sábado, 18 de julio de 2015

De Vinilos y Otras Glorias MCDLXXIV

Una banda de profundo calado en mis sentidos, será porque buscaba lo que no encontraba y en cierta manera lo sentía al escucharles.


Felt (The Splendour Of Fear) 1984


No me gusta el apodo, ni la tarjeta pegada de la Música que se intentaba levantar en esta década de los ochenta, cuando el nombre de Alternativa se le iba pegando casi a todo lo que nacía. No me gusta pero quizás en Felt hay algo de búsqueda que la hace despegarse de lo que se intentaba hacer ver, gracias a la manera de componer e interpretar sus canciones.
La melancólica y en ocasiones (en apariencia solamente) cansada voz de Lawrence en esta ocasión se toma un respiro para dejar que la musicalidad de las composiciones lleguen hasta muy dentro. Y es que en este "The Splendour Of Fear" sólo en dos de los seis temas que lo componen la voz nos relata palabras sacadas de los sueños, y el resto del tiempo es la Música la que nos invita a vivirlos.
Musicalmente un trabajo típico de Felt, su segunda entrega para ser más precisos, con las guitarras dándose un festín en interminables jams que son como una prolongación de la melodía que cualquier día sigues cuando caminas sólo con tus pensamientos. Puro y sin aditivos, dos guitarras que en arpegios sostenidos o riff que parecen engañar porque no tienen fin hacen de la Música un recorrido infinito hasta las estrellas, con una línea trazada de manera diáfana, para no perderla. Ese oscuro sonido que llama y embelesa, enigmático como la portada que adorna el álbum, prestado de artista de apariencia underground como en momentos lo es la Música que Felt nos propone, un álbum que a través de la Música y nada menos que eso busca incrustarse en los sentimientos, posiblemente con la idea del constante discurrir de las seis cuerdas entre la piel y las entrañas.
Animar a interpretar el universo que nos invitan a conocer es no decir nada, porque el viaje se debe realizar solo, cuando un disco te llena de melancolía, tristeza y belleza sólo puedes aferrarte a esas cuerdas y esperar el siguiente momento en el cual tu vientre se abra para disfrutarlo de manera completa, porque si bellezas como "The Stagnant Pool" no te hacen vibrar, mejor pasar página.
Lawrence guitarra, voz. Maurice Deebank guitarra. Mick Lloyd bajo. Gary Ainge batería.

Side A:  Red Indians;  The World Is As Soft As Lace;  The Optimist And The Poet
Side B:  Mexican Bandits;  The Stagnant Pool;  A Preacher In New England


4 comentarios:

  1. Lo más importante de la música es que sin entender mucho de ella, te conmueve directamente, como en este caso el disco de Felt que ha conseguido hacerme disfrutar un buen rato.
    Felices sueños.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante en la Música son los sentimientos, por eso emociona.
      Besos

      Eliminar
  2. Sentimientos dormidos, insensibilidad o indiferencia, irresistiblemente se rendirán ante esta explosión de sonidos que remueven cualquier alma.
    Precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan simple como bello, algo como Felt.
      Besos

      Eliminar