores más sensibles e iluminados de su tiempo, compositor maravilloso, músico genial (guitarra, mellotron, sitar, bajo, percusión) y esa voz que en las canciones donde canta te sumerge en un sueño.
Jim Capaldi, otro de esos grandes a la sombra de demasiadas cosas, aquí con su espacio, componiendo y dando el toque en la percusión, además de esa voz dulce, suave y melodiosa que nos embauca.
Chris Wood a la flauta, saxo, órgano y voz, otro tremendo músico sobrado para ser, componer e interpretar todo lo que pudiera darse en este combo de fantasía.
Así las cosas el disco es un recorrido maravilloso por temas de fantasía pura, donde las acústicas, los teclados, el sitar, los vientos y esas voces de ensueño te llevan a un viaje alucinante a través de diez temas de una calidad excepcional, todo ello bajo la manija de unos creadores inusuales que además plasman en los surcos esas Músicas sin esfuerzo.
"Coloured Rain", "Dear Mr. Fantasy", "Utterly Simple", "Berksire Poppies", "Giving To You" (una pasada instrumental que no te deja quieto)... desgranando todo lo que el final de una década dejaba hacer, pop-rock-psycho-prog-fantasía... una manera de sentirse parte de lo que te llega, que es muchísimo.
"Mr. Fantasy", el comienzo de un sueño llamado Traffic, una manera bellísima de llamarte para seguirles. 

Side 1:  Heaven Is In Your Mind;  Berksire poppies;  House for everyone;  No face, no name, no number;  Dear Mr. Fantasy
Side 2:  Dealer;  Utterly Simple;  Coloured Rain;  Hope I never find me there; Giving to you


Recuerdo

Nunca, ni olvidándote te olvido.
Sin pensar en ti, te pienso más.
Sólo queriéndote, sabes, puedo estar en paz.
En cada flor descubro tu dulce aroma.
Grabo tu rostro en las olas de un mar tranquilo.
Como ellas, vienes resuelta para el abrazo.
Luego, te retiras por el camino de la espuma
dejando sin remedio tu huella en mí.
Estrellas de escarchas negra danzan entonces
con soles de hielo y nieve.
Lunas de fría lluvia asoman lentamente
sobre este corazón inerte.



Diego L. "Y, Otros Poemas" (Extracto)
Reproducido con el permiso de Vicky

Steven


Esperando Su Llegada


Es confuso el estado de las cosas en este nuestro mundo, o mejor decir "en su mundo", de esos que realmente marcan la pauta con sus asesinatos económicos, físicos y políticos.
Ya no hay libre pensadores, de hecho no hay pensadores, ya lo piensan todo ellos, esos entes con siglas en ocasiones y con nombres ininteligibles para el "vulgo" en otras, ya el pensamiento no se corresponde con nada existente, porque simplemente ha dejado de existir.
Da igual que existan objetos, facultades, personas que tengan su asombroso parecido con el todo y la nada, ahora prima la voluntad y obstinación de ser, de marcar huella, de dejar tu rastro de podredumbre allá donde pisas, sea robando, engañando, matando o provocando el nacimiento de nuevos dioses a los que adorar, para que al final se adore a su creador, prima que tu imagen salga, sea como sea, a sabiendas que hay millones de seres que repudian esa imagen porque les ha hundido en la miseria, la pobreza, la ignorancia y los han abocado al fin de una especie, de una forma de ver y poder vivir.

Antaño se procuraban las glorias luchando espada en mano con el enemigo, se mataba y se honraba al caído en noble lid, ahora las lides son de otra manera, se humilla, se veja, se hace ver que tu pie pisa el cuello del otro, de la familia del otro, de los amigos y conocidos, y se aprieta más, se le obliga a sacar la lengua y a suplicar algo que no es lo que se pretende, sino lo que por derecho te corresponde, aunque el derecho y el deber se han diluido y ya nada es lo que parece, se honra al ladrón para llegar a su estatus, se busca un club deportivo para ocultar las miserias del propio espíritu, se anida en el alma humana la ponzoña y la envidia para poder lograr, por fin bajo el paraguas de la legalidad, el honor mal entendido y la basura emocional, que la frase "el hombre es un lobo para el hombre" se acuñe a fuego en cada nuevo ser que se atreva a desfilar por este nuevo orden llamado mundo.

"Tendrá que ser así..." escuché durante mucho tiempo de bocas ajenas, las mismas que ahora desfilan en manifestaciones que de nada sirven cuando su voto dio la legalidad a quien le empala por el trasero y le ahoga en cada nuevo impuesto soportado, cada negación de la cultura a sus hijos y la humillación de cobrar, a fin de mes, algo que pretenden sea una dádiva del que lo otorga.
Si ha tenido que ser así, que sea la muerte y el fin de los tiempos, quizás es la hora de que la Bestia, por fin, libere el mundo.

jueves, 23 de agosto de 2012

De Vinilos y Otras Glorias DXVI

Como me gusta mucho, me voy a dar un paso por esa Música que me hace evadirme de todo lo que no sea mi mente, y eso es tan necesario...


Clear Blue Sky (Clear Blue Sky) 1970


Un ejemplo de banda Power Trío, que en la senda del Prog. más poderoso se movían a las mil maravillas en la línea de esos grupos que en los primeros setenta y finales de los sesenta descubrían sonidos que eran ataques maravillosos a los sentidos, brutales andanadas más allá de la pura fuerza.
La mente preclara y lúcida de John Simms creó el grupo, sus temas y lo que provocó, este álbum que fue el principio y el final, porque los intentos veinte años después no me dicen nada, un auténtico lujo de la Música progresiva con destellos de clase que se transforman en arrobas a lo largo de los cuarenta minutos que nos regalan de dinamita a punto de estallar.
Un trío de jóvenes talentos que realiza una de las mejores propuestas del Hard Prog inglés. Una Música dominada por la increíble y sorprendente técnica guitarrística de John Simms y que en su primera cara es una declaración de intenciones, un sólo tema que dividen en tres partes, "Journey To The Inside Of The Sun" 18'32'' de cambios continuos bajo la marca de la guitarra de Simms, que aborda cada riff como una sucesión de desgarros sin pausa, y en los solos se eterniza llevando al límite todo lo que tiene, y es mucho. Un temazo con cambios, rupturas y ritmos entrecortados que se alternan, aperturas melódicas, divagaciones psicodélicas, efectos de guitarra tremendamente llevados.
La segunda cara contiene cuatro temas que van desde la brutal exhibición Prog. de "Mistify", 7'45'' de gloria hasta la cuasi balada "My Heaven" que se desarrolla entre arpegios acústicos y  solos de guitarra, pasando por el final exhuberante con flauta y armonías de "Birdcatcher", un tema que parece ajeno al resto de la obra. "Tool Of My Trade" completa esta obra magna del Hard Prog con una calidad que para sí quisieran muchos popes de casi nada.
John Simms a la guitarra y voz, tremendo, técnico, visceral, genial e intuitivo, un guitarrista mágico al servicio de seis cuerdas ardientes que se inflaman entre sus dedos.
Ken White a la batería, pegador, rítmico, convulsionado, que se hace seguir a base de golpes en tu estómago.
Mark Sheather con el bajo, un solista más dentro de esta propuesta de poder y clase, unas notas que se te clavan en lo más profundo.
La portada realizada por Roger Dean, por lo que hay que disfrutarla porque es una obra de arte, y del resto se encargan tus sentidos, que yo ya aburro bastante.
¡¡Disfrútalo!! un disco así no suele dejar indiferente, por fortuna para los que amamos estos sonidos tan especiales.


De Vinilos y Otras Glorias DXV

Vamos llegando a cotas casi inimaginables hace no mucho, pero es lo que tiene conocer gente maravillosa, que te llevan hasta lugares de sensaciones infinitas, y como muestra...


Aphrodite's Child (666) 1971


"Anyone who has intelligence may interpret the number of the beast. It Is a man's number. This number Is 666"
Jamás un alegato sobre el famoso número de la bestia ha tenido su representación con la belleza como se ha hecho en esta obra magistral y sublime de Aphrodite's Child, un disco doble del grupo griego que quiso hacer mucho más de lo que pudieron, liderado por dos genios que tomaron camino muy dispares tras dejar su impronta en la Música durante unos años gloriosos de creatividad y talento.
Excepcional obra, un doble vinilo que es una oda a lo bien hecho, una ambiciosa demostración de ideas y calidad plasmadas en estas cuatro caras que deambulan por el Psycho más brutal, un Prog. inteligente, visceral y emocionalmente de altísimo nivel, un álbum de culto que afortunadamente nos ha llegado después de demasiado tiempo en el olvido, una de esas obras que cuando las escuchas sabes que tienes entre manos una delicatessen para degustar sin prisas, hasta llenarte por todos los lados.
Empleo magistral de los instrumentos que en la psycodelia marcaban, ese Prog. excelso llevado por sonidos orientales, el uso furibundo de sintetizadores, teclados en general e instrumentos electrónicos, una especialidad en la cual Vangelis era un pionero, casi maestro y guía de muchos grandes que siguieron sus pasos tras esta cumbre de la imaginación conceptual.
Vangelis en su faceta de genio desatado, haciéndose cargo de todos los instrumentos de teclados, bajo, efectos y coros, un mito antes de lanzarse a una carrera más comercial, un brutal inspirador de ambientes excepcionales, ajenos a este mundo, fuera de lo cotidiano.
Demis Roussos alardeando de voz cuando ataca los temas con ese timbre tan especial, excepcional, único e inimitable, además de hacerse cargo del bajo y la guitarra en riff y algunos solos tremendos, simplemente mágico.
Lucas Sideras en la percusión y voz solista según qué temas.
Silver Koulouris en la guitarra y percusión, en especial esas seis cuerdas que rasgan el ambiente en solos descomunales que te hieren las entrañas.
Las letras a cago de Costas Ferris, fundamentales en una historia que se narra a través de la Música y las palabras, y la gran Irene Papas se marca una demostración vocal en el tema "infinito" (con símbolo) brutal.
Un doble disco que en sus 77'58'' es una exhibición constante de Música, algo cautivador, entre lo divino y lo demoníaco, unos sonidos que atrapan a través de las historias contadas como un todo en el cual te ves metido hasta el ¿final? quizás si la bestia no te toma entre sus brazos.
No se puede decir más de esta joya de la Música, salvo que hay que disfrutarla, saborearla y pasear por sus notas hasta reventar, porque es algo... especial.

Record 1: The system; Babylon;  Loud, loud, loud;  The Four horsemen;  The Lamb;  The Seventh Seal.
Aegian sea;  Seven Bowls;  The wakening beast;  Lament;  The marching beast;  The battle of the locusts;  Do It;  Tribulation;  The beast;  Ofis.

Record 2:  Seven trumpets;  Altamont;  The wedding of the lamb;  The capture of the beast; "Infinity" (símbolo);  Hic et nunc.
All the seats were occupied;  Break










martes, 21 de agosto de 2012

De Vinilos y Otras Glorias DXIV

Viene a nuestro paseo un grupo que vio nacer a uno de los monstruos sagrados de la Música de la segunda mitad del siglo XX, alguien que comenzó demasiado pronto... quizás.


The Spencer Davis Group (The Second Album) 1966


Siempre me ha resultado injusto nombrar a un músico por encima del resto, sobre todo cuando en una banda hace falta que todo suene, pero es verdad que en ocasiones la personalidad musical de alguno de los miembros es tan enorme que supera de largo el propio nombre y al propio grupo.
The Spencer Davis Group es y será por siempre una tremenda banda de mediados de los sesenta en las Islas, creadores de sonidos mágicos y maravillosos, pero más que pese, será por siempre el primer escaparate de un músico especial, que iba para todo y fue demasiado, aunque no todo, el gran Steve Winwood, un mito de la escena musical inglesa y mundial, que con quince años demostraba ser alguien muy especial, y con poco más alguien realmente mágico.
En este segundo vinilo, la banda asienta su nombre con clásicos maravillosos tratados por la mano y los arreglos de un genio, que con dieciocho años en ese momento ya iba muy sobrado.
Como dice un tipo que de esto sabe todo y más, escuchar a The Spencer Davis Group es disfrutar de la Música surgida del gran Ray Charles... en blanco, y eso es mucho decir.
Toques de Beat, Blues, R'N'B, un poco de Soul para aderezar y algunas gotas de todo lo que la imaginación quiera, especiales y mágicos, un grupo de los que deambulaban por esos espacios sesenteros creando gasolina de infinitos octanos, de la mano de cuatro músicos especiales.
La magia en los teclados (con ese "Hammond" que parece parte de su cuerpo) la guitarra y la voz de Steve Winwood, una garganta especial, apasionante, y con las teclas, creador de un universo más allá de los propios temas.
Su hermano Muff Winwood al bajo, junto a Pete York encargados de esa sección rítmica que es pura energía, marcando las pautas a seguir.
El último miembro o el primero según se mire, Spencer Davis, guitarrista de alta escuela y voz en los temas donde Steve dejaba su garganta libre.
Un disco con doce temas que se desarrollan entre los clásicos de los clásicos, dos escritos por el grupo y el resto revisionados con una manera y facilidad simplemente única. Clásicos que ellos han hecho parte de la historia en sus creaciones, como las maravillosas Keep On Running, magistral y rítmica, una gozada, o "Georgia On My Mind" absolutamente bella y eterna, en la que la voz de Winwood se hace más gloriosa; "You Must Believe Me" de Mayfield, desgarro a flor de piel, y ese toque genial de "Let Me Down Easy".
36'38'' de paseo por los sueños de unos sonidos sin final, infinitos espacios en esos temas que son historia viva de la Música, un disco maravilloso de un grupo que en su corta trayectoria de gloria marcó una página brillante en ese libro que ya es leyenda.
Para amantes de lo eterno, lo que nunca sucumbirá ni pasará al olvido, esta segunda obra de The Spencer Davis Group, es, sencillamente, un placer para los sentidos.

Side 1: Look Away;  Keep On Running;  This Hammer;  Georgia on my mind;  Please do something;  Let me down easy
Side 2:  Strong love;  I washed my hands in Muddy Water;  Since I met you baby;  You Must Believe Me;  Hey darling;  Watch your step

lunes, 20 de agosto de 2012

De Vinilos y Otras Glorias DXIII

Volvemos con un clásico, un tipo que vivió lo que pudo y sus propios excesos le dejaron, aún así marcó una época y dejó huella.


The Jimi Hendrix Experience (Axis: Bold As Love) 1967


No sé si en este "Paseo Por Los Sueños" he llegado a decirlo, pero siendo la leyenda y el mito que es debido a demasiadas cosas ajenas a su Música, la mejor época para mí de este animal de las seis cuerdas llamado Jimi Hendrix fue su etapa con The Jimi Hendrix Experience, porque a pesar de todo, creo que es donde realmente él dio y entregó su talento como parte de algo suyo, creyendo en ello y con unos músicos que estaban a lo mismo que él.
Monstruo de la guitarra, sobre todo por su personalidad arrolladora y tomar su instrumento como la prolongación de su cuerpo, y además hacerlo parecer así, la experiencia de Jimi fueron tres discos que uno a uno me parecen una joya, tocándole en este caso al segundo de ellos, el maravilloso "Axis: Bold As Love" donde recrea la psicodelia más pura con esos toques de Rock salvaje y un poco de lo que en breve sería reconocido como el Hard, ayudado por ese magnetismo animal que Hendrix impregnaba en todo lo que hacía.
Las seis cuerdas de Jimi ya se lanzan al vacío, y a pesar de los problemas por su fama y las exigencias de la productora, junto a su voz marca ya definitivamente lo que sería su legado al mundo de los sonidos, con ese estilo inigualable y único. Un hombre nacido para la Música, para vivir en ella deprisa y dejar ese cadáver que te eleva al Olimpo de las leyendas.
Junto a Jimi, los dos músicos que mejor entendieron su forma de hacer y crear, esa maravilla al bajo llamado Noel Redding, que acompañaba en los coros y ayudaba en pasajes con las acústicas, y en la batería y voces Mitch Mitchell, el otro ángulo de este triángulo mágico y genial.
Sonidos salvajes, momentos de extraña intimidad, instantes en los que Jimi parece no estar en este mundo, y a pesar de los pesares, una obra con algunas piezas que en la discografía del guitarrista son maravillosas por su diferente concepto con otras cosas hechas y que le marcaron toda su carrera.
Piezas como "Spanish Castle Magic", "Little Wing", "If 6 Was 9" (gloriosa) o la psicodelia hecha Música en esa barbaridad llamada "Bold As Love" son pasajes excepcionales de una obra donde por fin Hendrix se encontraba consigo mismo.
Un disco tremendo, para disfrute del talento y la técnica (tanto en los detractores como en los que lo aman) de un guitarrista especial, único, que se atrevió a hacer cosas a pesar de su propia leyenda, sonidos incandescentes, rasgadores, wah-wah abrasador, y esa voz que acompaña cada nota como una letanía arropada por una sección que te abraza o te mata por igual.
La portada, pues eso, la Psicodelia hasta el límite, espectacular y preciosa, mucho de lo que era la mente del músico.

Side One:  EXP;  Up from the skies;  Spanish castle magic;  Wail until tomorrow;  Ain't no telling;  Little wind; If 6 Was 9
Side Two:  You go me floatin;  Castles made of sand;  She's so fine;  One rainy wish;  Little miss lover;  Bold As Love





domingo, 19 de agosto de 2012

I'm So Glad

video


A Eduardo, que si hay clásicos, él es lo Clásico

Poema En Rosa

Saco otra vez mi voz de muerto no enterrado.
Y, por mi garganta se desliza la voz apagada del crisantemo.
Ya las rosas dieron su discurso de espina y tallo.
Duras como piedras acabaron.
Sigo robando las rosas que en mi jardín no fueron.
Muertas como la niebla de invierno quedaron.



Diego L. "Y Otros Poemas" (Extracto) 
Reproducido con el permiso de Vicky

jueves, 16 de agosto de 2012

De Vinilos y Otras Glorias DXII

Otro paseo más por el Bel Paese y un grupo particularísimo y especialísimo, por su concepción, su manera de entender los sonidos y su forma de expresarlos.


Opus Avantra (Introspezione) 1974


Opus (opera) + Avan (vanguardia) + Tra (tradición) así explican ellos mismos el por qué de su nombre, y el por qué de la Música que creaban, un Prog. de corte sinfónico por el que fueron uno de los abanderados de la vanguardia contemporánea en Italia, formada por la soprano Donella Del Monaco y el pianista clásico Alfredo Tisocco. 
A estos dos iluminados que crean algo de donde sólo la mente se pasea, los acompaña el filósofo no músico Giorgio Bisotto como guía (espiritual, filosófica o emocionalmente ¡¡vaya usted a saber!!)
La Música que emana de sus creaciones es un Progresivo culto, absolutamente ajeno al Rock salvo en algunos pasajes de las creaciones y por lo tanto en la época en la cual se dieron a conocer, dada la efervescencia de los festivales y del Rock en general su público se decantaba por una manera de escudriñar algo nuevo siempre en la línea de la Música electrónica, operística, con ese toque de clasicismo que un sector del Prog. manejaba tan bien.
Esta obra de presentación, su mejor trabajo para el que suscribe, es un estudio sobre la voz, conducido por composiciones de variadas y distintas clases, entre las que se encuentran como hemos dicho la Música clásica, étnica, un poco de free jazz, infinidad de experimentación sobre sonidos subyugados a las cuerdas vocales, algún leve pasaje Rock (y se siente en ocasiones fuera de lugar en el conjunto) y por supuesto canciones como base del total de la obra.
Un proyecto atípico, excepcional por lo novedoso, valiente y ajeno a cualquier posibilidad de esquemas establecidos, todo fluye de manera que parece surgir espontáneamente, como si de la nada brotaran los sonidos que van llenando con la voz como guía todo el trabajo.
Junto a la excepcional e hipnótica voz de Donella Del Monaco y los teclados (especialmente el piano clásico y sintetizadores) de Alfredo Tisocco, en el álbum colaboran músicos todos ellos de corte clásico, que ayudan a componer una obra que es un todo en el universo sonoro en el cual se desenvuelve, una manera muy especial de creación, y entre ellos Luciano Tavella flauta, Enrico Professione violín, Pieregidio Spiller violín, Riccardo Perraro cello, Pierdino Tisato batería y Tony Esposito percusión.
Una obra para soñar, difícil y especial, maravillosa y sensitiva, un disco como pocos en su originalidad, algo que a mí, como de costumbre, me enamora.