sábado, 31 de agosto de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXVI

Por eso de los nombres que pueden ser tantos o un poco menos, un grupo que simplemente era genial a pesar de lidiar con esa época en al cual la genialidad salía de un modo casi insultante.


Small Faces (From The Beginning) 1967


Segunda entrega de este grupo que si no hubiera caído en una época en la que todo era superlativo por el grandioso momento de la Música hubiera sido un grande entre los grandes, y aún así en mi opinión es un grande porque los discos que dieron para goce de quienes los disfrutamos son de auténtica gloria musical.
"From The Beginning" es una auténtica barbaridad en clave de Pop Rock que se traduce en joya a golpe de composiciones inteligentes en la creación, una tremenda claridad y calidad en la interpretación y como conjunto una obra de tanta calidad como lo que se destilaba en esa gloriosa época.
De la mano de dos portentos que son por méritos propios historia de la Música en las Islas, Steve Marriott y Ronnie lane, iconos del Rock y las sensaciones el álbum se convierte en una orgía sensorial de trallazos en clave de Rock con ese toque entre salvaje y elegante sin dejar las tremendas andanadas que a base de voces y coros te llegan en cada tema.
Intensidad a la hora de interpretar, momentos emotivos en algunos temas que llegan a la fibra y sobre todo el descomunal trabajo de las gargantas que son acompañadas con esa Música que las envuelve y lleva en inspiradísimas composiciones de temas a golpe de ritmos frenéticos, emocionales y contundentes.
Rozando la gloriosa época Psycho que tanto nos ha dado este álbum se mueve entre las melodías Pop Rock y el R'N'B con esos coros que son una auténtica delicia, realmente de lo mejor de lo mejor, guitarras en clave de riff que te llevan, unos teclados amándote cuando te envuelven y la sección rítmica que dirige lo que quiere por donde quiere. Gloriosos temas cantados con el alma por esos dos monstruos sagrados y ejecutados de manera preciosa formando al final de todo un cuadro de colores maravilloso que no puede dejar indiferente, bello e intenso.
Un disco precioso para llevar en la piel y disfrutarlo en cualquier momento, al margen de lo que pudo ser, fue o ahora es, una manera de entender la Música mágica e intensa, un trallazo que se siente en las entrañas porque está hecho para eso y se agradece ¡¡¡vaya si se agradece!!!
¡¡¡Anímate!!! sólo es Música pero ojo, son Small Faces, no esperes algo gratuito, dan tanto que casi siempre entregas algo a cambio.
Steve Marriott voz, guitarras. Ronnie Lane bajo y voz. Kenney Jones batería. Ian Mclagan teclados y voz.

Side One:  Runaway;  My Mind's Eye;  Yesterday, today and tomorrow;  That man;  My way of giving;  Hey girl;  Tell me have you ever seen me
Side Two:  Come back and take this hurt off me;  All or nothing;  Baby don't do It;  Plum Nellie;  Sha la la la lee;  You really got a hold on me;  What' cha gonna do about It



De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXV

No nos movemos de los asientos de la historia, mitos y leyendas, que para todo lo demás hay tiempo pero para sacar de lo que tenemos eso que nos ha hecho a nosotros mismos un poco menos, por si acaso.


The Who (A Quick One) 1966


La segunda obra de este maravilloso y genial grupo inglés es una demostración de talento en estado puro y no sólo por la Música que contiene que ya de por sí es una auténtica brutalidad y me pone de aquella manera, sobre todo (en mi opinión, rediéz, que estamos como siempre) por la capacidad para girar casi 180º tras la tremenda exhibición del primer disco y posicionarse como lo hicieron en ese Rock descarnado y salvaje que prácticamente es marca de la casa.
"A Quick One" sigue siendo The Who en estado puro, algunos de esos ramalazos de furia que les sale por cualquier parte y te pillan de sorpresa cuando aún no sabes muy bien por dónde te andas, pero además es una exquisita manera de saborear Rock del bueno junto a trallazos de Rock desalmado y sin tomar prisioneros, rasgador y visceral pero elegante, fino y más pulido, como si de pronto se hubieran puesto el esmoquin para tocar.
Un disco maravilloso, precioso y genial, una excepcional descarga de Pop Rock que te llega directa por vena y se hace parte de ti, adelantados a su tiempo en lo que a dar sin concesiones se refiere, algo tremendo, con una sección rítmica que también estaba enseñando muchas cosas, porque escuchar en el año 65 un bajo que actuaba como solista destrozando las cuatro cuerdas sin parar y una batería que era como una descarga en los sentidos con cada replique salvaje y violento cuando no llevaban el ritmo según querían no era ni normal, algo portentoso.
La voz de Roger Daltrey nos va introduciendo en esta orgía de sonidos sin pausa, elegante, natural, sobradísimo para cambios, giros y subidas donde quiere y la guitarra de Pete Townshend hace el resto en riff maravillosos y melodías superlativas que mueven las piedras, algo brutal.
Un disco genial, una joya de la Música en general, de eso que comenzaba y se estaba haciendo a golpe de riñones en particular, Pop Rock sublime, exquisito y de lo que no se olvida, una de esas piedras angulares que con el paso de las décadas se van haciendo cada vez más imprescindible. 
Para entender todas las cosas, lo que ahora suena y lo que sonará, los años en los que todo fue creándose y lo que nos ha llegado The Who es modelo y genio, este "A Quick One" además una pieza de museo que se salta las normas de todo lo que los popes se empeñan en etiquetar porque es un maravilloso y genial "rara avis" dentro de una historia única e irrepetible.
Déjate llevar por la magia, la esencia de tantas cosas y empápate con la clase de estos sonidos que son... uno mismo.
Roger Daltrey voz, percusión. Pete Townshend guitarra, teclados, voz, penny whistle. John Entwistle bajo, teclados y voz. Keith Moon batería, percusión, tuba y voz.

Side One:  Run, Run, Run;  Boris the spider;  I Need you;  Whiskey man;  Heat wave;  Cobwebs and strange
Side Two:  Don't look away;  See my way;  So sad about us;  A quick one, while he's away

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXIV

Un mito en los comienzos de los mitos, porque todo tiene su comienzo y su final para que no haya dudas del por qué de las cosas.


The Rolling Stones (The Rolling Stones) 1964


Antes de convertirse en la máquina infernal de hacer dinero, giras y algo más en lo que se convirtieron veinte años después de ser un grupo que quería ser algo en el mundo de la Música, el mito Rolling Stones debutaba en el año del señor de 1964 con un maravilloso álbum de puro Blues eléctrico, R'N'B y rock and roll al uso demostrando que por talento y ganas no iba a faltar, porque esta espectacular entrada no está permitida a muchos. 
Un disco tremendo donde los cinco chicos versionean en temas de toda la vida a sus clásicos, mitos y leyendas (salvo el "Tell Me" de Jagger/Richards) de la música que en esa época les apasionaba pero pasados por el filtro de una banda inspiradísima a la hora de hacer suya la Música que salía de sus instrumentos.
Mick Jagger sobradísimo con la voz, espectacular en la armónica y brutal en los arreglos comienza a demostrar el por qué de todo lo que podría venir después, con esa manera de cantar tan suya, personal y visceral, llevando muy arriba temas que por sí solos ya podían sostenerse pero dándoles ese toque especial. Las guitarras de Brian Jones y Keith Richards son como golpes de acero en la piel, riff quejumbrosos y exaltados en las seis cuerdas que aúllan con los Blues clásicos, metidos además en dobro y slide que rasgan el aire cuando se dejan caer por el mástil atravesando las entrañas. La voz de Jones  y Wyman acompañando a Jagger cuando aún se dejaba acompañar es un efecto realmente bello.
La sección rítmica de toda la vida (hasta que la vida dejó de ser lo que era y algunos no quisieron saber nada más de ello) con Bill Wyman al bajo y voces y Charlie Watts a la batería, efectiva, casi buena por lo simple y precisa, llevando el peso de lo que sostiene a los tres que se encargan de clavarte en el asiento con sus andanadas.
Un álbum casi adelantado a su tiempo, cuando el Rock'N'Roll era otra cosa y apenas se sabía del Blues y sus sucedáneos estos chicos traen en bandeja lo que más adelante fue el santo y seña de la Música de todas unas generaciones (en plural porque han sido muchas y gloriosas) a ritmo de Música genial y maravillosamente interpretada.
Señoras y... pues eso, los que se atrevan a mover la palanquita de la máquina del tiempo y volver se pueden encontrar con una joya intemporal que fue el inicio de lo que se puede degustar de manera exquisita y que ellos hacían de manera... The Rolling Stones, nada más y nada menos.

SIDE ONE:  Not fade away;  Route 66;  I just want to make love to you;  Honest I do;  Now I've got a witness;  Little by little
SIDE TWO:  I'm a king bee;  Carol;  Tell Me,  Can I get a witness;  You can make It If you try;  Walking the dog


De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXIII

Vamos con una de leyendas que para eso están las opiniones al respecto y algo más que siempre se escapa tratando de emociones.


The Kinks (Kinda Kinks!) 1965


No voy a discutir ciertos liderazgos en lo referente a la historia de la Música y los grupos que marcaron un antes y un después a la hora de entenderla como la conocemos hoy a pesar de las décadas, los cambios sociales y la humanidad entera, pero no creo que nadie discuta que uno de esos responsables e iconos del Pop Rock y lo que conlleva son The Kinks, su legado y por supuesto la personalidad de un músico único.
Ray Davies consiguió durante varias décadas crear lo que quiso, le dio la gana y lanzar al mundo una enorme cantidad de gloria en forma de sonidos que aún hoy son parte de la historia y nunca dejarán de serlo, y el grupo siempre supo recrear lo que el talento de este visionario plasmaba en el papel.
"Kinda Kinks!" es el segundo trabajo de la banda, realizado en el tiempo récord de dos semanas y con la misma intensidad que su debut, otra joya (y hablar en estos términos en esta época es bastante natural dentro de la producción del grupo) del Pop Rock que sienta base y cimientos de una Música exuberante, gloriosa y magnífica, con esas composiciones tan de ellos que hacían relamer los sentidos al escucharlas, sonidos frescos y tremendamente proporcionados en la forma, el ritmo, la melodía y por supuesto las voces, coros increíbles al margen de la voz exquisita y tremenda de Ray que nos va contando historias que son un recorrido por la vida y la sociedad en la que se encontraban, pequeños retazos de todo lo cotidiano expresado de una manera tan directa como bella con esos ritmos que manejaban tan bien.
Doce temas para la historia, versisones de dos monstruos sagrados, especialmente genial la de  "Dancing In The Street" y el resto mucho Ray Davies porque este portento de creador siempre ha ido muy sobrado para hacer esto.
Quizás ese "pero" al grupo de no haber tenido otro talento de su talla que hubiera complementado mucho más lo que hacía sea cierto, pero cuando hablamos de estos niveles y la excelencia dentro de lo mejor es un poco atrevido poner ese asterisco en una carrera y un disco como este que es simplemente magia en forma de notas.
En el año 1965 se hacían cosas como esta, Música con mayúsculas, creaciones inmensas y canciones que por sí mismas son pura seda, una caricia para los sentidos de la mano de un grupo tan especial como histórico y si se me ve el plumero ¡¡me alegro!!
Señoras y señores, niños y niñas, especies en vías de extinción y toda la fauna que cree en eso que la mente elige y las cadenas no pueden atar con ustedes The Kinks y su segunda entrega a las estrellas "Kinda Kinks!"
Ray Davies voz, guitarras, piano, coros. Dave Davies guitarras, voces. Peter Quaife bajo y voces. Mick Avory batería.

Side A:  Look for me baby;  Got my feet on the ground;  Nothin' in the world can stop me worryin' bout that girl;  Maggin' woman;  Wonder where my baby Is tonight;  Tired of waiting for you
Side B:  Dancing in the street;  Don't ever change;  Come on now;  So long;  You shouldn't be sad;  Something better beginning

Sittin' On The Dock Of The Bay


Nosotros


Nunca nos dijimos Te Quiero, nunca desgarramos el silencio con palabras amables, nunca volvimos la cabeza cuando el otro se alejaba sin saber si era para siempre... 

Pero éramos uno cuando nuestros cuerpos se estremecían por el calor del otro, éramos un torbellino incontrolable cuando las ideas fluían de nuestras mentes y llenaban el vacío que vivíamos dentro de este asqueroso mundo... 

Rompíamos moldes al trazar visiones imaginarias de la vida, de la muerte, del más allá, del Universo... simplemente éramos nosotros, y eso nos hacía grandes, únicos, imposibles de alcanzar por las mentes mezquinas que habitaban lo que llamaban mundo.

Redemption Song



Allí Te Espero


Si te dicen que me he ido, que ya no te quiero, que te he olvidado, créelo y ódiame hasta que se te rompa el alma.

Prefiero saber de tu odio antes que de tu desesperación al saber que mi otra vida me impide ser tuya, entregarme cada día a ti hasta perder el sentido.

Si decides no creer lo que te cuentan, guarda mi imagen en tu mente, mi amor en tu corazón hasta que nos encontremos en otra vida.

Allí te espero.

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXII

Un ser apasionado y que a su vez desprendía casi sin un gesto eso que se necesita para transmitir lo que manaba de sus manos, alguien inimitable...


Roy Buchanan (That's What I Am Here For) 1973


Tercer trabajo en solitario de este portento de guitarrista, una de las más excepcionales manos de la historia acariciando las cuerdas de una guitarra, por estas épocas su querida y amada "Telecaster" que entre sus dedos desprendía magia en forma de notas.
Me resulta difícil hablar de este disco, uno de mis favoritos pero que quizás se creó entre varios que siempre sonaron más, una obra espléndida de buen Blues y R'N'B que demuestra la esencia de lo que era Roy tocando su guitarra.
Como casi siempre en toda su producción los Blues creados por él son cantados con esa voz maravillosamente grave y seria como una letanía, recitados en forma de palabras que acompañan las notas de su guitarra algo que hace extensivo a ese monumento de versión llamado "Hey Joe" el temazo de Billy Cox que aquí toma otra dimensión. Roy juega con la guitarra llevándonos hasta extremos de éxtasis sensorial mientras clama al infinito por ese ser que no está (dedicado a Jimi Hendrix) mientras las cuerdas se doblan sobre sí mismas en un continuo reto de resistencia.
Roy en estado puro, la banda acompañando (nunca mejor dicho porque salvo la exquisita voz de Billy Price en los temas que canta y algún solo de "Hammond" acompañan los solos infinitos de guitarra) mientras que este genio de las seis cuerdas se dedica a hacernos saborear todo lo que le viene de su creatividad y clase.
Temas de ritmo sin igual y que hacen cabalgar al más pintado como "My Baby Says She's Gonna Leave Me" esos Blues desgarradores que laceran el alma y que la guitarra se encarga de meterte en los sentidos, "Roy's Bluz", "Home Is Where I Lost Here"; desgarros directos a las entrañas en llantos que son súplicas por la voz como "Please Don't Turn Me Away" y esa joya de instrumental donde uno se pregunta cómo una guitarra puede hablar sin decir palabra "Nephesh" sublime, bella y desgarradora.
El disco es eso, Roy Buchanan con la banda que mejor le entendió saboreando la Música de una manera especial, la que consigue crear con su particular forma de tocar la guitarra este genio que siempre fue "El mejor guitarrista desconocido de la historia" pero que para mí y afortunadamente fue y sigue siendo el mejor guitarrista de la historia.
Atreverse a entrar en el universo de Roy es una experiencia sensorial única, inimitable e inolvidable, porque nada se ha escuchado antes así y ninguna guitarra te ha hablado como lo hace su compañera.
Roy Buchanan guitarra y voz. Dick Heintze teclados y voz. Billy Price voz. John Harrison bajo y voces. Robbie Magruder batería.

viernes, 30 de agosto de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXI

Para que muchas humedades queden satisfechas y alguna que otra boca se cierre sobre lo que siempre se me supone y la mayoría de la gente no tiene ni puta idea de lo que es, para vosotros...


Bruce Springsteen (Born To Run) 1975


Para mucha gente "El Disco", para mí una joya del Rock 'N'Roll más auténtico y visceral que se haya hecho nunca, una obra magna, inmensa y brutal de un artista irrepetible en su época irrepetible (más que pese como a mí me pesa)
"Born To Run" fue el estallido visceral de Springsteen, su obra máxima y donde se construyó, se hizo y se deshizo al mismo tiempo, la cúspide de un talento como pocos en la historia de ese Rock'N'Roll que sacaba las entrañas de la calle y las servía en bandeja para que todos pudiéramos ser pandilleros, amantes, moteros o rockers capaces de empuñar una guitarra y contar nuestras historias, nuestros miedos y buscar la redención a través de las tres notas mágicas que forman eso que llamamos Rock.
En plena descomposición de su banda y buscando gente que supliera a quienes querían otros caminos Bruce creó un conjunto de canciones que es un dibujo de sus sueños traspasados a la Música, un verdadero collage hecho con piezas de su propia vida a base de Rock, sentimiento y emociones. Guiados por esa voz inmensa que nunca cesa, que chilla, chirría y salva todas las montañas para irse muy arriba el álbum es un recorrido por historias cotidianas en clave de Rock, ritmos desenfrenados, golpes pausados y momentos de intensidad tan íntima como melodiosa, letras que embaucan por las historias contadas, Música en estado puro de una banda que parece salirse de los cánones para recrear el universo de Springsteen de manera perfecta por primera vez desde sus comienzos.
Cada tema dice y hace por sí mismo y en conjunto todo el disco es un recorrido por una vida hecha a jirones, escalando cada montaña en autobuses del tres al cuarto hasta llegar por fin a la cima de eso que sólo los sentimientos más profundos te saben decir.
Un álbum del que se ha dicho todo y se dirá más, yo creo que cada uno puede hacerlo suyo porque contienen esa magia que empapa y penetra, la piel es parte del vinilo y lo absorbe creando las ilusiones que uno quiere cuando escucha a este rockero vapulearte con su voz, el grito que a la vez es súplica y deseo, emoción y llanto, alegoría de la desesperación y un canto a la esperanza de tantas y tantas ilusiones rotas, las que cada uno puede escribir como parte de su propia vida.
No se puede escuchar un tema de "Born To Run", es una obra, un recorrido, un viaje mediático a los inicios de cada uno, quizás por eso el creador lo recrea en ocasiones completo en directo, para que se viaje con él donde cada uno quiera y desee.
Una joya del Rock eterna, indivisible, emocional, única y portentosa, un músico irrepetible, una Música que es, simplemente, magia.
Bruce Springsteen voz, guitarra, piano. Clarence Clemons saxo, voz y percusión. Garry Tallent bajo. Roy Bittan teclados. Danny Federici teclados. Max M. Weinberg batería. David Sancious teclados.

A:  Thunder Road;  Tenth Avenue Freeze-Out;  Nigh;  Backstreets
B:  Born To Run;  She's The One;  Meeting Across The River;  Jungleland





A Todos y Todas, esos y esas que creen que aún pueden hablar porque la ignorancia es muy atrevida, que creen saber sin conocer lo que hay detrás de muchas lágrimas derramadas.

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXX

Pues claro, esto de rescatar esos incunables de la colección tiene esas cosas, a pesar eso sí de todo lo que significan y significaron, pero de vez en cuando me entra la vena y...


Eric Clapton (461 Ocean Boulevard) 1974


No es el E.C. de... ni el E.C. de... ni tan siquiera el E.C. de... pero con mis 16 añitos escuchar esto me pareció como una especie de iluminación divina diciéndole a la humanidad que había descubierto algo, y eso queridos no lo cambio por nada.
En el año del señor de 1974 un tipo que lo había sido todo y mucho más intentaba olvidarse de haber muerto y resucitar de nuevo a la Música, a pesar de ya no ser lo que era, de no poder hacer ciertas cosas pero con esa magia y talento que nunca le han faltado a este hijo de puta que es un músico como la copa de un pino.
"461 Ocean Boulevard" fue un evento, número uno en USA, dos en Australia, tres en Inglaterra y cuatro en Japón (y no es coña lo que digo, es real) porque recuperaba a un genio que todo el mundo quería volver a tener y la expectación no defraudó siempre que se tome como el nacimiento de un nuevo E.C. al mundo de la Música, porque comenzaba una época en la cual rodeado de músicos elegidos por él iniciaba el asalto al Olimpo... de nuevo.
Un disco sobrio, excelentemente compuesto y al uso de lo que se podía esperar en la época, mezclando esos toques de Blues, Rock y Soul con la distinción de E.C. y unos arreglos fenomenales que marcan una obra realmente contundente y sin fisuras avalada por los músicos que los años anteriores y los siguientes acompañaban a este guitarrista para hacer que sus sonidos fueran suyos y de nadie más.
Temas de toda la vida, creaciones propias y versiones prestadas de genios que en sus manos parecían propias, momentos estelares de voces y coros con la excepcional Yvonne Elliman a modo de musa inspiradora y acompañante perpetua en estrofas e incluso componiendo y una banda que asume el roll de seguir al dios que vuelve y mantiene la calidad musical en cada tema, cada entrada, cada momento de los que se recuerdan siempre.
Salvaje acometida para comenzar ese "Motherless Children", brutal la versión de Marley "I Shot The Sheriff", inspiradora e íntima "Please Be With Me" y un guiño a lo que ama con la versión de Robert Johnson "Steady Rollin' Man".
Un disco que históricamente tiene el sello de ser el renacer cual Ave Fénix de un mito, uno de los más grandes talentos musicales de la historia, excepcional por lo que supone tras la perdida de todo lo que se podía perder y un soplo de aire fresco para conocer que tras lo que fue había mucho más.
No será... ni será... pero a mí me entusiasma, será que lo de los dieciséis marca mucho cuando no tienes ningún lugar donde ir y alguien te hace soñar.
E.C. guitarra, dobro, slide y voz. George Terry teclados. Carl Radle bajo. Dick Sims teclados. Jamie Oldaker batería. 

SIDE ONE:  Motherless Children;  Give me strength;  Willie and the hand jive;  Get ready; I Shot The Sheriff
SIDE TWO:  I can't hold out;  Please be with me;  Let It grow;  Steady Rollin' Man;  Mainline Florida



jueves, 29 de agosto de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXIX

No sé si tendrá que ver una cosa con otra, pero dejo que mi cerebro libere las emociones y me indica lo que necesito en cada instante cuando deseo Música, y como va por libre me dice que esto no está mal.


Bruce Cockburn (High Winds, White Sky) 1971


La primera época de Bruce Cockburn, este artista canadiense genial y único como pocos, se caracteriza por ese intimismo que surge sin esfuerzo gracias a las exquisitas composiciones que nos deja como una dulce caricia y la voz, su voz, esa garganta privilegiada que es la sensualidad hecha notas y el amante perfecto en momentos de orgía sensorial.
"High Winds, White Sky" es el segundo disco de Cockburn, al igual que el anterior y los posteriores un sentimiento hecho Música, composiciones más cercanas al Folk que al Rock que más adelante hizo suyo y que a base de acústicas, coros y una base de instrumentos de ese corte ancestral nos lleva a pasear por una Música infinita, bella y sin demonios ocultos.
La sección rítmica al uso no aparece sino es por percusiones que en clave de instrumentos tradicionales y de manejo tan simple como efectivo cuando se efectúa con clase y calidad arropan esas acústicas que te llevan al cielo, manejadas de manera portentosa por el genio Cockburn, un guitarrista en este aspecto virtuoso y magno y la voz que va recitando las estrofas con la melodía creada como la seda.
Susurros, emotividad y sensualidad en su garganta, mensajes directos y nada ocultos en sus letras, a veces optimistas y en ocasiones lacerantes envíos a las conciencias con esa prolongación que son sus manos acariciando las cuerdas de acero en una sinfonía excepcional.
Temas de corta duración (excepción hecha de "Let Us Go Laughing" y Ting The Cauldron") que nos van guiando por un viaje de ensoñaciones, íntimo, personal, hecho para cada uno y sus sueños, en un espacio que se circunscribe a la propia necesidad de uno por sentirlos dentro, como parte de tu alma.
"High Winds, White Sky" es belleza, Música para saborear sin prisas dándote el gustazo de añadirlas a lo que sientes, a lo que amas, a todo lo que hace que uno sea más allá de la mediocridad que nos rodea, porque la belleza se puede palpar y en este caso es tan densa que te arrulla para hacerte suyo.
Siempre hay un espacio en mis deseos para Música como esta, la que me hace ser por encima de casi todas las cosas y eso no es nada fácil.
Bruce Cockburn guitarras y voz. Eugene Martynec guitarras. Eric Nagler mandolina y banjo. Michael Craydon marimba, tablas, campanas tubulares, percusión. John Wire percusión.

Songs:  Happy blues morning blues;  Let Us Go Laughing;  Love song;  One day I walk;  Golden Serpent Blues;  High winds, white sky;  You point to the sky;  Life's mistress;  Ting The Cauldron;  Shining mountain


De Vinilos y Otras Glorias DCCLXVIII

Cada uno tiene sus debilidades y con el paso del tiempo estas van quedándose por el camino o transformándose en otras distintas, es por eso que casi nunca reniego de lo que me ha ido haciendo...


Van Morrison (Hard Nose The Highway) 1973


... por eso de vez en cuando vienen a mí imágenes creadas por mis sueños cuando escuchaba Música siendo un chaval.
En esos cambios de gustos y debilidades no se ha librado ni siquiera un icono de la Música con mayúsculas como Van Morrison, ahora lo disfruto de otra manera y quizás con la calma de demasiadas cosas, pero esos años anteriores al monumental doble en directo de su gira con una banda irrepetible no han tenido variación para mí.
"Hard Nose The Highway" es quizás su disco menos valorado de ese período, pero entre joyas la joya que menos reluce no deja de serlo y este disco lo es. La primera ocasión que tomó las riendas de la producción y manejó como quería su creación, el más puro de todos los discos creados y producidos, ideados y emitidos por el artista, con el pero de estar entre medias de una barbaridad de obras que por sí solas hubieran oscurecido cualquier cosa.
Una maravillosa forma de recrear el universo Morrison, temas de los que le gusta manejar con una banda irrepetible, todos los que posteriormente salieron de gira y crearon un monumento de lo que se debía hacer en directo y que en este disco demuestran por qué fue una experiencia alucinógena e impagable.
Los temas del álbum, guiados todos ellos por un Morrison en estado de gracia con la voz, ese rugido brutal que arranca la piel a tiras, van sostenidos sin problemas por esa facilidad de sus primeros tiempos para crear bellezas en forma de sonidos sin escatimar arreglos de vientos, cuerdas, percusiones y todo lo que hace falta para que una obra sea completa en cada sensación auditiva que desprende.
Los violines tocan la brisa con sus cuerdas y comienza ese lamento excepcionalmente bello llamado "Purple Heather", una inmensa orquesta arrulla tus sentidos en el temazo que es "Autumn Song"; miserias y desencantos contados en clave de busca vidas en "Hard Nose The Highway"y críticas duras y directas a los iconos y falsos dioses cantadas "The Great Deception".
Uno de los discos más increíbles de Morrison, en el cual se mete de lleno para llenarse a su vez de Música y nos regala una joya que cierra el círculo (doble en directo aparte) de seis de los años más increíbles, prolíficos y geniales de la historia del artista y de cualquier artista ¡¡qué jooooooooé!!
Volver de vez en cuando a lo que me hizo sentir de manera diferente la Música es una de las cosas que aún puedo degustar y "Hard Nose The Highway me ayuda bastante a ello.

Side one:  Snow in San Anselmo;  Warm Love;  Hard Nose The Highway;  Wild Children; The Great Deception
Side Two:  Bein' Green;  Autumn Song;  Purple Heather




Bob


martes, 27 de agosto de 2013

Surcos del Siglo XXI - 125

Un grupo que ya nos ha visitado con una manera especial de entender ese Rock que nos mueve, esos sonidos viscerales.


Buffalo Tom (Sleepy Eyed) 1995


Saliendo de la oscuridad musical que supuso esa década entre anodina y extravagante que fueron los ochenta, muchos grupos de Rock optaron por un sonido desgarrado y potente que se dio en llamar en algunos lugares Rock Alternativo, en otros espacios interestelares Indie y en ocasiones un híbrido de difícil definición.
El Rock que se proponía (etiquetas a parte como siempre) volvía a muchas raíces y también reflejaba el cansancio de unos músicos hartos de muchas cosas en su vida, sociedad y el universo, una especie de fuga de frustraciones que cuando salía bien (como es el caso que nos ocupa) llegaba directo a los sentidos y sin tomar prisioneros.
Buffalo Tom es uno de esos grupos que a finales de los ochenta tomó el camino del Rock desnudo de estereotipos y en ese maravilloso formato de trío que tanto me gusta creó álbumes que son apasionantes descargas de buen Rock (etiquetas aparte como siempre)
Sin desmerecer el principio de su aventura, que por otra parte me apasiona, es a mediados de los noventa y enfilando este nuevo siglo cuando dan un giro en su manera de concebir los sonidos, una especie de vuelta de tuerca en la que podemos situar este "Sleepy Eyed", un álbum fantástico donde la banda se recrea en dibujar esa Música libre de nada que no sea el impacto directo del Rock.
Con un sonido directo y grabado como si fuera en vivo en los propios estudios, es lo más parecido a lo que la banda daba de manera visceral ante su público y a mí me encanta. Esta falta de "florituras" con respecto a su pasado (aunque realmente casi recuerdan a sus comienzos en algunos pasajes) no gustó mucho por parecer una especie de paso atrás en su estilo, sin embargo las composiciones son mucho mejores y sí poseen ese descaro y "salvaje" momento del Rock en estado puro.
Las guitarras enardecen los temas que son como llamadas al abismo sonoro en el cual nos meten, fantásticos riff y solos en estado de gracia, ¿sucios? ¿polvorientos? no creo, simplemente Rock. La batería nos sumerge en ritmos trepidantes con cabalgadas sin final y el bajo ayuda en ese empujón que nos lleva a las estrellas.
Un disco para no pensar en pasajes de calma chicha y sentir el vapuleo del Rock (etiquetas aparte como siempre) en el vientre, desde donde salen las emociones.
Bill Janovitz guitarra y voz. Chris Colbourn bajo. Tom Maginnis batería.

Songs:  Tangerine;  Summer;  Kitchen Door;  Rules;  It's you;  When you discover;  Sunday night;  Your stripers;  Sparkles;  Clobbered;  Sundress;  Twenty-Points (The ballad of sexual dependency);  Souvenir;  Crueler.

domingo, 25 de agosto de 2013

Surcos del Siglo XXI - 124

Una extraordinaria manera de volar sin aparatos, para que no todo sea "Pasear Por los Sueños" sino estar dentro de ellos.


Michael Chapman (Pachyderm) 2012


Para los seguidores incondicionales de Michael Chapman su obra anterior, ese "The Resurrection And Revenge Of The Clayton Peacock" bien pudo ser la extravagancia de un músico de vuelta de todo o la demostración de que no hay límites cuando se juega con el talento.
Como siempre ocurre en estos casos si el artista es de los que no creen en lo que dicen sino en lo que él hace pues... y parece ser que en este caso Chapman ha hecho caso omiso a las críticas debidas a ese cambio en su concepción musical (que por otra parte puede ser para siempre o algunas experiencias aisladas) y ha vuelto a meterse en la piel de alguien que cree que los sonidos ni tienen etiquetas, ni fronteras ni cadenas mentales que valgan y nos entrega este "Pachyderm" otra obra en un plano mental de maravillosa orgía sin reglas.
No sé ni me importa si será una saga, una trilogía, el material que le faltaba o lo que le dio la gana hacer un año después, pero este disco que se deja caer por nuestro "Paseo..." es una bendición de libertad conceptual y juego con la mente hasta donde quiera y como uno quiera jugar.
Con un sólo tema que ocupa las dos caras "Pachyderm" en la A y su remix en la B los 48'19'' totales del disco son una manera de provocarte un maravilloso sentimiento de somnolencia más allá de la propia realidad, con esa guitarra que insiste e insiste en sus cuerdas de acero vibrando los sonidos para que te vayan poseyendo conforme los minutos de escucha van pasando.
Algunos elementos electrónicos en la segunda parte y de nuevo un viaje alucinante al fondo de tus propios sueños, porque con la melodía que no cesa de indicarte lo que es, eso y ya está esta jam friki y absolutamente libre es un recorrido por algún paisaje que uno puede encontrar cuando está fuera de este mundo.
Dicho esto el concepto de obra como tal es la descomposición de la propia lógica, una secuencia repetida para que lo hagas tuyo o destroces el disco a patadas (yo prefiero lo primero) para realizar cualquier cosa que tu mente tenga pendiente y volar hacia el infinito.
Michael Chapman lo ha vuelto a hacer, demostrar que no todo es lo que parece, que los corsé se quedan ridículos si hay algo más que la imagen y lo que se piensa y por supuesto que nada ni nadie puede poner candados a nuestros sueños y si estos se mueven a través de la Música mucho menos.
Michael Chapman, compositor, intérprete, guitarra, vibráfono. Robert Antony electrónicos











Surcos del Siglo XXI - 123

Emociones encontradas en este encuentro con uno de esos grupos que en su día me impactaron de tal manera que me hicieron cambiar la percepción de muchas cosas en lo musical, a ver qué pasa...


Comus (Out Of The Coma) 2012


Evidentemente la primera pregunta debería ser ¿Por qué? tras cuatro décadas de aquella exuberancia en forma de Música que removió los cimientos de muchas mentes y se consideró como una obra imprescindible del Prog. más auténtico y mental, ¿Por qué? tras una retirada y paréntesis de silencios se unen de nuevo y tras varios años hacer una obra que pudiera ser o quizás nunca sea.
Me atreví a conseguir este "Out Of Coma" por ser quienes son, no soy partidario de las infinitas reuniones, y más reuniones, y más... de monstruos sagrados sin un motivo aparente o para cosas que no son nunca lo que debieran, pero eran Comus y eso podían ser palabras mayores.
Un disco que me deja con el regusto de algo inmenso pero que se queda a mitad de camino, talento por doquiera y un corte en seco cuando parece que todo va a estallar, sin embargo lo que hay y se puede discernir es sencillamente esplendoroso.
"Out Of Coma" en cuyo título veo la alegoría a eso que hemos comentado dicho de otras maneras "el Ave Fénix que levanta el vuelo tras..." es una demostración de que los autores de esta obra y por ende los continuadores de esa inmensa explosión de Música y energía mental llamada Comus pueden ofrecer mucho, muchísimo, pero por razones inexplicables se quedan a medias sin saber por qué.
Realmente se convierte en un mini LP y el recuerdo a una época gloriosa, cuando podía haber sido un maravilloso disco del siglo XXI y basta. Tres temas que ocupan la cara A, tres demostraciones musicales de lo que aún pueden dar, furiosas embestidas directas a los sentidos, una orgía sensorial que rescata lo más visceral y demoníaco de su Música, terrible sacudida a los cerebros dormidos que deambulan por este universo que se va pudriendo y en esos espacios disfruto de nuevo de la Música de Comus, de sus creaciones y de lo que podía haber sido, tres temas que son un viaje a las entrañas de la irrealidad y me hacen sentir vivo en pleno año del señor de... eso no importa, es Música y ya está.
Pero estos tres temas no tienen continuación y todo se queda en esos 23'36'' que dura la cara para sacudirse el muerto de hacer un disco completo con una suite en directo que ocupa toda la cara B y que en sus 15'49'' deja ese regusto amargo, primero porque es una grabación del año 1972 (que sólo coincide con el disco actual en la última cifra) y después porque el sonido es lamentable, lo cual quita el componente de lo añorado cuando hacían lo que hacían porque es difícil apreciarlo y con eso no basta.
Sigo amando la Música de Comus y lo haré hasta que mis sentidos dejen de apreciar los sonidos, por eso dejo la puerta abierta a que pueda pasar algo que en este caso se ha quedado a medias, por lo demás sigue siendo una manera de atravesar conciencias, aunque sea durante 23'36''.
Roger Wootton guitarra y voz. Glenn Goring, guitarra y voz. Bobbie Watson voz y percusión. Colin Pearson violín y viola. Andy Hellaby bajo. Jon Seagroatt woodwing y percusión.

side one:  Out Of Coma;  The sacrifice;  The return
side two:  The Malgaard suite 

Bring It On Home To Me (Roger Ridley)

video

Bring It On Home To Me (Animals)

video

To Love Somebody (Janis)

video

sábado, 24 de agosto de 2013

To Love Somebody (Bee Gees / Yvonne)

video

El Ajo Rojo - Grabaciones Dimensionales... A Modo De Manifiesto (Más o Menos)



Surcos del Siglo XXI - 122

Como traca final el verdadero espíritu del colectivo, todos reunidos en una grabación única que demuestra lo que son, el por qué, de qué manera...


El Ajo Rojo-Grabaciones Dimensionales (El Ajo Rojo-Grabaciones Dimensionales) 2006


Un documento auditivo sin igual, la auténtica visión del colectivo en Música, una recopilación hecha por y para demostrar lo que se hizo (parte de ello, claro está) y cómo se podían conjuntar tal cantidad de ideas, talentos y maneras de entender los sonidos.
Una recopilación del submundo de este reino que se desmorona, Psycho a tope y Ácido, mucho ácido por donde quieras pillarlo, verdadera demostración de libertad creativa y de libre albedrío a la hora de expresar sensaciones, sentimientos y alucinógenos viajes a través de la Música.
Las guitarras nos absorben para enviarnos a esos lugares no queridos por los popes absurdos, descerebrados y zafios de la supuesta cultura, el espacio es nuestro lugar, momentos tremendos de evasión en el infinito, volando, viajando, extrayendo el auténtico conocimiento de lo que cada uno quiere y no nos dejan desear, intimismo en instantes tan nuestros que cada nota se hace tuya, improvisaciones sin límites, todo es posible y nada es lo que parece cuando estos aguerridos extraños del universo se ponen a darnos lo que sus entrañas sugieren y que al final se resume en una palabra mágica que todos conocemos, Música, esencia, alma.
Folk instrumental, salvaje Rock Ácido, guitarras asesinas y voces que casi no se atreven a lanzar los exabruptos que todos querríamos oír y que a través de la Música son como un mensaje oculto en las melodías, los arpegios y riff que se desmoronan sobre las conciencias.
No es posible abstraerse de todo lo que nos llega, hay un lugar oculto en el corazón de la ciudad, la villa que es el centro de un universo que se destruye a sí mismo y que sin embargo alberga una forma de vida que algunos se empeñan en mantener tras el doloroso parto de sus comienzos.
Esto es lo que se ofrece, esto es "El Ajo Rojo-Grabaciones Dimensionales" una manera especial, única y muy privada de ver el mundo de los sonidos, una especie en peligro de extinción que hemos querido recuperar para que quien se atreva se meta de lleno en un universo fascinante, etéreo, novedoso y sobre todo y ante todo ¡¡¡Libre!!!
Si alguna vez te encuentras con alguno de ellos, escúchalos, posiblemente te digan cosas que nada ni nadie te comentarán jamás, eso sí a través de un lenguaje fascinante, eso que llamamos ¡¡¡Música!!!

TEMAS:  Vamos a volar;  Iluminaciones;  MKT;  La adquisición del conocimiento;  Tirolariro;  The pipe on the hob;  Mares Azules;  Maki's blues;  Musgosos en el césped;  Dime Dios;  Negro y Oro.



Surcos del Siglo XXI - 121

Un momento emocional y particularmente especial para el que suscribe porque nos llega algo que por cercano en el sentimiento se aleja de mi propio entendimiento en lo musical.


El Ajo Rojo (La Reina Del Amor) 2007


Haré mías las palabras prestadas por voces cuyo entendimiento van más allá de lo razonable, haré que mis emociones queden libres al escuchar los sonidos que me llegan, buscaré la manera de percibir lo que pretenden estos genios ocultos de creaciones imposibles, haré... porque llega el génesis, la razón de todo lo que este maravilloso proyecto como colectivo ha sido, es y será a pesar de quien lo niegue, aunque sea en la memoria, nos acompaña El Ajo Rojo, la gran paridora de emociones y sueños fuera de la propia seguridad del mundo que nos rodea, lo real e imaginario hecho Música.
No puedo ser un mero espectador cuando alguien cuya mente me enardece forma parte de algo que supera los límites de la realidad, cuando un músico llamado a sí mismo El Cura Víctor se encuentra escondido tras las angustiosas atmósferas que surgen del disco y junto a sus secuaces, músicos y enigmas como él transforman la mente en un torbellino de ideas hechas para soñar, volar, viajar a un mundo tan desconocido como fascinante, tan maravillosamente visceral como sensual y emotivo.
"La Reina Del Amor" es una obra eterna, porque puede durar todo lo que la mente quiera, creaciones absolutamente brillantes, engarzadas entre las improvisaciones y las melodías estudiadas con estructuras, desgarros auditivos para que la piel salte hecha jirones ante lo que se le viene encima.
Armónicas quejumbrosas, guitarras de todo tipo y manera, electrizantes solos sobre bases rítmicas a base de percusiones sin final que arañan en el acero o acarician en las acústicas, ese sitar que me vuelve loco y que lo haría con cualquiera si el mínimo de sensibilidad existe tocado por las manos prodigiosas de un iluminado, teclados para crear atmósferas que parecen sacadas de mundos lejanos, ajenos y sin embargo están contigo envolviendo todo el conjunto, Space Rock, viajes cósmicos sin naves que te sustenten, tu mente, la imaginación y los deseos.
El sentimiento en las composiciones que traspasa el soporte musical convirtiéndose en algo que se pega a la piel como el vestido húmedo por la lluvia, instrumentales sin final para que la garganta sea la que uno quiera gritando a los cuatro vientos lo que siente y más guitarras en efectos, fuzz, mucha distorsión junto a lo que lleva el ritmo, el alma de quienes son.
El Cura Víctor al sitar, tabla y teclados. El Misionero en la guitarra acústica y armónica. El Innombrable guitarra eléctrica y efectos. 
Alejandro El Rey del Cuantry guitarras. Carlos Treski guitarras. Fernando Dedos Ligeros guitarra eléctrica. Alejandro Camarón teclados. Juanjo Starvation teclados batiscafo. El Balrog teclados.

TEMAS: ¿Quién era eso?;  Nobody cruel;  Zluta Ponorka;  Boogieva en Aranjuez;  Cobra;  Valle oscuro;  Algo de espacio;  Balrog Blues;  Perro eléctrico;  Pásame una interferencia;  La Reina del Amor















Con todo mi Aprecio, Respeto y Afecto a Pablo y Eduardo, porque sin ellos muchos de mis sueños no hubieran sido posibles. 
Gracias por estos años de continuas sensaciones.

Surcos del Siglo XXI - 120

¿Vivimos en la realidad? ¿en un sueño? todo es relativo cuando se mezclan los deseos y la Música que hace que la vida sea algo ajeno a lo que nos rodea.


El Misionero (Espanto) 2005


Una excepcional manera de pasear por los sueños, ahora que ese nombre nos recuerda tantas cosas, un viaje alucinante a lo más profundo de nuestras conciencias a través de la Música de la mano de un artista muy especial que con su guitarra, su talento y sus creaciones recrea una realidad fuera de todo lo real, una manera de ensoñación, misterio y deseos.
"Espanto" es una odisea más allá de nuestros sueños, un mundo "dibujado" por las notas que se meten en tu subconsciente y te adentra en aquello que el autor quiere proponer con sus creaciones realizadas en forma de sonidos con su guitarra y efectos.
Cuando nada es lo que parece y las pesadillas toman el horizonte en el cual los sentidos se mueven esas guitarras electro acústicas invaden tus sentidos con toda la amalgama de efectos para conseguir que la piel se erice más allá de lo que podemos suponer. Angustias traspasadas en la carne que espera, momentos de sensualidad emocional con esas cuerdas de acero que acarician antes de golpear en lo más profundo de los sentimientos y de pronto el estallido por encima de cada suspiro respirando la atmósfera llena de los sonidos, eso que llamamos Música, eso que nos envuelve, nos ata, nos lleva...
Maravillosa odisea sin mares ni tormentas, tú mismo eres ese océano donde todos los sentimientos se convierten en un camino sin retorno, viaje infinito hasta los confines de tu mente, visionario espectro de cicatrices provocadas por la Música que emerge más allá de todo lo conocido, "Mar" emociona, es un golpe a las entrañas para navegar sin rumbo, "Mtk" un puñal hacia el infierno de nuestras conciencias, "Mallard"...
Música, instrumental y efectiva con una guitarra, un ambiente que se crea al creer lo que se escucha y algo más, la imaginación de cada uno fuera de cualquier instante que nos ate a nada que no sea lo que deseamos percibir en unos sentidos ajenos a la realidad.
"Espanto" es una obra excepcional, una pintura realizada con Música, el dibujo de un sueño que se palpa por los sonidos y se impregna en la piel que actúa como el lienzo donde el artista pinta sus deseos, una manera de describir lo onírico escuchando eso que nos lleva, nos atrae, nos hace, nos divierte y a la vez asusta.
El Misionero guitarra y efectos, composición, interpretación, sueños y alegorías del viaje.

TEMAS:  Mkt;  Mallard;  Tkm;  Mar;  MtkktM;  Glup;  Al final de todas las cosas


Surcos del Siglo XXI - 119

Una segunda andanada que nos viene dada por ese colectivo de sueños y soñadores llamado "El Ajo Rojo - Grabaciones Dimensionales" para que la monotonía no pueda con nuestra mente.


El Brujo (Magix) 2005


Una excepcional experiencia sensorial desde la guitarra, así me viene dado el trabajo llamado "Magix" de un músico tremendo que cuando se pone a las seis cuerdas no deja indiferente.
Un disco donde este instrumento toma el protagonismo de manera absoluta, no hay resquicio para nada a pesar de los teclados que envuelven en algunos temas y esas programaciones de percusión que en mi opinión surgen de vez en cuando forzadas, porque con sus dedos y la guitarra suple de sobra ese añadido.
Sección rítmica aparte el Psycho Rock propuesto por El Brujo es eso, un embrujo que te engancha desde el primer momento, especialmente cuando se lanza con esos riff abrasadores para que cabalgues sin pausa o se detiene en el tiempo acariciando los sentidos con los arpegios y punteos desorbitados, pura magia.
A golpe de emociones se nos coloca en los sentidos y traza esos trallazos directos a las entrañas con seis cuerdas que parecen cobrar vida, guitarra sublime y tocada en clave de virtuosismo cuando le da la gana o con los sentimientos sin límites cuando quiere, como esa entrada bellísima llamada "Armu" que bien podría ser la banda sonora de cualquier sueño, melodías infinitas sacadas de cualquier rincón del alma.
Un disco instrumental donde la sorpresa te espera después de cada estrofa, cada golpe de riff o solo de guitarra porque los cambios de ritmo son constantes, toques Prog. de lejanos instantes y mucha Psycho para engrandecer tu mente. Dominando cada tempo y el instante en el cual su instrumento puede arrasar con lo que le pongan por delante.
Compuesto, programado, arreglado e interpretado por Robert Freak, "El Brujo" que demuestra que hacer magia no es cosa de cualquiera, fuzz salvaje en otras lecciones de salvaje guitarreo contenido, armonías y momentos que son como un viaje a través de ese instrumento para perderse en el acero que te desgarra. 
Si te gusta que una guitarra te lacere el cuerpo, "Magix" es un disco para apreciar cada caricia de los dedos en ella, dejándote ir donde quiera llevarte.
Cuando los ángeles lloran, alguien escucha Música. Hagamos que lloren llevándoles las melodías de este tipo que no sabe de límites.

TEMAS:  Armu;  Huevos y papas;  La escalera de Jacobo;  La primavera;  Maribel;  Mario II;  Mario Magix;  Pat;  Ruptura;  Tiro lari ro;  X Magix