jueves, 30 de octubre de 2014

Algunos y Algunas Que Conozco (Sin Disfraz)


El Mensajero Del Diablo


Me encanta, me sublima, me llena de satisfacción (¡¡y por qué no decirlo!!) en ocasiones me excita, y siempre me sorprende la capacidad para superarse de la mediocridad humana, será porque es más contagiosa que el talento.

Hay personas, personajes, personajillos y basura que al final y por desgracia tienen (tenemos) algo donde convergen, ser un ser que es y debería ser según los casos. Nunca dudaré que el precio de venta cada uno se lo pone según le apetece, se ve obligado o le incitan a ello, pero hay precios y niveles que limitan tanto con la inmundicia que se deslizan entre la mugre y lo que ya apesta.

Un día cualquiera, en un lugar cualquiera de un puesto de trabajo cualquiera (de los que también apestan por lo que dan) aparece uno de esos iluminados, cuya aura se la confiere la llamada de aquél que ejerce de “la voz de su amo” y maneja a la mascota para que le limpie la mierda que no puede tragar. Este mensajero del diablo no conoce de relaciones, amistades, compañeros u otras masas de insustanciales que para él están por debajo de la barbilla que necesita mantener en alto para chupar lo que cae del “otro”. Este mensajero irrumpe en la vida cotidiana y casi inexistente de un trabajo para recordar a las personas que los personajillos como él, llenos de mugre, son los que pueden ensuciar.

La sonrisa fingida, el amable trato estudiado ante el espejo, la mano que sufre al estrechar la que sinceramente se extiende, la mirada del que sabe que puede herir, la verborrea recitada como una letanía que a su vez se ha aprendido a través de otra voz que a él mismo le recuerda lo que es.

Estos seres despreciables, que buscan en otros iguales apoyarse para poder herir las conciencias y convencer de lo que no son, se atreven a insultar, vejar y humillar con palabrería barata a aquellos que sólo intentan (y el esfuerzo es tan brutal que ya cuesta media vida) hacer lo que deben para salir a respirar cuando las manecillas del reloj permiten escapar. Esta inmundicia se sabe protegida por quien a su vez les humilla, y esparcen su mensaje de miedo y mentira para conseguir lo que en sus miserables vidas nunca tienen, el respeto y el reconocimiento como seres humanos.

Lo peor es que desde dentro hay otros que quieren llegar a ser así y esa es la herida que más duele, la traición de quien comparte las horas esperando el final de cada día, quien se come la misma mierda que uno cuando debe morderse la lengua para no acabar siendo como ellos. Esa es la peor patada, la que viene de quien recoge la maleta de ese mensajero del diablo y le ayuda a llevarla con su mensaje de insulto y humillación, la mirada cómplice de quien horas antes comparte el café, las palabras y vivencias de cada día, soñando con no ser nunca uno de “esos”.

No creo en el ser humano, será porque como tal me he fallado tantas veces que ni puedo contarlas, será porque soy incapaz de tragar el aire que cualquiera de esos perros exhalan para hacer saber a su amo que están ahí, será porque sé que el que está a mi lado siempre puede elegir entre el café con el cual  poder reírnos y soñar, o el viaje hacia un lugar cualquiera, en un día cualquiera para ser el mensajero del diablo tan reconocible como inmundo.

No creo en el ser humano ni en la humanidad que quiere desprender, no porque no pueda sentir que es posible, es porque lo posible nunca lo es cuando todo depende de un mendrugo de pan llamado dignidad. 

domingo, 19 de octubre de 2014

Genios Incomprendidos





Going Down (JJ Cale & Leon Russel)


Going Down (Jeff Beck Group)


Going Down (Stone The Crows)


De Vinilos y Otras Glorias MCCVI

Y el genio se fue volando sólo y comenzó la leyenda de un talento que ofrece mucho cuando se le escucha con el gusto por lo que hace.


Tom Verlaine (Tom Verlaine) 1979


En el año 77 Television daban a luz su disco debut y en el 79 su inspirador y líder comenzaba su carrera en solitario dejando tras de sí lo que había sido un estallido de Música en una escena muy especial.
Se ha comentado que este álbum debut de Verlaine es el tercer disco inacabado de la banda que fundó, y aunque no se puede negar que la continuación temporal y emocional del artista es la línea que llevaba, quizás en este trabajo se ponen de manifiesto aspectos más personales de su visión sobre la Música.
Nueve temas que viajan desde el magnetismo Punk que Verlaine conseguía con sus temas, algunos de ellos manteniendo la larga sombra de las estructuras que creaba con anterioridad a su carrera en solitario incluido el toque al bajo de Fred Smith, hacia un Rock que en alguna forma se convierte en más refinado en sus formas.
El músico arrastra el sello del grupo que le vio nacer y se le negó la mezcla y arreglos que pretendía en las canciones, algo distinto y en una línea de clara investigación sonora. Pese a ello creo que sin ser el impacto que produjo dos años antes su presentación en vinilo, este disco es un tremendo trabajo de Música bien hecha, Rock abrasivo y sin límites, una escapada con la imaginación por ese camino que Tom Verlaine se empeñaba (y muy bien por cierto) en enseñar en sus trabajos.
Siempre me he negado a comparar obras de artistas que fueron y volvieron a ser y en este caso me ocurre lo mismo, "Tom Verlaine" es un álbum personal, indiscutible en el sello que le otorga su creador pero con una visión más intimista del propio sentido musical, no digo con ello que sea mejor ni peor que... es algo que sustenta el talento de Verlaine y su manera de hacer Música.
Disco para emociones y visiones de la realidad desde donde nadie nos mira, para perderse dentro y llevárselo donde uno desee.

Temas: The grip of love;  Souvenir from a dream;  Kingdom come;  Mr. Bingo;  Yonki time;  Flash Lightning;  Red leaves;  Last Night;  Breakin' in my heart

De Vinilos y Otras Glorias MCCV

Banda influyente como pocas en una escena nada fácil para que todo salga como los sueños nos indican.


Television (Marquee Moon) 1977


Cuando no sabía nada de lo que eran ciertos estilos y lo que se pretendía con la Música realizada desde lo más profundo de las ideas más Underground ya me encantaba Television.
Su forma casi seminal de hacer Música, la especial manera de impactar en los sentidos me hacían ver algo distinto en esta banda que fue una de las más influyentes en toda la escena neoyorquina de finales de los setenta, aunque ellos estuvieran en activo desde bastante tiempo antes.
Directo al entrecejo y sin titubeos, así es la Música de Television y este "Marquee Moon", su álbum debut, una demostración más que clara de lo que ofrecían. Con un iluminado por líder que llevaba el talento de los artistas en vena, Tom Verlaine, la banda es un compendio de Rock desgarrado, ese Punk que en La Gran Manzana se hacía de manera distinta, y diversas formas de arte expresadas a través de la Música.
"Marquee Moon" es una experiencia que engloba las historias de Verlaine en Manhattan, su amor por la poesía (especialmente los poetas franceses y europeos) y el gusto por las distintas formas de representación artística que movían ese universo de la época llamado New York y todo lo que musicalmente ofrecía.
El disco ha sido de una influencia capital para todo el movimiento Punk Rock americano, una guía de Música en la cual las distintas formas de melodías mezcladas con esos impactos duros y desgarradores conforman una burbuja donde todo se mueve para estallar sin límites hacia el infinito, buscando esa libertad creativa que la propia Música del disco propone.
La particular voz de Tom Verlaine se convierte en la narradora de historias de deseo, imaginación y búsqueda de todo lo que se consideraba perdido, las guitarras arrancan la piel en un intento desesperado por llevarnos al límite y la sección rítmica nos golpea con saña para hacernos saber dónde nos encontramos.
Para mí una joya que permitió mucho más de lo que parece, una puerta abierta a los sueños y deseos, una manera de afrontar el caos hecha Música. 
Tom Verlaine voz y guitarra. Richard Lloyd guitarra y coros. Fred Smith bajo y coros. Billy Ficca batería.

A:  See no evil;  Venus;  Friction;  Marquee Moon
B:  Elevation;  Guiding light;  Prove It;  Torn Curtain

De Vinilos y Otras Glorias MCCIV

Un grupo que en su día me dejó seguir lo que había sido la Música de épocas pasadas llevadas a estos ochenta de recuerdos...


Green On Red (Gravity Talks) 1983


Grupo formado a finales de los setenta y que se fue moviendo en el difícil mundo de los sonidos hasta la grabación de dos EPs que le permitieron llegar a su primera obra de larga duración, este "Gravity Talks" que nos acompaña en nuestro "Paseando Por Los Sueños".
No sé si era la falta de ideas o querer embaucar con denominaciones (nunca "de origen" y quizás nunca "autorizadas") que hicieran creer que la Música iba por donde nadie sabía pero llamar a lo que hacía Green On Red Rock Alternativo me parece que es evitar lo más importante del grupo, esas raíces que les hacían creer y crecer como músicos.
En lo que a mí respecta (que no suele valer mucho de no ser para uno que conozco) las influencias Psycho y de Rock sesentero que impregnan esta primera entrada a lo grande con un vinilo en el cual desarrollar sus ideas son más que evidentes, sonidos que discurren por las melodías arrancadas a esa forma de entender la Música preciosa y singular.
Los conjuntos corales se empeñan en ensalzar los sonidos con momentos de intimidad contenida cuando no estallan en una sucesión de "colores" que van pintando los temas desarrollados. Voces que son la antesala para esas guitarras que Dan Stewart maneja en ritmos que nunca cesan en un constante Tour de Force con los teclados de Chris Cacavas, especialmente el órgano que nos recuerda de manera inevitable otros momentos.
Aún así los sonidos buscan ese cambio que la década exige, unas melodías en forma de preciosas andanadas con un grupo que suena de manera compacta a pesar de los solistas, ayudado por la base que ofrecen Jack Waterson en el bajo y Alex Mac Nicol a la batería.
Un disco para comprender los orígenes de un grupo que llegó a ser alguien en la escena de los ochenta, quizás no su mejor obra porque la madurez les llegó más adelante, pero sí un disco que refleja los deseos de los músicos y que nos llega lleno de frescura.
Para disfrutar de Música y empaparse de algo más sin etiquetas ni marcas de fábrica.

SIDE ONE:  Gravity talks;  Old chief;  5 Easy pieces;  Deliverance;  Over my head;  Snake bit
SIDE TWO:  Blue parade;  That's what you're here for;  Brave generation;  Abigail's ghost;  Cheap wine;  Narcolepsy


De Vinilos y Otras Glorias MCCIII

Damos una vuelta de tuerca a estilos que intentaron cambiar lo que existía en un panorama que no se antojaba nada halagüeño.


Felt (Crumbling The Antiseptic Beauty) 1981


En una época de profundos cambios musicales con la búsqueda de sonidos que comenzaran a descubrir caminos no explorados (aunque en eso me reservo mi opinión) grupos y solistas dejaron su impronta con obras que al menos rezuman el intento de originalidad que pretendían.
Felt irrumpió en la Música con este "Crumbling The Antiseptic Beauty", un disco del llamado Rock Alternativo que marcó de manera muy directa su devenir en el universo sonoro.
Guitarras, guitarras y más guitarras que abandonan esos riff duros y rompedores y se ensalzan con arpegios y ritmos suaves, mantenidos con melodías constantes que dan paso a ese quejumbroso modo de emocionar. 
Ese sonido entre metálico y apagado (no confundir con el Metal como estilo ni nada parecido, ¡¡Por Dios!!) que es una continuación tras otra para que la mente de quien escucha vaya haciéndose parte de lo que se entrega. La guitarra de Lawrence es la referencia acompañada en ocasiones o en solitario por Maurice Deebank para entregarnos esa manera tan particular de entender la Música.
Sin nada más que necesiten para lo que hacen, la batería de Gary Ainge es un complemento a los ritmos que en ocasiones ni tan siquiera parecen querer estar. Sí es parte importante del puzle de las canciones con letras la voz de Lawrence que a modo de letanía disfrazada de relato melancólico se acopla a la Música para desgranar palabras que son un canto a las estrellas.
Disco de imperceptible tiempo de espera, apenas treinta minutos repartidos en seis canciones que pueden ser lo que uno quiera, viajes de eterna duración o suspiros arrancados al silencio, porque la propia forma de entenderlos no deja vislumbrar dónde comienza todo y en qué momento la aguja deja de acariciar el vinilo.
Para sensaciones que no se esperan, pequeños fragmentos de sueños que deambulan libres para ser tomados y una idea de Música que se desliza entre lo minimalista y algo más de un nuevo Rock a expensas del pasado.

SIDE 1:  Evergreen Dazed;  Fortune;  Birdmen
SIDE 2:  Cathedral;  I Worship the sun;  Templeroy

sábado, 18 de octubre de 2014

Música


¿Fronteras? Nunca he visto una. Pero he oído que existen en las mentes de algunas personas.

Thor Heyerdahl


Scarlet And Gold


Joe


Música



Music Set Yourself Free

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCCII

Una debilidad del que suscribe (sabiendo qué y de qué manera) por los buenos momentos que me han proporcionado y todavía...


Foghat (Foghat) 1973


Por más que busco en los créditos del disco soy incapaz de encontrar el título de "Rock And Roll" que en muchos lugares le confieren a esta segunda entrega de la banda inglesa. En lo que a mí respecta el título es el nombre del grupo y si coincide con su debut pues... la banda sabrá por qué.
Escisión en masa de Savoy Brown por tres de sus miembros que con la incorporación (bastante acertada, por cierto) de Rod Price a la guitarra y slide forman este cuarteto de R'n'B y Rock al uso, duro en ocasiones, potente siempre y de gusto por la Música para que nadie se venga abajo.
Como hemos dicho la segunda entrega ya superado el crack de salir de una leyenda y continuar la vida por otro lado. Lonesome Dave sigue con la guitarra en esta ocasión como lugarteniente más que aceptable de Price y se hace cargo de la voz, sacando de la chistera un talento oculto que durante toda la vida del grupo fue una de las señas de identidad del mismo; entre salvaje y melódica la garganta de Dave es uno de los puntos para el desarrollo de los temas, basados en esos riff y solos con mucho slide y una sección rítmica potente y dura a cargo de Tony Stevens al bajo y Roger Earl a la batería.
Algunos de los temas señeros del grupo se encuentran en este trabajo, como ese inicio directo al entrecejo que es "Ride, Ride, Ride" o "Road Fever" donde la slide echa humo. En conjunto el disco es un buen trabajo de R'n'B y Rock clásico, músicos que ya venían con muchos kilómetros de carretera y se enfrentan a otra oportunidad aprovechando su talento y sobre todo el bagaje en sabiduría con respecto a la Música.
Si pones este vinilo y te dejas ir la sensación de escuchar Música te inunda por todos lados, no puede esperarse la joya de la corona, pero todos los temas aportan algo y sobre todo suena a ese sentimiento que el Rock deja, para volver a dejarte mecer entre los sones de guitarras y ritmos de toda la vida.
"Foghat", de lo que nunca muere y en ocasiones te lleva donde los sueños suelen encontrarse con los deseos, el resto...

Side 1:  Ride, Ride, Ride.  Feel so bad;  Long way to go;  It's too late
Side 2:  What a shame;  Helping hand;  Road Fever;  She's gone;  Couldn't make her stay

De Vinilos y Otras Glorias MCCI

De mitos, leyendas, iconos y demás fauna que pululaban en esos maravillosos años de gloria musical.


Savoy Brown (Raw Sienna) 1969


Cuando el Blues inundó las Islas y muchos músicos descubrieron lo que era esa Música maravillosamente emocional, grupos de artistas se lanzaron a la aventura de descubrirla y además intentar darle forma con el talento de esos lares donde los sonidos fluyen con la facilidad de quienes creen en ellos.
Savoy Brown es en sí mismo uno de los nombres propios de la escena musical inglesa y sobre todo entre los amantes del Blues creado con esas guitarras eléctricas que le confieren un carácter tan especial (será una herejía pero en mi caso es el Blues que más me atraviesa, y eso que me atraviesa mucho de los sonidos que significan Blues)
De la mejor época del grupo, tras un par de discos menos entendidos o menos afortunados según se mire, salió este "Raw Sienna", quinto trabajo que sigue la estela de los dos anteriores en los cuales el estilo del grupo ya estaba pulido y definido para esa Música excelsa que dominaban tan bien.
Con la banda más clásica que hayan tenido, el trabajo es otra demostración de amor por unos sonidos maravillosos llevados de la mano por cinco músicos que sonaban a gloria y desprendían ese halo de calidad por lo bien hecho. Por supuesto el alma de todo lo que significaba (especialmente en la época por su imagen y carisma) el grupo en los hombros de Kim Simmonds, otro de esos personajes unidos a la historia de la Música británica por los siglos, guitarrista de emociones. El alma gemela en la época en la cual compartió escena y vivencias se llamaba Chris Youlden, voz de registro emotivo y escritor prolífico de temas, una garganta para meterte dentro de lo que te envía y llevarte donde todo empieza. El resto de la banda son nombres tan propios como parte de la pequeña historia de la inmensidad musical, Lonesome Dave a la guitarra y voz, genuino y visceral, Tone Stevens al bajo y Roger Earl en la batería para que la contundencia se haga un espacio donde todo pueda flotar.
Disco de momentos memorables, una banda que era un verdadero grupo que sonaba como un bloque, desgarros para erizar la piel como "I'm Crying", "Needle And Spoon"; trallazos de Blues elevados al cielo ("Is That So") y la sensación de gusto cuando la aguja acaricia cada surco para desprender las notas de un trabajo muy bien hecho.
No vas a encontrar otra cosa, pero en lo que hay seguro que no quedas indiferente, ya sabes, la Música, la magia... 

SIDE ONE:  A hard way to go;  That same feeling;  Master hare;  Needle And Spoon;  A little more wine
SIDE TWO:  I'm crying;  Stay While the night Is young;  Is that so;  When I was a young boy


De Vinilos y Otras Glorias MCC

Para celebrar el número redondo del MCC (aunque nos empeñemos en las letras que nunca son redondas en estos casos) una inesperada sorpresa que me apasiona.


Stone The Crows (BBC Sessions 1969-1972) 1969-1972


Cuando mi querido Eduardo me habló de la publicación del disco que nos acompaña mi expectación fue enorme y una vez tenido en mis manos y escuchado creo que me quedé bastante corto en lo que podría ser un evento de este tipo.
Stone The Crows en directo con una grabación recogida en lo mejor de su carrera y en una institución como la BBC donde darse a conocer es un signo de calidad indiscutible.
Sólo puedo decir que el disco es brutal, apabullante y se acerca muchísimo a lo que se puede pensar del grupo imaginándolos en directo. Tremendas canciones pasadas por el talento de cinco músicos que estaban de dulce, una banda increíble a la cual no le acompañó la fortuna en lo que podría haber sido una carrera estelar pero que nos dejan un legado en forma de doble vinilo realmente maravilloso.
Al margen de la duración de la obra, que se agradece y mucho porque se va hacia los 110' de buena y mágica Música, los temas seleccionados son realmente increíbles, demostrando el talento y la calidad de la banda en directo.
La voz de Maggie Bell (que en algunos temas está acompañada por James Dewar) nos transporta a cualquier lugar donde el Blues y el Rock suenen para que las estrellas se acerquen, poderosa, soberbia y sobrada, una garganta privilegiada y emocionante. Nada que comentar salvo entregarse al talento de esa guitarra manejada por el malogrado Les Harvey, impresionante y desgarradora, emocionante y sublime cuando quiere hacernos sentir la caricia de las notas. James Dewar, un músico que me encanta, da una demostración de carácter como componente ideal a las seis cuerdas con su bajo y un apoyo tremendo a la voz de Bell. Ese aire de dulce sensación tras la dureza de lo que se te viene encima lo aportan los teclados de John McGinnis y el combo se cierra con la contundente batería de Colin Allen, para que nadie se escape.
Dieciocho temas que desgranan lo creado por la banda durante la época y alguna que otra pieza versioneada que convierten en pequeñas gemas musicales (la interpretación de 13'03'' de "The Ballad Of Hollis Brown" es para morirse)
Un discazo como la copa de un pino para disfrutar de la buena Música, paladear lo auténtico y descubrir a un grupo maravilloso en la faceta que tanto amamos algunos, la entrega en directo y sin límites.

SIDE 1:  Raining in your heart;  The Ballad Of Hollis Brown;  Touch of your loving hand
SIDE 2:  Freedom road;  Friend;  Love 74;  Things are getting better
SIDE 3:  Mad dogs & englishmen;  Let It down;  Faces;  Big Jim Salter;  Keep on rolling;  Mr. Wizard
SIDE 4:  On the highway;  Goin' Down;  Good time girl;  Penicillin Blues;  On the highway

De Vinilos y Otras Glorias MCXCIX

Banda mítica con un nombre propio que ya es leyenda en la Música del Reino Unido, por lo demás... lo que uno quiera.


Groundhogs (Thank Christ For The Bomb) 1970


Tras dos contundentes y grandes discos de Blues eléctrico como presentación de su carrera, Groundhogs dieron un giro, si bien no radical sí bastante pronunciado, y crearon este "Thank Christ For The Bomb", un fabuloso disco de Rock ácido que desprende Música de muchos quilates por todos los lados.
En formato de Power Trío, con su líder indiscutible y alma del grupo Tony McPhee a la guitarra y voz, Pete Cruickshank en el bajo y la batería de Ken Pustelnik golpeándote los sentidos sin ningún pudor, el disco es una contundente manera de describir el Rock que se hacía en la época. Una obra muy influyente en músicos nacidos a la sombra de los sonidos, con temas que surgen desde la composición elegante y muy cuidada para hacerlos crecer y sentir en la interpretación del grupo.
Tony McPhee toma las riendas del proyecto desde el principio, escribe, arregla y produce el disco y se encamina hacia ese lugar reservado a las leyendas. Su voz va desgranado estrofas al ritmo que marca su guitarra, una desgarradora forma de acariciarte la piel si nos ataca con la eléctrica, un modo más especial de hacerlo cuando sujeta la acústica y la hace ser una con la garganta ("Thank Christ For The Bomb" parece un llamamiento desde el púlpito en su parte inicial hasta...)
Temas que sellaron el devenir del grupo y que fueron desde este disco el inicio de un nuevo camino, quizás encontrado con un giro tan inesperado como deseado para probar nuevos retos a los que McPhee nunca había hecho ascos.
En mi opinión y sin desdeñar las voces que indican otras obras como la cumbre de Groundhogs, este "Thank Christ For The Bomb" es mi disco favorito, la desmesurada pasión de su Música, ese ácido que se te mete por todos lados y las composiciones que te dejan sin aliento me parecen una maravilla, además de la propuesta dejando de lado lo que eran, lo cual dice mucho de ellos.
Para paladear eso que nos empuja a seguir disfrutando dentro de nuestros sueños, la Música y el Rock de la mano de un grupo inolvidable.

Side One:  Strange Town;  Darkness Is No Friend;  Soldier;  Thank Christ For The Bomb
Side Two:  Ship on the ocean;  Garden;  Status people;  Rich man, poor man;  Eccentric man


De Vinilos y Otras Glorias MCXCVIII

Un grupo con talentos nada ocultos haciendo una Música para levantarte de una patada allí donde te encuentres.


Chicken Shack (Imagination Lady) 1972


Quinta entrega del grupo ideado y liderado por el talento de Stan Webb, músico apreciado y reconocido en muchos ámbitos de la Música del Reino Unido, especialmente alrededor del Blues y todo lo que ello significó.
Sin dejar las raíces y orígenes de lo que era, este "Imagination Lady" se presenta con una sensación de ser un poco más duro que los anteriores, quizás porque abandonar los teclados y convertirse en un Power Trío corrosivo y directo les otorgaba ese toque que no desmiente cuando se escucha. Stan Webb sigue haciendo soñar con su guitarra, preciosa su manera de tocar para adentrarse muy dentro de los sueños de cada uno, apoyado por su voz que ni destaca ni se queda corta; seis cuerdas que gritan al viento todo el poder de un talento arrancando astillas (tremenda la exhibición de Rock Duro en "If I Were A Carpenter"; el trallazo para impactar que abre el disco llamado "Crying Won't Help You Now" o la versión genuina y genial de "Going Down"... para morirse) con esos riff cortados a cuchillo y los solos de alguien con talento y mucha clase.
Perfectamente arropado por dos músicos que saben de qué va la historia, la sección rítmica es una perfecta manta donde poder resguardarse de todo lo que no sea desgarrar con la guitarra, mientras la batería de Paul Hancox recorre los timbales sin mesura en interminables repliques y ritmos contundentes y el bajo de John Glascock demuestra que es algo más que un ritmo para apoyar al líder ("Telling Your Fortune" les permite llegar donde la guitarra parece que les detiene)
Siete temas de magnífica Música, potentes los Blues eléctricos donde se manejan como les da la gana y poderosos esos temazos de Rock que levantan de una patada para que los sientas vibrar en las entrañas. Disco de calidad con una escucha tan fácil como gozosa, sabiendo que lo que te viene es bueno y sobre todo hecho con el alma.
Hay músicos que pueden saber o no, otros están marcados por ciertas estrellas y su viaje no les lleva hacia donde se merecen, pero Stan Webb demuestra de nuevo que aprendió mucho y bien para entregar Música en forma de seda, esa licencia que no muchos se pueden permitir.
Disfruta de los sonidos de calidad creados por músicos auténticos, sin sucedáneos y parafernalias.

Side One: Crying Won't Help You Now;  Daughter of the hillside;  If I Were A Carpenter;  Going Down
Side Two:  Poor Boy;  Telling Your Fortune;  The Loser


viernes, 17 de octubre de 2014

Mc Pee


El Ajo Rojo - Grabaciones Dimensionales (En El País De Los Sueños)


Cuando llegaron a mis manos las grabaciones del colectivo de El Ajo Rojo Grabaciones Dimensionales y parte de lo que suponían a nivel de creatividad musical (el todo sería como querer meter el océano en una vasija) me sentí un privilegiado por tenerlas, afortunado por escucharlas y emocionado por poder hablar de ellas en este espacio que jamás dejará de nombrar a los que merecen la pena, los genios ocultos y nunca saboreados y quienes no han tenido la fortuna de salir a la luz entregando calidad a borbotones.

Un día cualquiera de un mes cualquiera ocurrió lo que deseaba desde que conocí a este grupo de músicos maravillosos que creen en los sonidos de calidad y los transforman en magia a través de su talento, tuve la oportunidad y la emoción de entrar en ese santuario donde todo se vuelve un universo en el cual las sensaciones van y vienen de la mano de la Música.
Gracias a Pablo, alma mater de tantas cosas e inspirador como “El Cura Víctor” de El Ajo Rojo y todo lo que representa, y acompañado por ese otro pedazo de los sueños llamado Juan Carlos, tuve la oportunidad de vivir durante horas inolvidables en el espacio en el cual todo se hace real, los sueños toman forma y la Música es la dueña y señora de lo que se respira. Durante horas de eterna magia y momentos de intensa emoción pisé los mismos espacios que estos seres especiales recorrían cuando su talento transformado en Música salía hacia el infinito.

El Ajo Rojo es una experiencia única (hablo en presente porque quien me conoce sabe que no creo en el final de la magia) y los creadores de ella personas, seres, creyentes abnegados de la Música de calidad, superlativa y sin límites y estar con ellos es respirar de alguna forma todo eso que les impregna.
Pablo y Juan Carlos son dos eslabones de una cadena increíble que me ha proporcionado placer sensorial sin límites, pero hay muchos más que han sido capaces de llevar sus emociones a ese lugar donde mis pies flotaron mientras volvían a mí las notas grabadas en ese espacio. Dos increíbles talentos a los que nunca agradeceré lo suficiente haberme hecho soñar, emocionarme y sentir lo que la Música tiene de puro, a pesar de todo y de todos.

De la mano de Eduardo, acompañado por mi amor (que sigue creyendo en mis sueños aunque casi nunca duerma) y un encanto de criatura que hace honor a los genes que sustenta (Vanessa y su sonrisa inolvidable) el alma de El Ajo Rojo y todo lo que representa, ya sea en forma de personas, ideas o Música, volvió a hacerme vibrar y hacerme pensar otra vez que aún es posible cuando todo fluye desde lo más profundo acompañado por ese halo mágico que nos envuelve y al que llamamos Música.

Gracias a los que están, a los que suelen estar en la lejanía y a todos los que han hecho posible que un tipo que viene caído de muchas cosas vibre y se sienta vivo con todo lo que recibe.




Con todo el Amor que la Música me da para Pablo y los que saben de esto más de lo que podré soñar jamás.

Dreams


Dicen que soñar no cuesta nada, y realmente es así. Lo que realmente cuesta es creer que esos sueños podrán tomar forma y convertirse en algo tangible, en la realidad en la que vivimos cuando nos levantamos después de tenerlos.

Cuando vivo la Música vivo mi propio sueño, lo creo, lo dibujo, le doy forma y normalmente puedo viajar por esos mundos en los cuales soy el amo de mi propio destino y suelen durar más que los que me vienen al estar dormido u olvidarme de toda la mierda que me rodea.
Dentro de ese universo que es la Música y que me inspira para seguir viviendo hay momentos en los cuales la realidad y la ficción no saben de fronteras y puedo moverme por entre las sombras sin ser visto porque sólo lo siento yo, sea con mis viejos amigos de negro vinilo sea con esas personas que hacen que el viaje siga siendo apasionante.

Soy afortunado por conocer a otros que viven, respiran y se sumergen en la magia de la Música por el simple placer de hacerlo, porque la única obligación es amarla por lo que nos da, y cuando me muevo entre ellos de nuevo el sueño y la realidad se confunden.

He conseguido de nuevo soñar viviendo una experiencia inolvidable con seres excepcionales que transmiten eso que se llama seda cuando de sus labios surgen las palabras que cuentan historias, cuentos y leyendas de nuestra existencia con la Música, y sigo creyendo que parte de lo que soy y un pedazo de lo que siempre quiero ser se lo debo a quien aún cree que es posible, que escuchar y dejarse empapar por los sones no tiene límites ni precio, y que entregar lo que se siente con el convencimiento de que pueda ser seguido merece la pena a pesar de todo y de toda la mierda que se empeña en ahogarnos.

Nunca he estado en el Paraíso, y creo a ciencia cierta que jamás me dejarán entrar en él, pero durante horas infinitas de placer sensorial gente especial, única y maravillosa me han hecho sentir el porqué de vivir con una melodía arrancada de las entrañas en otro sueño tan real como la vida misma.

Para quienes sentimos que acariciar un vinilo es el comienzo de otro sueño cuando el diamante aterriza con deseo sobre él, que la primera nota de un tema llega a nosotros antes de que el músico lo haga sonar y que el tiempo se detiene cuando se habla de Música desde el alma y no a través de un impuesto convertido en carne, ese sentimiento de ser por encima de cualquier cosa, porque los sueños vuelven, se hacen, se recrean y en algunos espacios de pocos metros cuadrados estallan por el poder de eso que llamamos Música.



miércoles, 8 de octubre de 2014

Música


Música, un buen lugar en el cual perderse

Mr. Soul


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCXCVII

Una Música que nunca muere y que se va reciclando con el tiempo, de ahí que surjan bandas más allá de esas épocas que se les supone.


The Desert Rose Band (The Desert Rose Band) 1987


Country Rock de alta escuela formado a mediados de los ochenta con entregas en forma de Música que abarcaron el final de la década.
Fundado por una de las leyendas vivas del Country Rock americano, Chris Hillman, junto a Herb Pedersen y John Jorgenson el grupo se dedica a hacer lo que sus músicos han sabido siempre, esa Música americana de raíces que tiene su base en el Country con el aditivo del Rock refinado de los instrumentos eléctricos.
Su presentación en sociedad, este disco homónimo, fue un trallazo de grandes proporciones, alabado por crítica y público volvía a demostrar que el talento de Hillman para este tipo de cosas seguía intacto, una mente inquieta que se ha involucrado en miles de proyectos a lo largo de su carrera.
Guitarras eléctricas y acústicas se dan la mano junto a los instrumentos que dan vida al estilo, el pedal steel, banjo, violines y mandolinas que forman ese ambiente entre festivo según qué temas y de melancolía cuando las canciones se transforman en baladas que cuentan páginas de la vida. Por supuesto, como no podía ser de otra manera siendo quienes son los paridores de la idea, los conjuntos vocales suenan de maravilla, dulces y sensibles las voces solistas manejan perfectamente la manera de transmitir esta Música, especialmente la delicadeza de la garganta de Hillman se hace notar en cada canción en la cual se postula como la voz de la banda.
Un disco para los que aman esta Música, que gusta porque está realizado de manera exquisita, un sonido impecable en la producción y temas que se desarrollan sin esfuerzo, escritos con clase e interpretados de manera perfecta por los músicos.
"The Desert Rose Band" no esconde nada de lo que propone y lo lanza al viento de manera elegante y muy cuidada. Obra para perderse por esas inmensas llanuras donde cabalgar debe ser un placer y sentarse a escuchar historias sobre lo mundano una parte indisoluble de la existencia, todo ello aderezado con Música para disfrutar.

Side A:  One step forward;  Love reunited;  He's black and I 'm blues;  Leave this town;  Time between
Side B:  Ashes of love;  One that got away;  Once more;  Glass Hearts;  Hard Times

domingo, 5 de octubre de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MCXCVI

Un autor que siempre estuvo en el filo, quizás por eso era tan genial como autodestructivo, pero a veces el talento no sabe de límites.


Jackson Browne (Jackson Browne) 1972


Apenas sabía de muchas cosas o sabía de demasiadas pero cuando realizó su debut en el mundo de los sonidos con este álbum homónimo algo sí sabía, que la Música era su pasión y su vida, una vida que ha estado a punto de no dejarle seguir porque beberla de un trago tiene esas cosas.
Cuando un disco contiene temas que hacen que la piel se erice y el alma se encoja puede decirse que se disfruta con los sentidos y eso no es fácil.
Íntimo, elegante y bello, eso es lo que nos ofrece en "Jackson Browne" el artista que intentaba hacerse un hueco allá por los comienzos de los setenta en una época en la que se podía creer en todo y dudar de lo mismo al tiempo.
Encuadrado en esa corriente entre el Folk Rock y en ocasiones acariciando el Country que llevaba de la mano en eventos musicales y sociales a músicos y compositores excelsos en las letras y los sentimientos, Jackson Browne deja ese sello que siempre ha tenido de dulce sensación cuando escuchas alguno de sus primeros trabajos, que podrán o no ser considerados joyas, obras mejores, menores o no tenerse en cuenta, pero que reflejan la capacidad de creación de un músico que siempre ha creído en algunas cosas y las ha hecho ver.
Musicalmente el disco es una dulzura que te recorre la piel y algunos temas, a poco que tengas un mínimo de sensibilidad, se te meten dentro de aquella manera ("Song For Adam" me deja petrificado cada vez que me susurra al oído)
Parece un disco creado para el mismo artista y escucharlo refleja ese momento en el cual todos estamos alguna vez con nosotros, perdidos con nuestros sueños o más allá de la propia realidad. Temas eternos que han sido versioneados mil veces, como "Jamaica Say You Will", pequeños guiños rockeros que no lo son tanto ("Doctor My Eyes" y su guitarra) preciosas melodías para sonreír cerrando los ojos y al final 41' de Música que es todo lo que pretende y no puede esconderse en los recuerdos porque siempre está ahí.
Disco para soñadores, creyentes de lo que ya no existe y mentes dispuestas a gozar con los sentimientos hechos Música.
Jackson Browne voz, guitarra, piano. Craig Doerge piano. Albert Lee guitarra. 

A:  Jamaica say you will;  A child in these hills;  Song For Adam;  Doctor My Eyes;  From Silver Lake
B:  Something fine;  Under the falling sky;  Looking into you;  Rock me on the water;  My opening farewell

De Vinilos y otras Glorias MCXCV

Hard para levantarnos un poco del asiento, que de vez en cuando hace falta.


Triumph (Progressions Of Power) 1980


Power Trío canadiense nacido al amparo del Hard de la segunda mitad de los setenta que poco a poco fue desarrollando su Música hasta convertirse en un sonido más crudo bastante parecido a lo que se llamó Heavy.
Realmente Triumph ha sido más un grupo concebido en el Hard clásico, especialmente por la técnica y desarrollo guitarrístico de su líder Rik Emmett, pero la época o el devenir de los tiempos le acercaron a otras tendencias sin dejar nunca ese Hard concebido como tal porque su manera de componer se lo exigía.
Este "Progressions Of Power" es su cuarto trabajo, cercano a lo que fue el gran trallazo del grupo, su siguiente obra "Allied Forces" y bastante cuidado con respecto a sus antecesores en sonido y producción.  Al margen de la excelente técnica y capacidad a la guitarra de Emmett la sección rítmica a cargo de Gil Moore en la batería y percusión y Michael Levine en el bajo y los teclados no tiene ningún problema para parecer lo que es, una gran muralla del Hard más clásico donde la guitarra (alma de la fiesta) se despacha a gusto durante toda la obra.
La voz se la reparten entre Emmett y Moore y hay sitio para esos temas más elaborados en los cuales se van más allá de los 6 minutos jugando con los cambios y muy cercanos a momentos del Hard Prog. de años atrás ("In The Night" es un corte en ese sentido que se echa de menos con más asiduidad) y como en todas las obras del grupo este disco contiene alguna pieza en la cual la guitarra clásica de Emmett demuestra su formación dando destellos de momentos recreados en otras épocas (en este caso "Fingertalkin'" es la elegida para la demostración de rigor)
Un buen disco de Hard que tiene de todo, baladas para ir con las épocas ("Take My Heart") temas más elaborados y complejos como los indicados, trallazos de Hard al uso con riff incendiarios ("I Can Survive" o "Hard Road" se llevan solos) y que provoca la sensación de estar escuchando una Música de siempre con calidad y detalles para recordar.
"Progressions Of Power" es un disco para ponerte las pilas en momentos de silencios no deseados, cuanto llegue o de qué manera siempre irá con esos colores que provocan que los gustos sean tan dispares, pero al menos No es lo que muchas veces nos quieren vender y que no hay por dónde pillarlo. 

SIDE A:  I live for the weekend;  I can survive;  In the night;  Nature's child
SIDE B:  Woman in love;  Take my heart;  Tear the roof off;  Fingertalkin';  Hard Road

De Vinilos y Otras Glorias MCXCIV

Grupo ´que fue la génesis de algunas de las cosas siempre achacables a otros, escuela de grandes de la Música tradicional americana de los setenta.


Poco (Pickin' Up The Pieces) 1969


En un momento emocionante y sentido de mi vida como coleccionista me preguntaron por el primer disco que había adquirido en cierta tienda de Música llamada Discos Melocotón y la respuesta fue el "Seven" de Poco.
"Pickin' Up The Pieces" es la presentación en sociedad de esta banda de Country Rock que por clase y calidad (especialmente la primera parte de los setenta) debería estar entre los grandes del estilo, pero que por unas u otras razones no han traspasado la frontera de ser una banda de culto dentro de esa Música y de su tierra.
El disco es una demostración de lo que su estilo iba a ser y se asientan las bases de lo que era más que apreciado en su manera de componer y transmitir la Música, comenzando por esos conjuntos corales que daban una dimensión extensa a los sonidos a través de las gargantas de los cuatro miembros fundadores. Voces de terciopelo al uso de ese Country Rock que en el caso de Poco iba más allá por las guitarras más o menos crudas en algunos instantes, aunque la línea a seguir eran esos coletazos seminales del Country en los cuales se fusionaba de manera más que apreciable con el Rock.
Cuatro grandes músicos que son historia y en algunos casos leyenda de la Música americana, todos ellos partícipes de bandas grandes y con un contenido histórico más que importante. Baladas suaves y susurros delicados intercalándose con riff más duros todo ello bajo el paraguas de las voces, los arreglos exquisitos de vientos y cuerdas para algunos temas y la cuidada producción de Jim Messina demostrando su idea global de la Música. 
Un disco que no es la cumbre a la cual el grupo llegó pero que sirve y mucho para dar idea de lo que unos chavales con las ideas muy claras iban a crear en una década portentosa, además de ser un gran disco de Country Rock que se mantiene sólo para la escucha y que da gusto disfrutar.
Conoce a un grupo especial, demasiado olvidado para lo que realmente dio y aportó, un exquisito modo de entender ciertos sonidos que nunca pasarán de moda.
Jim Messina guitarra, voz, arreglos. Richie Furay guitarra, voz. George Grantham batería, voz. Rusty Young guitarra, pedal steel, voz.

ONE:  Foreword / What a day;  Nobody's fool;  Calico Lady;  First Love;  Make me a smile / Short changed
TWO:  Pickin' Up The Pieces;  Grand junction;  Oh Yeah;  Just In case It Happens, yes indeed;  Tomorrow;  Consequently, so long


Genesis Live 1973


Música


Los dedos resbalan por el mástil que espera, la suave brisa de la mañana acaricia el rostro y los primeros sones buscan el aire que les dé vida.

La Música se despierta, los sentidos se preparan, las emociones vuelven a ser todo lo que nos rodea. Es mi vida, mi manera de sentir, lo que aún puedo contar.

Venus In Furs


Quisiera


Quisiera tumbarme a tu lado y sentir tu aliento cuando tu pecho respira tranquilo, pausado, con tu alma en calma y tu cuerpo adormecido.
Rozar con mis palabras tu pelo y hacerte estremecer, mientras me escuchas en la lejanía, poseída por el sueño profundo de tus ilusiones, tomada de la mano de las fantasías que te hacen ser.

Quisiera dibujar tu silueta desnuda sobre la arena de tu vientre, mientras recorro con mis sentidos las formas que se muestran ante mí, perfilando con mis palabras cada centímetro de las líneas que te hacen tuya, la imagen que llevo grabada en mi mente, el espacio que mi ser ha hecho suyo a través de ti.
Robar tus labios para sentir tus palabras dentro de mis entrañas, que cada soplo de aire que exhales me llene y haga ser una parte más de tu propia esencia, respirando contigo cada instante de vida que nos lleva.

Quisiera oler tus sensaciones, estremecerme con tus emociones, vibrar con lo que te hace gozar, volver a crear un cordón umbilical que nos una para compartir ese vientre que  palpita cuando crees en algo, vives por alguien, amaneces por ti misma.
Moverme en tu mundo como parte de tus sueños, ser la imagen que te despierta cada mañana, alejando tus malos presagios y recibiendo al nuevo día, la ilusión de una jornada más siendo, de nuevo, uno en ambos.

Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCXCIII

Hablamos de mitos, iconos y demás fauna que han hecho historia en el mundo de la Música, esperándolo o de manera totalmente sorpresiva.


Eagles (Eagles) 1972


Uno de los fenómenos de la época, la entrada en el mundo de los sonidos de Eagles fue todo un acontecimiento inesperado desde cualquier punto de vista y el inicio de una aventura que duró varias décadas en popularidad, aunque ellos limitaran bastante más su producción como banda.
"Eagles" es un disco que sabe unir perfectamente el Rock con el Country Rock en una zona de los USA en la cual estas melodías se distinguían de otra manera, un estilo que hacen propio gracias a la calidad de las canciones escritas y saber llegar al público en las maneras de interpretarlas.
Con unos conjuntos corales de lujo, cantantes solistas en todos sus miembros y una excepcional manera de embellecer los ritmos con las voces, a partir de estos mimbres los temas de Eagles se van formando para crear sensaciones que mezclan perfectamente el susurro de las baladas con ese toque guitarrero del Rock. Tampoco descuidan los aires de Folk Rock que muchos autores de la época, algunos amigos y colaboradores de la banda, estaban dando a conocer desde hacía años y que se convirtió en un movimiento por sí mismo tanto en lo musical como en lo social.
Arreglos con mucho gusto sin cortarse a la hora de utilizar orquestaciones que dan la sensación de una magnificencia en los temas por encima de la propia canción y una producción cuidada ayudaron a ese bombazo que fue el primer disco de Eagles, éste trabajo homónimo con el cual comenzó la leyenda.
Varios temas sobresalían del conjunto y tuvieron una repercusión realmente importante, convirtiéndose en parte de la historia del grupo desde sus comienzos, como esa colaboración con Jackson Browne llamada "Take It Easy", una melodía preciosa con un ritmo que no deja de empujarte. "Witchy Woman" demuestra el porqué de esas gargantas y las melodías clásicas del grupo. 
Un disco completo que se escucha sin enterarte, bello y armonioso es el comienzo de un camino que hay que conocer si aún no se ha metido uno en el universo de una banda que ya tiene su nombre en la historia, y eso es algo real y tangible, a pesar de que haya gustos como colores.
Glenn Frey voz, guitarra, slide, armónica. Don Henley voz, batería, percusión, guitarra. Bernie Leadon voz, guitarra, banjo, mandolina. Randy Meister voz, bajo, guitarra.

Side 1: Take It Easy;  Witchy Woman;  Chug all night;  Most of us are sad;  Nightingale
Side 2:  Train leaves herethis morning;  Take the devil;  Earlybird;  Peaceful Easy Feeling;  Tryin'

sábado, 4 de octubre de 2014

De Vinilos y Otras Glorias MCXCII

Un músico que me apasiona en uno de los mejores momentos de su carrera, y creo que eso es decir bastante dado el caso.


Joe Walsh (The Smoker You Drink, The Player You Get) 1973


Tras abandonar James Gang y comenzar su carrera en solitario con un trallazo del calibre de "Barnstorm" el segundo envite se antojaba bastante complicado para este guitarrista excepcional, pero el asunto no salió nada mal.
"The Smoker You Drink, The Player You Get" es un gran disco de Rock que se apoya en el talento de Walsh no sólo como guitarrista, algo de lo que no cabían muchas dudas, sino como compositor, además de una banda que se acopla perfectamente por calidad y saber hacer.
En cuanto a la voz, Walsh se postula como el solista y aunque nunca me ha parecido que sea como para salirse como vocalista lo que es cantar sus temas lo hace sin ningún esfuerzo. La guitarra vuelve a sonar como siempre, maravillosamente bien, y crea una atmósfera de encantamiento que rodea todos los temas que además están arreglados de manera elegante y con mucha calidad.
Seis cuerdas para no detenerse, un guitarrista de categoría y en el caso de este disco unos músicos que no desentonan por ningún lado, viejos rockeros curtidos en mil batallas y que mantienen temas con una facilidad pasmosa, sobre todo, como es el caso, si están bien escritos. Joe Vitale a la batería, amén de la flauta y teclados junto a Kenny Passarelli en el bajo forman una sección rítmica sobria, sin fisuras, que permiten el desarrollo de los temas de manera fluida y junto a ellos Rocke Grace con los teclados conforman un grupo de categoría.
"Rocky Mountain Way" se convierte en un tema eterno, uno de esos momentos en los cuales sabes que has escrito algo para la posteridad, acompañado de instantes preciosos como "Wof", junto a otros de los que han hecho grande a Walsh como "Meadows" o "Dreams".
Un disco para disfrutar del buen Rock, clásico, eterno, de los que siempre puedes sacar algo, dejarte mecer por la Música que entra en los sentidos y saborear lo que sabes que va a sonar jugando sobre seguro, uno de esos trabajos que siempre se agradecen porque no desentonan con nada y entregan Música de calidad.

SIDE ONE:  Rocky Mountain Way;  Bookends;  Wolf;  Midnight Moodies;  Happy Ways
SIDE TWO:  Meadows;  Dreams;  Days Gone By;  Daydream (Prayer)