sábado, 25 de enero de 2014

Phil


Ser Sin Dejar De Serlo


Cuando quiero sentirme yo mismo acaricio un vinilo y dejo que sus notas me empapen. Puede parecer muy simple y de hecho para el resto del mundo lo es, pero sólo yo conozco lo que lleva implícito poder escapar y ser lejos de todo lo que se predica sobre mi persona, lo que se espera de lo que soy y por lo que soy sin realmente conocerme y eso que hace que demasiadas veces no pueda expresar lo que siento.

La Música me da esa libertad absoluta que se me negó desde el día en el cual se pensó que era especial y cuando demostré que soy tan simple como tantos nunca se me perdonó, la Música jamás me ha preguntado el por qué de quien soy, lo que hago y cómo me siento, se desliza sobre mí y se mete en mis entrañas, me hace saber que puedo gritar al viento sin exclamar ni una sola palabra y emocionarme con lo que me deja ser.

Jim


De Vinilos y Otras Glorias CMV

Ya nos hizo una visita por nuestro paseo y ahora se deja caer con otra andanada de Música que es un canto a lo especial.


Terry Brooks & Strange (Raw Power) 1976


Un canto a la guitarra, todo lo que representa y lo que se quiere hacer con ella cuando se maneja como lo hace este músico llamado Terry Brooks que nos sobrecoge por su manera de componer y tocar.
Acid Guitar por todos lados, voladores sonidos con efectos que se te meten en el cerebro y te atraviesan de arriba hasta abajo, Fuzz para aburrir, una manera especial y sensacional de abrir la mente a lo que te viene (la andanada sensorial que te mete en vena "Are You My Friend" es demencial, y aunque digan que estoy pirado maravillosamente demencial y sugerente pero lo que te espera con esa burrada llamada "To The Far Side Of Time" es para morirse)
Las seis cuerdas de Brooks se te enrollan en el cuello y sólo puedes dejarte asfixiar por ellas o asumirlas y hacerlo parte de lo que tus sentidos quieran traducir de una Música hecha por y para la mente, sensorial en estado puro, tan embaucadora como impactante, temas que son la culminación de la fantasía con una guitarra entre las manos a la que añadir sueños, imaginación y esos miles de efectos que convergen en la composición de cada tema.
La voz de Brooks pasada a conciencia por los efectos se convierte en un componente más de esos sonidos llegados del más allá, a veces clara casi siempre inquietante y suele ser la previa a una nueva exhibición guitarrera donde todo puede pasar como en el tema que da título al disco, ese "Raw Power" en el cual sabes que tarde o temprano algo se incrustará en tu cerebro porque como dice el propio disco, la Música y todo lo que lleva el disco con él es un inequívoco sonido, único de ellos mismos.
El repetido riff de "Love Me" es la escusa para que de nuevo Terry Brooks nos aderece las entrañas con unos cuantos solos de guitarra que te llevan de una patada al infinito y por si todo lo dado fuera poco el festín se deja para la cara B en la cual un temazo titulado "Life Jam" nos deja 19'25'' de pura orgía fiera y salvaje, inmensa en el canto a todo el ácido que pueda recorrer las venas de quien lo escucha, simplemente bello, espectacular y para mentes que no tienen trabas a la hora de dejarse empapar por todo lo que va llegando.
"Raw Power" es un disco muy especial, esos momentos en los cuales me siento conmigo mismo, con sonidos que sé que me apabullan y me dejan aplastado, una sensación que de vez en cuando es un placer del que no puedo prescindir.
Terry Brooks guitarra y voz. Bob Griffin bajo. Don Haste batería 

De Vinilos y Otras Glorias CMIV

Un artista tan especial como anárquico, tan maravillosamente visceral como perdido en la calma de sus sueños.


Roky Erickson (The Evil One) 1980


Un genio anda suelto y cuando eso ocurre hay que tener cuidado, porque si su magia te toca estás perdido (aunque sigo queriendo perderme con estas cosas que no con otras) por eso la escucha de este "The Evil One" se convierte en una maravillosa experiencia más allá de la propia Música.
Una vez demostrado su genio y talento con el mito 13th Floor Elevators su carrera en solitario tiene momentos de tal intensidad que es difícil no decir aquello de "se trata de una joya" como pasa con este disco, doble vinilo de tres caras que es un auténtico placer desde el primer surco hasta la última nota que sale despedida hacia las estrellas.
Rock Psycho hasta abrumar, Rock'N'Roll en estado puro, descarnado y sin aditivos, acompañado por la banda The Aliens que le hace un trabajo de orfebrería a la hora de seguir esa voz única y sugerente de Erickson, una garganta que parece haberse establecido en esos sesenta que tanto dieron y que modula, varía y desgrana las estrofas con una insultante facilidad, la misma con la que compone esos temas de fuego con ritmos tan sencillos como complejos a la hora de interpretarlos, temas que parecen mil veces escuchados y que sin embargo te llegan como una bocanada de aire fresco llenándolo todo, realmente maravilloso.
El disco se deja escuchar sin esfuerzo, cada uno de los temas va pasando y te encuentras en un bucle de sonidos eternos, imperecederos, la magia del Rock en estado puro abrazando tus sentidos, y en medio de todo esa voz cantándote al oído lo que quieres escuchar.
La esencia del Rock contenido en esta joya llamada "The Evil One", guitarras maravillosas para llevarte donde quieras, punteos con clase, sensacionales y bellos, riff continuados y ritmos marcados en las melodías por una sección rítmica de dulce.
Teclados metidos en los instantes precisos para no romper la magia de las seis cuerdas pero ayudando a esos ambientes tan rockeros, sean con órganos o pianos.
Roky Erickson da una pequeña lección de lo que es el Rock'N'Roll, dominando todo lo que hace que esta Música que no morirá nunca sea grande, inmensa, genial y una gozada para los sentidos y los 15 temas del disco son eso, un recorrido por lo eterno, un disfrute para no olvidar.
Roky Erickson, voz y guitarra rítmica. Duane Aslaksen guitarra. Bill Miller armónica. Steven Morgan Burgess bajo. Stu Cook bajo. Fuzzy Furioso batería. Jeff Sutton batería. Andre Lewis teclados.

Side One:  Two-Headed dog;  I think of demons;  I walked with a zombie;  Don't shake me Lucifer;  Night of the vampire.
Side Two:  White faces;  Cold night for alligators;  Creature with the atom brain;  Mine mine mine;  Stand for the fire demond
Side Three:  If you have ghosts;  Sputnik;  The wind and more;  Bloody hammer;  Click your fingers applauding the play

De Vinilos y Otras Glorias CMIII

Seguimos paseando por esos sueños que nos llevan a través de la Música, más allá de donde nadie puede alcanzarnos.


Relatively Clean Rivers (Relatively Clean Rivers) 1976


Un paseo, eso es lo que nos ofrece este maravilloso disco de Folk Rock llegado desde California, con todo el relax que procura esta Música y la calma de una época en la cual volar a través de los sonidos y con alguna otra ayuda era de lo más relajante.
Ambientes calmados con acústicas venidas del mejor Psycho para que los sentidos se preparen y comiencen a recorrer el camino que los temas te van señalando. Un verdadero paraíso de sensaciones desde la perspectiva más libre. Ritmos casi cansinos que nos ayudan a caminar por entre flores, paisajes de extraña textura, desiertos inacabados y voces que te subyugan, porque el tratamiento dado a los coros es más que sobresaliente.
Realmente en algunos momentos parece el retiro de músicos hippies que van buscando algún lugar donde asentarse, provocando las melodías bailes y movimientos en los cuales el cuerpo se deja ir sin ningún tipo de ataduras. Las guitarras, tanto en los ritmos con esas acústicas cálidas y melancólicas como en los solos de ese acero que sólo en este tipo de instrumentos suena de una manera tan especial son el guía de todo el conjunto, las eléctricas dejan su huella en algunas entradas casi de puntillas y los efectos y armonías del resto de instrumentos nos ayudan a seguir casi flotando por todos y cada uno de los temas (las flautas y saxos son de una belleza realmente increíble) en los cuales podemos encontrar desde algún que otro toque latino en la introducción de "Babylon" pasando por aires orientales descarados tan de moda en la época que nos deja "The Persian Caravan" hasta Psycho puro y de altos vuelos en "A Thousand Years".
En definitiva un muy buen álbum de Folk Rock Psycho, con influencias marcadas de muchos grandes a los que no copia, sino que usa como estímulo para la creación de los temas. Phil Pearlman, voz, guitarra, bajo y ocasional saxofonista se convierte en el alma y guía espiritual de la obra, creador de todos los temas es quien nos introduce en ese espacio tan especial en el cual comenzar el viaje, un recorrido por la Música que puede hacerte llegar hasta tus sueños, cómo y con qué ya es cosa de cada uno.
Disfruta y déjate llevar, a fin de cuentas hace tiempo que cada uno debe buscarse su propio viaje y si te ayudan con la Música siempre es más fácil.

SIDE ONE:  Easy ride;  Journey through the valley of O;  Babylon;  Last flight to eden
SIDE TWO:  Prelude;  Hello sunshine;  They knew what to say;  The persian caravan;  A thousand years


viernes, 24 de enero de 2014

De Vinilos y Otras Glorias CMII

Tan original como extraño, un artefacto realmente increíble que nos visita en nuestro "Paseo Por Los Sueños".


Phantom's Divine Comedy (Part 1) 1974


Realmente es difícil de calificar este álbum que se alza desde su propio nombre como una especie de ópera Rock que no es tal y que sugiere una serie de aventuras musicales a través de temas que van enlazándose como una historia que en apariencia y tras su escucha tampoco parecen serlo tanto, todo ello en clave de Rock con un toque Psycho descarado.
Sin embargo conforme te vas metiendo más y más en la propia obra se nos va presentando como algo que quizás no parece tanto al principio pero que toma forma cuando la voz de Phantom va recorriendo las distintas estrofas con ese aire de estilo Jim Morrison sin ganas de ocultarlo y sin ganas de desmentirlo.
Y con esto el disco se transforma en una especie de continuación media década después de ese mítico grupo que nos dejó huérfanos de todo lo que podía haber sido con un avanzado toque Rock pero con esa textura (salvando las distancias con un original que fue único por muchos motivos) en la voz cuya calidez y sensualidad atrapa sin esfuerzo. Una voz que recita tanto como canta, que hace suyo (ahora sí) el formato de Ópera Rock en los distintos estadíos del disco, divididos en partes que a su vez asumen los temas que se refieren a ellas y que como el presentador de los grandes eventos nos va dirigiendo por todos y cada uno de los recovecos que el vinilo ofrece. Y es que es la voz la que da sentido a todo y a través de la cual todo se entiende, desde esas guitarras que casi nunca están y que cuando aparecen chirrían para abrasar pasando por el piano que recuerda esas intensas emociones de fantasmas y oscuros presagios de los escenarios de leyendas hasta llegar a la sección rítmica que cubre la voz marcando los pasos por donde dirigirnos.
Originalidad y delicadeza, Rock y sensualidad unidos en un disco que rezuma atracción y que engancha por la propuesta, misteriosa, enigmática, alejada de lo esperado (en la cual los nombres de los músicos son tan ajenos a la realidad como lo que quieren que se sepa) y creada para...
¿La reencarnación de Jim Morrison? no, decididamente no, pero sí un músico que lo amaba y que hace un sentido homenaje en la forma para crear una obra original y que ofrece Rock sin fisuras.
Phantom voz, guitarra, piano. X batería y percusión. Y & W bajo. Z piano y órgano.

A: INTRO.- Tales from a wizard; PRELUDE.- devil's child; Calm before the storm;  Half a time;  Spiders will dance
B:  WIZARD.- Black magic/White magic;  Merlin;  ENTRANCE.-  Stand beside my fire;  Welcome to hell








De Vinilos y Otras Glorias CMI

Una pequeña delicadeza para los oídos que van formándose en esto de la Música con esa mayúscula que tanto nos dice cuando suena tal como esto...


Randy Holden (Population II) 1969


Reputado y fantástico guitarrista con un estilo propio y sugerente, a pesar de confesarse adicto a varios héroes de la guitarra cuya influencia le ha supuesto encaminarse en la manera que lo hace cuando toma las seis cuerdas, Randy Holden se nos presenta aquí con el proyecto que puso en pie tras su breve estancia en Blue Cheer, este "Population II" que hace referencia según él mismo a quienes componen el grupo, su persona y el batería Chris Lockheed.
Psycho tardío que se mezcla sin esfuerzo con ese Hard que ya despuntaba a finales de la década y que la guitarra de Holden transforma en pesadas descargas de riff que te aplastan sin mesura y solos endiablados para no descansar mientras se deleita y por ende nos deleita con el acero entre sus dedos.
Salvo dos ramalazos de belleza en formato de suspiro por la duración de las composiciones el disco se desarrolla en temas extensos para deleite de quienes amamos esos incesantes desvaríos de la guitarra atravesando el espacio. Extensos momentos para que todo fluya como debe, con la intensidad de esa Música dura y poderosa que estos dos artistas se encargan de hacer como un disparo directo a las entrañas, con el bajo y la voz a cargo del propio Holden y nada más y nada menos, porque la barbaridad que nos deja es de un gusto exquisito.
Mítico trabajo que no dejó indiferente en la época y que aún hoy conserva toda la fuerza y la intensidad, con un sonido seco, abrupto, como si estuviera grabado en pleno local callejero al margen de estudios y refinamientos, dando siempre esa sensación de Música hecha en el vacío de los sueños, donde no hay más que lo que te impacta (este trabajo soberbio) y tú mismo recibiendo las andanadas de los temas que van entrando uno tras otro sin esfuerzo. De hecho el grabarlo en un teatro no fue por casualidad y la manera de hacer llegar el sonido que se consigue tampoco.
Pocas cosas más se pueden decir de este "Population II" salvo que es un disco diferente, con un sonido original y que recuerda a tantas cosas escuchadas como a ninguna; la manera desgarrada y brutal de Randy Holden al tocar la guitarra se te mete en vena sin esperártelo y es una manera increíble de llegar muy arriba, cuando te sientes atrapado por ese torbellino de sensaciones que los temas generan.
¡¡Atrévete!! es Música, o...

SIDE I:  Guitar song;  Fruit & iceburgs;  Between time;  Fruit & iceburgs
SIDE II:  Blue my mind;  Keeper of my flame


domingo, 19 de enero de 2014

The Sky Is Crying


Got To Get Better


Why Has Love Got To Be So Sad


Surcos del Siglo XXI - 200

Vamos quemando etapas y en estos Surcos nos dejamos llevar ya por la doble centena. Vamos a pasear por nuestros sueños con un trabajo brutal de un talento realmente increíble.


The Bevis Frond (White Numbers) 2013


Dicen los que supuestamente saben de esto y se ganan la vida escribiendo en revistas y publicaciones virtuales o de papel que el principal problema de The Bevis Frond o lo que es lo mismo de su líder, alma mater, creador y escritor Nick Saloman es la inmensa producción de su Música y que por eso deben salir discos dobles, triples...
Si eso es malo, horrible o un defecto ¡¡bendito sea!! siempre que la calidad no se vea disminuida por la cantidad, que hasta ahora en el caso de la producción del grupo no ha ocurrido. A veces me pregunto si no molestará que en lugar de un disco triple no se prefiere uno sencillo seguido de otro cada cierto tiempo para poder hablar, escribir o vapulear más y por más tiempo, pero como eso es cosa de los que saben, pues allá ellos.
"White Numbers" es una joya del mejor Psycho, una barbaridad de disco triple que en sus veinticinco canciones nos deja una sensación de gusto por lo bien hecho que tira para atrás y eso, les guste o no a los popes de la cultura es de un valor que no tiene nombre. Como bien dice uno que sabe mucho de esto, pero mucho, mucho y que no escribe en ninguna revista sea virtual o no nos encontramos ante una obra de Psycho tremendo, guitarra viajera por todos lados y a partir de aquí... cada uno, que para eso es Música.
Más de dos horas de Música en una exhibición que abarca todo lo abarcable, canciones de textura suave, tiempos contenidos entre acústicas y voces sutiles (especialmente cuando Saloman canta como suplicando) que dan paso a otras de las que utiliza para dejarnos la impronta de lo que puede hacer con una guitarra en la mano, solos tremendos, demenciales, llegados de la nada para atravesar todo lo que se ponga a su paso, idas y venidas incesantes (lo de las guitarras viajeras) arropado por una banda de dulce para que los temas se desarrollen sin un final esperado, todo queda al talento de quien los ha creado. El no va más nos lo deja para el tercer disco, una jam de 42'19'' brutal donde se deja ver todo el talento que debe llevar este tipo dentro porque es un incesante y monumental despliegue musical que me vuelve loco.
Un disco que es un impacto, una maravillosa manera de entender la Música por un músico en estado de gracia, una obra de arte Psycho para que las entrañas se te remuevan hasta decir basta y así da gusto recibir los sonidos porque no se puede bajar de esa nube donde los sentidos te llevan.
Nick Saloman guitarra, teclados, voz. Paul Simmons guitarra. Ade Shaw bajo. Dave Pearce batería. Debbie Saloman voz.

SIDE ONE:  Begone;  Opthalmic microdots;  The garden feature;  She's just like you;  Cruel world
SIDE TWO:  Beautiful to me;  Tree line;  High wind crow;  For Pat;  This one;  Neverwas
SIDE THREE:  Dead weight;  I crave you;  Just cause;  The likes of us;  It's coming on;  I'm the only one
SIDE FOUR:  Alta;  Major crime;  More chalk;  Dream It;  White numbers;  The hook
SIDE FIVE:  Homenade Traditional Electric Jam (Part One)
SIDE SIX:  Homenade Traditional Electric Jam (Part Two)

Surcos del Siglo XXI - 199

Un mito nos visita, no sé si con lo último de lo último o pensando que quizás haya otro momento para disfrutar de lo que son...


The Allman Brothers Band (Hittin' The Note) 2003


El último trabajo en estudio de la ABB cumple ya más de diez años y visto lo visto puede que sea lo último ajeno a esos conciertos que se marcan por contrato más allá de su propia producción, porque los proyectos de sus miembros (con razón dada la escasez de trabajos de la banda) les tienen alejados de la aventura Allman.
La verdad es que no había muchos que pensaran que la banda llegara al siglo XXI y sin embargo tras otro salto temporal de ocho años dejaron este "Hittin' The Note" para mayor gloria de esta maravillosa y mítica formación, porque de lo que no hay duda, ninguna duda es que si quieren mientras lo deseen son imparables, tienen tal cantidad de talento y tal cantidad de clase que resulta abrumador no escucharles y estremecerse con sus sonidos, algo demencial.
Un disco puro ABB, Blues Rock de una calidad inmensa, con el amigo Gregg cantando como sólo él sabe, una de las mejores voces del Blues Rock de la historia, una sensación que te atraviesen sus palabras y cuando se encarga de ese "Hammond" todo se estremece, a pesar de no prodigarse todo lo que uno quisiera, porque es simplemente mágico.
La vieja guardia del génesis se concentra en la percusión, con Butch Trucks y Jaimoe a la batería y Marc Quinones en la percusión, como para no aguantar lo que les echen, maravilloso, genial, precisión y clase en cada pegada. La sección rítmica la completa Oteil Burbridge en el bajo, cuatro cuerdas al más puro estilo de la banda, solista tanto como el que más y con un sentido del ritmo tremendo.
La banda se completa en este trabajo con las dos guitarras asesinas en manos de Warren Haynes que además se encarga de la slide, voz y acústicas y Derek Trucks también al slide y acústicas. Dos portentos a las seis cuerdas que hacen lo que quieren, como quieren y les da la gana y así todos contentos.
75' de Música como siempre, sobrados, elevados donde quieren y demostrando que lo de arrastrarse aún no (y visto los proyectos por separado de los miembros del grupo tampoco) lástima que no se prodiguen salvo en directo, pero este disco deja un sabor de boca que si es un adiós provoca que el regusto dure toda la vida.
Los temas se los reparten en su mayoría Gregg y Warren, algún préstamo y toques de jams para que no se olvide a quien se escucha. La portada una preciosidad...
Señoras y señores, locos y locas de atar, mujeres y no tanto, hombres y los que quieren llegar a serlo, niñas y niños con ustedes un mito que de vez en cuando nos recuerda qué y cómo es la Música, The Allman Brothers Band, un paseo por los sueños inacabable. 

Songs:  Firing line;  High cost of low living;  Desdemona;  Woman across the river;  Old before my time;  Who to believe;  Maydell;  Rockin' horse;  Heart of stone;  Instrumental illness;  Old friend


sábado, 18 de enero de 2014

Surcos del Siglo XXI - 198

Muchos puristas dirán que de qué voy con lo que traigo ahora (vamos los dos puristas que siguen esto, no más) pero les debo mucho a este grupo y cada vez que pueda mi pequeño homenaje caerá por este espacio.


Wishbone Ash (40 Live In London) 2009


Como conmemoración de su 40 aniversario repartiendo gozadas en forma de Música Wishbone Ash de la mano de su líder y único superviviente desde hace ya muchos años del glorioso grupo que fue un icono dentro del Rock, Mr. Andy Powell, se marcó un concierto para homenajearse y de paso dejar bien claro que aún pueden reciclarse y dar andanadas de clase allá por donde actúen.
Y es que la Wishbone es uno de esos grupos que aún mantienen con dignidad su nombre sobre los escenarios, sin esperar que den lo que daban hace cuarenta ni treinta años pero con una clase que para sí quisieran muchos de los grupos actuales y de los viejos dinosaurios que se arrastran por esos mundos alargando de manera patética su carrera (que hay que comer lo entiendo, lo que no comparto son otras cosas...)
Más duros de lo habitual y con sus dos guitarras gemelas echando fuego los 48' largos del disco (que se me quedan bastante cortos visto lo visto) se convierten en un más que decente concierto de buen Rock, es decir un pedazo de trallazo de Rock que uno asume porque le gusta esta Música y me da gustirrinín escucharla y además la calidad siempre es bienvenida.
El sonido impecable, las maneras como siempre y si ya se puede pedir algo es que aún son capaces de erizar la piel porque el que tuvo retuvo y Powell ha conseguido que los miembros que van entrando en la banda mantengan el espíritu del grupo y eso se nota.
Líder, voz solista y guitarra Andy lleva de la mano el grupo y lo presenta al público que va entrando en los temas solo a pesar de no ser clásicos de siempre y tener una selección de canciones de etapas posteriores del grupo, pero como suenan muy bien pues el resto viene dado. Muddy Manninen es el segundo guitarra que da la réplica y contribuye a esos solos dobles y los increíbles juegos de guitarra tan de la Wishbone. 
En la sección rítmica un clásico que ya lleva 17 años en la banda, Bob Skeat al bajo y el batería Joe Crabtree para completar el combo.
Un disco lleno de nostalgia a pesar de la época de su grabación, una alegría por encontrarme la banda tan escuchable y genial porque lo bueno si se sabe llevar no muere nunca, a pesar de los pesares. Wishbone Ash, un clásico entre los clásicos que lleva afrontando el siglo XXI como si nada.

SEITE A:  Runaway;  Right or wrong;  Engine Overheat;  Faith, hope and love;  Almighty blues
SEITE B:  Rainstorm;  Way of the world;  Everybody needs a friend

Surcos del Siglo XXI - 197

Me provoca un placer sensorial enorme presentar una artista como la que nos visita por su calidad, su originalidad y su manera exquisita de entender la Música.


Josephine Foster (A Wolf In Sheep's Clothing) 2005


Josephine Foster es una artista singular, toda su carrera ha estado innovando, buscando nuevas formas de comunicación a través de su voz, portentosa y especial, muy especial, escudriñando la manera de acoplar a lo que hace idiomas, lenguas, culturas y formas de comunicación que a través de la Música lleguen como retazos de la cultura de donde los sacaba, en ocasiones de su propia tierra, en otras de lugares alejados de sus orígenes.
"A Wolf In Sheep's Clothing" es una obra con ese sello particular y alejada de cualquier norma que hablamos, porque se trata de un disco escrito en una forma alemana conocida como Lieder o canciones de arte. Josephine Foster utiliza las composiciones de Johannes Brahms y Franz Schubert y las une a las letras de autores como Goethe o Mörike.
De esta maravillosa visión de la Música, yo diría que la iluminada visión que tiene la autora de la Música y lo universal de su concepto surge un disco íntimo y personal a pesar de tomar las creaciones ajenas para interpretarlas, porque el sello indeleble de Foster se plasma en todo el vinilo y nos deja siete trallazos que son como un estallido de emociones a través de los sonidos, tan especial y particular que no hay otra cosa que se le asemeje. 
La impresionante voz de la cantante surge por todos lados vocalizando y penetrando en los sentidos hasta llegar a los confines de las entrañas y junto a ella, que es el alma mater de todo el proyecto las guitarras acústicas y los instrumentos de siglos pasados se mezclan con una guitarra ácida que provoca sensaciones simplemente alucinantes cuando va entrando como en un segundo plano rompiendo toda la perfecta armonía creando una especie de caos donde nada se perturba porque parece que además se necesita.
Un monumento a la exquisitez y la originalidad, piezas que surgen de la nada hacia el espacio, momentos de trágico suceso con el tono lúgubre de la voz y el devenir casi acabado de los instrumentos en ese Folk Psycho que se atisba a pesar de todo lo que envuelve la creación.
Para quien cree que los límites no existen este disco es un viaje alucinante más allá de cualquier frontera que se empeñen en crear porque rompe los esquemas para saludar esa libertad creativa que tanto sugiere.

A:  An die musik;  Der König in Thule;  Verschwiegene liebe
B:  Die Schwestern;  Wehmut;  Auf einer burg;  Náhe des geliebten

Surcos del Siglo XXI - 196

Delicadeza para nuestra próxima visita al reino de los sueños, ese al que tenemos invitaciones a través de la Música.


The Amazing (Wait For A Light To Come) 2010


Melodías de ensueño, ritmos tranquilos y a veces casi momentos de ensoñaciones entre voces que adormecen y guitarras exquisitas que apenas hacen por sonar, una delicadeza extrema en la manera de componer y en conjunto una obra que da lo que pretende, un Psycho precioso con toques de Folk Rock para dejar en el lugar de las estrellas a quien desee escucharlo.
El pero, que en este siglo y acabada ya la primera década un álbum considerado de larga duración no supere los 36' en el total de la obra, porque creo que los miembros de The Amazing tienen talento y capacidad para crear más allá de la duración que se supone hoy en día y no dejarnos con las ganas de lo que vendrá al terminar el disco.
Dicho esto, que creo hay que reseñarlo por lo que nos toca a todos los amantes de los sonidos "Wait For A Light To Come" es un disco precioso, bellísimo en su textura y que toca la fibra con una facilidad asombrosa porque todo lo que se escucha se dirige por ese camino que la sensibilidad nos marca con canciones escritas en el alma y expuestas más allá de los sentidos. Los músicos que colaboran con la banda sueca y que aportan su grano de arena en los arreglos y grabación dotan al disco de un plus de calidad cuando las armonías permiten a los pianos, flautas, violines y teclados hacer acto de presencia y envolvernos con esos ambientes delicados y sublimes que junto a las guitarras que llevan la batuta durante toda la obra convierten el todo en un maravilloso instrumento para el placer sensorial.
La voz de Christoffer Gunrup, líder y creador del proyecto, compositor y alma del todo, nos lleva con esa suavidad que destila casi un tipo de erotismo que no se encuentra en ninguna guía de composición musical y con las guitarras llamando a soñar y la sección rítmica en el estado justo de una Música como esta nos permite gozar y llegar hasta donde nuestros sueños nos lleven.
Un disco que se disfruta solo, llenando los huecos de las penumbras para alumbrar la sensibilidad de quien es capaz de disfrutar de cosas hechas con los sentidos.
Empápate de la seda, hay veces que los vestidos son lo que parecen a pesar de la textura que no ofrece la realidad de lo que se vive.

SIDE ONE:  Evil;  And It looks like today;  Islands
SIDE TWO:  Head beaches;  Defect;  Wait for a light to come

La Música III


La Música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.
LudwigVan Beethoven

En la Música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino Música hecha realidad.
Arthur Schopenhauer

La Música II


La Música, la que tiene calidad, esa que se escribe con mayúsculas porque genera la pasión por lo que se hace es el verdadero lenguaje universal. Es el sonido en el silencio, la manera de comunicarse cuando no hay palabras que digan lo que se siente, el misterioso lazo de unión entre los sentimientos y aquello que podemos hacer creer con nuestros sentidos.

La Música


La Música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido.

Leonard Bernstein

Surcos del Siglo XXI - 195

Nos damos una vuelta por la vieja Europa para alegrarnos el cuerpo con algo tan contundente como genial.


Samsara Blues Experiment (Revelation & Mystery) 2011


El segundo trabajo de la formación alemana (berlinesa para ser más precisos) nos lleva al mismo lugar donde dejaron su obra de presentación, un Rock salvaje y contundente que rompe todo lo que se le ponga por delante y por supuesto sin tomar prisioneros.
Clasificados en algunas ocasiones dentro del Stoner Rock creo que no son sino una vertiente del Rock salvaje que ahora se desarrolla por el Norte de Europa y que tiene sus bases en las enseñanzas de los grandes de los setenta, con un toque oscuro y posiblemente más pesimista en los planteamientos, especialmente por esa manera de atacar las estrofas del vocalista Christian Peters que se empeña en meternos el miedo en el cuerpo con sus letanías demoníacas y sus efectos en la voz para trasladarnos al más allá (la parte del más allá donde quiera trasladarnos la desconozco)
Cuarteto con formación de dos guitarras, bajo y batería, este "Revelation & Mystery" se convierte en una orgía guitarrera de alto voltaje, con temas inmensos y jams que van desarrollándose entre riff hambrientos de sangre y solos que amenazan con destrozarte las entrañas, duetos demenciales y algunos instantes de calma (pocos pero bien avenidos como "Thirsty Moon") que componen un disco compacto, exigente y de muy buen Rock.
No se puede dejar pasar el toque Psycho que rezuma la obra, emergiendo entre esa oscuridad y dejándose expresar más en los pocos fogonazos donde el sitar, los teclados y las armónicas, todo ello a cargo de Peters se cuelan en los temas.
Concebida como una obra sin pausa los temas se van desarrollando a golpe de emociones, cabalgadas inmensas permitidas por una sección rítmica que aguanta lo que le echen, contundente Thomas Vedder en la batería y tremendo a las cuatro cuerdas Richard Behrens. Los riff a cargo de Hans Eisell en las guitarras permiten esos solos de Christian que suben hasta el cielo, realmente abrumador.
Siete trallazos directos al alma, tremendas acometidas de Rock salvaje pero hecho con clase, con gusto y sobre todo manteniendo esas influencias que se notan de lo que han mamado, la base de todo el poder del Rock duro que llevan dentro.
Para saltar de una patada y no volver al asiento hasta que te hayan machacado, esto es Rock Duro y así debe sentirse uno.
La portada una auténtica belleza que refleja mucho de lo que la Música del grupo y ellos mismos son.

Side A:  Flipside Apocalypse;  Hangin' on the wire;  Into the black;  Thirsty Moon
Side B:  Outside insight blues;  Zwei Schatten im Schatten;  Revelation & Mystery


Surcos del Siglo XXI - 194

Una dama de la escena nos visita para dejarnos su clase, su estilo y sobre todo unas gotas de sensibilidad sobre la piel.


Loreena McKennitt (The Wind That Shakes The Barley) 2010


Cuando a finales del siglo XX Loreena McKennitt dejó la actividad musical por una serie de circunstancias personales parecía que esta dama de la Música llamada de la nueva era y tradicional cuando quiere hacerlo así había dado por terminada su carrera.
Una década después metidos de lleno en el nuevo siglo volvía con un disco que fue una prueba para saber si aún podía estar en ese lugar de privilegio en el cual se encontraba cuando lo dejó y poco a poco y como es habitual en ella sin una producción constante se ha ido manteniendo con trabajos que siempre aportan algo.
Este "The Wind That Shakes The Barley" es su tercer trabajo desde su retorno y en sí mismo es una vuelta a los orígenes de la Música de la cual se enamoró y por la cual se hizo músico. Nueve canciones que son clásicos de la Música tradicional arregladas por Loreena con ese toque especial y personal que les hace distintos sin dejar de ser bellos. Una Música tan intemporal como magnética, sonidos que enganchan y hacen que los sentidos se transformen en melodías miles de veces entonadas a través de los tiempos.
Que haya sido una necesidad de la artista para ofrecer un homenaje a todo aquello que la ha hecho es una opción, que a estas alturas quisiera jugar sobre seguro en un nuevo trayecto de su vida profesional es otra posibilidad, pero la verdad es que aún con temas ajenos hay que tener talento para no desvirtuar ni un ápice lo que es leyenda a través de las décadas y los siglos y en eso Loreena demuestra todo lo que atesora porque consigue un disco de enigmática belleza con sones que son parte de la historia no sólo de un estilo sino de la Música en general.
No engaña ni busca la dificultad de lo desconocido, cada pieza es santo y seña de la Música universal y la sensibilidad de Loreena McKennitt hace el resto porque te sumerge en un ambiente de misteriosa belleza con el sonido de su arpa y en especial su voz, ese timbre absolutamente magistral que parece (o que es) una suave brisa sobre la piel dormida.
No se puede pedir nada más de lo que es y es mucho, un disco de versiones de temas tradicionales arreglados con una clase y una delicadeza extrema. ¿Que es algo hecho miles de veces? definitivamente sí, pero la belleza por repetida no aburre todo lo contrario y si además se puede disfrutar como lo que es, la obra de una mujer especial y grande en lo que hace mejor que mejor.
Para paladares que no saben de estilos, nuevas modas o dibujos ajenos al paraíso, chicas y chicos, esas y esos que aún podéis palpitar de deseo con la Música, Loreena McKennitt...

SIDE A:  As I roved out;  On a bright may morning;  Brian Boru's March;  Down by the Sally Gardens;  The star of the county down
SIDE B:  The wind that shakes the barley;  The dead of queen Jane;  The emigration tunes;  The parting glass

Surcos del Siglo XXI - 193

Un grupo encantador que entró en el mundo de los sonidos como un fogonazo, apadrinados por un grande como Springsteen y valedores de un talento que les hace llegar.


The Gaslight Anthem (American Slang) 2010


Segunda visita a nuestro espacio de esta banda de New Jersey con su tercer vinilo tras el bombazo que supuso a nivel mundial tanto de ventas como de críticas su segundo trabajo "The '59 Sound".
Un grupo que no esconde nada, su Música es Rock, duro, contundente y sin tapujos, guitarras al poder para riff y solos y una sección rítmica sobria que ayuda a lo que se quiera, especialmente a la base e imagen del grupo, ese talento dotado de una voz privilegiada y que la usa como los ángeles, Brian Fallon, el auténtico motor de una banda que como tal funciona de maravilla pero a la que no se le puede ocultar esa dependencia de su cantante.
"American Slang" era una prueba de fuego después de llevar a lo más alto y la pasan con nota, eso sí sin desviarse ni un ápice de la idea y estructura que les hizo llegar, temas de corta duración con ritmos duros y contundentes, Rock que en ocasiones raya el Punk, aunque se les nota más refinados en este sentido, duros planteamientos de ritmos llevados por una batería que golpea con fuerza en la mejor tradición de los rockeros de siempre (la influencia de gente como Max es tan evidente...) y un bajo que es el perfecto complemento con esa manera grave y seca de acompañar.
En este trabajo la voz de Fallon llega más aún, se sabe el líder y la exprime al máximo acompañado en los coros por sus tres compañeros pero claro, que este tipo exprima una garganta como esa significa cantar sin límites y realmente da una exhibición de cómo se deben hacer los temas de Rock desde un micro.
Se permiten más temas de ritmos más pausados y elaborados donde todo el grupo puede llevarlo sin problema y además jugar con arpegios, algo que se echaba de menos porque creo que el Rock es un conjunto de todo, temas que te rompen el alma y esos que te hacen soñar y aquí ya van metiendo un poco más porque además pueden hacerlo.
Me encanta el sonido compacto que consiguen, la producción es perfecta y la grabación de lujo y a pesar de esa voz que sobresale por encima de lo que quiere (y que no me extraña que sea así porque es portentosa) cada tema suena como un bloque, una sensación de muro compacto realmente brutal.
Por lo demás decir que es un gran disco de Rock, esa Música que lleva haciéndonos soñar tantos años, no te enfrentas a una obra que aporte cosas que no se conozcan, pero lo que está en ella es de una calidad muy por encima de la media.
Brian Fallon voz y guitarras. Alex Levine bajo y voz. Ben Horowitz batería y voz. Alex Rosamilia guitarra y voz.

A:  American Slang;  Stay Luckey;  Bring It On;  The Diamond Church Street Choir;  The queen of Lower Chelsea
B:  Orphans;  Boxer;  Old Haunts;  The spirit of Jazz;  We did It when we were young


Surcos del Siglo XXI - 192

Vamos a prepararnos para uno de esos momentos en los cuales los sentidos deben estar a todo aquello que les caiga encima, y en este caso puede ser realmente demoledor.


Wooden Shjips (Vol. 1) 2007


Desde San Francisco, cuna de tantos movimientos interesantes como pasajeros en el tiempo, nos llega la segunda visita a este "Paseando Por Los Sueños" de un grupo que me arranca emociones cuando se trata de meterme de lleno en algo que me libere de todo lo que me rodea (como tantos otros es verdad, pero tengo la fortuna de poder elegir en esto de la Música)
Este "Vol. 1" tiene un significado muy especial por tratarse de la reunión de los temas aparecidos en singles o inéditos y me apasiona porque se siente al grupo salvaje, descarnado, explosivo... ni mejor ni peor que en otras obras donde la calidad y producción se encuentran más cuidadas, pero para mí Wooden Shjips en estado puro.
Y dicho esto ese estado de pureza en la concepción de su Música nos lleva a encontrarnos con un Acid Rock auténticamente demencial, donde las guitarras simplemente te cortan a cuchillo, te degüellan con esos efectos y salvajes sonidos en forma de distorsiones que van arrancándote el sentimiento de abducción por su Música. Ritmos continuados como base de los temas y sobre ellos los riff abrasadores o los solos que dañan los sentidos, algunos teclados que no desean suavizar en nada los temas y la búsqueda con la sección rítmica de ese continuo ritmo que acaba haciéndote parte del tema que escuchas.
Psycho, Space Rock y además de San Francisco, una mezcla explosiva que estos chicos convierten en la sensación de ingravidez por encontrarte fuera de este mundo, bien sea porque estés meciéndote con los sonidos que entregan bien porque las patadas al trasero que nos dedican son tan contundentes que te envían a un universo paralelo. Escuchar "Space Clothes" es simplemente flotar, flipar sin ayuda de sustancias extravagantes, aunque "Shrinking Moon For You" es una demostración de todo ese recorrido a golpe de ácidos y efectos, demencial y la exhibición de Psycho puro de "SOL '07" no tiene nombre.
Un disco tan especial como extravagante, nada habitual y sobre todo hecho para los sentidos. Continuos vaivenes de sonidos, guitarras sostenidas en el aire con solos que no se acaban y notas alargadas hasta el infinito, ritmos constantes, efectos inmensos que cubren la mente hasta abrumarla.

Side One:  Shrinking Moon For You;  Death's not your friends;  Space Clothes;  Clouds Over Earthquake
Side Two:  Dance California;  SOL '07

Surcos del Siglo XXI - 191

Esos inquietos músicos del norte de Europa que son capaces de llevarnos a viajes sin retorno por la mente nos visitan de nuevo, que nunca está de más.


Dragontears (Tambourine Freak Machine) 2008


Inquietos, maravillosamente sugerentes y con talento, así se presentaron en su primer elepé y así continúan los chicos de Dragontears, un excepcional grupo nacido en Dinamarca al amparo de bandas consagradas en la zona y que de la reunión de dos de ellas (Baby Woodrose y On Trial) crearon este universo tan especial como único.
Psycho de altísima calidad con unos ambientes espectaculares, un auténtico viaje emocional por los sonidos más allá de este mundo. Space Psycho a bordo de la nave en la cual nos vemos como viajeros intemporales recorriendo la Música que se acerca a nuestros oídos.
Voces descaradamente grabadas con efectos y distorsiones que nos sirven de guía en ese trayecto, el speaker perfecto para irnos diciendo todo lo que debemos saber, acompañadas de guitarras ácidas que nos van lacerando los oídos, disfrute de freakers y enamorados de esos juegos sin fin de cuerdas de acero que se unen a la piel; ambientes estelares que los teclados y los efectos crean para que la mente no se pueda relajar nunca y siga en ese lugar de privilegio que nos lleva al infinito.
Todo el disco es una continuación sin pausa, no hay descanso entre los enormes temas que nos llegan a modo de suites de desarrollos musicales excelsos (la introducción con "The River" y sus 10'07'' es monumental, pero los 15'11'' de "The Freedom Seed" para no volver jamás, simplemente maravillosas) que se van entrelazando con ritmos sin cesar, una contundente sección rítmica y las mezclas de efectos e instrumentos adentrándose en las tripas.
Brutal el riff seco y duro de "Sunrise" la guitarra hecha fuego y la voz... esas acústicas exquisitas de "Masters Of War" que acompañan a la garganta de Lorenzo Woodrose, un iluminado que está entregando en este siglo XXI mucho de lo que dirige la Música. 
Este disco es un "Paseo Por Los Sueños", un viaje alucinante al fondo de las emociones, un tremendo golpe directo a los sentidos para que la Música te atraviese y te haga parte de ella. Precioso, emotivo, sin un respiro a lo que se supone, sorprendente (el solo de batería con fuzz guitar de fondo que nos dejan en "Rocco's Revenge" es demencial y las averías instrumentales de "Dreamweaver 2" asesinas, toda una exhibición) y enigmático.
¡¡Atrévete a viajar!! vas sin billete, es gratis y puede ser la experiencia de tu vida.
Lorenzo Woodrose voz, guitarras, órgano, piano y jug. Fuzz Daddy batería, percusión, tabla. The Moody Guru bajo, piano, percusión. The Hobbit guitarras y efectos espaciales.

domingo, 12 de enero de 2014

Surcos del Siglo XXI - 190

Vuelven para visitarnos los miembros de grupos que a su vez hacen grupos para demostrar que en la Música todo puede ser, y si no como muestra...


Life On Earth! (A Space Water Loop) 2009


Últimamente nos visitan muchos grupos y solistas desde las tierras del Norte de Europa y lo que puede parecer una reiteración en mi caso me lo tomo como la demostración del talento y las ganas que desde hace ya un tiempo se demuestra por esos lares, donde se han tomado muy en serio eso de la Música (con mayúsculas) y lo que supone una revisión de los sonidos de siempre desde una óptica metida en el nuevo siglo.
Segunda entrega de Life On Earth! grupo sueco formado por miembros de varias formaciones, entre ellas Dungen, que al margen de mantener su actividad con los grupos originales se lanzan a aventuras como esta en colaboraciones y uniones de las que salen monumentos sonoros como el que aquí aparece, porque donde hay calidad el resto suele venir de una manera más sencilla.
"A Space Water Loop" es una barbaridad Psycho que además flirtea sin ningún pudor (ni falta que le hace visto lo visto) con el Prog. más puro del periodo setentero. Composiciones complejas con una variedad tremenda de instrumentos, las voces son de una calidad muy por encima de la media con coros realizados por la mayoría de los músicos y unos arreglos realmente brillantes.
Guitarras, instrumentos de viento, especialmente flautas, violines y secciones rítmicas que llevan el ritmo de melodías que por variadas suenan a gloria.
Un disco completo donde todo puede pasar, desde suaves brisas musicales elevadas con arpegios de guitarras acústicas y teclados o pianos para acariciar la piel a rítmicas canciones que son como una fiesta para los sentidos, entre medio los temas que van de un lado para otro en cambios continuos y constantes animando a los sentidos a no descuidarse jamás.
Un bellísimo modo de tratar los instantes más íntimos con la dulzura que se precisa y en momentos más desgarrados todo se rompe como un estallido cuando la Música lo abrasa todo, algo verdaderamente complejo y con gusto.
Un disco en el cual se aprecia ese talento innato para componer, la facilidad para llevar de la mano con temas que se sienten porque van directos al alma y de ahí a disfrutarlos no hay mucho camino.

A:  Listen;  Come closer;  The gospel of the sun;  There and then;  In the valley of Sacrifices
B:  The Side of fate;  We know;  Watching the shadows;  The forest pond song;  Apart

Surcos del Siglo XXI - 189

A veces me asaltan dudas sobre la capacidad del ser humano, visto lo visto y por lo que me toca, pero en otras ocasiones me llegan cosas como esta y uno duda...


ST Mikael (In Harmony) 2007


Mantengo que todo es cíclico, en ocasiones con una rueda más grande que en otras pero todo gira y vuelve, será que el ser humano necesita regodearse en sus miserias en ocasiones o volver a lo que realmente fue lo mejor que creó en otras.
Genios hay pocos y de vez en cuando se descubren algunos que nos dejan sello y calidad para aburrirnos de nosotros mismos, aunque sean pinceladas en forma de (y en esto lo dirijo a esa pasión que me lleva y a la que llamo Música) álbumes maravillosos sacados de lo más profundo del talento de un músico.
Esto ocurre con ST Mikael, un artista sueco que cuando toma la pluma y se dispone a componer deben ser esos momentos en los cuales los planetas se alinean para que ocurra algo que realmente merezca la pena, porque este trallazo que nos deja es una obra de arte con mayúsculas de la mejor Música Psycho y en este caso sí que no importan las fechas y lugares, porque ha creado un álbum atemporal y maravilloso.
Al margen de lo dicho, esa Psycho que rezuma por todos lados el disco es tan completo que se perciben en él todo tipo de estilos a través de los cinco temas que en cuarenta y cinco minutos de gloria musical nos transporta por donde el artista quiere.
Memorables temas alargados hasta el infinito donde el talento de ST Mikael nos propone un viaje alucinante casi sin descanso por la Música surgida de sus entrañas, con preciosas melodías, inimaginables juegos de cuerdas y guitarras exuberantes, voces que juegan en coros preciosos al margen de la voz solista del artista que sube, baja y llega donde quiere, arreglos espectaculares y esa fuzz que se te mete donde tú no puedes llegar.
Un disco increíble, bello y sorprendente, exhibiciones de Música para soñar como la jam "Higher" en sus 15'25'' demenciales; temas absolutamente brillantes por su anarquía y emocionante ingravidez, como esa salvajada llamada "Soul Power" o la entrada intensa y brutal de "Mother Is Calling" 8'23'' para prepararse; el descarado giro del álbum en el final con esa caricia en la piel llamada "In Harmony" 7'39'' de sueños suspendidos en los sentidos y más Acid Rock en "Lay A Bridge" un viaje apasionante.
Un disco reconfortante, tremendo y creativo, algo para degustar con la calma aunque te lleve al infinito, que para eso estamos.

Surcos del Siglo XXI - 188

Si necesito escapar más allá de lo que me dicen porque sé que me lo dicen para no dejarme ir me pongo cosas como esta...


Dungen (Tio Bitar) 2007


El comienzo del primer tema del álbum "Tio Bitar" del grupo sueco Dungen, esa "Intro" que deja helados a base de demoníacos excesos guitarreros ya te pone en guardia para lo que viene, un puñado de temas que te hacen saltar allá donde estés porque son una tremenda andanada.
Entre la Psycho más salvaje y extrema, ese Prog. que los grupos de nuevo cuño escandinavos han hecho suya con un toque precioso y creativo y el más ardiente Rock se mueve este cuarto álbum de Dungen, un trabajo apasionante por las maneras, las formas y sobre todo la propuesta, que aún siguiendo la línea de sus anteriores trabajos va un poco más allá creando un álbum realmente poderoso y en mi opinión de lo mejor de su discografía.
Composiciones de muchísima calidad con arreglos tremendos que mezclan sin pudor las guitarras con teclados en onda Psycho, cuerdas de violines, violas y cello para envolver completamente y esas voces distorsionadas y pasadas por efectos tan al uso en esa Música. 
Mención aparte la sección rítmica que da una exhibición durante todo el disco, una batería contundente, brutal y precisa que no cesa en continuos repliques tema sí tema también, al margen del grupo en muchas ocasiones y marcando todo el ritmo que llevan los temas, violento y duro ¡¡una gozada!! junto a ella un bajo que se transforma en un solista más para apretarnos las tripas y mantener cada pieza dentro de ese camino que ambos desean para la Música del grupo.
Las guitarras echan fuego, efectos por todos lados, a veces el exceso hace que parezcan instrumentos enrabietados con el mundo, cambios en temas de melodías que exigen arpegios suaves y teclados de la mano junto a violines casi celestiales, pero cuando se arranca de nuevo la piel lo siente y te ponen en guardia con un suspiro.
Un disco llegado desde lo más alto de esa nueva corriente que en los países del Norte de Europa llevan la Música de siempre a instantes de inspiración con el nuevo siglo, una manera bella y emotiva de crear universos sonoros de altísimo nivel para disfrutar de todo lo que la buena Música ofrece.
"Tio Bitar" o la quinta esencia del Rock, pura adrenalina para los sentidos, te venga como te venga, porque nada está encorsetado si tu mente vuela libre a través de los sonidos.

Surcos del Siglo XXI - 187

Retomamos un grupo que en sus idas y venidas por el mundo de los sonidos dejan momentos como este trallazo de buen Rock.


Sun Dial (Zen For Sale) 2003


En un grupo cuya trayectoria abarca una gran cantidad de años sin la continuidad que parece deben tener los grupos de Música en cuanto a su producción en discos, cada escucha de una de las obras de Sun Dial es una memorable manera de excitación sensorial.
Una sutil experiencia que abarca muchos campos dentro de la Música, desde el Rock más aguerrido pasando por momentos de inspiración casi Pop Rock (no muchos la verdad) hasta tocar y meterse de lleno en instantes de Space Rock en los cuales el viaje está garantizado.
El líder y creador del grupo Gary Ramon a través de las canciones (escritas todas ellas por él mismo) nos va llevando de la mano por esos senderos de sonidos desgarrados y crueles para partir hacia un universo hecho a la medida de quienes pueden seguirle. Guitarras distorsionadas y con efectos, mucho Ácid, fuzz... todo ello en el extremo de una Música que encaja a base de golpes a los sentidos. Tremendos trallazos de cuerdas salvajes que se desparraman por cada salida en los surcos ("Open Your Eyes") y una pateadora sección rítmica que no cesa cuando se trata de asaltarte los sentidos.
Teclados en profusión, nunca por encima de esas seis cuerdas que marcan la pauta pero saliendo y entrando constantemente para envolver todo con ese halo de seductor viaje que siempre agrada en este tipo de sonidos; junto a ellos unos coros absolutamente geniales para meterse de lleno en palabras fuera de este mundo, voces y palabras casi mezcladas con esos teclados en medio del perfecto caos con el que se enredan a las guitarras como si fueran piezas desprendidas de estos sonidos.
Cuando las guitarras cortan el aire hay que echarse para atrás, el "Hammond" intenta parar la acometida aullando al viento los deseos y esos arreglos de cuerdas (violines especialmente como en la preciosa "Tumbling Down") dan un contrapunto radical y emocionante.
Un disco intenso, contundente y lleno de energía, un paseo por el Rock más descarnado del siglo XXI, visiones de tiempos que vendrán y la base de todo lo que fue en las manos de cuatro músicos que disparan sin pudor andanadas de fuego y Música para que los sentidos se liberen.
Gary Ramon guitarras, voz, bajo, teclados. Laurence O'toole guitarra, teclados y voces. Joolie Woods violín, efectos de grabación, teclados y voces. Lee Moon bajo, percusión y voces.

side one:  You're still wondering;  Open your eyes;  Believe in the spaceman;  Tumbling down;  Acid test
side two:  Supernatural man;  Out of space out of time;  Blue sugar;  Reflections