jueves, 31 de julio de 2014

Poster


Música


Siempre he sido capaz de reconstruir mentalmente cualquier pieza musical. Cada una de las notas de la melodía. En alta fidelidad. Soy como una gramola. 
Desgraciadamente no puedo demostrarle a nadie ese prodigio, deben confiar en mi palabra.


"Pues eso"



Ollie


The Gates Of Delirium


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCXXXII

Grupo de pequeña trayectoria (¡¡y quienes no según se puede ver!!) que nos dejó detalles de lo que es la Música cuando se sabe hacer.


Catapilla (Changes) 1972


De Londres, con el sello Vertigo tras ellos y en una situación de experiencia musical enorme no podían hacer otra cosa que no fuese Prog.
Catapilla fue otro de los grupos efímeros que pasaron por el panorama inglés de principios de los setenta llenando de magia y sonidos ese espacio que nació, creció y se fue difuminando en torno a una Música única que no ha tenido parangón posteriormente.
De nuevo con la libertad creativa en estado puro el grupo realizó dos obras memorables, su disco de presentación "Catapilla" y este "Changes" que es su segunda obra y despedida. Tremenda y original como pocas, con una formación en la cual se detecta ese gusto por los sonidos más allá de lo habitual, conjuntando perfectamente el desarrollo de guitarras con el órgano y teclados y el uso de saxo y flautas que chocan de manera frontal pero muy efectiva a la hora de la interpretación.
Por supuesto sería un pecado obviar la voz de Anna Meek que desde ese tono de lejana lujuria nos abduce como enamora llevando los temas por caminos muy arriba en la calidad vocal. Excepcional durante todo el disco, en los momentos en los cuales la banda se lanza y ella entona como saliendo de la nada simplemente lo borda.
Cuatro temas para un álbum tan distinto como completo, dos suites de enorme recorrido, la bella "Reflections" donde todo forma un collage mágico en los 12'06'' de gloria musical y la sorprendente melancolía de "It Could Only Happen To Me" que en 12'07'' llena de emociones todo lo que toca; junto a ellas otros dos trallazos a modo de bomba sin espoleta que te estallan en los sentidos, "Charing Cross" con un solo de guitarra enervante y la voz de Meek llegando hasta donde le da la gana y el funky nada disimulado de "Thanks Christ For George", en la cual el saxo se te mete por la piel y se hace parte de tus entrañas, ¡¡formidable!!
Un disco para degustar Música de calidad, especial y diferente, original y turbadora, porque si algo se puede decir de Catapilla y creo que es mucho es que tienen la rara cualidad de no ser parecido a ningún otro grupo, un logro al alcance de muy pocos.
Graham Wilson guitarra. Ralph Rolinson órgano y piano. Carl Wassard bajo. Brian Hanson batería. Robert Calvert saxo y flauta. Anna Meek voz.


De Vinilos y Otras Glorias MCXXXI

Otro de esos grupos de efímera vida y que sin embargo dejaron una huella para recordar gracias a su calidad.


Cressida (Asylum) 1971


Segunda y última entrega del grupo inglés que como tantos de los que salieron en el período practicando Prog. maravilloso y creativo duró un suspiro para lo que nos entregaron (o como siempre se puede decir y en especial un querido amigo lo dice mejor lo bueno si breve por si acaso...)
De lo que no cabe duda es que de esos grupos denominados "menores" (con todo el respeto musical del mundo) dentro de la escena Prog. inglesa para diferenciarlos de esos monstruos sagrados intocables e inaccesibles se trata de una de las bandas más originales y valoradas por ello, un grupo que demuestra una capacidad creativa que lleva muy lejos.
"Asylum" no se desvía un ápice de estos planteamientos y siguiendo la estela de su portentoso debut nos deja un disco instrumentalmente maravilloso, perfecto y cuidado sobre todo en las composiciones con unos arreglos más complejos y perfeccionados. La perfecta conjunción de los arreglos orquestales con los pasajes de la banda dan una idea de grandiosidad y extienden los sonidos más aún, ayudando en esos continuos cambios que los temas tienen cuando se lanzan en las suites más largas como la exhibición de "Munich" un temazo que comienza con una orquesta de guía y se desarrolla entre solos de guitarra preciosos, la banda apoyando con una sección rítmica de alto voltaje, el órgano y de nuevo cambios para volver al génesis, realmente descomunal.
La demostración instrumental de los músicos es de un nivel altísimo, la guitarra de John Culley deja constancia de sus paseos Rockeros mientras que el bajo de Kevin McCarthy da otra dimensión a la base que sostiene los temas. Canciones elaboradas, brillantes, sobrias y elegantes con una voz que simplemente arrulla para que el resto entre solo demostrándose esto sobre todo en los temas más largos como el mencionado "Munich" o la suite "Let Them Come When They Will" maravillosa demostración de composición, arreglos, interpretación y guía de una voz que parece indicar cómo y de qué manera.
La calidad del grupo se demuestra en la capacidad para tocar estilos pasados por esa magia Prog. que lo impregna todo, como el Folk y el Pop barroco que rezuman delicia en los temas "Lisa" o "Summer Weekend Of A Lifetime"; divagaciones para órgano y piano de corta duración junto a emociones de Rock más clásico se dan cita en un álbum tan completo como bello, tan intenso como mágico.
Prueba algo sugerente, quizás te enganche la idea de que aún puede ser si uno lo piensa, lo cree y se lanza a ello.
Angus Cullen voz y guitarra acústica. John Culley guitarras y voz. Peter Jennings órgano y piano. Kevin McCarthy bajo. Ian Clark batería. Harold McNair flauta.

SIDE 1:  Asylum;  Munich;  Goodbye post office tower goodbye;  Survivor;  Reprieved
SIDE 2:  Lisa;  Summer Weekend Of A Lifetime;  Let Them Come When They Will


De Vinilos y Otras Glorias MCXXX

Hace mucho que nos acompañaron en nuestro "Paseo Por Los Sueños" y ahora vuelven para deleitarnos de nuevo con su calidad.


Patto (Hold Your Fire) 1971


El Prog. no más ni menos que otros estilos pero en demasiadas ocasiones, nos ha dejado el rastro de bandas geniales que por una u otra circunstancia no pudieron ir más allá a pesar de su calidad.
Uno de esos ejemplos es Patto, la monumental banda que toma su nombre del cantante Mike Patto y que todo aquello que realizó está impregnado con una calidad que asusta. Este trabajo que nos acompaña, "Hold Your Fire" es su segundo disco que sigue la estela de calidad de su debut. Una obra que vuelve a asentarse sobre todo en dos pilares fundamentales, la prodigiosa voz de Mike Patto y sobre todo su capacidad interpretativa y el talento de Ollie Halsall, guitarrista tremendo de una intuición y técnica soberbias que es capaz de inventar así como de seguir las pautas cuando se necesitan. Todos los temas del disco están compuestos por Halsall y en cinco de los ocho participa como coautor Patto.
Disco directo y sin concesiones los temas y todo el espectro sonoro en el cual se mueve van desnudos de artificios Pop y se desenvuelven en el engranaje Rock Blues tocados y tratados por el talento de los músicos que realizan una exhibición tras otra. El comienzo brutal de "Hold Your Fire" es una andanada que te deja seco y sin respiración con una banda entregada y llena de energía mientras la guitarra te rebana poco a poco la piel, algo colosal. A pesar de todo este segundo trabajo está más cuidado que su debut, definido y a nivel compositivo enorme porque puede estar recorriendo diversos momentos de estilos que se acoplan perfectamente a los temas como ese baladón de altos vuelos llamado "You, You Point Your Finger" en el cual la voz parece una caricia que levita sobre todo lo que hay detrás, realmente precioso.
Todo suena a algo que se sabe pero perfectamente modificado para parecer distinto, ramalazos de Blues clásicos pasados por ese toque Prog. que manejan como pocos ("How's Your Father") tremendas composiciones con ritmos entrecortados y cambiantes sin mediar muchas experimentaciones, sólo la guitarra dándose un festín y la banda compacta y segura siguiendo a esos dedos que parecen no tener límite "Air-Raid Shelter" es una barbaridad en clave jazzy abrumadora.
Un grupo a descubrir para disfrutar de la buena Música en clave de Prog. desgarrado y primario, maravilloso y emotivo.
Mike Patto voz y piano. Ollie Halsall guitarra, piano, órgano y voz. Clive Griffiths bajo y voz. John Halsey batería y percusión.

SIDE ONE:  Hold Your Fire;  You, You Point Your Finger;  How's Your Father;  See your at the dance tonight
SIDE TWO:  Give It all away;  Air-Raid Shelter;  Tell me where you've been;  Magic Door

miércoles, 30 de julio de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MCXXIX

Otra leyenda que lo fue gracias a su idea musical al margen de la producción que se redujo a escasos tres trabajos.


Second Hand (Reality) 1968


Siempre me ha parecido que el Prog. y la Música en general que proponían cosas distintas, mentales y diversas no hubiera sido posible sin estos grupos que en poca producción en cuanto a Música abrieron las ideas y crearon mucho de lo que más adelante se fue extendiendo en las cosas que llegaban y si bien es cierto que los grandes son lo que son estas maravillosas bandas ayudaron a que la libertad y la creatividad se concibieran como algo más que natural.
Second Hand tuvieron un debut más que sonado con este "Reality", un disco impactante que es parte de la leyenda de la propia banda, una legendaria formación de la escena friki de la zona de Nothing Hill en Londres, un maravilloso lugar donde las posibilidades para la recreación de ideas en cualquier tipo de actividad artística eran tan naturales como quienes creían en ellas. 
Por supuesto la Música no escapaba a la saludable manía de investigar, desarrollar la fantasía compositiva e instrumental y este disco es una prueba de lo que decimos de manera absoluta y radical. La mezcla conseguida entre la Psycho de finales de los sesenta con el Hard Prog. más caótico y desenfrenado es simplemente increíble y parece no tener sentido pero con unos arreglos sorprendentes y momentos instrumentales grandiosos logra esa locura que te envuelve y embelesa llevándote de paseo por todo lo que proponen fuera de la norma (o sea todo)
Una experiencia sonora que disturba y atrae, maravillosa la concepción del sonido sin límites, todo es posible y te puede llevar a cualquier parte, distorsiones en mitad de los temas y esas voces que te atrapan si remedio, desenfreno instrumental entre el free Rock  y la incandescencia de lo anacrónico, acid pop ("A Fairy Tale") o delirante Hard Rock ("Rhubarb!") ilimitado Psycho Prog. en dosis para revivir cualquier alma dormida ("The World Will End Yesterday")
Un disco hipnótico, depresivo en ocasiones, oscuro y lleno de color por igual, un estallido de sensaciones que atacan a los sentidos sin pausa, maravilloso y sorprendente, frenético... algo que lleva más allá de lo esperado y eso no tiene precio, al menos para el que suscribe.
Déjate atrapar por una Música que no sabe de normas ni reglas, deja tus sentidos en libertad absoluta y saborea el placer de no saber hasta donde llegarás.
Ken Elliott voz y teclados. Bob Gibbons guitarra. Arthur Kitchener bajo. Kieran O'Connor batería.

SIDE 1:  A fairy tale;  Rhubarb!;  Denis James the clown;  Steam tugs;  Good old '59;  The World Will End Yesterday
SIDE 2:  Denis James;  Mainliner;  Reality;  The Bath Song



De Vinilos y Otras Glorias MCXXVIII

Un tremendo grupo que revolvió los cimientos de toda la escena underground inglesa con su manera de entender la Música.


Edgar Broughton Band (Sing Brother Sing) 1970


El segundo trabajo de la Edgar Broughton Band quizás no tuviera el impacto de su primera obra con la que dejaron boquiabiertos a más de uno y se convirtieron en iconos de culto en esos lugares donde escuchar Música con total libertad era ley, pero este "Sing Brother Sing" atesora tanta calidad como su primer disco aunque fuese más esperado y menos sorpresivo.
Absolutamente político y desgarrador, visceral por la propuesta y ligado a la izquierda más radical en su concepción ya uno de sus temas que fue lanzado en formato single "Out Demons Out" se convirtió en el (digámoslo así por acercarnos en algo al impacto que produjo) himno de la libertad tomado por la juventud de finales y principios de los 70 en Inglaterra. A pesar del éxito entre el público por esta descarada toma de conciencia las exigencias discográficas dejaban para el directo mucho de esa libertad absoluta y sin trabas y en su disco nos ofrecen un más que elegante equilibrio entre esa idea de rebelión artística y lo que comercialmente pudiera ser un poco más llevadero (aunque decir eso en la Música de EBB sea un poco ridículo porque les censuraban algunas que otras frases) a pesar y gracias a todo de su impacto sonoro llevado hasta los sentidos para golpear las conciencias.
Un disco que no baja la guardia en lo radical, con un sonido duro, "sucio", rayando lo tremendista, delirante y aún así consiguió un reconocimiento más allá de esa escena oscura y casi escondida por la que se desenvolvía la banda.
Angustia sonora cuando quieren herir para llamar a gritar lo que no debe ser, momentos de tensión sostenida como en la antimilitarista "Refugee", un delirio auditivo en el Blues con armónica rayando lo surrealista que es "Old Gopher" y el frikismo de tantas cosas en el gran final "It's Falling Away".
Aún así se permiten caminar por senderos novedosos para ellos como las suites que parecen el abrigo de escenas teatrales al uso "The Moth" y "Psychopath" aunque manteniendo ese cinismo que impregna toda la obra.
Un disco tremendo para conciencias sin límites, Música para creer a pesar de los pesares y más que les pese.




domingo, 27 de julio de 2014

Poster


Música... En Blanco y Negro






Come On In My Kitchen (Robert Johnsosn)


Come On In My Kitchen (ABB)


Come On In My Kitchen (Climax Blues Band)


De Vinilos y Otras Glorias MCXXVII

Una dama de la Música y una emoción cuando canta. "Paseando Por Los Sueños" y un increíble talento con nosotros.


Etta James (At Last !) 1960


El álbum debut de Etta James es a la vez el más completo y logrado de su dilatada carrera, lo cual y pensando en la calidad de la artista y todo lo que hizo en casi cincuenta años de unión con la Música eleva a la categoría de joya este "At Last!" que es una demostración de lo que era capaz de hacer.
Entre el Soul y el R'N'B con mucho de los dos estilos y definida según los momentos como cantante capaz de llegar a todos los rincones de los mismos en este disco ya nos envía un mensaje claro sobre su forma de cantar, dulce y a la vez enérgica, un impulso hecho voz que traspasa más allá de lo que uno espera. 
Al igual que otras cantantes negras de la época gran parte del éxito de Etta fue superar las barreras raciales para hacer que su talento y su obra fuesen mucho más allá de los prejuicios y con este disco hace añicos todo eso que encerraban en un límite estúpido lo que la Música como alma y parte global de los sentidos debe ser. Sus increíbles interpretaciones de temas eternos como "At Last!" o "Trust In Me" consiguen que parezcan hechos para su voz y su manera de cantar, la sensualidad que rezuma en la enérgica y elocuente "I Just Want To Make Love To You" que estremece con los primeros sones o esa preciosidad con la que empieza el álbum "Anything To Say You're Mine" para descubrir el gusto por la belleza cantada.
Un disco que es eso, una demostración clara de lo que una de las más grandes podía hacer, la entrada en el universo de la Música de una artista muy especial que siempre mantuvo su personalidad y lo que creía por encima de todo y que lo demostraba con jirones de piel en forma de canciones escupidas más allá de las estrellas.
Si te gusta el Soul, el R'N'B y la Música que hace soñar "At Last!" es una joya de las que se llevan puesta para lucirlas y tus sentidos agradecerán el regalo porque no hay una sola nota ni un sólo párrafo cantado que no lleven ese sentimiento que lo hacen grande.

Side 1:  Anything To Say You're Mine;  My dearest Darling;  Trust In Me;  Sunday kind of love;  Tough Mary
Side 2:  I Just Want To Make Love To You;  At Last!;  All I Could Do Was Cry;  Stormy Weather;  Girl of my dreams

sábado, 26 de julio de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MCXXVI

Un artista que supo deambular entre varios estilos sin verse nunca perjudicado en la calidad de su obra, porque resulta ¡¡mira por donde!! que era muy bueno.


Curtis Mayfield (Roots) 1971


El Soul, el R'N'B y el Funky se dan cita en esta tremenda obra de un artista muy especial que quizás se vio tapado en todo lo que era por los enormes talentos que deambulaban por la Música en la época pero que en momentos como este "Roots" dejaron su impronta como autor y creador de magia.
Uno de los discos más influyentes del Soul de los setenta por sus mensajes sociales y sobre todo por la calidad de sus composiciones que llegan desde la creación de los propios temas, un portento de canciones bien elaboradas y mejor transmitidas para ser ejecutadas en el vinilo (el productor es el propio Mayfield) con unos arreglos orquestales realmente preciosos.
La voz aterciopelada de Curtis nos regala toda la seda de la cual está dotada, esa sensación de caricia suave que se pasea por los sueños y que se posa en la piel. Una voz que no deja de emitir mensajes que dan en lo más profundo del alma tomando siempre ese compromiso social en el cual se movía para expresar la injusticia a la que su raza estaba expuesta. "Underground" comienza con una arenga que llega directa para seguir con ese ritmo que te engatusa a través de riff cargado de poder y solos que queman en la piel, brutal.
Disco de temas extensos para desarrollar instrumentalmente y llegar hasta el cielo, ritmos que se pegan a la piel y te hacen mover cuando te atraviesan, como esa andanada llamada "We Got To Have Peace" para no parar o la introducción en clave funky "Get Down" una fiesta para los pies. 
Si de disfrutar se trata con un disco de grandes esperanzas y Música sublime "Roots" es uno de esos momentos, sonidos imperecederos, eternos, llegados desde la magia de un artista enorme que recreó todo el espectro social en el cual se movía a través de lo que sentía como músico y dejó una obra inmensa difícil de superar. Temas como "Beautiful Brother Of Mine" dan cuenta de la dimensión como creador de este tremendo músico y su talento para llegar hasta las profundidades del alma, algo permitido a muy pocos.

SIDE ONE:  Get Down;  Keep on keeping on;  Underground;  We got to have peace
SIDE TWO:  Beautiful Brother Of Mine;  Now You're Gone;  Love to keep you in mind


De Vinilos y Otras Glorias MCXXV

Por aquello de que nos gustan los mitos uno de los que aún pueden presumir de serlo y creo que se lo llevarán puesto cuando les llegue la hora.


Aretha Franklin (Aretha Now) 1968


No hablamos sólo de un músico cualquiera sea mejor o peor, hablamos de una de las personas más influyentes en la historia de la Música y eso es algo muy serio, pero que muy serio.
Aretha tuvo que lidiar con dos cosas que iban contra ella desde que inició su carrera como artista, ser mujer y ser negra (o al contrario que me da igual y si alguien tiene alguna estupidez que decir sobre el tema me importa una mierda) y que además de esos impedimentos haya conseguido ser una figura fundamental en la Música Soul en particular y en la Música global tiene un mérito que espanta.
"Aretha Now" es otro trallazo de esa gloriosa época que abarca desde el año 67 hasta el 71 y que dejó el sello de todo lo que tenía que dejar, un disco envuelto en la tremenda revolución social que se vivía, conflictos, muertes y marginación sexual, social y racial. Una obra en la cual el talento de esta mujer increíble volvió a salir por encima de todo con brutales andanadas enviadas al entrecejo como esos dos impactos "Think" y "I Say A Little Prayer" y una demostración más de entrega en todos los aspectos.
Una banda clásica puesta por la casa de discos a su disposición para que todo saliera como debía consiguen un disco clásico pero no por ello de menor nivel que otros, porque estaba de dulce y la voz de esta magistral cantante se eleva por encima de todo para arrancar astillas de los corazones, brutal cuando canta ¡¡qué sentimiento, por dios!! un poder en esa garganta para hacer pedazos cualquier defensa, transmitiendo eso que llevaba desde el alma y que sólo los genios pueden hacer llegar apoyada en su piano que suena como los ángeles.
Soul de nivel superlativo y ramalazos de Blues brutales, como ese "Night Time Is The Right Time" donde demuestra que si se quiere sentir no hace falta llorar, hay que escupirlo al viento como ella lo hace, bárbaro.
Ni mejor, ni peor, ni más ni menos, un disco de Aretha en esos años en los cuales iba tan sobrada como para hacer que temas de genios y fantasmas de lo sublime como "You Send Me" parecieran la vuelta a la vida del gran Sam Cooke que la acompañaba desde las estrellas. A partir de aquí despreciarlo o amarlo es cosa de cada uno, yo ya tomé mi decisión hace... pues eso.

SIDE ONE:  Think;  I Say A Little Prayer;  See Saw;  Night Time Is The Right Time;  You Send Me
SIDE TWO:  You're a sweet sweet man;  I take what I want;  Hello sunshine;  A change;  I can't see myself leaving you

De Vinilos y Otras Glorias MCXXIV

Alma y Música se dan la mano en un sentimiento que este músico llevaba más allá de los propios sonidos.


Marvin Gaye (Let's Get It On) 1973


En los primeros tiempos como artista la Música de Marvin Gaye no causaba un impacto tan deslumbrante como la llegada de esos primeros años setenta en los cuales creó unos discos que generaban más allá de lo que se transmitía en los vinilos.
La sensualidad en su manera de cantar, la forma de posicionarse con los temas y la implicación personal en las obras produciendo sus propias creaciones dieron lugar a joyas del calibre de este "Let's Get It On" que parece un manual sacado del alma para mantener el calor en el cuerpo mientras se escucha Música.
Sensual, emotivo, ligado a lo más profundo de los sentimientos, cada tema parece un roce en esa piel que espera con los labios dispuestos a erizarla. La manera de componer de Gaye, sean los temas más melódicos, sean aquellos en los cuales el ritmo te lleva solo, hace que todo se transforme en un mágico escenario en el cual la Música te convierte en protagonista de un sueño emotivo, muy emotivo y dejarse llevar y levitar con ella es tan fácil como creer en lo imposible.
Además y por si faltara algo en este torbellino de sensaciones la voz del artista nos sumerge en un letargo del cual es difícil abstraerse porque tan embaucadora, tan directa a los sentidos te envuelve sin remedio. 
Una obra del mejor Soul con ese toque de ritmo y melodías que llevan, instrumentalmente perfecta, interpretada por unos músicos que se entregan a lo que el autor propone sin desentonar lo más mínimo y los arreglos al nivel y altura de todo lo que se escucha, especialmente impecables en los momentos orquestales y los conjuntos corales metidos en el momento adecuado.
Disco íntimo, para momentos en los cuales el alma pide calma, los sentidos no estar y las sensaciones buscan su espacio entre todo lo que nos llega. Una obra preciosa y bella para seguir creyendo que aún es posible.
¡¡Déjate inundar por Marvin Gaye!! no pierdes nada en el intento y puede que encuentres algo que nunca habías esperado.

SIDE ONE:  Let's get In on;  Please don't stay;  If I Should die tonight;  Keep gettin' It on
SIDE TWO:  Come get to this;  Distant lover;  You sure love to ball;  Just to keep you satisfied




De Vinilos y Otras Glorias MCXXIII

Un mito de la Música nos hace el honor de pasearse por nuestro espacio para que las emociones se disparen... y algo más.


Isaac Hayes (Hot Buttered Soul) 1969


Cuatro temas para 45'24'' es la presentación brutal de este "Hot Buttered Soul", la Música que llevaba en el alma y en la cabeza Isaac Hayes y que contra todos se propuso modelar a su manera. Y es que Hayes no entendía el Soul de otra forma, su manera de concebir los temas, fuesen suyos o ajenos (en el álbum hay uno propio y tres versiones de otros grandes de la Música) con esos arreglos tan formidables como elegantes y sublimes son el santo y seña de sus comienzos, una extraordinaria carrera que en los primeros años elevó a cotas inesperadas el sentimiento por el Soul y su significado como Música de una raza primero y universal después.
Como siempre los arreglos orquestales van por un lado y la banda al uso por otro uniéndose perfectamente en las melodías que este genio conseguía bajar hasta rozar la piel y sacar una sensualidad pocas veces vista. Evidentemente la calidez de la Música en los momentos de calma relajante van acompañados por la única y exclusiva voz de Hayes que es la erótica cantada, un susurro estremecedor que eriza la piel mientras todo a su alrededor va cayendo lleno de sonidos y emociones en forma de notas.
Una voz con la que juega a ser el maestro de ceremonias de un disco que vuelve a dar una vuelta de tuerca a todo lo conocido en la época; segundo trabajo, rompedor con unos cánones que no le iban, que saltándose las normas hace suyo ese estado de director de orquesta en el vinilo para provocar arreglos eternos en los temas en los cuales el lucimiento de los músicos (especialmente en este caso el piano y teclados del propio Hayes y la guitarra incendiaria de Michael Toles) son otra pieza en este puzle que una vez unido contiene una barbaridad musical que llega a lo más profundo.
Todo lo que se pueda expresar a través de la Música lo hace Hayes sin aparente esfuerzo, desde los ritmos machacones para danzar sobre ellos de "Hyperbolicsyllabicsesquedalymistic" a los cambios continuos con orquesta y grupo de "Walk On By" pasando ¡¡cómo no!! por el recitado sensual en clave de rap que da en "By The Time I Get To Phoenix" hasta esa delicia emocionante del "One Woman" de Bacharach.
Un disco para soñar, suspirar y llegar hasta lo más íntimo con un hombre que sabía entrar en los sentimientos como pocos.

Música


Hace demasiado tiempo que la Música es lo único en esta vida que me entiende. Será que mis sentimientos no los puedo expresar como quisiera y por ello no llegan como deberían hacerlo, pero lo cierto es que con la Música eso no me ocurre. Creo que me entiende y en ocasiones yo la entiendo a ella, es en esos momentos cuando una especie de halo mágico se crea y puedo estar en cualquier parte porque no importa lo más mínimo, simplemente estoy con ella y el lugar carece de significado.

La Música es la única con la cual el interior de mi mente no me resulta tan absurdo como en ocasiones parece. Viene y escapa con la misma facilidad que esas ideas que no pueden ser y sin embargo guían el por qué de mucho de lo que hago pero siempre termina teniendo un sentido. Los sonidos me hacen suyo y sé que en ese momento soy yo, no tengo esa sensación tan abrumadora en ningún instante de mi vida.

Skip James


Old Time Rock & Roll


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCXXII

Algo insólito por lo que supuso y sobre todo por el artista implicado en el hecho, de cualquier forma una belleza para degustar.


Robbie Robertson (Music For The Native Americans) 1994


Se podría decir que Robbie Robertson, el líder y alma de The Band durante más de una década tenía una deuda pendiente con una Música ajena a su estilo de toda la vida y que al ofrecerle realizar la banda sonora para la serie de The Native Americans la pudiera por fin pagar.
El disco se convierte en una elegía para los pueblos (o naciones que dicen ellos) indios americanos, un homenaje en clave de sonidos espectrales y delicados que viajan por los siglos y se van posando poco a poco en la actualidad, un presente que los recibe a ritmo de sinfonía de una belleza enorme.
Voces y coros de los propios integrantes de esas naciones van llenando el espacio en los temas de marcado carácter minimalista mientras que la voz de Robertson, más ajustada y delicada que en otras ocasiones, se guarda para los ritmos y melodías más cercanas a la demostración de fuerza que se quiere dar a entender en otros pasajes de la obra.
El resultado es un disco de una factura impecable donde los teclados, los arreglos orquestales y los efectos se hacen con todo el ambiente que se pretende recrear, un mundo de enigmáticos sonidos para una forma de vida que no se ha perdido pero que se quiere revitalizar por lo que fue; la belleza de todo lo que nos llega se ve agrandada por la guitarra de Robertson, delicada, casi sensual que se ve envuelta en esos trances que el resto de los instrumentos consiguen. 
Una obra para un homenaje, un suspiro en el viento que pretende ser un grito desgarrado desde el silencio más profundo llegando hasta las entrañas cuando te va tomando poco a poco con la delicada textura que la seda que ofrece te viste, un disco de emociones contenidas al principio y que estallan de manera brutal conforme van pasando los 54'30'' de orgías sensoriales y sentimientos encontrados.
Disfrutar de la belleza aún es posible, Robbie Robertson nos acerca a ella para que la tomemos entre nuestras manos en este disco que es en sí mismo una oda a lo que gusta y enamora sólo con el roce de los sonidos.

Songs:  Coyote dance;  Mahk Jchi;  Ghost dance;  The vanishing breed;  It Is a good day to die;  Golden feather;  Akua tuta;  Words of fire, deeds of blood;  Cherokee morning song;  Skinwalker;  Ancestor song;  Twisted hair

viernes, 25 de julio de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MCXXI

Rockero con demasiadas comparaciones que nunca le han hecho justicia a lo que realmente fue su obra especialmente en sus comienzos.


John Cougar (John Cougar) 1979


Según algunas fuentes este "John Cougar" es el cuarto disco del rockero americano y según otras a las que me adhiero el tercero. Como esto da igual (al menos a mí me resulta indiferente) lo dejamos comentado y a otra cosa.
El caso es que el disco que nos acompaña y que fue creado tras el trallazo que supuso "A Biography" siguió sin reportarle a su autor la fama que buscaba (apareció más adelante con algo que no creo llegara a estos niveles de composición, pero es lo que hay) pero se marcó un buen disco de Rock'N'Roll que no desmerece en nada de otros que salieron en la época.
Quizás le perjudicó un poco el hecho de tener canciones de mucha calidad que hacen que se noten las que no llegan tan arriba aunque sean buenas y en ese sentido el disco tiene algunos altibajos evidentes pero los temazos que se salen lo hacen y mucho, como esa pedazo de andanada para abrir boca que es "A Little Night Dancin'"; el tema más roquero que haya escrito "I Need A Lover" o esas maravillosas baladas que jalonan el disco como "Great Mid-West" y especialmente la tremenda "Taxi Dancer" una excepcional canción revisada en este disco tras su presentación en el anterior trabajo. 
Por lo demás se trata de un disco muy del gusto de los que queremos esas obras que se pueden escuchar siempre y en cualquier lugar, las que dejas caminar y van entrando solas, un detalle que me encanta y que "John Cougar" lo tiene. 
Aún sin definir la banda que más adelante le acompañaría durante años los músicos de este álbum consiguen un trabajo impecable en cuanto al sonido rockero que le dan, especialmente logrado el juego de doble guitarras en los temas más impactantes y muy bueno el piano en las baladas y cortes más melódicos. La voz de Cougar como siempre, emotiva, muy de la calle y con esos momentos en los cuales se va arriba forzando para que todo sea más impactante.
Si te gusta el Rock'N Roll John Cougar lo da a toneladas, especialmente en esta época en la cual todo era como se pretendía y este disco no es una excepción. ¡¡Disfrútalo!!

A:  A Little Night Dancin;  Small paradise;  Miami;  Great Mid-West;  Do you think that's fair
B:  I Need A Lover;  Welcome to Chinatown;  Sugar Marie;  Pray for me;  Taxi Dancer

De Vinilos y Otras Glorias MCXX

Para los que creen que no se puede hacer Música de calidad sin perder algo a cambio, un grupo que fue un trallazo en el silencio.


Sea Level (Sea Level) 1977


De la escisión de una de las muchas espantadas de The Allman Brothers Band cuando Gregg se subía de tono nació Sea Level siendo Chuck Leavell su creador y mentor, una banda de una calidad inmensa gracias a la que atesoraban sus músicos, excepcionales y venidos de distintos grupos que lograron fundir el Rock Sureño con el Blues y un toque jazzy no muy descarado pero más que evidente en algunas ocasiones.
El sonido perfecto y la conjunción de los músicos hacen de este "Sea Level", su disco debut una demostración clara y evidente de lo que eran capaces, un grupo que llevó la calidad por bandera en sus composiciones y su forma de entender la Música (la demostración que se marcan de Música, estilos y combinaciones en "Rain In Spain" la entrada para calentar los ánimos es de traca) con una facilidad insultante a la hora de componer.
La guitarra de Jimmy Nalls da el toque ajeno a lo que la propia banda parece que quiere, son los momentos más sureños y de Rock puro, porque lo que es Chuck Leavell se permite con sus teclados llegar a lo que quiera, en mitad de los temas puede hacerse un solo que parece un contrapunto de Blues, la entrada de cualquier temazo sureño clásico o un Rock'N Roll a toda pastilla. El tremendo combo en este primer disco lo completan Jai Johanny Johanson con esa manera tan particular y precisa de tocar la batería y percusiones y otro músico brutal en el bajo Lamar Williams que en muchas ocasiones se convierte en un solista más.
El disco es una clase práctica de cómo hacer Música y tocar instrumentos de manera perfecta, otra cosa es que muchos echen en falta esa alma o la intensidad que otros pudieran tener pero a mí Sea Level me parece una banda exquisita con la que se puede disfrutar y mucho de buenos temas, elaborados y recreados de manera excepcional.
Recomendado para adictos a la Música de calidad, lo de los estilos es más complicado de decir porque tocan tantos y todos bien que si no te gusta algo en lo siguiente te van a enganchar seguro y eso es de agradecer.

SIDE ONE:  Rain In Spain;  Shake a leg;  Tidal wave;  Country fool
SIDE TWO:  Nothing matters but the fever;  Grand Larceny;  Scarborough fair;  Just a good feeling

De Vinilos y Otras Glorias MCXIX

Un grupo por el que siento una predilección muy especial y que vuelve a nuestro "Paseo Por Los Sueños" para satisfacción de...


Little Feat (Sailin' Shoes) 1972


Hay genios que pasan desapercibidos porque esto es una gran mierda y no se ven. Hay genios que en su afán autodestructivo consiguen desaparecer a pesar de que el resto no quiera y hay genios que perduran hasta que su genialidad les supera.
En esta pedazo de banda nunca valorada hasta lo que se merecía se juntaron varios talentos para crear lo que hubieran querido pero especialmente la magia de Lowell George les hubiera llevado a las estrellas, lo que ocurre es que decidió llegar a ellas mucho antes de lo previsto.
Segundo trabajo de la banda que tras el trallazo que supuso su álbum debut con este "Sailin' Shoes" ya definen un poco más el estilo característico de su Música, entre Rock y Sureño, momentos memorables de puro Rock'N'Roll y esos deslices por el Sureño sin olvidar las marcadas influencias de Blues que se notan en partes del disco (como ese "A Apolitical Blues" que te deja con unas ganas tremendas de más)
Guitarrista excepcional y compositor excelso la mano y el sello de George se nota en todo el disco siempre bien acompañado por el otro crack de la banda, Bill Payne que desde sus teclados y voces dota de esa magia especial como contrapunto a los temas, casi todos creados entre ambos con mayor profusión por Lowell George.
Una manera maravillosa de sentir la Música y exponerla con esa voz de seda que nos arrulla y que desde la distancia se va metiendo poco a poco en los sentidos. La guitarra pura seda, el piano una delicia y la sección rítmica a cargo de Richie Hayward en la batería y Roy Estrada en el bajo con una sencillez que abruma para seguir los solos y mantener esos ritmos tan apasionantes.
Melodías sencillas y preciosas se juntan a riff que rompen el aire, desgarradores con la guitarra echando fuego y siempre, siempre el piano apoyando o saliendo desde los silencios para cumplimentar los temas con un toque de calidad excepcional.
Un tremendo disco de una banda genuina y excepcional en estos principios en los cuales estaban de dulce, para disfrutar de Música de calidad hecha por músicos muy por encima de muchas cosas.

Side One:  Cat fever;  Easy to slip;  Triple face boogie;  Trouble;  Willin';  Got no shadow;  A Apolitical Blues
Side Two:  Sailin' Shoes;  Texas Rose Café;  Teenage nervous Breakdown;  Cold Cold Cold


¿Qué Te LLevarías A Una Isla Desierta?

¿?

Por Eso Elegí Ser Quien Soy


Moriré solo, tumbado en una cama con una melodía en mi enferma cabeza pero sabiendo que fui alguien que quiso ser. Eso no podrá quitármelo nadie, ni siquiera Dios.

Move It On Over




Para una persona especial a la que llamo con orgullo Amiga. Charo, que la Música compense la desazón de los que nunca te dan y siempre te piden. ¡¡Sé Feliz, Disfruta y Vive!! (Y de paso que les den)

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCXVIII

Aventura en solitario de otro icono de lo que fue magia y gloria y que de vez en cuando pasan a desvaríos... de esos.


Roger Waters (The Pros And Cons Of Hitch Hiking) 1983


No se debe comparar, eso está claro, pero a veces es inevitable y no se puede ver lo que se tiene delante sin algo que ya se tuvo.
Si no existiera "The Wall" este "The Pros And The Cons Of Hitch Hiking" sería una idea conceptual maravillosa con un desarrollo genial. Si no existiera "The Wall" algo habría pasado a la hora de concebir historias para Música con visiones de imágenes recreadas en la mente del artista pero...
Esta incursión en solitario de Roger Waters (del que se debe decir es un genio y ya está, a pesar de los pesares y de quienes desmerecen por algún que otro suspiro marginal) me suena demasiado a ese doble de finales de década que se tradujo en una obra conceptual maravillosa y visionaria en su concepción y no sólo porque el disco que nos ocupa sea una historia contada en clave de recorrido a través de horas en la vida de un personaje y desarrollada musicalmente como tal a través del espacio y las piezas unidas que son las canciones, sino porque la Música, el sonido y los cortes me recuerdan demasiado a... "The Wall" y eso un tipo como Waters se lo podría haber evitado.
Como disco tal cual es deslumbrante, original, elegante y musicalmente precioso. Recabó la ayuda de músicos increíbles que ponen de su parte para que salga redondo y así lo hace pero me sigue sonando a pasajes de otra creación suya y eso me rechina un poco. Que la guitarra de E.C. sólo suena así porque es dios es evidente (por cierto que el trabajo que hace es tan increíble como para comerse él solo algún que otro tema) que ese saxo de David Sanborn metido de manera precisa y sutil cuando suena es algo distinto por supuesto, pero el conjunto, la obra, los cortes y ese camino que lleva contando la historia ya lo había oído.
Cuando me llegan los sones de los temas y la voz de Roger Waters grita al viento las aventuras y desventuras de un tipo normal que se pierde por una autopista soñando y maquinando cosas se vuelve a pesar de la fecha de grabación a la buena época del Prog. de ideas, de emociones mentales y cambios y giros en los conceptos de los temas y paladeas el placer por buscar el siguiente impacto que te abra un poco más la mente y eso se agradece. Quizás debió ser la continuación de... o la segunda parte de otra cosa, o salir en el año 70, ¡¡qué se yo!! pero cuando disfruto con su Música me obliga a recordar y eso me gusta menos ¡¡¡qué se le va a hacer!!!
Si nada es lo que parece y a quien no se lo parezca es un disco para disfrutar porque no queda otra cosa que hacer al escucharlo.


De Vinilos y Otras Glorias MCXVII

Un comienzo con muchas ganas tras dejar una época apasionante para la historia de la Música.


Peter Gabriel (Peter Gabriel) 1977


Que Peter Gabriel es un genio deben dudarlo muy pocos, quizás los que llevan las tripas corroídas por la envidia o los que consideran que la Música basura es eso, pero el genio también echó a volar cuando sintió que todo lo que se había hecho en esa sublime genialidad llamada Genesis tocaba a su fin como tal.
La primera aventura en solitario del genio lleva el sello de su personalidad y su mente para hacer Música, de eso no hay duda, pero aún siendo un tremendo trabajo de sonidos estelares creo que le falta esa frescura a la hora de componer con la complejidad con la que lo hacía en el combo inglés. Y eso que el disco rezuma aún los restos de la escapada y tiene momentos que son Prog. de alto copete, musicalmente portentosos y con una calidad compositiva propia de Gabriel pero dejó tan alto el listón que era complicado saltárselo.
Comienza la era de sorpresas en las listas y llegada al gran público siempre con el sello personal de un tipo al margen de todo y por encima de casi todos pero... un pero que los puristas ponen mucho más allá que yo pero que me llega también de otra manera.
Si nos basamos en la propia obra sin comparaciones (debería ser así siempre pero el ser humano es lo que es) el primer trabajo en solitario de Gabriel es un gran disco de Prog. Rock con algunos deslices por los entramados más rockeros y guitarras de riff cálidos y menos cortantes, más melodioso y sin reflejos mentales tan profundos, un trabajo que se escucha fácilmente porque está hecho con gusto y clase pero que deja a la expectativa de meterse en nuestros sentidos para hacer remolinos en la mente y provocarte un cortocircuito emocional.
Grandísimo grupo de acompañamiento (muy rockero, eso sí) con guitarristas excepcionales que se hacen notar, porque si tener juntos a Robert Fripp, Steve Hunter y Dick Wagner no se nota hubiera sido para mirárselo, una banda que hace lo que le da la gana porque puede y por encima de todo la voz eterna de Gabriel llevando el peso y la magia de lo que suena y ¡¡cómo no!! jugando a ser él mismo cuando canta que nunca está mal.
Para fans de Gabriel genial, para fans de la Música muy bien, para fans del Prog. tipo lo que hacía no tan bien y para... pues eso pero de vez en cuando un paseo por estas obras dejan a uno la mar de contento y eso también hay que valorarlo porque para basura ya te llega por muchos lados sin buscarlo.

Side one:  Moribund the burgermeister;  Solsbury Hill;  Modern Love;  Excuse me;  Humdrum
Side two:  Slowburn;  Waiting for the big one;  Down the dolce vita;  Here comes the flood


De Vinilos y Otras Glorias MCXVI

El genio cuando aún podía hacer algo que nadie ha podido arrebatarle nunca, su capacidad inmensa para crear monumentos como este.


Syd Barrett (The Madcap Laughs) 1970


Es sobrecogedor observar la imagen de Syd Barrett en la portada y los distintos momentos de las fotografías en el disco para darse cuenta de la agonía con la cual debía pasar su propia enfermedad a sabiendas de todo lo que era capaz de dar a través de esa misma mente enferma cuando creaba esa Música superlativa a la que podía llegar.
"The Madcap Laughs" se fue gestando en el período de pérdida de conciencia de la realidad y abandono de Pink Floyd y es una pieza tan fundamental para comprender el por qué de la pérdida de un músico genial como para saber qué podía hacerse en esos estados de libertad creativa en los cuales se movía.
Un disco que me resulta fascinante, parece hecho a impulsos, como si todo se dirigiera a ese impacto que termina con cada canción, te deja en estado de shock y te vuelve a recoger para darte otro pelotazo en el cerebro con el siguiente tema. El uso de la guitarra con esas distorsiones tan de Barrett, acompañadas de los efectos y las mágicas notas que conseguía sacar te hacen caminar por esos riff y solos tan demoledores como hirientes, subyugante y emocional, fantástico porque lleva hasta donde el resto de los instrumentos te deja varado a la espera de ese acero que se te mete por vena.
Pero lo que realmente deja absolutamente anonadado en esta grandísima obra es la voz de Barrett, un increíble instrumento con el que juega para hacer lo que le da la gana, desde esos susurros con los que nos regala a modo de caricia sobre la piel o esos desvaríos afortunados de gritos y emociones nada recatados (como la tremenda "Dark Globe", un momento de especial distorsión para los sentidos con una acústica y esa garganta)
Syd Barrett en pleno momento de idas y venidas en lo lúcido y lo musical se marcó esta aventura maravillosa en clave de Música, me niego a clasificarla porque no podría hacerlo, un paso más allá de todo lo que tenía y un paseo por un mundo, el de la Música, que a pesar de todo él entendía como pocos. Disfrutar del disco es meterse en ese terreno en el cual la mente se abre, la Música te empapa y después sabes que todo lo que llegue es cosa tuya y para mí esto sigue sin tener precio.

SIDE ONE:  Terrapin;  No good trying;  Love you;  No man's land;  Dark globe;  Here I go
SIDE TWO:  Octopus;  Golden hair;  Long gone;  She took a long cool look at me;  Feel;  If it's in you;  Late night