martes, 24 de noviembre de 2020

Julio


 

El Olvido II



No sabía si entrar en el espacio que me daba la vida, aunque realmente ya me encontraba dentro de una manera tan mental que lo real y lo que inunda los sueños se hubieran fundido de manera mística, más allá de la razón y tan cercana a los pensamientos.

El silencio, roto por la Música que comenzaba a llenar el universo, me mantenía en un estado de ensoñación en el cual la imagen fija era la ventana que dejaba entrar la frescura y los colores de la noche, mientras mi imaginación se encargaba de viajar a través de los sueños y los recuerdos, desgranando poco a poco décadas de vida alrededor de unas melodías que me hacían (al menos yo lo creía así) diferente.

Un solo de guitarra me poseyó aún sujeto al pomo de la puerta, recostado sobre el marco, y comencé a llorar. La vieja y eterna melodía sugería momentos de una tremenda alegría, instantes en los cuales era capaz de conseguir todo aquello que quisiera, a través de mi mente y con la única compañía de mis amigos de negro vinilo, que se unían para darme la gloria.

Esa guitarra desgarraba todas las percepciones que podía sentir allí, de pie en la entrada de la mágica habitación, y como contrapunto a su devastador desgarro emocional, los suaves teclados se fundieron con ella para volver a trasladarme donde nada ni nadie podía alcanzarme.

Fue entonces, entre esas notas entrelazadas que componían una preciosa red donde todo se mantenía vivo, cuando sentí en la lejanía una voces tenues, que poco a poco se iban acercando al espacio que formaban la realidad y el sueño hecho uno.

La Música seguía siendo el hilo conductor de todo lo que acontecía, la razón por la que mi mente volvía a vivir esos instantes, y entre su magia y su encanto apareciendo las imágenes difuminadas de algunos personajes que querían vivirla con la pasión con la que yo la amaba, aunque nunca pudo ser igual.

domingo, 22 de noviembre de 2020

Since I've Been Loving You


 

Desde que te amo sé que todo tiene sentido, que los mediocres nunca podrán atravesar nuestra puerta abierta a los deseos, nuestros sueños son nuestros y jamás podrán arrebatárnoslos, porque te siento parte de mis entrañas, de mi forma de pensar, de creer en lo que necesito.

Desde que te amo la melodía que recorre mis venas es el roce de tu piel y el susurro de tu voz. Despertarme no me cuesta estando a tu lado, soñar se me hace un placer cuando en mis pensamientos surge tu imagen, vivir (a pesar de todos los infames de este mundo) es una pasión porque sé que lo hago porque estás conmigo.


A mi Amor

El Olvido

 


Habían pasado más de veinte años, y no era la ocasión propicia para aparecer de nuevo en ese lugar. Nunca sabes cuando el destino decide hacerte la llamada, ni el motivo para hacerla.

Me costó mucho girar el pomo de la puerta, la que daba acceso al lugar donde miles de veces necesitaba entrar para sentirme liberado, ajeno al mundo y a todo lo que no fueran mis ansias por ser yo mismo. La mano temblaba, pero a fin de cuentas no tenía otra opción, de modo que sin poder calmar la respiración y aspirando el aire de manera torpe, como si estuviera aprendiendo de nuevo a hacerlo, abrí la vieja puerta que mantenía el color que siempre odié.

Una vez dentro, mi mente se hizo la dueña de la situación, y me dejó a un lado para definir qué pasaría dentro de esos pequeños metros cuadrados que me marcaron como ser humano y como persona.

La ventana se encontraba abierta, y la luz de la noche inundaba todo el espacio, pero en instantes todo pareció encenderse y una dulce melodía acarició mi piel mientras mi silueta de décadas atrás se desprendía de mi cuerpo dirigiéndose hacia el lugar donde mi querido Amigo de toda una vida, el tocadiscos que me acompaña desde que soy yo mismo, esperaba siempre para dejarse acariciar.

El brazo buscaba los primeros surcos para hacerles el amor, con el pequeño diamante transformado en ese amante que te hace hablar, gritar, susurrar tras el acto, y las notas de una guitarra excepcionalmente tocada por las manos de un genio me llevaron hacia la nada más absoluta, sintiéndome el amo del universo.

Seguía amándome, esas cuerdas de acero me hacían el amor y yo me dejaba llevar, al son de lo que mi mente requería y con los nombres de tantos y tantos mitos atravesándome las entrañas. Era mágico, algo que siempre quise explicar y que sin embargo nunca pude hacer, a pesar de transmitir de algún modo esa pasión que me ha hecho ser en gran parte de mi existencia. Nunca pude llegar a acercarme para poder enseñar ese sentimiento, y ahora, en los confines de mi mente y con la imaginación trasladándome por los insondables caminos del tiempo, volvía a sentir de manera plena todo lo que hacía que me perdiera cuando me encontraba solo. 

La guitarra, el bajo, los suaves teclados, las cuerdas de unos arreglos hechos arte, todo estaba de nuevo allí, en el mismo lugar, en la misma habitación donde los dioses me hacían ser uno de ellos, con mis manos acariciando el negro vinilo y sabiendo, aún a oscuras, como depositarlo en ese lugar que le hacía girar para expresar amor, deseo, pasión.


sábado, 14 de noviembre de 2020

MIS 50 MEJORES DISCOS DE LA HISTORIA (QUE SE ENCUENTREN EN MI COLECCIÓN)

 

A MODO DE RESUMEN (CREO, AL MENOS)

 

Hasta aquí lo que había quedado (pactado me parece muy serio) con las emociones y mis sentimientos, los 50 y a ver qué pasaba.

Sólo decir, aunque suene a obvio, que están todos los que son pero no son todos los que están, porque había que poner un límite y 50 es un número precioso, pero en esto de los sentimientos, las emociones, la fibra y el alma todo se hace insignificante tras más de cuarenta años soñando.

Me apetece dar las gracias a la Música por involucrarme en esta aventura, algo que de no creer mucho en ello (lo de las listas y demás, ya sabéis…) me ha terminando apasionando en lo que ha durado, y a quienes me han ido escuchando mientras preparaba esta preciosa odisea y que como siempre me aguantan y yo me aprovecho de ellos.

La Música es una pasión para mí, una parte de mi vida inseparable de quien soy, y hacer que recuerde gran parte de lo que me ha hecho (y lo que se ha quedado en el tintero que también me ha acompañado) es de agradecer siempre.

A quien le llegue, ¡¡¡cuidado con el atracón!!! Y que aproveche.

MIS 50 MEJORES DISCOS DE LA HISTORIA (QUE SE ENCUENTREN EN MI COLECCIÓN)

 

YES (CLOSE TO THE EDGE) 1972



No solo se trata de uno de los mejores discos del Prog, que lo es sin ninguna duda, sino uno de los más grandes eventos de la Música Contemporánea (y un poco más allá) por lo que supone musicalmente, instrumentalmente y en su aspecto creativo.

Sabiendo que músicos como estos ya ofrecen un nivel instrumental superlativo, “Close To The Edge” da un giro absoluto a la sensación de creaciones de temas tan complejos como subyugantes, elevando a la categoría de arte el sentido de la composición y la interpretación perfectamente unidas para un fin, la Joya en la cual se convierte el disco una vez terminado.

Brutal demostración de estilo, paseando libremente por los sueños debido a esa complejidad que sólo los privilegiados se pueden permitir, jugando en los límites de la realidad y dando vueltas de tuerca continuas a la dificultad y la esencia de lo que es la Música elaborada con la mente, como un algoritmo matemático convertido en el santo grial.

Lo impresionante del disco es que la banda no tiene ni un desliz y te hace sentir que todo lo que llega es tan fácil que puede saborearse de cualquier manera, ocultando de una manera excepcional la implícita capacidad para arañar en las entrañas de lo que es la Música llevada al límite, superarlo y terminar perdiéndose en el infinito de las ideas.

Un álbum fundamental para entender que el Rock es mucho más que la Música que se escucha en fiestas y momentos de libre descontrol, dando (como habían hecho otros con un grado de complejidad menor) la importancia al intelecto a la hora de crear y disfrutar de lo que parece que no es pero que es en grado sumo.

Una Obra inmensa que perdura en la eternidad de las ideas musicales.

MIS 50 MEJORES DISCOS DE LA HISTORIA (QUE SE ENCUENTREN EN MI COLECCIÓN)

 

VAN MORRISON (…IT’S TOO LATE TO STOP NOW…” 1973

 


El directo “…It’s Too Late To Stop Now…” es posiblemente la cumbre de lo que el “León de Belfast” representa como músico y sobre todo de lo que significa escucharle en vivo.

En el mejor momento de su carrera, con la mejor banda que haya tenido nunca y una inspiración salvaje, este disco doble en directo demuestra lo que un artista es capaz de hacer en vivo cuando el dominio de la creatividad es absoluto. Los arreglos de cuerdas, vientos, junto a la banda clásica de Rock hacen de esta grabación una sublime experiencia de Música, de estilos y de creación en estado puro, llevando la intensidad sonora a unas cotas realmente difíciles de alcanzar.

La voz del “León de Belfast” se encuentra en su máximo apogeo, y eso es decir mucho, porque sus rugidos son parte de esa esencia que hace que la garganta se eleve en directo por encima de lo humano. La intensidad de su Música a través de él mismo se plasma de manera perfecta en las fotos que jalonan todo el disco, incluida la portada, donde se le ve a punto del éxtasis.

La Música, composiciones ya de por sí complejas y desarrolladas hasta el extremo, alcanzan un lugar de privilegio en el Olimpo, paseando por diversos estilos que eran en la época la base de la formación del artista (Blues, Soul, Música tradicional irlandesa, Rock…) y para redondear la gloria una banda que es una parte más de la música y lleva las creaciones a instantes simplemente sublimes. Un disco excepcional, que se escapa al tiempo y al espacio, una maravilla donde el genio demuestra una tras otra en todas las canciones que estaba tocado por esa gracia que hace que la Música se convierta en algo más que sonidos, una guía para los que amamos el conjunto de cualquier tema a escuchar. “…It’s Too Late To Stop Now…”, un disco que se siente como un viaje por las décadas, los océanos de tiempo, lo eterno y a la vez lo que se puede palpar al escucharlo.