sábado, 4 de marzo de 2017

Música


En algún lugar del paraíso dejé las notas de mi vida. Los sonidos que me hicieron ser lo que no era, lo que no deseaba, lo que no pretendía.

Fue entonces cuando la encontré a ella, suspendida en el aire, como una diosa que espera ser adorada. Me regó con la capacidad para el entendimiento, quiso que fuese uno más de los que la amaran, y me dejé llenar por su esencia.

Desde entonces todo lo que me rodea está impregnado con su presencia, el silencio no cubre mi alma desnuda, porque es la Música la que me posee.

2 comentarios:

  1. Sobrecogedor, sencillamente precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosa. Es la esencia de mi vida.
      Besos

      Eliminar