martes, 3 de septiembre de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCCLXXIX

Estamos de recuerdos y en estos términos no puedo olvidarme de la banda que trajo el Rock Sureño a mi vida, esa sensación que tantas emociones me ha dado.


The Marshall Tucker Band (Live On Long Island 04-18-80) 1980


Un documento histórico por muchas cosas, pero vamos por partes.
The Marshall Tucker Band es parte indisoluble de la historia de ese movimiento que se dio en llamar Southern Rock, un grupo sin el cual no se entenderían muchas cosas de esta Música excepcional y mágica, pero en cuanto a lo que a mí respecta es uno de los pilares y santo y seña de la llegada de la Música con mayúsculas a mis sentidos, y eso, con quince añitos y unos días no puedo ni quiero olvidarlo.
Este "Live On Long Island 04-18-80" es un documento histórico porque se trata del último concierto en directo de la banda original, grabado diez días antes del accidente mortal del gran Tommy Caldwell y el primer concierto completo editado para deleite de fans y admiradores por el empeño de Doug Gray que tras la disolución de lo que era el grupo per sé se empeñó en rescatar piezas de museo que dejan bien claras las dimensiones de una banda única e irrepetible.
MTB era un grupo creado para el directo, y es casi increíble pensar que salvo ciertos ramalazos sueltos no hubiera más documentos en vivo de esta brutal exhibición de hacer Música, por lo que el disco es un monumento y un homenaje que merece la pena y mucho.
Un concierto soberbio de presentación de su álbum "Tenth" donde dejan de lado los ramalazos de sus últimos discos más orientados hacia el Country Rock y vuelven a tomar la base de su Música, ese Blues Rock y además un giro más duro y directo en temas que se convierten en auténticas bombas de Rock Duro sin fisuras.
La guitarra de Toy Caldwell se sale durante todo el concierto, una sensación directa al alma que no para, solos demenciales y riff poderosos cortados a cuchillo, acompañado por ese guitarrista en la sombra que le sigue dando el sonido de las seis cuerdas llamado George McCorkle el cual se permite algún solo desatado en la línea del concierto, directo y sin tomar prisioneros.
La despedida definitiva de Tommy se desarrolla como siempre, una brutal exhibición con su bajo punteando sin cesar, contestando a su hermano en los solos y siguiendo ritmos demenciales a los que se une la batería de Paul Riddle que se encarga de todos y cada uno de los cambios del ritmo del grupo ¡¡casi nada!!
La voz de Doug Gray hasta las estrellas, es increíble la capacidad de sobrevolar por encima de un grupo que musicalmente es perfecto, con gritos y suaves melodías alternadas como le da la gana y para terminar ese toque especial y sublime que el saxo, la flauta y los teclados de Jerry Eubanks dan al sonido del grupo, simplemente ¡¡¡Maravilloso!!!
A partir de aquí el disco es un documento histórico porque es un show completo de MTB, algo que jamás se había hecho y que demuestra de forma fehaciente y clara lo que era el grupo, animales de directo que arrasaban allá donde iban.
Para disfrutar de un grupo inolvidable de manera única a través del empeño de alguien que sabe mejor que nadie lo que era ese monumento musical llamado The Marshall Tucker Band, lo primero que mis sentidos recibieron de muchas y buenas cosas.
La portada un homenaje a Tommy con su foto, algo inédito en el grupo.

Songs:  Running like the wind;  Last of the singing cowboys;  It takes times;  Cattle drive;  Seeyou one more time;  Sing my blues;  Take the highway;  Heard It in a love song;  Ramblin';  Fire on the mountain;  In my own way;  Desert skies;  24 hours at a time;  Can't you see;  Searchin' for a rainbow;  This Ol' cowboy


2 comentarios:

  1. Es una pena que no haya encontrado este disco porque la Marshall es una banda que me pone las pilas. Los temas sí los he escuchado pero seguro que en directo su fuerza es mucho mayor.
    Tendré que localizarlo con calma.
    Hasta el próximo.
    Ciao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procura encontrarlo, no te arrepentirás.
      Ciao

      Eliminar